Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Rita: cuando te hacen el vacío, lo mejor es morirse para que te lloren

23 noviembre 2016 - 20:37 - Autor:

Semanas antes de que muriera Rita Barberá, no había muchas personas en este país que osaran acercarse a la alcaldesa más famosa de la historia de Valencia. Había gobernado el consistorio una y otra vez de forma aplastante desde 1991 hasta 2015. Era una mujer poderosa y admirada.

Pero perdió las elecciones de 2015. Luego, saltó el caso de que el PP de Valencia había blanqueado 5o.000 euros.  Se la abrió un proceso judicial. Y entonces su prestigio cayó al suelo. Abandonó el partido porque la abandonaron. No hay persona en este mundo que pueda soportar el vacío social. Nadie.

Rita hizo cosas malas y buenas. Pero voy a escribir lo mismo que escribí de ella hace pocas semanas: esa mujer fue la que dio el cambio más grande en la historia de la ciudad de Valencia. Incluso lo hizo más allá de lo que un político delirante hubiera soñado.

Construyó la Ciudad de las Artes y las Ciencias, mejoró la red de transporte urbano y suburbano, aprovechó el cauce del Turia, modificó el puerto, maquilló los tinglados, trajo cosas tan alucinantes como el AVE, la Copa América y la Fórmula; lanzó la Ciudad de la Luz para el mundo del cine, se presentó como subsede olímpica a la candidatura de Madrid 2020 y cambió el trazado de la ciudad.

Repito: un político son sus obras. Dentro de cien años quedarán esas obras. A los periodistas parece que se les olvida también. Muchos de nosotros cargamos contra Rita Barberá porque nos da miedo ir contra la manada. Apenas leí un solo artículo que hablase de todo lo que hizo ella. Voy a ser sincero: yo defendí su obra en un artículo (pinchar aquí).

¿Corrupción? Sí, claro, también lo critiqué. Pero hasta lo que se podía probar fueron unos 50.000 euros no declarados y blanqueados por los concejales del PP en Valencia. ¿Ella? 1.000 euros, supuestamente. Me ha hecho gracia que Podemos se haya ausentado del Congreso en el minuto de silencio porque Monedero intentó defraudar al Estado con casi medio millón de euros.

Pero eso no es importante. Más grave me parece su partido, el PP, que estando enfangado en la corrupción, le haya dado la espalda a Rita. Estaban en plenas elecciones en junio pasado. Y luego negociando la investidura con otros partidos. No les convenía. Si esto hubiera sido una guerra y Rita hubiera caído herida, la habrían abandonado en el campo de batalla. No señor: la valentía se demuestra bajo las balas.

Y ahora que ha muerto, todos se llevan los pañuelos a las mejillas. “Pobre”, “qué gran mujer”, “enorme pena”, “su persecución fue injusta”… Hasta los medios de comunicación lloraban. No hay como morirse a tiempo para que los que te masacraron se echen a llorar y te recuerden como una gran persona. Vaya hipocresía. La fidelidad se demuestra en vida.

No me extraña que la familia de Barberá haya pedido que no se acerque ningún político a su sepelio. Apestan.

Puedes leer:

Todo lo que hizo Rita Barberá y será olvidado en un santiamén.

 

 

 

Periodismo de verdad, periodismo de risa y periodismo de mentira

10:22 - Autor:

El diario The Washinston Post entrevistó hace poco a un tipo que fabricaba noticias falsas y las introducía en las redes sociales. Dijo el tipo: “Donald Trump está en la Casa Blanca gracias a mí”.

Este hombre llamado Paul Horner había puesto noticias como que la comunidad amish de EEUU iba a votar por Trump. Hasta el propio Trump tuiteó la noticia.

Su carrera de mentiras viene de lejos. Hace tiempo hizo creer que él era Banksy, el inglés que pinta grafitis artísticos por las paredes de Gran Bretaña.

Cuando The Washington Post le preguntó por qué mentía, Horner respondió: “La gente es definitivamente idiota”. En el caso de Trump, afirmó que la gente creyó las mentiras publicadas porque deseaba creer en ellas.

Este fenómeno es tan preocupante que Facebook y Google están tratando de identificar estas webs o sitios de Facebook. Lo peor es que quienes fabrican estas mentiras hacen mucho dinero. Horner confesó que en algunos meses ganaba hasta 10.000 dólares. Google, como saben, tiene un sistema llamado Adsense que pone anuncios en donde le dejen. Si usted tiene un blog con pocas visitas, no ganará nada. Pero si consigue muchas visitas, le pagarán un porcentaje de ese anuncio.

Hay gente que sostiene que una web de mentiras no se diferencia en nada de una web de humor, que cuenta mentiras. Es el caso de El Mundo Today, que publicaba en estos días: “Donald Trump construirá un muro alrededor de cada mexicano”. La diferencia es que el objetivo de El Mundo Today no es mentir, sino echar unas risas. Ese periodismo satírico o gracioso siempre ha existido. La pena es que mucha gente que no conoce El Mundo Today las toma como verdad.

Pero en el caso de Horner o la web 70news es algo más perverso. Es ganar dinero por mentir, por falsear o por extender rumores.

Estas webs tienen éxito por otra razón preocupante. Cada vez recibimos más noticias por WhatsApp, por Telegram, por Instagram o por donde sea menos por un periódico.

Muchas proceden de periódicos serios, pero cuando te llegan esos mensajes a tu WhatsApp, no sabes distinguir la fuente. Todos los días recibo vídeos que son montajes, noticas falsas, memes, gifs y también noticias verdaderas.

Eso está haciendo daño al periodismo. Y le hará más daño sin las grandes plataformas no prohíben a los que se lucran. No digo cerrar esas webs, sino que los grandes transportistas de noticias, que son Google, Facebook y otras redes, tengan un sistema de detección y programación. Hay que distinguir para el lector, el periodismo de verdad, el de mentira y el de risa.

Nunca pensé que haría esto: enviar una caja de medicinas a Venezuela

21 noviembre 2016 - 22:02 - Autor:

Acabo de enviar medicinas a Venezuela. Me las pedían para una persona sin recursos que estaba muy enferma. No eran medicinas raras o difíciles de conseguir. Era amoxicilina y vitamina B12.

Nunca pensé que haría eso: enviar medicinas a Venezuela.

Cuando yo vivía en Caracas, recuerdo que tenía uno de los sistemas de farmacias más adelantados del continente y mucho más avanzado que en España. Las farmacias estaban por todas partes y abrían 24 horas. En España, entonces, solo unas pocas estaban de guardia y había que recorrer media ciudad para encontrarlas.

El sistema de farmacias venezolano llegó a ser tan eficaz que se exportó. En las afueras de Madrid abrió hace años un hipermercado de farmacia: era más que una farmacia porque se podía encontrar toda clase de medicamentos, y además lo mismo que en los súper de las gasolineras.

Como la inmensa mayoría de las medicinas que se venden en Venezuela son importadas, y como no hay divisas para pagarlas, el país se ha quedado sin medicinas. La gente se muere de infecciones estúpidas. Por decirlo claramente, un venezolano de clase alta tiene más dificultades de acceder a medicamentos básicos que el español más humilde. Y más posibilidades de morir.

Para colmo de males, el gobierno venezolano controla estos envíos de medicinas y a veces los bloquea. Cada medicamento que entra en ese país es una prueba vergonzante de su incapacidad.

¿Saben quiénes sufren esto más que nadie? Los pobres. No tienen familias en España o en Miami que les envíen las medicinas. Solo pueden enviar un mensaje por Twitter y esperar misericordia. Su gobierno hace tempo que se ha olvidado de ellos.

(Pero los que sienten cariño por ese país no se han olvidado. El 21 de diciembre, Bertín Osborne, Carlos Baute y Franco de Vita darán un concierto en Madrid para recaudar medicamentos para Venezuela. Toda la información aquí).

 

Los horribles recuerdos del cónsul de Noruega en España: noviembre de 1936

20 noviembre 2016 - 23:56 - Autor:

Hace 80 años, el cónsul de Noruega en Madrid, Felix Schlayer (arriba en la foto), pidió una reunión con el delegado de Orden Público para intentar detener las llamadas sacas. Consistían en vaciar las cárceles de Madrid, y enviar a los presos a los alrededores, donde eran ejecutados.

Schlayer no había visto los fusilamientos, pero tenía constancia de que eran verdad. Pero el delegado de Orden Público, que procedía de las Juventudes Comunistas, dijo que ya se ocuparía del problema. Nunca hizo nada.

Félix Schlayer se las arregló para seguir la ruta de los camiones. Y esto es lo que pasaba cuando se detenían en Paracuellos, un pueblo que está a pocos kilómetros de Madrid.

“Los autobuses que llegaban se estacionaban arriba en la pradera. Cada 10 hombres atados entre sí, de dos en dos, eran desnudados -es decir, les robaban sus pertenencias- y enseguida les hacían bajar a la fosa, donde caían tan pronto como recibían los disparos, después de lo cual tenían que bajar los otros 10 siguientes, mientras los milicianos echaban tierra a los anteriores. No cabe duda alguna de que, con este bestial procedimiento asesino, quedaron sepultados gran número de heridos graves, que aún no estaban muertos, por más que en muchos casos les dieran el tiro de gracia”.

“Me dirigí al único que estaba de guardia -un miliciano-, y dando por sabido lo ocurrido, le pregunté sin rodeos dónde habían enterrado a los hombres que fusilaron el domingo. El hombre empezó a hacerme una descripción algo complicada del camino. Le dije que sería mucho más sencillo que nos acompañara y nos enseñara el lugar; me hizo caso, se colgó el fusil y nos condujo hasta ahí. A unos 150 metros del castillo se metió en una zanja profunda y seca que iba del castillo al río, y que llaman «Caz»; era una antigua acequia. Ahí empezaba, en el fondo de dicha zanja, un montón de unos dos metros de alto de tierra recientemente removida. Lo señaló y dijo. «Aquí empieza». Reinaba un fuerte olor a putrefacción; por encima del suelo se veían desigualdades, como si emergieran miembros; en un lugar asomaban botas. No se había echado sobre los cadáveres más que una fina capa de tierra. Seguimos la zanja en dirección al río. La remoción reciente de tierra y la correspondiente elevación del nivel del fondo de la cacera tenía una longitud de unos 300 metros. ¡Se trataba, pues, de la tumba de 500 a 600 hombres!”.

Todo eso lo contó Schlayer en un libro que no se tradujo al español sino en 2005: Un diplomático en el Madrid rojo. Schlayer se hizo cargo de la embajada de Noruega en España porque el embajador se hallaba de viaje cuando estalló la guerra. Slayer no era diplomático sino empresario. Las circunstancias de la historia le empujaron a hacerse cargo de la embajada como cónsul.

Pero no se limitó a ver pasar la guerra. Convirtió la embajada en un refugio para cientos de familias perseguidas en Madrid. Los milicianos intentaron varias veces violar las leyes internacionales de acogida, pero al final Schlayer logró contenerles. Salvó a muchas familias de ser asesinadas.

Entre los que no se salvaron estuvo Pedro Muñoz Seca, que era un autor teatral muy conocido. Fue fusilado en Paracuellos.

Este mes de noviembre de cumplen 80 años de aquella matanza en masa. Tras la Guerra, se pudieron exhumar más de 400 cadáveres. Pero quedan aún muchos enterrados.

El diario El Mundo hizo un reportaje-reconstrucción bastante amplio.

(Por cierto, el delegado de Orden Público que no quiso detener las matanzas era Santiago Carrillo. Puede parecer un poco demodé hablar de estas cosas, pero ya que nos empeñamos en recordar la historia y removerla con la Memoria Histórica, no hay que dejar agujeros).

 

Pablo Iglesias hace un escrache a Gas Natural, pero no al ayuntamiento de Reus

11:53 - Autor:

Pablo Iglesias y miembros de Podemos se han plantado en la sede de Gas Natural en Madrid con un altavoz y la han acusado de ser una empresa asesina. Le han hecho un escrache junto con Alberto Garzón,

Hace unos días, una anciana murió asfixiada porque la vela que usaba para alumbrarse incendió la casa. Gas Natural le había cortado la luz por impago dos meses antes.

En 2015 el parlamento catalán aprobó una ley por la cual las empresas de suministro deben avisar  de impago antes de cortar la luz. El artículo 6 punto 2, dice claramente:

“Debe establecerse, como principio de precaución, un protocolo obligado de comunicación a los servicios sociales y de intervención de estos servicios previamente a la concesión de las ayudas necesarias para evitar los cortes de suministro, en los casos de impago por falta de recursos económicos de las familias afectadas”. (Lo pueden ver pinchando el BOE aquí y yendo a la página 79292).

Al parecer, Gas Natural cortó la luz sin avisar a nadie. Hasta aquí parece que la responsabilidad cae sobre Gas Natural, aunque la empresa se excusa diciendo que el reglamento de esa ley no se ha desarrollado.

Pero como suele suceder en la vida real, las cosas son más complicadas.

En primer lugar, los servicios sociales del ayuntamiento de Reus sí sabían lo que estaba pasando en casa de Rosa Pitarch, pues una asistente social la visitaba con frecuencia. Es más, la atendían desde hace tres años, y el ayuntamiento le pagaba el agua porque Rosa vivía en extrema pobreza. El dueño del piso la quería desahuciar.

En segundo lugar, los familiares de la anciana no culpan a Gas Natural sino al ayuntamiento. Están muy enfadados porque el alcalde ha filtrado algunos datos sobre las relaciones que la familia Pitarch tenía entre sí. Insinuó que eran una familia “desestructurada”. Dijo que la nieta y la bisnieta de la anciana no se llevaban muy bien.

Las cosas se complican aún más porque hace 10 días, la nieta de la anciana fallecida, echó de la casa a los asistentes sociales, según el alcalde de Reus Carles Pellicer (CiU).

¿Por qué la nieta echa a los servicios sociales? No está muy claro.

Lo que se sabe es que, según la declaración de la nieta, el día de la muerte la visitó y le encendió una vela de seguridad. Ha sido esa declaración lo que ha  servido para que la acusen de que ella puede ser culpable de homicidio imprudente. ¿Quién la acusa? Nada menos que otro miembro de la familia: su propia hija a través de una abogado.

Es decir, la nieta y la bisnieta de la señora Rosa (del hijo no se sabe nada), han empezado una batalla entre ellas mismas. No fue la nieta –que la visitaba y le encendió la vela–, la que pagó el entierro sino la bisnieta.

Y es esta bisnieta a través de una abogada llamada Angels Alegre, quien está echando la culpa al ayuntamiento, y a su vez a su madre.

En cualquier caso, Gas Natural tiene que aquí una responsabilidad muy clara porque la ley así lo indica. Pero de igual manera es responsabilidad de los servicios sociales del ayuntamiento que conocían lo que pasaba en casa de Rosa desde hace mucho tiempo. Bastaba con que le hubieran comunicado todo a Gas Natural, compañía que ya tiene a más de 9.211 familias vulnerables bajo su paraguas.

Supongo que a Podemos no le interesa culpar al ayuntamiento de Reus. Es de la casta de los políticos. Pero como se ha visto, el ayuntamiento tiene una responsabilidad enorme en la muerte de la anciana. Los contadores de luz no tienen ojos ni corazón. Solo marcan watios y precios. En cambio, los servicios sociales son los que tienen que dar aviso de la pobreza de las familias y evitar que esto vuelva a pasar.

El verdadero significado del ‘mayor cambio en la historia de Volkswagen’

19 noviembre 2016 - 11:08 - Autor:

Volkswagen acaba de anunciar un montón de cosas que son el símbolo de lo que va a ser el futuro para todos.

Para empezar, ha anunciado 30.000 despidos. Dice que es el impacto del dieselgate, que es como se llamó al trucaje de los motores. Pero en realidad es una excusa para sacarse de encima a los trabajadores ‘prescindibles’. Son empleados de cuello blanco, es decir, personas que estaban sobre todo realizando trabajos administrativos. “Necesitamos menos burocracia, menos duplicación de empleo”, dice el comunicado.

Eso es lo que está pasando no solo en Alemania sino a escala mundial. Todos los trabajos que supongan una rutina con poco valor añadido, van a ser suprimidos en muchas empresas. Suprimidos porque su tarea la hace una máquina o porque su tarea ya no aporta nada. ¿Y quién se los ha cargado? La propia tecnología, desde robots hasta programas informáticos de gestión. Detrás de la recepcionista de voz seductora que dirige nuestras llamadas al taller o a la sección de repuestos no hay una persona sino una grabación.

Al mismo tiempo, VW va a contratar a 9.000 personas. ¿Su especialidad? Los llama softwareentwicler, desarrolladores de programas. Quiere ingenieros o especialistas en Inteligencia Artificial (IA). Es la Inteligencia Artificial la que está detrás de muchas novedades en los coches de hoy como el aparcamiento sin manos, la autoconducción, el detector de distancias y muchas cosas más.

Es decir, VW nos está diciendo que el coche será cada vez más autónomo. Las smart cities del futuro serán ciudades donde todo lo controlará un ordenador dentro y fuera del coche. Eso va a ser un golpe para los taxistas, cuyo trabajo está amenazado por los coches sin conductor, por las aplicaciones como Uber, y Cabify y por las empresas que alquilan minicoches eléctricos en las ciudades como Car2Go, que es de Daimler Benz. O sea, la decisión de VW de introducir más inteligencia artificial en los coches, eliminará muchos puestos de trabajo paralelos que no son propiamente de la industria del automóvil.

Volkswagen ha confesado que está dibujando el nuevo modelo de coche eléctrico. La empresa alemana se va a volcar de lleno en fabricar coches eléctricos o híbridos, y también en producir baterías para estos coches. Es la moda. En Estados Unidos, el pionero es Tesla. Y VW no se quiere quedar atrás. Ya hay ciudades que han puesto en marcha servicios de transporte público en coches o minibuses eléctricos.

Los directivos de la marca han calificado todas estas innovaciones como “el mayor paso en la historia de Volkswagen”. En realidad, es un salto adelante provocado por la supervivencia. La empresa necesita ganar dinero y acometer las multas por su fraude. “Si no lo hace, va a la quiebra”, decía un experto llamado Stefan Bratzel para Die Welt. “Por eso necesita especialistas”. Y de paso, VW aprovecha el momento para quitarse de encima los empleos más débiles, y contratar a los que le permitan hacer ese viaje con comodidad. Adiós a los administrativos. Bienvenidos a los ingenieros informáticos y la Inteligencia Artificial.

Volkswagen tiene 624.000 empleados De ellos unos 282.000 en Alemania, que son los que sufrirán la mayor parte de los despidos. Son despidos estupendos porque en realidad los prejubilan o son bajas incentivadas. Tendremos a un montón de Herr Müller de 50 años viniendo a las Canarias o a Baleares a disfrutar de su retiro.

Para ellos será estupendo. Para nosotros también. Pero el mensaje a nuestros hijos será diferente. Cada vez habrá más trabajos prescindibles. La clave está en saber si te va a tocar a ti.

Y a quienes les toque, se quedarán sin trabajo en plena juventud. No habrá jubilación de oro como estos alemanes. Irán al paro. Y un día, verán que sus viejas fábricas se cierran, porque se abren unas nuevas robotizadas que apenas requieren mano de obra. Menos mecánicos.

Esos miles entonces renegarán de las promesas de los políticos y esperarán un mesías que les prometa la salvación, el empleo y volver a los viejos tiempos. En EEUU ese mesías seductor se llama Donald Trump.

 

 

 

 

Por qué la filosofía ayuda a los jóvenes a protegerse de los demagogos

17 noviembre 2016 - 23:49 - Autor:

El tercer jueves de noviembre es el día escogido para celebrar el Día Mundial de la Filosofía.

Dentro de la Filosofía que yo estudié en la universidad, hay una materia que parece un verdadero hueso, pero que es esencial para nuestros tiempos. Lógica.

La lógica sirve para construir argumentos y desarrollarlos sin contradicciones. Sirve para convencer. Sirve para pensar.

Muchos dirán que les recuerda a las matemáticas, y es verdad. De hecho, el filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein (en la foto) pensaba que las matemáticas tenían un fundamento lógico y a ello dedicó su obra vital, el enrevesado Tractatus Logico Philosophicus.

Pero también la lógica tiene una parte muy divertida que es cómo desenmascarar a los pícaros de la retórica. A los demagogos.

Enseñar a razonar y a debatir con lógica es algo muy normal en los colegios anglosajones y norteamericanos. En algunas universidades de esos países se practica el llamado Critical Thinking que es pensar con lógica.

Ahora los debates y la lógica se está poniendo de moda en España, y hasta se organizan concursos de debates como los de la consultora Anexa para un montón de colegios de Madrid. (Aquí se pueden ver ejemplos).

Sorprendería ver la habilidad con la que se desenvuelven estos chicos de bachillerato. Tienen que exponer argumentos, y tienen que rebatir los del equipo contrario. Lo hacen usando la lógica, pero también con la lógica deben desmontar los bluffs de sus enemigos.

Es muy fácil engañar a los demás con argumentos aparentemente buenos. Existen muchos libros de Retórica que recogen estos aspectos, y por supuesto, enseñan a desenmacararlos.

La retórica sin lógica o sin buenas argumentaciones, se cae al suelo. Hay políticos que se ganan un sitio en los debates de televisión usando argumentos ilógicos, pero formalmente convincentes. Hay incluso articulistas que desarrollan una tesis usando argumentos falsos o falseados.

Por eso, en este Día de la Filosofía, habría que recordar que esta materia escolar no solo nos enseña a tratar asuntos trascendentales y morales, sino otros que tienen que ver con nuestra vida diaria como la verdad, las apariencias, la interpretación de los hechos y la construcción de argumentos.

No sé qué va a pasar con la LOMCE, la ley de educación puesta en marcha por el PP. Pero solo espero que fomenten más la filosofía en los programas escolares.

Enseñando a los niños y a los jóvenes a argumentar, desarrollaremos una sociedad que en el futuro estará mejor preparada para combatir a los demagogos, y para protegerse de las mentiras.

Así nos vemos de corruptos en España, según Transparencia Internacional

16 noviembre 2016 - 21:46 - Autor:

Transparencia Internacional acaba de publicar un estudio sobre la corrupción en Europa. Ha elaborado unos hermosos gráficos basados en sus fuentes de información y en lo que toca al porcentaje de ciudadanos que pagan para acceder a algún servicio público resulta hay un 3% de españoles que reconocen haber pagado en los últimos doce meses.

La verdad es que la encuesta es un poco confusa. Ese 3% sale de preguntar a los ciudadanos si pagaron una mordida o hicieron algún regalo a algún funcionario público en los siguientes servicios en los últimos doce meses: policía, justicia, sanidad, educación pública y oficinas de empleo. Según Transparencia Internacional, el 3% de los españoles y el 3% de los alemanes han pagado alguna vez en los últimos doce meses a los funcionarios por esos arreglos.  Transparencia Internacional dice que el 2% de los holandeses han pagado mordidas o dado regalos. El 2% de los portugueses y franceses.

Yo, la verdad, he tenido que tratar en los últimos doce meses con todas esas categorías y no he pagado ninguna comisión o mordida. Menos aún regalos. ¿Y ustedes?

Supongamos que es verdad. Nuestros ratios son magníficos comparados con otros países europeos. Según TI, el 7% de los italianos ha pagado por acceder a los servicios públicos. Cuando más al este de europa, más porcentaje de la población dice que paga mordidas. Por ejemplo, el 16% de los montenegrinos, el 34% de los albaneses, el 10% de los griegos, el 22% de los serbios, el 38% de los ucranianos y el 34% de los rusos.

Si pudiéramos establecer una relación entre el porcentaje de gente que dice pagar mordidas, y el desarrollo de ese país, casi podríamos decir que las cosas encajan. La Europa del Oeste es más honests que la del Este, y la del Norte más honesta que la del sur.

Pero los gráficos no acaban ahí. TI aporta otros y es la opinión de los ciudadanos sobre la honestidad de su país en varios aspectos. Ahí nos pillan. Los alemanes piensan que son un país de gente honesta. Digamos que están en la parte superior del ranking en cuanto a honestidad percibida por los ciudadanos.

¿Y los españoles?

En la lista de los países europeos, estamos a la cola. Solo los turcos piensan peor de su gobierno que nosotros.

El estudio se ha realizado con encuestas a los ciudadanos. Pero son opiniones. No es un estudio científico con hechos probados. Aun así, arroja mucha luz sobre el grado de desarrollo de un país, y la percepción de honestidad de los cuidadanos.

(Para ver el estudio, hay que pinchar aquí).

 

¿Mentiras virales? Quizá nos estaban diciendo a quién iba a votar un país

7:49 - Autor:

Durante las elecciones norteamericanas, se extendieron un montón de mentiras como que el Papa apoyaba a Trump. Los analistas afirman que esas mentiras favorecieron a Trump.

Las noticias partían de portales que lo hacen para ganar dinero. Si sus noticias falsas se viralizan traerán más visitas y eso supone  muchos ingresos en publicidad. Por eso, Google y Facebook se han puesto de acuerdo para combatir los portales, bloqueando sus mentiras e impidiendo que las difundan por EEUU.  Me parece bien.

Pero voy a hacer otra interpretación de ese fenómeno. Si sus noticias se han extendido por EEUU con esa rapidez, ¿no será que las querían leer millones de norteamericanos?

Muchas mentiras triunfan porque la gente se las quiere creer. Casi diría que triunfan porque la gente necesita esas mentiras. Por eso triunfan los demagogos.

Si existiera una web que midiera el número de mentiras que se propagan por internet, casi sería un indicador del grado de fuerza de un candidato político. Mejor que las encuestas.

Aquí no estoy hablando de las mentiras de los políticos. Ya sabemos que, para llegar al poder, los políticos se sienten tentados a mentir. Esas mentiras son las que alimentan un sueño. Un sueño que puede ser bajar impuestos, arreglar la economía, aumentar las pensiones…

Pero aquí no me refiero a esas mentiras. Me refiero a aquellas que no sabemos de dónde nacen, pero que se extienden con rapidez. Antes, esos rumores corrían de boca en boca con más lentitud y su impacto era menor. Ahora, en internet pueden causar un terremoto en pocos minutos.

Bien, pero, ¿por qué se extienden? Creo que porque hay un alto número de personas que quieren creerse las mentiras. En tiempos de crisis, somos propensos a creernos mentiras porque es lo único que nos queda.

 

 

Trump, Iglesias, Le Pen: el triunfo de los grandes comunicadores

15 noviembre 2016 - 7:16 - Autor:

¿Creen que Trump habría conseguido ser presidente de los EEUU sin sus discursos impactantes? Lo dudo.

¿Alguien cree que Podemos habría conseguido llegar al Congreso con tanta fuerza sin Pablo Iglesias? No lo creo.

¿Piensan que el Front National serían el partido más votado de Francia si no fuera por la oratoria de Marine Le Pen? Imposible.

Detrás de ellos había masas de gente enfadada. Cierto. Enfadadas por por la crisis, por la inmigración o por la corrupción… Da igual. Lo que realmente encontraron esas masas fueron una serie de líderes que, sobre todo, eran grandes comunicadores.

Llevo viendo los discursos de Trump en YouTube desde hace un año. Me fascinaron. No porque comparta sus ideas sino porque comprendió que hablaba de una forma directa, sin rodeos, y que decía lo que los electores querían escuchar. Pero lo decía mejor que nadie. Es u gran comunicador. Superaba a cualquier candidato en EEUU.

Cuando Pablo Iglesias sacó cinco eurodiputados nos empezamos a fijar en él. E inmediatamente di mi veredicto: es el mejor comunicador político de este país. Así lo escribí en mayo de 2014. Es incluso mejor que Rivera porque sabe hablar para las masas y para las mesas.

Y lo mismo con Marine Le Pen. La entrevista que le realizó Ana Pastor hace tiempo reveló que Le Pen sabía defender sus ideas, y contraatacar contra quienes la querían acorralar. Es una gran comunicadora. Es la líder más votada de Francia. Otra cosa son sus ideas.

¿No les dice eso algo?

Que hay algo más importante que las masas cabreadas. Y es que haya líderes sepan conectar con esas masas y hablarles con claridad. ¿Entonces dónde quedan los argumentos? ¿Las razones? ¿La reflexión?

Eso queda para los sociólogos. La mayor parte de los votantes, desde tiempos de Cicerón, se dejan arrastrar por los grandes comunicadores. No votan a un político. Votan una ilusión. Y eso es lo que saben vender los grandes comunicadores. Otra cosa es lo que sucede cuando llega al poder un gran comunicador, pero el líder equivocado. Es lo que pasó en Venezuela con Chávez.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas