Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Corea del Norte, el país con 34 ministros y un Líder Supremo casi celestial

16 abril 2017 - 20:29 - Autor:

Hay países exóticos, países peligrosos y países que son exóticos y peligrosos a la vez. Corea del Norte es uno de ellos.

Se le considera el país más hermético del mundo, con un régimen dictatorial que parece del siglo II después de Cristo, una monarquía comunista donde al jefe de estado se le lama Líder Supremo y que pertenece a una saga familiar que ha sido santificada a tal nivel, que se les conceden poderes casi celestiales.

No existe libertad de prensa. No se puede entrar y salir libremente de país, detalle que ya dice casi todo de un país, regido por una extraordinaria cifra de ministros, 34, siete viceprimeros ministros, un presidente de gobierno y un Líder Supremo en mayúsculas, porque, como hemos dicho antes, se le venera como al propio Buda.

Corea del Norte es desconcertante porque por un lado no ha sabido levantar una economía eficiente, pero por otro, tiene un poder militar que asusta. Tanto poder que hasta amenaza directamente con usar armas nucleares contra sus enemigos, especialmente contra Estados Unidos.

En el reciente desfile –tiene más de un millón de soldados–, mostró por primera vez sus misiles balísticos intercontinentales, así como misiles submarinos y de rango medio. Además, Corea del Norte ya ha hecho ensayos nucleares, y ahora podría miniaturizar y colocar ojivas nucleares en sus misiles, y lanzarlas a diestro y siniestro. Se estima que en 2026 ya podría lanzar misiles balísticos intercontinentales con ojivas nucleares, capaces de llegar a Hollywood en cuestión de horas.

Ese es el gran riesgo que quiere evitar EEUU, y por supuesto, sus vecinos, Corea del Sur y Japón.

La economía de Corea del Norte es realmente tétrica. Si comparamos Corea del Norte con la del Sur, las diferencias son un disparate.

-La renta per capita del Norte es de 1.200 dólares al año por persona. En el Sur es de 26.000 dólares.

-Las exportaciones  del Norte fue de 4.300 millones de dólares. El del Sur, 613.000 millones de dólares.

-En el Norte hay 2,4 millones de suscripciones a líneas móviles. En el Sur, 54,7 millones.

-El PIB del Norte es de 17.100 millones de dólares. El del Sur es de 1,4 billones de dólares.

Vayamos ahora con las relaciones con España.

Lo que más sorprende es que mantenemos un déficit comercial con Corea del Norte. Según los datos del Ministerio de Exteriores basados en la secretaría de Estado de Comercio (pinchar aquí), los norcoreanos nos exportaron productos por valor de casi millón y medio de euros en 2015, y nosotros solo les vendimos el equivalente a 250.000 de euros. Es decir, tenemos un déficit con ellos de poco más de un millón de euros. Es poca cosa, la verdad, pero es un dato sorprendente.

Este es el cuadro de cosas que nos venden los norcoreanos a España en grandes capítulos:

La relación de España con Corea del Norte ha sido muy reciente. Abrimos relaciones diplomáticas en 2001 y desde 2006 las canalizamos a través de nuestra embajada en Corea del Sur. Ellos abrieron una embajada en Madrid apenas hace cuatro años, en 2013.

Junto con nuestros socios de la UE, hemos condenado las pruebas nucleares y la escalada armamentística. En estos momento, Corea del Norte es una de las mayores amenazas geopolíticas mundiales. Encima, al régimen de Kim Jong-un le encanta aparecer así de amenazante a escala internacional, y refuerza su imagen dentro del país.

Y lo peor es que puede cumplir sus amenazas y convertir este planeta en un holocausto nuclear.

Un nieto de españoles podría ser el próximo presidente (izquierdista) de Francia

15 abril 2017 - 20:28 - Autor:

Jean-Luc Mélenchon puede ser el próximo presidente de Francia. Este hombre de 65 años nacido en Tánger (Marruecos) se presenta como un candidato de la izquierda (socialistas y el comunistas), y según las encuestas es uno de los preferidos por los franceses.

El día 23 de abril (la semana que viene) se celebra la primera vuelta de las presidenciales francesas, y la segunda será el domingo 7 de mayo. Entonces sabremos si Mélenchon será el nuevo presidente de Francia.

Mélenchon es un apellido español. Su abuelo era de Murcia y se llamaba Antonio Melenchón. Ese hombre se instaló en Orán (Argelia) a principios del siglo XX y allí se casó con Aimée Canicio, de origen español. Tuvieron un hijo, Georges Mélenchon, que es el padre del candidato francés. Y por parte de madre, el candidato también tiene orígenes españoles porque su abuelo materno se llamaba Georges Bayonna, y era de Valencia, según sus biógrafos. Su abuela materna procede de Sicilia y se llamaba Jeanne Emmanuelle Caserta.

Durante la mayor parte de su carrera política, Jean-Luc Mélenchon ha estado vinculado al Partido Socialista. Ha sido senador. Pero en 2002 fue virando más a la izquierda pues fundó el movimiento Nouveau Monde (Nuevo Mundo), y apoyó el No en el referéndum del nuevo tratado de la UE. De hecho, denunciaba que el Partido Socialista se había entregado al liberalismo, y por esa razón se salió del mismo en 2008, para fundar el Partido de la Izquierda (Parti de Gauche).

Fue nombrado eurodiputado en 2009, y años después fundó el Frente de la Izquierda (Front de Gauche), donde recogió más del 10% de los votos en las elecciones presidenciales de 2012, gracias a que confluían militantes ex socialistas y del Partido Comunista.

Muchos pensaron que Mélenchon no sobrepasaría esa cota pero se equivocaron. Fundó en 2017 un partido llamado La Francia Insumisa (La France Insoumise), para lanzarse de nuevo a la conquista del poder. No era el candidato mejor situado, pues Marine Le Pen, de la extrema derecha, y François Fillon, de Los Republicanos (conservadores), le llevaban la delantera; y Benoît Hamon (socialista) y Emmanuellle Macron (centrista) también tenían más adeptos.

Pero poco a poco, la intención de voto ha ido cambiando. Por un lado, las informaciones que vinculan a la esposa del candidato conservador con un contrato irregular propiciado por su marido, han restado popularidad a Fillon. Y por otro, la prensa publicó que Marine Le Pen estaba usando fondos de la UE para pagar a ayudantes de su partido, que nunca trabajaron para la UE.

De modo que los franceses han dirigido su mirada a este izquierdista llamado Mélenchon que puede hablar horas sin mirar un papel, y que trae un discurso radical contra la banca, la troika de Bruselas, y en defensa de todos los que han sufrido la crisis, sean griegos, portugueses, españoles o franceses. Eso parece que gusta.

El domingo de Ramos, Mélenchon dio un discurso en la explanada del puerto de Marsella donde reunió a decenas de miles de militantes y recordó con un ramo de olivo en la mano, a los 30.000 emigrantes que se ha tragado el Mediterráneo. “Cada día, dos niños se ahogan en el mar”, gritó. Pero sobre todo habló de la paz. De hecho, era el ‘mitin por la paz’. Las ONG se rindieron ante él.

Casado y divorciado, ahora Mélenchon convive con Saïda Jawad. Si pudiera definirse su candidatura, podría decirse que es una mezcla de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Este es un resumen de su programa:

-Replantear las reglas de la UE, y si no funciona, salir de la UE.

-Aprobar una nueva Constitución.

-Derecho de voto a los residentes extranjeros.

-Jubilación a los 60 años.

-Salida de la OTAN.

-100% de energías renovables en 2050.

-Impuesto del 100% sobre aquellos ingresos superiores a 400.000 euros anuales.

Por aclarar, no han leído mal: poner un 100% de impuestos a los que ganen más de 400.000 euros al año (20 veces el salario mínimo francés), significa que cada euro ganado por encima de esa cantidad va directamente al estado. Pero ¿cuántos franceses ganan eso? ¿Quién va a oponerse? Para muchos, es una medida puramente demagógica, pero está casi calcada del programa del Partido Comunista (leer aquí el PDF).

Las últimas encuestas le dan a Mélenchon un 20% de los votos; a Le Pen, un 22%; y a Macron, un 23%. Pero los dos primeros caen, mientras Mélenchon sube y sube. Si ganara, su impacto recorrería Europa como una tormenta, y hasta daría ánimos a la izquierda alemana para ganar en septiembre.

Europa parece ahora un tablero de parchís donde no se sabe bien quién gana y quién pierde.

 

La popularidad de Donald Trump sube a saltos por los los ataques militares

14 abril 2017 - 18:33 - Autor:

Cinco días a la semana, de lunes a viernes, Rasmussen Reports publica una encuesta de popularidad sobre el presidente Trump. Las encuestas las realiza Rasmussen Reports telefónicamente por la noche de forma automatizada sobre 500 personas elegidas al azar, y las publica al día siguiente, aunque con factores de corrección basados en las tendencias de los últimos tres días.

En general, Trump ha tenido alzas y caídas desde  desde que fue nombrado presidente el 20 de enero, pero la línea media de popularidad iba hacia abajo.

El punto más alto fue el 26 de enero, con un 59% a favor.  El punto más bajo fue el 3 de abril pasado, con un 42% de personas que lo aprobaban.

Sin embargo, desde entonces, la media está subiendo. Ahora está en el 48%.

¿Qué ha pasado desde entonces?

En primer lugar, a escala internacional, hemos conocido los ataques con misiles Tomahawk a un aeropuerto de Siria que está en manos del gobierno de Bashar al Assad. Ese ha sido el evento más importante. Luego, el lanzamiento de la mayor bomba no nuclear –la GBU 43– sobre posiciones del Estado Islámico en Afganistán, que al parecer ha causado 36 muertos y ha destrozado depósitos de armamento y municiones.

El 80% de los norteamericanos opina que el terrorismo islámico es una verdadera amenaza. Y el 58% piensa que EEUU está en guerra con los islamistas radicales, según Rasmussen Reports. No van muy descaminados porque desde que fue nombrado presidente, Trump ha ordenado ataques en Irak, Yemen y Libia, que han tenido menos impacto, y uno más sobre Siria, que se saldó con 18 fallecidos que eran aliados.

A lo norteamericanos les preocupan las relaciones con Rusia, y esperan que ambos países se reconcilien a pesar de tener posturas diferentes respecto de Siria. También les preocupan mucho las relaciones con China, la tensión con Corea del Norte, pero sobre todo el terrorismo del Estado Islámico.

A los analistas internacionales les sorprendieron los mismos ataques, porque Trump había prometido no gastar dinero en la defensa de países extranjeros. Son decisiones imprevisibles. Pero lo que está claro es que estamos ante el presidente de EEUU más imprevisible de la historia porque dice una cosa, y hace la contraria. Esta semana dijo a The Wall Street Journal que ls chinos no manipulan su divisa, el yuan, Pero durante su campaña presidencial dijo lo contrario.

Lo que no sorprende a los analistas es que, lo que hace a Trump más popular en su país, son las acciones bélicas. Es una tradición americana: si das duro a tus enemigos, subes en las encuestas. Ya lo decía una columnista de The Chicago Tribune hace dos meses: “Sólo una guerra podría relanzar la popularidad de Trump”.

De modo que si a un presidente imprevisible, unimos unas encuestas favorables a los actos de guerra, tenemos que el planeta tierra se acerca cada vez más a un escenario insólito: nadie sabe qué esperar de la política exterior americana en los próximos meses.

 

La Memoria Histórica debería incluir a las víctimas desde el 14 de abril de 1931

13 abril 2017 - 18:57 - Autor:

Como saben ustedes, el 26 de diciembre de 2007 se aprobó la Ley de Memoria Histórica que tiene por objeto…

“reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura”.  (pinchar aquí para leerla completa)

Da la impresión de que la Guerra Civil surgió de forma espontánea, y porque un grupo de militares se aburría en los cuarteles. Como las cosas no se pueden valorar si están fuera de su contexto, a continuación voy a exponer el contexto que sirve para entender la Guerra Civil así como la Dictadura.

El 14 de abril de 1931 (hace 86 años) se declaró la II República española. No fue fruto de un proceso electoral, pues en las elecciones de aquel año, que eran municipales, ganaron los partidos de derechas o monárquicos. Lo que pasa es que ganaron en el campo, no en la ciudad. En las grandes ciudades ganaron los partidos más republicanos, de modo que sus partidarios se lanzaron a las calles proclamando el triunfo de la República, más o menos como cuando Benito Mussolini tomó Roma en una marcha de camisas negras en 1922. Por la fuerza.

Desde el punto de vista económico, la República fue un desastre. Cayó la producción agrícola, el PIB, la renta per capita y de las exportaciones.

Desde el punto de vista de la paz social, no la hubo porque a lo largo de ese periodo de cinco años se registraron cientos de huelgas, varios intentos de golpes de estado de la derecha y de la izquierda, asesinatos políticos (como el  del líder de la oposición, Calvo Sotelo, en 1936), quema de iglesias y encarcelamientos, como demuestran las investigaciones de Stanley Payne, Pío Moa, Ángel Viñas, Javier Tussell…

La imagen de arriba, por ejemplo, corresponde a la matanza de anarquistas en Casas Viejas (Andalucía) por los Guardias de Asalto de Azaña en 1933. Hubo 2.225 muertes por la violencia política en los cinco años de la República, el doble de los 42 años que hay desde que llegó la democracia en 1975 a España hasta ahora.

Desde el punto de vista electoral, las elecciones de 1936 sufrieron un pucherazo, como acaba de demostrar un libro escrito por dos profesores universitarios, Manuel Álvarez y Roberto Villa (Fraude y Violencia). Se cambiaron papeletas, se borraron datos, se añadieron otros y se amedrentó a los conservadores. De este modo, el famoso triunfo del Frente Popular (unión de partidos de izquierdas) fue mentira. Perdieron por 50.000 votos.

Solo desde el punto de vista educativo, se puede decir que la República fue positiva pues aumentó el número de maestros, de centros escolares, de alumnos y se hicieron algunos experimentos bastante adelantados para su época.

Pero ningún analista interno o externo, conservador o progresista, puede decir que la situación entre 1931 y 1936 era pacífica, y que se vivía en un clima estable y de concordia. Por poner una comparación, lo más parecido a la España de entonces es la Venezuela de Maduro de ahora.

Esto no justifica la rebelión militar. La explica. Las víctimas que dice defender la Memoria Histórica no aparecieron de repente en julio de 1936 sino mucho antes. De ambos bandos. Ateos y creyentes. De derechas y de izquierdas. Ricos y pobres. Civiles y militares. La República era un polvorín.

De modo que si se quiere hacer justicia, y como dice la Memoria Histórica, con la ley se pretende “suprimir elementos de división entre los ciudadanos”, hay que empezar por establecer una fecha de inicio de esos casos: el 14 de abril de 1931, el día en que nació la Segunda República, de la que se cumplen 86 años. Así recordaremos mejor.

United Airlines: instrucciones para cargarse la imagen de tu aerolínea en tres pasos

12 abril 2017 - 17:05 - Autor:

Los expertos en comunicación están tomando notas de un caso que pasará a la historia de las relaciones públicas como ejemplo de torpeza inaudita.

Hace pocos días, United Airlines, la tercera mayor línea aérea de EEUU, desalojó a un pasajero por la fuerza. No es la primera vez que una aerolínea desaloja a un pasajero pero lo normal era hacerlo porque el pasajero estaba borracho, porque era agresivo o sencillamente sospechoso.

Esta vez fue diferente.

La aerolínea había vendido billetes de más, lo que se conoce como overbooking. Las compañías suelen vender más billetes previendo que no todos van a tomar su vuelo. Así se aseguran de que el avión esté repleto y con ello ganan más dinero.

Pero ¿qué pasa si todos los pasajeros se presentan? Entonces la aerolínea ofrece dinero y otro billete para animar a los voluntarios a abandonar ese vuelo. United Airlines lo hizo. Ofreció 400 dólares y billetes en otros vuelos. Pero no hubo voluntarios.

La aerolínea necesitaba meter a tripulantes que tenían que ir a otro vuelo de United, de modo que sorteó cuatro plazas y a quienes les tocó la suerte (o mala suerte) de ser los elegidos, les ofreció 800 dólares y otro billete. Uno de esos pasajeros que entró en el sorteo se negó a abandonar el avión y pidió un abogado. Entonces, la aerolínea pidió a las fuerzas del orden de los aeropuertos que lo desalojaran por la fuerza.

Los empleados del orden, que parecían matones de barrio, se acercaron al pasajero y lo arrastraron por el pasillo hasta sacarlo del avión. En el forcejeo el pasajero fue golpeado y salió sangrando.

Si esto hubiera sucedido hace 15 años, cuando no había teléfonos con cámaras, solo habría ocupado una breve noticia en la prensa. Pero una pasajera lo grabó en su móvil y lo envió a su periódico local. La grabación de la escena se convirtió en un fenómeno viral, puesto que apareció en todas las redes sociales, periódicos y televisiones del mundo.

La reacción del público fue de estupefacción. ¿Así es como trata United a sus pasajeros? Entonces, comenzaron a surgir memes y videos chistosos sobre United como el de abajo, sacado de Aterriza como puedas, lo cual destrozó la imagen de la compañía, fue el hazmerreír mundial y afectó a su valor en Bolsa, pues perdió 600 millones de dólares en pocas horas.

En resumen, esto es un ejemplo de cómo cargarse la imagen de una compañía aérea en tres pasos.

Primero: vende más asientos de los que realmente puedes ofrecer.

Segundo: haz un sorteo para elegir a qué pasajeros tienen que salir del vuelo.

Tercero: si uno se resiste, dale duro hasta que abandone el avión, pero hazlo delante de los móviles de los pasajeros.

Cualquier persona con sentido común se pregunta en qué estaba pensando United cuando decidió solventar un problema por la fuerza. Pero se pensará aún más subir a una aerolínea que un día le puede echar a golpes de un avión sin estar borracho, sin ser violento y sin suponer una amenaza para el país.

 

La triste y dolorosa historia del Popular, “el banco más rentable del mundo”

11 abril 2017 - 19:30 - Autor:

En 1989, el Banco Popular fue elegido el banco más rentable del mundo por IBCA, una agencia de calificación financiera. A partir de esa fecha, el Popular ganaba esta clasificación año tras año, acompañado a veces por un banco norteamericano llamado Bank One. El Popular era un orgullo para el país, y desataba la envidia de sus competidores. ¿Cómo lo hacía?

Es la pregunta que le hice a un periodista del departamento de Comunicación del Banco Popular hace muchos años, quien me invitó a conocer su gran secreto. Me mostró unas oficinas en donde, como la NASA, trabajaban un montón de matemáticos. ¿Matemáticos?

Los cerebros del Popular, esos matemáticos, se dedicaban a elaborar prodigiosos algoritmos que calculaban automáticamente si una persona iba a pagar su crédito o no. Era una maravillosa bola de cristal. La clave, como cualquier algoritmo, estaba en insertar un montón de datos en el ordenador, darle una ponderación y luego esperar el resultado.

Creo recordar que el algoritmo podía revelar si un respetable empresario junto con su negocio se podían ir al traste. El banco descartaba a los futuros malos pagadores, y aceptaba a los buenos solamente.La máquina matemática lo hacía con tal precisión que siempre acertaba. Y gracias a esa inversión en matemáticos, el banco se ahorraba tener un gigantesco departamento de riesgos calculando las cosas casi a mano.

Ser el más rentable del mundo significaba que por cada cien pesetas de pasivo (dinero de los clientes) el Banco Popular sacaba más dinero que sus competidores. Tenía mejores márgenes de intermediación.

Además de eso, el Popular era un banco que sobre todo prestaba atención a las pymes, gracias a lo cual muchos pequeños empresarios se convirtieron en grandes. Y por último, estaba el encanto personal de su presidente, Luis Valls, quien hasta llegaba a visitar a los clientes en sus casas para comprobar si eran buenos clientes.

No era de los bancos más grandes. Pero era matón.

En esa época, finales de los ochenta y principios de los noventa, los tipos de interés oscilaron entre el 15% y el 20%, con lo cual con un poco de maestría se podía ganar mucho dinero.

Pero en el mundo de los negocios, los riesgos cambian de máscara cada cierto tiempo. Al comenzar el siglo XXI, llegó la moda de los tipos de interés bajos. Mejor dicho, muy bajos. Bajaron tanto que los bancos ya no ganaban por el margen de intermediación. Es que no había margen. De modo que si no ganas con el margen, solo hay dos maneras: o subes las comisiones, o aumentas el volumen de los créditos.

Subir las comisiones ponía de tan mal humor a los clientes como subir el recibo de la luz. El primer banco que lo hiciera perdía clientes. Era tan fácil cambiar de banco para los clientes…

De modo que el Popular se dedicó al negocio de los grandes: dar créditos hipotecarios. En gran escala. Muy grande. Como explicó muy bien en lainformacion.com un artículo de José María García Hoz, “ el equipo ejecutivo y comercial solo conseguía crecer orgánicamente aceptando las operaciones más arriesgadas del ya sobrecalentado sector inmobiliario”.

Además, el nuevo presidente, Ángel Ron, parecía eso: un ángel salvador. El banco quitaba cuota de mercado a los grandes, lograba fusionarse con el Banco Pastor, daba créditos a diestro y siniestro. ¿Y el famoso equipo de matemáticos? Ejem…

Y estalló la burbuja inmobiliaria en 2008. Miles de clientes dejaron de pagar sus créditos y de repente el banco que se había arriesgado más, lo pagó más caro. En 2012 tuvo que hacer una ampliación de capital de 2.500 millones de euros para tapar esos agujeros. Tuvo que provisionar 9.600 millones de euros en créditos dudosos. Perdió 2.400 millones de euros.

Los posteriores ejercicios del banco fueron un espejismo de beneficios. En 2016 volvió a perder 3.485 millones de euros. Tuvo que recurrir a otra ampliación de capital de 2.500 millones. La acción en bolsa se derrumbó. En ese ejercicio, Ángel Ron abandonó el banco. En realidad, no había sido el ángel salvador.

Con un nuevo presidente, Emilio Saracho, el banco no sabe si fusionarse con otro (mejor dicho, aceptar que le compren), o pedir más dinero en otra ampliación de capital. Cuando Saracho confesó eso en la última junta de accionistas, la acción se echó a temblar y cayó un 9% en un solo día

Mientras tanto, el banco sigue despidiendo plantilla, y cerrando oficinas. Hoy queda poco de aquel banco ‘más rentable del mundo’ de 1989. Solo unos titulares de hemeroteca como el de arriba.

La caída del Popular deshace uno de los principales argumentos de quienes critican al sector público. Muchos analistas nos han dicho que la crisis financiera se cargó a las cajas de ahorros porque estaban gobernadas por políticos; y añaden que no a los bancos, pues estaban gestionados por magníficos profesionales. Error. El Popular estaba gobernado por gestores privados y la pifiaron.

 

Turismo: por qué España es una superpotencia y seguirá siéndolo en el futuro

10 abril 2017 - 22:37 - Autor:

 

Cerca de un pequeño pueblo de La Rioja llamado Nájera hay una nueva autopista que lo conecta en 15 minutos con Logroño. También a 15 minutos está otra autopista que lo conecta con el País Vasco o con Burgos. En el pueblo hay un complejo deportivo y otro con piscina cubierta, ambos municipales. Y por supuesto, en los bares se ofrecen pinchos y vino de Rioja por un par de euros.

El pueblo tiene un monasterio de casi mil años –Santa María la Real–, donde están enterrados los primeros reyes de Nájera-Navarra. Hay 30 sepulcros con reyes navarros y castellanos. Y ahora se está desenterrando la vieja muralla árabe –la ciudadela–, que puede traer sorpresas.

La ciudad de Nájera (considerada así por su emplazamiento y su nobleza), está en el Camino de Santiago de modo que cada año es tierra de paso de peregrinos de todo el mundo.

Esta misma estampa que acabo de describir se puede encontrar en muchos pueblos de esta país, razón por la cual el Foro Económico de Davos ha calificado a España como el primer país del mundo en competitividad turística.

Para llevar a cabo esta clasificación se tienen en cuenta las infraestructuras (puertos y aeropuertos), las comunicaciones (autopistas, autovías, etc), los monumentos históricos, o aquellos que son Patrimonio de la Humanidad (Camino de Santiago), así como la oferta y la calidad hotelera, la oferta de museos y la seguridad.

Desde el punto de vista turístico, España es la tercera potencia mundial, con más de 70 millones de visitantes anuales. Ya no solo es sol y playa, como se ha venido vendiendo durante años, sino que ese sol y playa está comunicado por infraestructuras de primer nivel, con oferta gastronómica de primer nivel y con unos servicios turísticos de muchos años de experiencia.

Para ponerse a la altura de España, cualquier otro país necesitará invertir mucho dinero durante muchos años. Porque todo lo que he contado antes no se alcanza en un par de años, sino en muchas décadas. Y más recientemente, cuando nos pusimos a construir como locos autopistas, radiales, aeropuertos y rotondas, nos pasamos de rosca… en algunos casos. Pero aunque les cueste creerlos, por lo menos las construimos.

Eso ha mantenido y mejorado una industria que mueve más del 10% del PIB de este país. Cada temporada de vacaciones se generan decenas de miles de empleos. En muchos casos, seis meses de trabajo dan para aguantar otros seis meses en paro. Es un trabajo duro, pues para que otros se divierten, muchos tienen que sufrir y currar.

Pero afortunadamente, todavía sigue siendo una de las grandes máquinas de empleo y de riqueza de este país y seguirá siéndolo por muchos años.

(La foto de arriba no es de Nájera, por supuesto, sino de la costa de Málaga).

 

Todo lo que un viejo rockero del PCE puede aprender de una serie de televisión

9 abril 2017 - 23:01 - Autor:

Hace pocas semanas se estrenó en los canales de televisión una nueva serie alemana que se llama El mismo cielo. Está ambientada en Berlín en 1974 y cuenta la historia de un agente de la Stasi, la policía secreta de la Alemania comunista, que se debe infiltrar en las redes de espionaje norteamericanas que operan en Alemania occidental. Tiene que seducir mujeres y obtener información.

Uno se traga la serie sin azúcar, sin edulcorantes y sin aspartamo. Porque cuenta las cosas como fueron. Muy amargas.

La República Democrática Alemana era un país ocupado por la Unión Soviética y dirigido a control remoto por los rusos. Durante los cuarenta años de opresión, la policía secreta de la Stasi convirtió a medio país en una nación de soplones. Amigos que denunciaban a amigos, hijos a padres, y hasta esposos a esposas. Y por supuesto, el que se ponía tonto iba a la cárcel por su tontería.

Vigilados permanentemente por comisarios ideológicos que habitaban en los mismos edificios, la RDA era un inmenso campo de concentración, como lo eran todas los países comunistas desde el río Elba hasta Urales. Algunos trataban de escapar por túneles, por globos aerostáticos, o o camuflados. Muchos morían.

Mientras tanto, en la Europa occidental, los marxistas leninistas se empleaban a fondo para dinamitar el sistema, ya fuera por medio de grupos terroristas como ETA, la RAF o las Brigadas Rojas, por las huelgas y boicots de los sindicatos comunstas o simplemente desde los propios Partidos Comunistas.

Un día como hoy se creó el Partido Comunista de España en 1977. En un principio, los miembros del PCE planearon ‘terminar el trabajo’ que habían dejado pendiente en 1936, cuando tomaron las riendas de la España republicana, impusieron sus chekas, liquidaron a los enemigos políticos anarquistas, todo ello financiado y teledirigido desde Moscú.

Pero en la España de 1977 no era la de 1936. En las primeras elecciones de la Transición, los españoles solo les concedieron 20 escaños de los 350 del Parlamento, y los comunistas se dieron cuenta de que ya no era una nación de proletarios.

Aprendieron tanto la lección, que al año siguiente, en 1978, renunciaron al leninismo. Desde entonces han tenido más o menos fortuna pero sus escaños en el Parlamento no han sido significativos.

Lo que sigue sorprendiendo de los viejos comunistas así como de los nuevos (Podemos) es que no recuerden lo que pasó en Europa entre 1945 y 1989. Medio continente estaba dirigido por sus colegas marxistas. Encarcelaron, mataron y persiguieron a los disidentes. Arruinaron las economías de esos países, y hasta la famosa educación fue un bluff porque cuando se desmoronó su imperio, los súbditos partieron en hordas para formar mafias por toda Europa, donde controlan desde la trata de blancas, hasta el tráfico de armas.

Pero uno habla con los viejos rockeros del PCE y no recuerdan esa etapa. Es más, algunos ven todavía a aquellos comunistas europeos orientales como poetas de la política, soñadores del paraíso, benefactores de la humanidad y heraldos de los derechos humanos y de la democracia.

A todos ellos les recomiendo que vean El mismo cielo.

Los altos mandos chavistas ya tienen preparada su ‘estampida’ hacia La Habana

8 abril 2017 - 20:06 - Autor:

El editor del diario venezolano El Nacional ha escrito un artículo que en pocas horas ha llegado a millones de personas gracias a WhatsApp. Miguel Henrique Otero, que vive fuera de su país porque el gobierno de Maduro decretó su detención, detalla los planes de fuga de los altos mandos chavistas –la estampida–.

El artículo se titula, “Luego de la huida, la transición”. Estos son los párrafos más importantes.

Narcodictadura.  Dentro y fuera de Venezuela, se comparte un mismo criterio general: la narcodictadura es inviable. Llegó a un punto de colapso y resquebrajamiento interno. No me refiero solo al avance de las investigaciones sobre la participación de numerosos jerarcas en el negocio del tráfico de drogas hacia México, Estados Unidos y Europa, cuya gravedad está causando asombro en los organismos especializados. Hablo, también, del punto final de la gobernabilidad, de una gestión impotente ante el crecimiento del hambre y la enfermedad, cuyas políticas, día a día, no mejoran sino que empeoran los problemas.

La estampida. He tenido la oportunidad de escuchar a un alto funcionario de seguridad del gobierno, que me ha contado los escenarios de evacuación que Casa Militar, la Dirección de Contrainteligencia Militar del Ejército y el Sebin, han previsto. Se ha hecho una contabilidad de los vehículos blindados y en buen estado, que están disponibles –hay varios parados por falta de repuestos–. Hay cuatro rutas dispuestas para llegar a La Carlota [aeropuerto de Caracas], así como las unidades que estarán a cargo de la escolta. El problema es que el número de butacas disponibles para salir de Venezuela, es limitado en relación a la demanda. La opinión de los militares responsables de la huida es que no puede seguir retrasándose la decisión de quiénes tendrán su asiento asegurado en el exilio habanero.

El hundimiento.  Venezuela está destruida. Destruidos sus hospitales y escuelas. Destruidas la infraestructura y las empresas públicas. Destruidas y saqueadas sus instituciones. Destruidas las instalaciones de la industria petrolera. Hay un empobrecimiento visible –el que causa el declive de la producción petrolera, el arrasamiento del sistema productivo nacional y la corrupción que no cesa–, pero también realidades que permanecen ocultas en galpones [naves industriales], en estacionamientos, en patios de almacenamiento, en enormes terrenos alejados de las vías de circulación o en el interior de edificaciones públicas. Maduro y su pandilla, dejarán atrás un país en ruinas. Cuando se revise el estado de los bienes públicos, los venezolanos experimentaremos un espanto que hasta ahora no hemos conocido.

Optimismo. Aun así, soy optimista. Dentro y fuera de Venezuela hay las energías, los recursos y talentos necesarios para afrontar lo que viene. No solo contamos con experiencias y gerentes del más alto nivel mundial: también me he encontrado con la disposición de centenares de profesionales venezolanos que están en distintas ciudades, que me aseguran que, apenas cambien las cosas, volverán al país. Volveremos desde todas partes. Muy pronto. A dar inicio a la reconstrucción de Venezuela.

¿Alguien me puede decir si EEUU está bombardeando a los buenos o a los malos?

7 abril 2017 - 17:16 - Autor:

El ataque con casi 60 misiles Tomahawk a un aeropuerto del régimen de Bashar al Assad en Siria nos ha dejado boquiabiertos. Pero no por el ataque sino porque no sabemos si EEUU ha atacado a los buenos o a los malos. No nos aclaramos.

Este conflicto empezó hace seis años como una cadena de levantamientos populares contra regímenes autocráticos en el norte de África. Primero Túnez, luego Egipto, luego Libia, y también pilló a Siria.

Siria era gobernada con mano dura por Bashar al Assad, quien era hijo de Hafez al Assad. Habían creado una policía política que tenía a los sirios bajo control. Una dinastía en el poder.

Pero animados por los levantamientos en el norte de África, la llamada Primavera Árabe, los sirios también se envalentonaron y salieron a las calles. El régimen comenzó a reprimirles hasta que aquello se convirtió en una guerra civil. Occidente pensó que Al Assad era el malo. Había que apoyar a los buenos, que se levantaban contra él.

A esa opinión ayudó que en 2013 se atribuyó al régimen de Al Assad un ataque con gases letales a un suburbio de Damasco donde murieron más de 1.400 personas: en las imágenes aparecían niños boqueando, muchos niños. Estaban muriendo ante las cámaras de TV.

Entonces Occidente renovó su pacto contra Al Assad. Había unanimidad porque los occidentales pueden aguantar muchas atrocidades en la tele pero con niños no.

Pero como ningún país quería meter tropas en Siria y convertir aquello en una nueva Irak, lanzamos lo más cómodo que se puede lanzar en la guerra moderna: misiles. Que es como jugar a la guerra con videoconsolas. Parece que estás en la guerra pero estás en tu casa.

Los servicios secretos occidentales, especialmente norteamericanos, franceses e ingleses, estaban asesorando a los enemigos de Al Assad. Entre esos enemigos había muchas guerrillas combatientes ‘por la libertad’, que recordaban aquella escena de La vida de Brian en la que en una reunión secreta de judíos contra Roma empiezan a aparecer grupos de guerrilleros judíos de toda clase, todos peleados entre ellos.

Entre esos grupos sirios había de todo, pero sobresalía por su extrema crueldad uno llamado ISIS que deseaba no tanto derrotar al régimen sirio, como imponer el islamism radical. En Siria y en donde fuere.

Por su eficacia matadora, este grupo se convirtió en el dominante y al final, ha conquistado el 40% del territorio de Siria y hasta parte de Irak. Controla campos de petróleo, ciudades enteras y ejecuta a sus enemigos a cuchillo, con bombas o lo que tenga a mano. Es un liquidador de masas.

De modo que esta es la cuestión: si EEUU ayuda al régimen sirio, reforzaría a Al Assad en su puesto para que siguiese matando niños. Si EEUU ataca al régimen de Al Assad, entonces refuerza a los terroristas de ISIS.

¿Qué hacer?

Como  siempre, los conflictos internacionales no son tan fáciles de escoger porque no es un tablero de ajedrez con piezas de dos colores: blancas y negras. Las piezas son de muchos colores. Un lío.

A los gobiernos occidentales les preocupa la opinión pública, porque si matan a los buenos, entonces la gente se cabreará y los periódicos publicarán editoriales furibundos.

Ahora bien, hay una excepción a todo ello: cuando mueren niños, la opinión pública siempre se pone del lado del que sufre. De los niños.

De modo que Trump ha elegido la carta de la excepción, incluso contradiciéndose, porque como buen comunicador sabe que la opinión pública no tolera la muerte de niños. Ha lanzado misiles contra los que matan niños. Casi todo Occidente está a su favor. Los niños no tienen la culpa, lo cual es una verdad incuestionable.

Pero la pregunta sigue en el aire: en esta guerra, ¿quiénes son los buenos y quiénes son los malos?

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas