Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Las mentiras de Oriol Junqueras cuando se refiere a una Cataluña independiente

10 septiembre 2017 - 22:29 - Autor:

Oriol Junqueras, el vicepresidente del gobierno catalán, se dedicó a negar que Cataluña salga de la UE en caso de una hipotética independencia. Lo hizo durante una sesión de preguntas de los espectadores en el programa de Ana Pastor en la Sexta.

Por ejemplo, dijo que no hay ninguna ley en la UE que impida a una región que se independiza, a que siga en la UE. La cuestión no es esa. La cuestión es que la UE lo dejó claro cuando Escocia quiso independizarse, y lo ha dejado claro ahora: cualquier país que decida formar parte de la UE debe contar con el voto unánime de todos los miembros. Quien debe interpretar la ley es la UE, no los políticos catalanes.

Si Cataluña decide formar un nuevo país, sería tratado como tal. De modo que tendría que apelar a los mecanismos de admisión de la UE, que son largos. No ha habido ningún caso de una región de la UE que se independice y que siga en la UE. Y la UE no espera que Cataluña sea el primer caso, sobre todo, porque eso podría dar ánimos a la fractura de Europa, y lo que se ha tratado de hacer desde el fin de la Segunda Guerra Mundial es unir a Europa, porque en el siglo veinte hubo dos guerras devastadoras. 

Desde que se formó la UE, no ha habido ninguna guerra entre sus miembros.

El único país que desea irse de la UE es Gran Bretaña. No una región. Es un país y le respalda el derecho. Concretamente el artículo 50 y está pensado para los países miembros, no para regiones.

Como no hay nada en el Tratado de la Unión Europea que trate el tema de una región que se independice, la UE se encuentra ante algo insólito. Pero, a pesar de no haberlo legislado, está claro que todo lo que se diga es interpretable. Los independentistas pro-UE (porque la CUP es anti-UE), lo interpretan a su gusto.

Sin embargo, quienes mandan son los que están dentro, entre ellos España, de modo que resultará muy difícil que la UE se adapte a las querencias de algunos políticos catalanes, que, como ellos desean, no quieren formar parte de un país de la UE como es España.

Salir de la UE significa la salida forzosa del euro para aquellos países que estaban en el euro, por supuesto. Todo lo que digan los nacionalistas catalanes como Oriol Junqueras de que seguirían en el euro es fantasmal. Pueden usar la moneda (o billetes de Monopoly), pero no tendrán el respaldo del BCE para dotar los fondos a sus bancos. No tendrán mecanismos de financiación. No podrán emitir deuda en euros.

En resumen, tomar la decisión de separarse de la UE tiene sus consecuencias, sobre todo, después de haber disfrutado de la inyección de fondos, del libre tráfico de productos y personas, y de una política común.

Gran Bretaña lo ha hecho. Y ahora, tiene que asumir las consecuencias, sean las que sean.

La pequeña historia de un hombre que nunca se ha tomado vacaciones en su vida

9 septiembre 2017 - 22:18 - Autor:

Muy cerca de mi casa, hay una cafetería adonde voy algunos fines de semana a desayunar. El dueño es una persona  con la que no he intercambiado muchas palabras, a pesar de que nos vemos desde hace décadas.

El otro día se me ocurrió preguntarle por las vacaciones, que es la pregunta típica de septiembre. “Nunca me he tomado vacaciones”, me dijo. “¿Y qué edad tiene usted?”, le pregunté: “84 años”.

Me dijo que trabaja desde muy joven y que se levanta a las 4 de la mañana todos los días. A veces antes.

Abre la cafetería muy temprano pues algunas veces, cuando he salido de casa antes de las seis, he visto las puertas abiertas, y algunos taxistas o policías tomando café o desayunando. 

El hombre es de un pueblo de Madrid donde se cultivan aceitunas. Por la mañana está en la cafetería, y a la hora de comer se va al pueblo, pues allí tiene sus cultivos. Coge el tractor y se pone a currar por la tarde.

“¿Y a qué hora se acuesta usted?”, le pregunté, pensando que con esa edad y a ese ritmo, a las diez de la noche estaría en cama. 

“A las doce de la noche”, respondió sin mirarme. 

Una de sus hijas le acompañó una vez al médico para hacerle una revisión. Y le rogó a la médico que le recomendara a su padre reducir la marcha. 

La doctora se volvió al señor, y le dijo: “¿Usted qué tal se siente?”.

“Bien”, dijo él.

“Entonces, siga como siempre”.

El hombre, un castellano duro, me confesó que apenas se había resfriado en su vida. A mí me recordó un personaje de los que fotografiaba a principios del siglo veinte José Ortiz Echagüe: gente dura del campo y del mar. Como el de la foto de arriba.

También me recuerda a un personaje de Pío Baroja, concretamente de la novela César o nada. Es una escena que tiene lugar un vagón de un tren que transporta ganado. Apoyado en el portón, hay un vasco viejo mirando el paisaje y aguantado el frío como si tal cosa. Ve a un joven aterido de frío, y acurrucado en un rincón, y le lanza una manta. Luego, sigue mirando el paisaje.

El señor de la cafetería también goza de buena salud, y espera seguir trabajando mientras esté bien. No quiere dejar la cafetería en otras manos, pues cuando él no está, las cosas no marchan tan bien.

Yo le he visto a su edad hacer frente a jóvenes borrachos que los domingos por la mañana se ponían a armar jaleo,  molestando a los clientes de siempre.

Entre esos clientes de siempre que van a tomar café por la mañana, a comer o a cenar con la familia, hay muchos vecinos que están prejubilados. Son personas con 60 años o menos, que salieron en las bajas voluntarias de Telefónica, del BBVA, o de cualquier otro sitio, y que matan el tiempo paseando, comprando el pan, o yendo en chándal a correr con los amigos.

Muchos de ellos están felices. Cobran una buena pensión. Tienen sus ahorros y ahora por fin pueden descansar “después de toda una vida de trabajo”.

Otros echan de menos su trabajo, pero el sistema les ha puesto ahí y tienen que aguantarse.

No sé qué pensará de eso el señor de 84 años que nunca se ha tomado vacaciones. En realidad, no creo que le importe porque es una persona de pocas palabras que se ha dedicado su vida a trabajar.

La última posverdad: mantener al Barça en la Liga dentro de una España sin Cataluña

8 septiembre 2017 - 21:25 - Autor:

Gerard Esteva, el presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña y del Comité Olímpico Catalán, afirmó que “en una Cataluña independiente, el Barça tendría la suerte de poder elegir en qué Liga jugar”.

La frase no tiene sentido porque si el Barça se ve privado de jugar en la Liga, sería consecuencia de la decisión de los políticos de Cataluña de independizarse. Mantenerse en la Liga sería una contradicción de ellos. No del resto del país ni de la Liga de Fútbol Profesional.

O dicho de otro modo, si los soberanistas quieren una Cataluña independiente, es porque no quieren seguir dentro de España. Por eso, Javier Tebas, actual presidente de la LFP, ha dicho que los clubes de Cataluña no podrían jugar la liga española.

Llevar la guerra independentista al deporte parece un poco frívolo, y quizá lo sea, pero es un arma muy poderosa para destacar las falsedades de los independentistas. En su campaña de propaganda, tratan de convencer a los catalanes de que seguirían en la UE, en el euro y de que no habrá consecuencias económicas negativas, sino positivas.

Supongamos que es así.

Pero lo que no podrán hacer nunca es convencer a un amante del fútbol español de que se puede estar fuera del país, y participar en la Liga nacional del país. 

Es como si el Barça, que no pertenece a ningún estado alemán, dijera: “Quisiera participar en la Liga alemana”. 

Los electores catalanes no son expertos en economía, en euro, en PIB o en balanza de pagos. Pero si algo saben es de fútbol y esa no se la tragan.

Todas estas mentiras son pronunciadas por personas puestas en instituciones catalanas para cumplir una misión de comedora del cerebro. Es la última posverdad, un término de moda que será aceptado a finales de año por la Academia de la Lengua y que ha sido definido así por su presidente: aquella información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, “sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público”.

Los portavoces políticos catalanes se quieren aprovechar de las emociones de los catalanes para mentir y desvirtuar la realidad. 

Si en esta época estamos hablando de posverdad, la que fabrican algunos portavoces se puede calificar  de pos-verdad plus.

 

Esta foto supera al video de la Generalitat: el destino verdadero del independentismo

7 septiembre 2017 - 23:41 - Autor:

Esta foto representa el verdadero destino que espera a los catalanes si los independentistas conducen a toda la comunidad hacia donde ellos solo quieren: un agujero.

Supera en simbolismo al video que la Generalitat está poniendo en marcha para introducir la idea del referéndum de independencia, el cual también emplea el simbolismo de las vías de tren.

La foto es una metáfora, pero es puramente real.

Una economía catalana aislada del resto de Europa significará aranceles en las fronteras, y problemas para vender productos hechos en Cataluña, desde coches hasta fuet.

Una economía catalana fuera de la UE significará no contar con el soporte del Banco Central Europeo en caso de crisis financieras, como la que sufrió Grecia hace tres años, cuando cientos de miles de griegos empezaron a sacar dinero de los bancos para tener euros en casa. Al final, el Banco Central Europeo surtió de fondos a Grecia.

Una economía catalana fuera de la UE significa no estar presentes en las grandes decisiones europeas en materia de agricultura, finanzas, trabajo, fronteras comunes, ayudas y hasta de inmigración. 

Una economía catalana fuera de la UE, significa, por último, no contar con el euro como moneda oficial de cambio.

La mayoría de los catalanes no desea eso. La prueba es que en los referéndums que se han realizado en Cataluña (legales o ilegales), sobre autonomía o independencia, la mayoría de los catalanes no ha acudido a las urnas.

El referéndum más popular de la historia reciente en Cataluña fue el de la Constitución en 1978. Acudió el 68% de los catalanes y el 90% lo aprobó. Nunca se ha superado esa cifra. 

(La imagen es de dpa y corresponde a una vía de tren rota en Rastatt, Alemania).

Cataluña: ha llegado la decisiva hora de los letrados, las notificaciones y las multas

6 septiembre 2017 - 23:27 - Autor:

Un catedrático de derecho tributario y financiero que ha participado en dictámenes sobre la Constitución española, me dijo hace poco sobre la inminente aprobación de la (ilegal) ley del referéndum: “Ha llegado la hora de los letrados, las notificaciones y las multas”.

Es lo que se vio poco antes de que se aprobase la ley del referéndum. Los letrados de Parlament entregaron poco antes un escrito donde advertían que, si ellos admitían a trámite la Ley del Referéndum, estarían desobedeciendo al Tribunal Constitucional. Se negaron.

La presidenta del Parlament decidió prescindir de ellos y seguir adelante. Se saltó todas las normas administrativas. Ahora, todos los que han participado en este acto ilegal se han metido en un callejón sin salida pero lleno de problemas.

No estoy hablando de las querellas por prevaricación y desobediencias que va a presentar la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña con la mesa del Parlament. Tampoco de la suspensión de estas leyes, por el Constitucional.

Me refiero a un mecanismo tan sencillo como enviar notificaciones de Hacienda.

A partir del 1 de octubre miles de autónomos, empresas y organismos deberán pagar sus impuestos. Como todos. En el momento en que la administración tributaria deje de ingresar el dinero procedente del IVA e IRPF, empezará a enviar notificaciones. Los que son autónomos saben lo que es eso. Una carta de Hacienda hace temblar.

Si no se responde, Hacienda sigue enviando notificaciones, hasta que llega un momento en que impone una multa. A partir de ahí, si la persona o empresa no se da por avisada, Hacienda tiene el poder de bloquear las cuentas.  Lo puede hacer de forma telemática pues le basta enviar un mensaje a cualquier banco, para ordenarle que bloquee cualquier cuenta. Hacienda tiene acceso a todas las cuentas corrientes de este país.

Mientras tanto, los nuevos organismos independentistas tratarán de convencer a las empresas y autónomos de que paguen ahora a la Hacienda catalana. Eso será delito.  

Con el tiempo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña estará emitiendo notificaciones para que se presenten al juzgado a todos aquellos que hayan vulnerado la ley. En este caso, los que se nieguen, recibirán la visita de los letrados de la administración que actuarán junto con los Mossos para ejecutar esas acciones. Todo funcionario que se niegue a cumplir la ley, también cometerá un delito.

Por mucho que lo eviten, eso pasará. Desconozco en qué plazos, pero a nadie de los implicados le gustará quedarse sin patrimonio, sin dinero y, peor aún, viendo los partidos de fútbol desde la cárcel. 

El gobierno de Rajoy empieza la guerra económica: “Atención, esto no es un simulacro”

5 septiembre 2017 - 23:19 - Autor:

El Tribunal de Cuentas anunció que impone una multa de 5 millones de euros al antiguo presidente de la Generalitat Artur Mas por los gastos que supuso para el estado español el falso referéndum de independencia que organizó el 9 de noviembre de 2014. Si no paga, se le embargarán los bienes.

Minutos después, Carles Puigdemont, actual presidente de la Generalitat (sucesor del anterior), respondió: “El Estado español ha hecho un salto cualitativo en el fomento del miedo para evitar el referéndum del 1-O”.

Da miedo, sí. Porque el mensaje va para Carles Puigdemont por querer organizar otro referéndum ilegal. Es como si el Estado dijera: “Atención, esto no es un simulacro”. Si Puigdemont prosigue en su deseo de realizar otro referéndum ilegal, le va a pasar lo mismo: recibirá una multa y tendrá que responder con su patrimonio. Y si no paga, se le embargarán los bienes.

Está claro. El gobierno quiere meter miedo a Puigdemont y a todos los cargos políticos que le secunden en la organización del referéndum, previsto, en teoría, para el 1 de octubre.

La excusa de Puigdemont y de Oriol Junqueras, vicepresidente del govern catalán, es que se trata de “una interpretación torticera de la Ley”. 

Nos hemos pasado en las últimas semanas y meses viendo cómo los representantes del independentismo catalán han estado interpretando a su modo las leyes, mejor dicho, a saltarse las leyes pues organizar ese referéndum es ilegal, como dice la Constitución que fue votada por la mayoría de los catalanes en 1978. Y ahora que les golpean en el bolsillo, responden que las autoridades del Tribunal de Cuentas “se han situado en el terreno contrario al Estado de derecho”, y que la “única respuesta debe ser democrática, cívica, serena y pacífica”.

Hasta ahora, la única respuesta del gobierno de Mariano Rajoy ha sido tan “cívica, serena y pacífica”, que muchos españoles se estaban preguntando hasta cuándo iba a permitir que los ‘indepes’ les tomaran el pelo. Los independentistas han usado la demagogia, las presiones, las amenazas, y hasta la manipulación informativa para defender su ideología. Ha politizado todo, hasta un atentado que costó la vida a 16 personas.

En la parte contraria se encontraban a un gobierno que callaba para no dar cuerda a los independentistas, que siempre juegan al papel de víctimas.

En las próximas semanas, antes y después del 1 de octubre, veremos más misiles como el del Tribunal de Cuentas. Y también veremos la reacción del gobierno catalán, aprobando de forma ‘torticera’ las leyes de desconexión, de transitoriedad y del referéndum. El gobierno tratará de demostrar que está empleando los mecanismos de la ley, y con ellos acorralará a los soberanistas, demostrando que intentan usar mecanismos fuera de la ley.

Los simulacros han terminado. Comienza el fuego real.

Mensaje de ‘la recuperación’ a los empresarios: hay que empezar a subir los salarios

4 septiembre 2017 - 21:13 - Autor:

Poco después de que se firmara el laudo para acabar con la huelga de los vigilantes del aeropuerto de El Prat por las condiciones laborales de Eulen, el mediador principal, Marcos Peña, dijo algo evidente: donde se pueda, hay que subir los sueldos porque es el momento.

Marcos Peña dijo en una entrevista a El Mundo varias cosas que nos afectan a todos. “El último invitado a la fiesta de la recuperación es el trabajador”. Es verdad: el gobierno viene hablando de recuperación desde hace muchos meses, pero los salarios no corren paralelos.

Una de las mejores pruebas la tenemos en el sector turístico. Emplea en sus buenas épocas a cinco millones de personas, entre hostelería, comercio y transporte, pero las condiciones laborales no son envidiables: hay falsos autónomos, muchas externalizaciones, bajos sueldos… Y sobre todo, en el sector de la hostelería, hay unos horarios endiablados. Pueden llegar a 16 horas al día. 

Muchos de ellos, al terminar la temporada, se quedan en un paro que puede durar meses. Las cifras que acaban de conocerse sobre el paro en agosto son elocuentes: hemos tenido el peor agosto desde 2008.

Agosto suele ser un mes malo, porque en el sector de hostelería acaban los contratos de aquellos que fueron de refuerzo a restaurantes y hoteles al empezar la temporada turística. Pero esta vez ha sido bastante malos. Más de 46.000 personas se han ido a la calle, y se han destruido casi 180.000 empleos.

Peña dijo también que uno de los peligros ahora es que “nos distraigamos y que nos confundamos creyendo que las metas fundamentales que consideramos no lo sean tanto”. Supongo que quería decir que no solo hay que mostrar cifras de recuperación, sino que hay que prepararse para los cambios económicos. ¿Cómo? “Lo fundamental es mejorar el capital humano, es decir el conocimiento. Más conocimiento daría lugar a más retribución”.

Por ahí van los tiros de la nueva sociedad. El impacto de las nuevas tecnologías puede dejarnos en el paro en cuestión de meses, salvo que estemos constantemente haciendo cursos de mejora y reciclaje. Este verano he visto que en muchos sitios, los camareros no sabían inglés. Los turistas extranjeros se tenían que limitar a leer una carta que en muchos casos, tiene un inglés dudoso.

Por una parte, las empresas tienen que pensar ahora en empezar a subir los sueldos, y mejorar los contratos, haciéndolos más fijos, y menos temporales. Y por otro lado, las empresas (y los trabajadores) deben pensar en las formas de mejorar, adquiriendo más conocimiento o nuevas habilidades.

Si hay algo que nos pone fácil la sociedad digital y tecnológica es adquirir conocimiento. Apenas cuesta dinero, pero puede mejorar las condiciones económicas de todos.

Cataluña: la clave de las próximas semanas no está en los que gritan sino en los que callan

3 septiembre 2017 - 17:22 - Autor:

A lo largo de los últimos años se han celebrado varios simulacros de referéndums sobre la independencia en Cataluña. Unos se han hecho en toda la comunidad. Otros, en un buen número de ayuntamientos. En todos los simulacros los independentistas no han logrado atraer a más del 50% de la población con derecho a voto. La mayoría de los catalanes (más del 50%) no se ha molestado en ir a votar.

La minoría que ha ido a votar, lógicamente, ha votado a favor de la independencia. Pero, repito, es la minoría.

Hace solo diez años, las encuestas realizadas por encargo del gobierno catalán o por periódicos daban a los independientes un 16% de seguidores. Incluso menos. En esa década, el sentimiento independentista ha ido aumentado debido a la crisis económica (Madrid es la culpable de los recortes), y también al rifirrafe con el Constitucional, que declaró inválidos algunos artículos del estatuto catalán de 2006 (solo fue a votar el 48% de los catalanes), pues ponía la palabra ‘nación’, y además daba preferencia a la lengua catalana sobre el español, entre otras cosas. Era inconstitucional.

Nadie duda de que hay un fuerte deseo independentista en Cataluña, y que ha aumentado en los últimos años. Las manifestaciones de más de un millón de personas en las Diadas de Cataluña el 11 de septiembre lo demuestran en parte. Pero no sabemos a ciencia cierta cuántos de ellos son independentistas fervorosos, cuántos desean un referéndum legal, y cuántos al final, votarían sí a la independencia.

Muchos de los que quieren el referéndum solo lo desean para sentir que Madrid no les tiene que prohibir nada. Pero eso no quiere decir que en el momento decisivo de las urnas apoyaran la secesión.

Con los datos en la mano, se puede seguir diciendo que hay una mayoría (más del 50%) que, sintiéndose muy catalana, no aprueba la independencia por unas u otras razones.

Esa mayoría de catalanes que incluye los que quieren referéndum pero no independencia, y que incluye a los que se sienten muy catalanes pero no desean ni el referéndum, es la que se manifiesta en las encuestas. Pero lo hace silenciosamente.

Por eso, es tan difícil de manejar esta situación: los independentistas radicales tratan en todo momento de demostrar la ‘opresión del gobierno de Madrid o de España’ (como quieran), y utilizan cualquier argucia para demostrarlo.

El Gobierno central ha tratado hasta ahora se aguantar, usando las leyes constitucionales, sabiendo que la mayoría de los catalanes no aprueba el soberanismo. Pero el problema es que esa mayoría no se manifiesta en las calles, y no lo hará, por lo cual, quienes tiene la herramienta de la propaganda y de las banderas son los más radicales.

Estamos en los momentos críticos. Y aunque la mayoría no vaya a participar en el simulacro de referéndum, esto no significa que baje la tensión. Los soberanistas intentarán someter a presión a la sociedad catalana. La pregunta es qué sentirá esa mayoría si a partir del 1 de octubre, el gobierno empieza a actuar con más contundencia. ¿A quién apoyarán?

Las bases se rebelan contra Pablo Iglesias por hacerles “un Maduro” en la cara

2 septiembre 2017 - 18:17 - Autor:

A finales de julio, la ejecutiva de Podemos hizo unos cambios en los estatutos del partido que daban más poder a Pablo Iglesias para disolver a los disidentes. La nueva norma interna no ha sido votada por las bases y ahora estas se rebelan a través de sus Comisiones de Garantías.

Por decirlo de algún modo, le han plantado una rebelión a Iglesias por hacerles ‘un Maduro’.

Uno de los cambios introducidos por Iglesias es que la ejecutivas del partido (el alto mando) puede modificar los estatutos sin pasar por las asambleas. Iglesias puede restringir el poder de las asambleas locales también. Además, se sancionarán duramente a aquellos militantes que transmitan información comprometedora a la prensa.

Las famosas Comisiones de Garantía, creadas para velar por el respeto a lo que se votó en febrero de este año en el Congreso de Vistalegre II, se quedan en casi nada. Su presidenta ha sido suspendida. El jefe Pablo Iglesias y su círculo de poder tienen más poder. Por eso, nada menos que 11 de las 16 comisiones de garantías autonómicas de Podemos  declaran “nulos de pleno derecho los nuevos estatutos del partido”. Es una rebelión sin precedentes en Podemos.

En realidad, les ha pasado lo mismo que a la oposición en Venezuela.

Maduro impidió que jueces independientes entraran en el Tribunal Supremo: manipuló en 2015 la elección de los jueces para que fueran todos chavistas. Con ello logró paralizar todas las iniciativas de la Asamblea Nacional (de la oposición), la cual desde 2015 trató de aprobar leyes que fueron vetadas por el Tribunal Supremo.

No le bastó el control del Supremo: Maduro convocó unas falsas elecciones para la Asamblea Constituyente, cuya votación controló y falseó para que salieran sus candidatos chavistas. Ahora, esa nueva (falsa)  asamblea desplaza a la legítima, y así Maduro asume un poder sin discusión.

Por último, Maduro persiguió y destituyó a la Fiscal del Estado, quien tuvo que huir de Venezuela. Esa fiscal, Luisa Ortega, era al principio una fiel chavista pero se convirtió en su enemiga.

En Podemos han copiado el guion. En Venezuela, Maduro ahora es un dictador. En Podemos, Iglesias va por el mismo camino.

Menos excusas estúpidas: la Generalitat y el jefe de los Mossos mienten a los catalanes

31 agosto 2017 - 21:53 - Autor:

Para el Gobierno de la Generalitat de Cataluña, los periodistas nos hemos convertido en sus mayores enemigos porque no contamos la versión que les conviene. En ese saco mete a todos, incluso a los catalanes de El Periódico de Cataluña, que han publicado que la CIA había avisado en mayo pasado de un atentado en La Rambla.

Los portavoces de la consellería de Interior y de los Mossos, Joaquín Forn , y Josep Lluis Trapero, han tratado de negar este asunto desde el principio. Cuando digo principio, me refiero al 17 de agosto, pues ese mismo día El Periódico publicó que la CIA ya había avisado pero la Generalitat los desmintió.

Y ahora que El Periódico vuelve a publicar la noticia con más pruebas, la Generalitat reconoce que sí le avisaron en esas fechas, con lo cual admite que mintió.

Es lo mismo que pasó cuando negaron haber recibido información desde Bélgica, alertando del imán sospechoso en Ripoll. Luego, salió el contenido del correo electrónico que envió un policía de un pueblo de Bélgica y estaba claro: ese imán era sospechoso, pero a ningún jefe de los Mossos no se les ocurrió hablar con el Ministerio de Interior y la Policía. Ellos sabrán por qué.

La noticia no es si las fuentes de El Periódico son la CIA o el Mossad, ni tampoco si el extracto que apareció en portada era exactamente el del mensaje de los servicios secretos. La noticia es que Mossos e Interior de la Generalitat reconocieron que sí recibieron avisos, pero los ignoraron. Hace unos días decían que ni eso. 

El conseller de Interior, Joaquim Forn, mintió en ambas ocasiones. El mayor de los Mossos también mintió en esas ocasiones. Ahí están las pruebas grabadas en radio, en televisión y en los periódicos. Hasta se lo negaron a la periodista Ana Pastor, que sufrió el acoso de los independentistas radicales.

Vamos a poner las cosas claras: los servicios de seguridad reciben amenazas todos los días. Cierto. Pero decir que jamás recibieron un aviso sobre La Rambla o sobre el imán es mentir. ¿Por qué no lo reconocieron antes? Porque eso afectaría su proyecto independentista, del cual quieren dar una imagen inmaculada.

Su ceguera política es de tal calibre, que cuando los periodistas les hacemos preguntas, nos tachan de intoxicadores. Excepto a los periodistas de TV3, con los cuales están encantados. Cuando los periodistas de TV3 dieron la información sobre la “polémica pel supossat avís de la CIA”, en el informativo de las 14.30 del 31 de agosto (me lo vi de cabo a rabo), comenzaron con las declaraciones del conseller de Interior y su “desmentido rotundo”. Y, saltándose todas las reglas del periodismo, en lugar de buscar opiniones opuestas, solo sacaron a un líder de Podemos echando las culpas al gobierno de Rajoy. Vaya.

Es lo que pasa con ese proceso político que está envenenando a Cataluña: ha envenenado a sus políticos y a sus periodistas. No cuentan la verdad, sino que la siguen ocultando a los catalanes.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas