Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Podemos no representa al 15M porque aquello fue un movimiento contra los partidos

15 mayo 2016 - 14:23 - Autor:

Desde el mismo momento en que Podemos se convirtió en un partido, no puede decir que representa al 15M.

Aquel movimiento nacido hace cinco años era un movimiento político, pero apartidista. Político pero no politizado.

El 15M empezó con una protesta contra los partidos políticos y las elecciones que tendrían lugar el 22 de mayo. Aquel domingo 15 de mayo varios manifestantes trataron de aposentarse en la Puerta del Sol y la policía los dispersó.

Volvieron al día siguiente. Y más. Y más. Hasta que acamparon junto al kilómetro 0. Yo fui con un fotógrafo de lainformacion.com la noche del 17 de mayo. Había unas 10.000 personas. Era impresionante.

Hoy nos dicen en Wikipedia que ese movimiento partió de muchas cosas: la rebelión contra los banqueros y los políticos, la lectura del manifiesto de Stéphane Hassel llamado Indignaos, el paro juvenil, la falta de futuro, los desahucios, la demanda de una democracia asamblearia en contraposición a la parlamentaria…

Dudo que los jóvenes que estaban allí se hubieran leído el opúsculo de Haseel. Dudo que planteasen una democracia asamblearia. Creo que estaban cabreados por el paro, la crisis,  los abusos de la banca y el fracaso de los políticos para evitar todo eso.

Hablé con mucha gente esa noche. La mayoría eran estudiantes atrapados por ese ambiente espontáneo de acampada pacífica y apartidista. En los días siguientes, se extendió la fama del 15M por todo el mundo.

lainformacion.com fue el medio que mejor lo cubrió. Había dos redactoras y varios fotógrafos de forma permanente en el 15M. Hicimos un largometraje que presentamos a los Goya. Hicimos el primer gigapan (una foto de alta resolución) del 15M tomada desde un balcón. Yo personalmente escribí bastante del movimiento, destacando que era una bofetada a los partidos y que era un movimiento popular. El gobierno de Zapatero no sabía qué hacer con el 15M. El PP lo ignoró pensando que eran unos frikis.

La mayoría de los españoles simpatizaba con el 15M por varias razones: allí se decía lo que todos pensaban de la crisis, no había siglas de partidos políticos, y era pacífico. Tenía el 73% de apoyo popular.

Si Podemos hubiera estado en el Parlamento en esos días, habría sido señalado como ‘otro partido del poder’. Le habrían hecho un escrache a Pablo Iglesias como se lo hicieron al coordinador de IU, Cayo Lara, al que acosaron, rodearon e insultaron al grito “no nos representas”. Le echaron una jarra de agua. Consideraban que era parte del sistema, como ahora considerarían que lo es Podemos.

Podemos dice ahora que nacieron del 15M. No dudo que muchos de ellos estuvieran allí. Pero el 15M fue más que ellos. El dirigente de IU, Alberto Garzón, lo definió estos días como “un fenómeno heterogéneo, que no puede ser apropiado por nadie”.

Recuerden cuál fue uno de los eslóganes principales del 15M. “No nos representan”. Lo decían porque los partidos no pudieron prever, parar y amortiguar la crisis de 2008. Porque el pueblo se sintió abandonado.

(Por cierto, al domingo siguiente, el PP arrasó en las elecciones. Los españoles estaban hasta los pelos del PSOE. Tenían la esperanza de que Rajoy les sacara de la crisis).

 

El 15M visto por un periodista

11 mayo 2012 - 20:00 - Autor:

El domingo 15 de mayo del año pasado lainformacion.com era de los pocos medios que reflejaban en su portada las protestas del 15M. Entonces todavía se agrupaba bajo el movimiento de Democracia real Ya. En abril, habían realizado un video que invitaba a ‘tomar la calle’. ¿Sus enemigos? Desde los sindicatos hasta los partidos políticos , desde Moody’s al FMI pasando por Wall Street. Incluso la prensa pues en el video se hablaba de ‘desinformación’.

La génesis del 15M era algo difícil de explicar. Empezó como una protesta llamada #nolesvotes de varios gurús tecnológicos contra los partidos que apoyaban la Ley Sinde (el  proyecto que prometía atacar la piratería digital), y fue evolucionando hacia una protesta general contra el modelo económico y político.

La noche del 15 de mayo hubo 24 detenidos porque entre los manifestantes se colaron algunos radicales que deseaban ‘fiesta’. El lunes, se invitó a todo el mundo a apoyar una acampada en la Puerta del Sol. En la noche fueron unos 200 y la policía les desalojó por la fuerza. Los espontáneos grabaron a la policía. Y eso fue lo que detonó el 15M. Los chicos prometieron volver a la noche siguiente, el martes 17: Faltaban cinco días para las elecciones.

Dio la casualidad de que el martes por la noche estaba en una mesa redonda cerca de Sol. Al salir, hablé con el jefe de video de lainformacion.com. Estaba en la Puerta del Sol. “Tienes que venir: esto se está calentando”. Cuando me acerqué, sentí como si estuviera entrando en un gran festival. Oleadas de personas caminaban conmigo a la cita. Eran las diez de la noche. Los chinos, más astutos que los reporteros, ya estaban allí vendiendo cervezas a un euro. Tomé mi BlackBerry y me dediqué a contar lo que estaba viendo. Envié fotos. Pasé comentarios a Twitter. Gritaban ‘lo llaman democracia y no lo es’.

Volví una noche más. Entrevisté a bastantes personas, hablé con la policía, vi el tipo de personas que estaba en Sol.  La acampada se convirtió en un movimiento masivo y la noche del 20 de mayo había unas 30.000 personas. En lainformacion.com Hicimos una megafoto.

Los periodistas nos encontrábamos como esos científicos que se plantan ante un fenómeno que no pueden explicar con las palabras que les han enseñado. ¿Era un movimiento de izquierdas? ¿Era una protesta juvenil? ¿Era una explosión de rabia? ¿Eran tontos útiles? ¿Estaba Rubalcaba detrás de ellos como un Rasputín manipulador?

Inclasificable

Ese era el problema: que como fenómeno fue tan espontáneo, que no había tiempo de mirar el diccionario. Tuve la impresión de que los analistas se estaban equivocando, pero también me di cuenta de que, cuando los periodistas comenzaron a prestarle atención, creaban una realidad aumentada. Cada uno satisfacía a sus lectores. Bastaba ver la cabecera del medio parta saber su opinión.  Pero casi ninguno se acercó a Sol.

El movimiento del 15M, la acampada y todo lo que supuso era algo indefinible. No se le podía encasillar. Y precisamente de ahí tomaba su fuerza. Mientras menos definible, más gente lo apoyaba. Es una protesta contra muchas cosas que habían funcionado mal: los bancos, los políticos, los sindicatos, la prensa, los organismos internacionales y hasta la misma democracia.

Una de las cosas que más me gustó fue que esas protestas encendieron el debate en España, justo cuando afrontábamos unas elecciones a las que nadie hacía caso. Una de las cosas que menos me han gustado es que algunos deseaban nacionalizar hasta los kioscos de periódicos. No hablaban mucho de pymes o de apoyar a los emprendedores.

Megafoto y documental

De lo que me siento muy satisfecho como director es de todo el esfuerzo que hicimos hace un año, y durante muchos meses. Tuvimos a varias personas asignadas al 15M día y noche. Repito, porque no bromeo: día y noche. Hacíamos ‘directos’ por Twitter, realizamos videos, tomamos una megafoto espectacular de aquella manifestación del viernes 20 de mayo y hasta estrenamos un documental de hora y media (basado en más de 50 horas de grabación) que presentamos a los premios Goya.

Creo que hemos sido el medio que le ha dedicado más atención y que menos ha opinado sobre el 15M. Nos limitamos a mostrar lo que pasaba. Como dicen los periodistas norteamericanos: facts, facts, facts (hechos, hechos, hechos). Hubo gente que cuando escuchaba ‘lainformación.com’ decía. “Ah, ¿el medio del 15m y de la acampada?”.

Nosotros también conmemoramos un año del 15M con un especial. Pero, como siempre, hemos dejado que los ‘protas’ opinen. Hay un filósofo, un psicólogo, una estudiante de economía, artistas…

Y al escucharles, pienso que no me he equivocado mucho juzgando el 15M. Es un movimiento indefinible que agrupa un enorme descontento. Como dice uno de los entrevistados, el mayor logro ha sido “salirse del juego envenenado del tablero político, de la extrema izquierda a la extrema derecha o antisistema“. Salirse de las casillas. Ha sido un movimiento que “ha simpatizado con una parte enorme de la sociedad que no se movilizaba y no era activista. Y ha irrumpido como fenómeno en el telediario y en el mercado”. Y eso no se olvidará.

Creo que todos los años vamos a recordar el 15M.

 @ojomagico

¿Qué es el 15M?

17 octubre 2011 - 10:13 - Autor:

Ayer escribí en Twitter que, cuatro meses después de que naciera, los periodistas no sabemos definir bien qué es el 15M, esa protesta social que nació el 15 de mayo de este año. Luego pedí ayuda a las redes, y hasta pregunté si el 15M era de izquierdas. Estas son las respuestas.

“Pero si es bien sencillo. Es la expresión ciudadana de hartazgo con la situacion político-económica global”.

“Es la pataleta del rico con mala conciencia”.

“Siendo contra el sistema, siempre derivará a lo anticonservador - lo digo por lógica, no por política”.

“Si ya piensas que es de izquierdas muy mal vas en tu escrito…”.

continuar leyendo

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas