Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Hace 30 años Grecia bloqueó la entrada de España en la UE

20 agosto 2015 - 11:54 - Autor:

Hace un par de días, el Congreso epañol aprobó conceder una ayuda de 10.000 millones de euros a Grecia. Forma parte del tercer paquete de ayudas a ese país que ha estado al borde de la quiebra. En suma, la UE prestará a Grecia unos 82.000 millones de euros.España ya había prestado 26.000 millones de euros a los griegos en otras ocasiones.

Esa es la solidaridad europea. Cuando España entró en el Mercado Común hace casi 30 años, recibió millones de los fondos de ayudas para que el país igualara su renta y sus infraestructuras con el resto de la UE.

La UE es una cooperativa. No son un grupo de banqueros ricos exprimiendo a los pobres. Algunos intelectuales y partidos han tratado de mostrar que España y Alemania han exprimido a los griegos aprovechándose de su mala situación económica. Casi culpándonos de falta de solidaridad.

Esos mismos intelectuales y partidos deberían saber que hace más de 30 años, cuando España y Portugal negociaban su entrada en el Mercado Común, hubo un país en concreto que se opuso: Grecia.

Los griegos habían entrado en la UE en 1981 y temían que la economía española se convirtiera en su gran competidor en todos los sentidos. Como informaba El País entonces, “el primer ministro griego, Andreas Papandreu, abandonó la reunión para protestar contra la negativa de los otros participantes a adoptar un plan de ayuda a Grecia, Italia y Francia que permita ajustar sus economías a la integración de España y Portugal”.

El País tituló: “Grecia bloquea la entrada de España”.

Papandreu era el fundador del Partido Socialista de Grecia. Es el de la foto de arriba.

 

 

Con el billete de mayor denominación en Venezuela no compras un bocadillo

19 agosto 2015 - 15:16 - Autor:

El billete de mayor denominación en Venezuela es de 100 bolívares.

Para comprar una arepa, que es el bocadillo nacional (foto de arriba), el venezolano necesita sacar de su bolsillo casi cinco billetes de cien. Es como si nos dijeran que para pagar un bocata de calamares tuviéramos que sacar los cinco billetes de mayor denominación en España que son de 500: o sea, 2.500 euros.

The Wall Street Journal sacó hace poco un índice de la arepa hiperinflada. Es de 477 bolívares. Ese es el precio de la calle. Es la comida del pobre. Dentro de poco sobrepasará los 500 bolívares, en un país con un salario mínimo de 7.000 bolívares. O sea, una arepa equivale al 6% del salario. Te comes una al día y en una semana ya te has ventilado casi la mitad del salario. (La foto de arriba de una arepa triste es de elvenezolanonews)

Todo esto es irreal, como la economía que ha creado Nicolás Maduro en Venezuela.

La gente ya no usa billetes pequeños porque no sirven para nada. Los venezolanos tienen que cargar fajos de billetes para hacer cualquier compra, vamos, como si acabaran de atracar un banco.

Tener un billete de 100 bolívares en un país con una inflación superior al 70% es como tener pan húmedo al aire libre en casa: en poco tiempo no lo podrás comer porque se llena de moho.

Por eso los venezolanos tratan o de comprar lo que sea antes de que sea tarde, o cambiarlo por cualquier moneda del mundo que sea más estable que el bolívar.

Y el Banco Central no puede imprimir billetes más elevados porque no hay papel. El gobierno ha encargado imprimir billetes en el extranjero. Seguramente lo hará alguna casa de la moneda europea, o las varias compañías multinacionales que se dedican a este menester. Multinacionales asquerosas, claro.

Hay encima una escasez producida por la especulación. Los billetes de 100 y de 50 escapan del país a través de la frontera con Cúcuta: allí van a ser cambiados por dólares, pesos o cualquier moneda de más valor, pues la inflación se come la validez nominal del billete.

Para enfrentar este caos, el gobierno siempre toma la medida más impopular posible diciendo que está haciendo ‘patria’. La última consiste en impedir a los venezolanos sacar más de 3.000 bolívares de los cajeros. Antes era de 5.000 bolívares.

Como los bancos se están quedando sin billetes de 100 también están limitando los pagos a través de ventanilla.

Algunos economistas ya están vaticinando que estamos en el límite de lo soportable. Eso lo vengo escuchando desde hace varios años.

Pero a la vista de la situación que leo en los medios y me cuentan mis familiares, tengo que reconocer que todos los signos indican que Venezuela no puede soportar más. Que realmente está al borde de un punto de giro.

Lo peor de todo es que los que están sufriendo esta situación son especialmente los pobres. Los que votaron por Maduro. Es triste que sea así.

 

Así es un día cualquiera en Venezuela bajo la batuta del chavismo

18 agosto 2015 - 14:04 - Autor:

 

De aquí a finales de año, la situación politica, económica y social en Venezuela va a pasar de catastrófica a hundimiento total.

Les crónicas que llegan de ese país son dramáticas. Algunos, cegados por la ideología, aun no se lo creen. A lo mejor piensan que todo es producto de una campaña de la “derecha maltrecha” para acorralar al gobierno.

Para que vean el día a día de Venezuela, he hecho una selección de noticias que salieron la semana pasada en el diario El Nacional con pocas horas de diferencia. Este diario es el único que no está sometido a control del gobierno.

-Grupo armado atraca un autobús escolar lleno de niños.

-La Guardia Nacional desaloja a huéspedes de hoteles expropiados.

-Pacientes de un hospital salen a protestar a la calle por falta de materiales y medicamentos.

-El precio de un cartón de huevos equivale al 10% del salario mínimo.

-Los productos agrícolas importados solo abastecen el 50% de las necesidades.

-Graban a policías ajusticiando a un delincuente a pleno día.

-El tribunal supremo niega una petición para que el Banco central publique la inflación.

-Padres que asistían a una reunión fueron víctimas de un robo masivo de las baterías de sus coches.

-Los productos básicos se comprarán en las tiendas otra vez por número de DNI.

-Encarcelan a hombres que abusaron y descuartizaron a una mujer.

Si, a pesar de estas evidencias, alguien tiene dudas, que se lea los comentarios que aparecen debajo de las noticias. Son elocuentes.

 

El problema de los chiringuitos no es la factura sino el trato infame

17 agosto 2015 - 18:38 - Autor:

Este año parece que empiezan a ser una plaga los reportajes sobre facturas desmesuradas en chiringuitos a raíz de una de 337 euros que pagó un señor en Formentera.

A todos nos ha pasado alguna vez. Quizás eso es señal de que estamos dejando atrás la crisis, pensé.

Pero ese no es el problema. El verdadero problema de los chiringuitos es el trato infame que siguen dando.

Con crisis o sin ella, todavía hay muchos chiringuitos donde piensan que el cliente es un fastidio. Cuando te sientas, llega un camarero con cara de asco, abre una libreta grasienta y mientras vas pidiendo platos te va diciendo que “no queda”. Si dudas un poco, gira la cabeza a otro lado como diciendo “me tocó el idiota”.

Al final pides lo que hay y lo haces rápido porque el señor está impaciente. Los platos llegan con relativa diligencia, eso hay que reconocerlo, pero cuando se trata de lo más importante que es cobrar, no hay forma de hacer que el camarero te atienda.

Tienes prisa, los niños están llorando, estás cansado de tanta gritería, pero el camarero ni te escucha. Te ignora.

Una vez me levanté y di las gracias al camarero por regalarme la comida. Al pasar por la caja les dejé mi tarjeta diciendo que me llamaran cuando quisieran cobrar, que ya les haría una transferencia.

Creo que los clientes de los chiringuitos se deberían ganar el premio Princesa de Asturias de la paciencia. He visto familias enteras aguardando pacientemente su cola mientras el camarero les grita que se aparten. He visto parejas que comen su platos sin rechistar, a pesar de que el camarero casi se los tira en la cara. He visto a clientes italianos soportando a un camarero que les grita que él no sabe italiano y que si quieren pedir que lo hagan en español.

Supongo que hay muchos camareros amargados porque su destino era tener una batuta y conducir una sinfónica pero la providencia les puso una bandeja.

Voy a ser comprensivo. El problema de este verano es que el consumo ha subido pero el número de empleados de chiringuitos no ha crecido en proporción y eso explica el mal humor.

¿Por qué esta situación no estalla? Porque estar comiendo unos magníficos calamares junto al mar es un don de la fortuna que no disfrutan muchos países y porque hay muchos camareros que compensan tantas penurias con una sonrisa que nos reconforta.

Pero todavía hay mucho que aprender en el trato a los clientes de ciertos chiringuitos.

Todo está en internet excepto la solución a la pregunta ‘para qué servimos’

16 agosto 2015 - 10:12 - Autor:

Hace poco entrevisté para este diario digital a Anxo Pérez, uno de los personajes que más dará que hablar en los próximos años. Anxo, fundador de una web que enseña chino en ocho meses, me dijo que el fracaso debería estar descartado porque todo está en internet.

Es verdad. Todo está en internet. Pero mucha gente no sabe qué es lo que necesita de internet. No sabe qué es lo que más le conviene para su presente y su futuro. Es posible que Internet tenga todas las respuestas pero eso no sirve de nada si no le hacemos las preguntas correctas. Algunos no saben ni preguntar. Y por supuesto Internet no te responde a la pregunta ¿para qué sirvo?

Porque aunque es cierto que en internet podemos encontrar cursos de idiomas, respuestas a preguntas de física, información sobre la rana más venenosa del universo o de qué están hechas las gominolas, lo más importante es saber orientar nuestro futuro profesional. No me refiero a información para personas que están trabajando y que necesitan mejorar, sino información para personas que a lo mejor ni están trabajando, ni saben qué necesitan para encontrar trabajo.

No saben ni quiénes son.

Me preocupan los miles de jóvenes que no han terminado los estudios, que se han convertido en fieras para sus padres y para sí mismos, y que no saben qué hacer con su vida. ¿Cómo les puede ayudar internet?

En internet se pueden encontrar ‘test vocacionales’ que ayudan a conocerte y a saber cuáles son tus habilidades. Pero depende de cada uno desarrollarlas. Para eso se requiere testarudez y obsesión. Hacerse bueno en algo.

¿Cómo puede saber un joven qué es lo que le conviene? ¿Cómo puede averiguar si él puede dar a la sociedad algo por lo que esa sociedad le pague un salario?

Anxo Pérez me dio algunas pistas.

Cuando le pregunté qué aconsejaría a los jóvenes perdidos, recomendaba a esas personas pasar la prueba de los tres minutos. Cuando la gente se pone a navegar en internet buscando una información, se agota y tira la toalla antes de los tres minutos, dijo Anxo. Si siguiera buscando seguro que encontrarían lo que les interesa y lo que les conviene.

No está mal para empezar.

(Foto cortesía de Stuart Miles de freedigitalphoto.net)

 

Conversación con un modesto librero que descubrió las ventajas de internet

15 agosto 2015 - 9:43 - Autor:

Hace poco localicé un libro en internet que me interesaba y, en lugar de adquirirlo por esa vía, me fui a comprarlo directamente a la librería.

Le pregunté al librero qué tal le iba vendiendo libros por internet y se le encendió la cara. Estaba muy contento.

Había abierto la librería en septiembre del año pasado y era nuevo en esto porque se ganaba la vida como profesor. Se dio de alta en cadenas de ventas de libros por internet como Iberlibro y Unilibro, y ahora estaba tratando con Amazon a ver cómo se le daba.

Le pregunté cuántos libros vendía al mes por internet y me dijo que unos 300. Poniendo un precio medio de 5 euros, eso hacían unos 1.500 euros de ingresos. Luego, había que añadir las ventas directas en la tienda.

La calle donde está ubicada la tienda no es muy céntrica. Es un barrio de tiendas pequeñas sin mucho glamour. Pero a internet eso le da igual porque tu escaparate da al planeta.

El librero me dijo que cuantos más libros tuviera almacenados, registrados y expuestos en internet, más vendía. Que era progresivo e imparable. Al principio empezó con pocos libros, pero tras comprar bibliotecas de personas que deseaban desprenderse de libros, ya poseía un stock de unos 9.000.

Eso quería decir que dentro de un año, si duplica su almacén, podría estar vendiendo entre 2.000 y 3.000 euros al mes. “Internet es una maravilla”, dijo feliz.

El librero vendía a todas partes del mundo. Mucho a Latinoamérica y a Europa. Y hasta creo que me dijo a la India. En España vendía sobre todo a Cataluña. “Son las ventajas de tener el tercer idioma más hablado del planeta”, le dije. “Si vendieras libros en serbo-croata tendrías un mercado muy pequeñito”.

Los libros más vendidos por internet no son novelas sino libros más especializados: ensayos, filosofía, historia, ciencia… Los precios que yo vi eran bastante buenos. Eran libros de segunda mano, algunos subrayados procedentes de estudiantes que terminan sus cursos universitarios, y estaban en buen estado.

Hace años, alguien que viviera en un pueblo y quisiera un libro, tenía que irse a una ciudad a comprarlo. Ahora lo puede hacer desde cualquier parte del mundo con internet, me dijo.

El librero había llegado a un acuerdo con Correos de modo que cada envío a España solo añadía 1,5 euros al coste final. Esta librería, pequeñita, está en Madrid y muchos clientes madrileños, con esos precios de envío, preferían encargar el libro y recibirlo por correo porque ya un viaje en Metro de ida y vuelta les cuesta más.

La moraleja de todo esto es que internet es una ventana fascinante para alguien que profese amor a los libros. Para las pequeñas librerías se puede convertir en una fuente notable de ingresos. Lo único fastidioso es etiquetar cada libro que llega, y subirlo a la base de datos de las grandes operadoras de libros como Iberlibro.

Pero resulta que este librero ya iba a contratar una persona joven para que le ayudara a etiquetar los libros, con lo cual, está creando un puesto de trabajo adicional. Lo mejor de todo es que antes, cuando llegaba agosto, las librerías cerraban, no obtenían ingresos pero seguían pagando los gastos corrientes. Ahora, la librería puede seguir funcionando en agosto “y hasta en los fines de semana”.

Sabemos que internet ha supuesto una conmoción: el pirateo ha causado un enorme daño a las editoriales y a los autores. Pero también muestra el camino de salida a los pequeños libreros.

 

 

Once razones por las que no viviría en la Cuba feliz de Fidel Castro

14 agosto 2015 - 10:21 - Autor:

Fidel Castro ha celebrado su 89 cumpleaños escribiendo un artículo (pinchar aquí) donde defiende los “sueños de justicia e igualdad”  de la revolución.

Suena muy bien pero ni aún así yo me iría a vivir a Cuba, como hizo el actor Willy Toledo. Estas son mis razones:

-Viajar. No puedes salir de Cuba aunque quieras. Necesitas un permiso del gobierno. Una de las vías para salir es construir una balsa y lanzarse hacia Miami.

-Escasez. Cuba importa el 80% de los alimentos. El modelo agrícola ha fracasado, así como el modelo productivo en general.

-Dependencia. Desde los años 60 hasta los 90 dependió de la URSS. Ahora depende de Venezuela que le da 100.000 barriles al día a precios casi regalados.

-Internet. El gobierno controla el acceso a internet. En los cibercafés, una hora es tan costosa que la mayoría de los cubamos no la puede pagar.

-Libertad de expresión. La prensa es del estado y en los diarios, la televisión y la radio sólo se comunica lo que desea el gobierno. Los periodistas no pueden trabajar en libertad. Lean la edición digital de Granma.

-Las elecciones. El país está gobernado desde 1958 por la misma familia, los Castro, una monarquía comunista. No se permite otro partido político que el Partido Comunista Cubano.

-Presos políticos. El Comité Internacional de la Cruz Roja no puede acceder a las cárceles cubanas, como denuncian las Damas de Blanco, familiares de los miles de presos políticos cubanos.

-La propiedad. Sigue siendo del estado. Las empresas extranjeras que quieran operar, deben asociarse con empresas estatales cubanas.

-La dolarización. El peso cubano no tiene valor en el mundo. No sirve para nada. Los cubanos hacen muchas transacciones en su país con dólares.

-La salud. La medicina y los médicos cubanos tiene buena fama: el problema es que no cuentan ya ni con medicinas ni aparatos modernos.

-La educación. La alfabetización es del 100%, pero los libros de texto enseñan las ventajas del modelo comunista, que, como se ha visto en los puntos anteriores, no funciona.

Por cierto, en su artículo, Castro elogió a los cubanos por su contribución a “la igualdad de todos los ciudadanos a la salud, la educación, el trabajo, la alimentación, la seguridad, la cultura, la ciencia, y al bienestar”. Una cuba feliz, ¿no?, si no fuera por el embargo.

Venezuela no tiene embargo económico y en estos momentos está, en algunos aspectos básicos, igual o peor que Cuba por imitar ese modelo.

No es el embargo: es el sistema.

 

Alemania tiene el menor paro juvenil de la UE: ¿apoyamos los minijobs?

13 agosto 2015 - 11:21 - Autor:

 

Alemania ha logrado reducir su paro juvenil (jóvenes de 15 a 24 años) a la tasa mas baja de la UE: 7,7%. En estos momentos, hay 330.000 jóvenes en busca de empleo. Hace diez años, había casi el doble: 745.000 jóvenes.

En España y Grecia, la tasa de paro juvenil sigue rondando el 50% y no hay forma de bajarla.

Si muchos de los jóvenes alemanes han conseguido trabajos en  la modalidad de minijobs (trabajos por horas), ¿hay que promover los minijobs? ¿Son buenos para la economía? ¿No estamos promoviendo un trabajo precario?

La revista Der Spiegel publicó en 2011 en qué consistían los minijobs: empleos de 400 euros al mes libres de impuestos, en los que estarían involucrados unos 7 millones de jóvenes.  La cifra ha ido subiendo de año en año desde el principio del siglo y es de suponer que ahora sean muchos más.

¿Dónde se crean? “Según las estadísticas”, decía la revista, “los puestos de trabajo de 400 euros son ampliamente utilizados en el comercio al por mayor y al por menor, restaurantes y hoteles, así como en la salud y los servicios sociales. Casi cada uno de cada dos empleos en el sector de la restauración, es ahora un minijob”.

Desde mi punto de vista, un minijob no debería ser ‘el sueño de tu vida’ de un joven europeo. Al final, ese joven querrá independizarse, tener una familia y gastar como todo el mundo: piso, coche, vacaciones, escuelas… Con 400 euros no tiene ni para empezar.

Pero la ventaja de un minijob a esas edades es que te permite estudiar y no ser una carga familiar. En Alemania, una gran parte de los que tienen un minijob son estudiantes. Y muchos jóvenes en paro que aspiran a ese trabajo a tiempo parcial también son estudiantes.

Creo que los minijobs son la solución perfecta para un país de servicios, plagado de hoteles y restaurantes, y que es la tercera potencia turística mundial: España. Es una oferta estacional, cierto, pero en Alemania han logrado aumentar la oferta a pesar de que no es ni por asomo la potencia turística española.

Los sindicatos españoles han denunciado que son trabajos precarios, cierto, pero creo que ese no es el problema: el problema es que los trabajos parciales se prolonguen y así vemos a personas que ya han pasado los 25 años y 30 años con minijobs.  A este paso, vamos a ver presidentes de empresa con minijobs.

Y hay algo que sí es preocupante: son los microjobs de 150 euros o menos, e incluso los antijobs; me refiero a esos empleos por los que los jóvenes trabajan gratis. Conozco muchos casos en la profesión periodística que solo se aguantan porque hay mucho idealista (y mucho abusador).

En resumen, los minijobs son una solución temporal en una edad en la que los jóvenes necesitan seguir estudiando. Fíjense cuando sucedió lo contrario.

A finales de los 90 y al principio de este siglo, muchos jóvenes españoles abandonaron los estudios porque consiguieron superjobs: trabajos muy bien pagados en la construcción e industrias afines.

Ahora, en medio del paro, son los últimos en la cola en conseguir empleo. ¿Queremos que se repita?

 

 

 

 

 

El verdadero plan de jubilación consiste en estar en forma: mira estos ejemplos

12 agosto 2015 - 10:15 - Autor:

Me ha encantado la noticia que he leído en lainformacion.com sobre Federico Fischer, un brasileño de 98 años que compite en el Mundial de Atletismo para Veteranos en Lyon, Francia.

En las clasificaciones previas a ese Mundial participaron seis deportistas que tienen más de 90 años. El hombre más veterano en correr una carrera de 100 metros planos es un japonés con 104 años: Hidekichi Miyazaki.

Para mí tienen más valor estos atletas porque demuestran que el mejor plan de jubilación de una persona es conservarse en buena salud. Es más importante que el dinero. ¿Para qué queremos ahorrar si al final de nuestra vida estamos agotados o hechos polvo?

Es entonces cuando nos damos cuenta, quizá un poco tarde, que hemos entregado demasiado tiempo al trabajo y poco tiempo a nuestra salud.

Cuando ingresamos en el mundo laboral, pensamos que nuestra empresa es una pista de atletismo, y que hay que competir con los demás para sobresalir. Y así poco a poco nos vamos desgastando.

Especialmente en la vida de oficina, que es sedentaria y antinatural. Antinatural porque biológicamente no estamos hechos para permanecer sentados todo el día, sino para salir a caminar y a correr. Se supone que nuestra especie no evolucionó en una cueva con escritorio y ordenador, sino en valles o montañas, saliendo a buscar sustento, cazando o cuidando la prole en el territorio contra las alimañas.

Por eso recomiendo un libro escrito hace unos años por Chris McDougall titulado Nacidos para correr. El título en español revela esa verdad. McDougall dedica un amplio capítulo a explicar la morfología del cuerpo, el músculo y los huesos, y demuestra que somos seres que pueden recorrer distancias más largas que los animales.

La vida de oficina produce un montón de dolencias: de espalda, musculares y muchas más. El cuerpo humano se atrofia. Esa es la razón por la que muchas empresas montan gimnasios o, como Intel, ofrecen a sus empleados máquinas de caminar con ordenadores. Saben si mantienen a sus empleados saludables, tendrán menos absentismo. Quizá sea una actitud egoísta pero en este caso, viva el egoísmo.

El mayor peligro de sufrir enfermedades se centra en los ejecutivos de los niveles más altos. Tienen cada vez menos tiempo para el deporte (y para la familia) y no se dan cuenta de que, aunque están mejor pagados, al final de su vida van a estar peor que aquellos que sacrificaron el alto salario por calidad de vida.

Conozco en cambio a cada vez más hombres y mujeres que apartan sus compromisos laborales para estar en forma. No solo estás en mejor forma para trabajar, sino que tienes más fuerza para aguantar la presión y para educar a tus hijos. Y para ser felices.

Por eso, los récords de estos ‘veteranos’ me sorprenden y me dan muchas esperanzas.

Hace poco leí la historia de Harriette Thompson (foto de abajo). Ha sido la mujer de más edad (que se tenga constancia) en superar la prueba del maratón. Fueron 42 kilómetros en más de siete horas. Eso sucedió en junio de este año en San Diego, en EEUU. Su marido acababa de morir meses antes.

No sé si lo hizo como una forma de terapia pero en mi caso, cuando me siento mal física o espiritualmente salgo a correr. Se me quitan todos los males o por lo menos se me alivian.

 

 

 

Los (duros) consejos de un sabio para evitar la corrupción de los políticos

11 agosto 2015 - 9:56 - Autor:

Hace 2.400 años, Platón plasmó en La República su fórmula para crear políticos ejemplares. Los llamó ‘guardianes’ y todo se basaba en la educación desde pequeños, en someterles a pruebas hasta su juventud y en mantenerles con  determinadas condiciones de vida una vez elegidos.

Educarles desde la niñez. “Elegiremos al que tenga memoria y sea más difícil de embaucar y desecharemos al que no”.

Pruebas a los adolescentes. “Con el fin de comprobar si son espantadizos, igualmente hay que enfrentar a nuestros hombres, cuando son jóvenes, con cosas que provoquen temor y luego introducirlos en los placeres. Con ello… comprobaremos si el examinado se muestra incorruptible y decente en todas las situaciones”.

Los elegidos. “Y al que, examinado una y otra vez, de niño, de muchacho y en su edad viril, salga airoso de la prueba, hay que instaurarlo como gobernante y guardián de la ciudad, concederle en vida dignidades y, una vez difunto, honrar sus despojos con los más solemnes funerales y su memoria con monumentos”.

Vivienda. “Ante todo nadie poseerá casa propia excepto en caso de absoluta necesidad. En segundo lugar nadie tendrá tampoco ninguna habitación ni despensa donde no pueda entrar todo el que quiera”.

Alimentación. ”En cuanto a víveres, recibirán de los demás ciudadanos, como retribución por su guarda, los que puedan necesitar unos guerreros fuertes, sobrios y valerosos, fijada su cuantía con tal exactitud que tengan suficiente para el año, pero sin que les sobre nada.”.

Manejo de dinero y fondos. “Serán, pues, ellos los únicos ciudadanos a quienes no esté permitido manejar ni tocar el oro ni la plata ni entrar bajo el techo que cubra estos metales ni llevarlos sobre sí ni beber en recipiente fabricado con ellos. Si así proceden, se salvarán ellos y salvarán a la ciudad”.

Propiedades. “Si adquieren tierras propias, casas y dinero, se convertirán de guardianes en administradores y labriegos y de amigos de sus conciudadanos en odiosos déspotas”.

Salario. [Recibirían un sustento basado en alimentos y casas comunes proporcionadas por el estado] “Sin percibir… salario alguno como los demás, de modo que, aunque quieran salir privadamente fuera de la ciudad, no les sea posible, ni tampoco pagar cortesanas ni gastar en ninguna otra cosa de aquellas en que gastan los que son tenidos por dichosos”.

Son consejos, duros, no cabe duda, pero con ello se evitará que se dedicaran a la política personas como aquel diputado que dijo que estaba allí “para tocarse los huevos”, o los muchos cargos públicos que meten mano en la caja para enriquecerse.

(La imagen superior es la de Platón en el cuadro de Rafael titulado “La Academia de Atenas”).

 

-Más Platón y menos corrupción

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas