Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los sherpas alemanes de Rajoy

26 agosto 2014 - 8:07 - Autor:

“Cuando Rajoy llegó al poder en 2011 tenía clara una cosa: quien mandaba era Merkel, y a quien había que convencer era a los alemanes”, me dijo hace tiempo un diputado del partido popular.

España necesitaba demostrar a los alemanes que no era Grecia. La economía griega era un desastre: había sido rescatada mediante unas inyecciones de 200.000 millones de euros. Los alemanes no querían seguir poniendo dinero, pues son los mayores contribuyentes a los fondos europeos.

Por esa razón tiene tanta influencia en el Banco Central y en el Eurogrupo. Quien paga, manda

continuar leyendo

Peter Hartz: ¿podrá el creador de los minijobs dar trabajo a todos los jóvenes de Europa?

24 junio 2014 - 9:59 - Autor:

“Tenemos más de cinco millones de jóvenes desempleados en Europa, y eso no puede ser”.

Lo ha dicho Peter Hartz, el hombre que borró el paro en Alemania y que ahora se propone eliminarlo de Europa.

¿Podemos creer en los milagros?

continuar leyendo

¿Cuál es el país que mejor cae en todo el mundo?

21 junio 2014 - 8:38 - Autor:

Era el país más odiado del mundo. Violento y engreído, desató la mayor guerra de la historia. Sus habitantes han salido  en muchas películas como ‘los malos más malos del planeta’.

¿Se imaginan qué país es ese?

continuar leyendo

Un economista alemán pone en duda que recortar con mano de hierro sea la salida

15 julio 2012 - 21:17 - Autor:

Eliminar la paga extra de Navidad, aumentar del IVA, reducir la renta de emancipación juvenil, subir la retención a los profesionales del 15 al 21%, suprimir las ayudas a la vivienda…

Está claro que esos recortes son la condición que exige Alemania y el Eurogrupo para que obtengamos dinero. ¿Pero es que todos los que rodean a Angela Merkel en Alemania piensan igual?

Ayer, Peter Bofinger, un economista alemán del denominado Grupo de Sabios (que asesora al Gobierno de Merkel), avisó de que esa política puede conducir al desastre. En una entrevista a Der Spiegel, confesó:

“El Gobierno alemán mantiene la teoría de que hay que ahorrar con mano de hierro. Así los mercados lo reconocerán [el esfuerzo] y los tipos de interés bajarán de nuevo. Eso es una ilusión. Incluso si los países de la Zona Euro ahorrasen e hicieran bien las reformas estructurales y todas las cosas importantes, se verían amenazados con la bancarrota“.

Bofinger hablaba sobre todo de Italia, pero se deduce que también habla de España.

Bofinger pone un ejemplo. “Italia está atrapada en un círculo vicioso. Debido a que el Gobierno está ahorrando, el país ha entrado en recesión. Eso dificulta cumplir con el objetivo de déficit. Así, los inversores se ponen nerviosos, y aumentan los tipos de interés de los bonos del gobierno. Pero por eso mismo, los inversores se ponen más nerviosos, y en algún momento, las agencias de calificación reaccionan a esta tendencia negativa”.

¿Y tan mal estamos para que nos exijan tipos tantos recortes ? Ni mucho menos. Bofinger dice esto. “El déficit presupuestario italiano es dos veces menos que en Alemania. El déficit del Reino Unido es cuatro veces mayor que el de Italia. Sin embargo, los tipos de interés de los bonos del gobierno británico, son solo del 2% por ciento, mientras que Italia tiene que pagar el 6%“.

La ventaja de Gran Bretaña es que tiene su propia moneda, la libra. El gobierno británico emite bonos que el Banco de Inglaterra compra con generosidad. Por decirlo de algún modo, la deuda le saca de las deudas.

Pero en España e Italia, el Banco Central Europeo no nos presta suficiente dinero. Tampoco podemos vender los bonos. El círculo vicioso.

Bofinger reconoce esta contradicción y por eso recomienda que ante este riesgo sistémico, la Zona Euro actúe en conjunto. “ La crisis del euro es un problema sistémico que sólo puede abordarse mediante una acción conjunta de todos los Estados miembros”

En la entrevista, el periodista de Der Spiegel, Bofinger hablar que se trata de decidir entre el euro o volver al marco. Y su comentario hace pensar a los que esperan el regreso de la peseta.

“La unión monetaria asegura que los países estén en mejor situación frente a los ataques especulativos de los mercados financieros… Por supuesto no es infalible. Pero, quien escoja el marco, debe tener en cuenta que se coloca el destino de nuestra economía en manos de unos mercados de divisas totalmente neuróticos“.

Es decir, cuanto más pequeña sea una moneda, más víctima de las olas especulativas.

 

@ ojomagico

Un historiador recuerda que Alemania fue el país de las mayores bancarrotas del siglo XX

22 junio 2011 - 9:15 - Autor:

No hay nada como tener un historiador a mano para recordar nuestras contradicciones.

Albrecht Ritschl es profesor de Historia Económica en la London School of Economics. Hace poco fue entrevistado por Der Spiegel con motivo de la crisis de la deuda griega y de la intransigencia alemana. Y he aquí sus enseñanzas: Alemania fue el país con las mayores bancarrotas de Estado del siglo pasado y el peor deudor.

“Durante el siglo XX, Alemania fue responsable de las mayores quiebras de la historia reciente. Fue sólo gracias a los Estados Unidos, país que sacrificó una gran cantidad de dinero después de la Primera Guerra Mundial y de la Segunda Guerra Mundial, cuando Alemania llegó a ser financieramente estable y hoy mantiene la condición de líder de Europa. Ese hecho, por desgracia, a menudo parece estar olvidado”.

El historiador explica que, al perder la Primera Guerra Mundial, Alemania tuvo que asumir las reparaciones e indeminizar a otros países. Eso se realizó en gran parte tomando prestado dinero de EEUU. Esta pirámide de crédito se derrumbó durante la crisis económica de 1931. El dinero había desaparecido, el daño a Estados Unidos fue enorme, el efecto sobre la economía mundial, devastadora”.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, los países no quisieron repetir los errores de la Primera, y evitaron cargar a Alemania con deudas impagables. Y aquí viene la sorpresa, según Ritschl: “[Esa]  fue la base financiera real del milagro económico (que comenzó en la década de 1950). Pero también significó que las víctimas de la ocupación alemana en Europa tuvieron que renunciar a las reparaciones, incluyendo los griegos”.

En comparación con la deuda alemana de los años treinta, las deudas actuales de los griegos son “insignificantes“, dice el historiador. Añade que la deuda de Alemania en aquellos años era proporcionalmente tan elevada como toda la deuda generada en el mundo en la crisis de 2008. El peligro que ve Ritschl del caso griego es el contagio internacional. Pero en lo que se refiere a deuda, no vacila en decir: Alemania es el rey de la de la deuda. Ha sido el mayor transgresor de la deuda del siglo XX”.

Cuando la periodista le pregunta cuántas veces Alemania incumplió sus pagos en el siglo XX, el historiador responde que en tres ocasiones: en los años treinta, en 1953 (periodo en que EEUU le concedió incluso una reducción de deuda) y luego, sorpresa, en 1992. Fue entonces cuando Helmut Kohl pidió que se paralizaran los pagos de la deuda externa alemana porque tenían que comenzar la unificación de los dos territorios.

Una vez aprendidas estas lecciones históricas, Ritschl expone cuál puede ser la salida del caso griego. “Las quiebras de Alemania en el siglo pasado, muestran que lo más sensato ahora sería pensar en una reducción real de la deuda. Cualquier persona que ha prestado dinero a Grecia tendría que renunciar a una parte considerable de esa deuda”. Y termina: “Para Alemania, esto podría ser costoso, pero vamos a tener que pagar de cualquier manera. Por lo menos Grecia tendría entonces la oportunidad de empezar de nuevo”.

.

(Mi Twitter @ojomagico)

No es el pepino, es la marca España

6 junio 2011 - 9:26 - Autor:

Has bastado dos semanas para causar un descalabro de nuestra mejor imagen exportadora: las hortalizas. España es una potencia hortofrutícola, y en pepinos, potencia mundial.

No es que el pepino sostenga la economía española pues su facturación anual es muy pequeña comparada con el PIB. Se habla de unos 200 o 300 millones de euros. El daño ha sido mucho más amplio pues ha afectado a la imagen de España como productora de hortalizas. A la marca España. No somos conocidos a escala mundial por nuestros vehículos ni nuestros satélites: pero sí por nuestro campo. Y ahora esa imagen está golpeada. Una viñeta en un diario inglés mostraba cómo la OTAN bombardeaba eficazmente a las tropas de Gadafi en Libia: con pepinos españoles. Se veían cayendo de un avión un montón de esas hortalizas con nuestra bandera.

Si un consejero de la comunidad autónoma de Murcia hubiera salido diciendo que los coches alemanes explotan, o que las aspirinas Bayer son venenosas, se habría armado un escándalo de dimensiones imponderables. Y si hubiera añadido fotos de muertos o de enfermos en hospitales (aunque fueran de accidentes comunes o de gripes), se habría convertido en un ataque a la industria alemana. Habría cundido el pánico entre los clientes de estos productos.

Pero nadie en España hace esas burradas antes de comprobarlo.

La consejera alemana de salud Cornelia Prüfer-Storcks, que acusó a los pepinos españoles de ser los causantes del brote que mató a tantas personas e hizo enfermar a miles, ayer volvía a decir lo mismo: que pondría en alerta a los consumidores sobre los pepinos españoles.

O sea, una vez que ya las autoridades alemanas han admitido que el foco estalló en unos brotes de soja alemanes, la consejera de Salud de Hamburgo insiste en echarnos la culpa.

Una de dos: o la echan, o España debería iniciar un proceso ante los tribunales europeos.

Además, el mal no solo se lo está causando a la hortaliza española sino a sus tiendas alemanas pues en estos días aparecieron pintadas contra los supermercados Lidl. Esta cadena alemana anunció que retiraba los pepinos españoles y no compraba más. Claro, eso era cuando las infundadas sospechas caían sobre los pepinos españoles. Y ahora que recaen sobre hortalizas alemanas, ¿anunciará que no venderá más productos alemanes? Una gran parte de sus productos son de origen alemán, desde vinos, hasta yogures. ¿Se boicoteará a si misma?

.

Las pistas ‘impepinables’ que olvidaron los alemanes cuando nos echaron la culpa

1 junio 2011 - 6:00 - Autor:

Es extraño. No se sabía de dónde procedía la cepa de la escherichia coli que ha causado 16 muertos en Alemania y más de mil enfermos. Las autoridades de Hamburgo, la zona más castigada por este brote epidémico, encargaron a un instituto que estudiara los alimentos. Los científicos señalaron que había pepinos contaminados. Tres españoles y uno desconocido. Claro, podía ser, pero ¿se contaminaron en España o en Hamburgo?

Los alemanes no esperaron. ¡Pues en España! Ya que somos un pueblo de perezosos y fiesteros, como dijo la canciller Angela Merkel, pues seguro que no limpiábamos los pepinos ni los tomates.

Así que ese mismo jueves pasado, la responsable de Salud de Hamburgo, Cornelia Prüfer-Storcks, afirmó. ”La sospecha en cuanto al patógeno desencadenante de la infección apunta hacia los pepinos“. Se entendía que los españoles. A partir de ahí se desató el pánico: los supermercados rechazaban y apartaban productos españoles mientras seguían conociéndose casos mortales de infección por esta bacteria que produce diarreas sangrantes.

Ayer, Prüfer-Storcks se desdijo: los pepinos españoles no son los causantes de las muertes. De las muertes no, pero de dejar malherido a un sector sí, pues las palabras de esta mujer han causado un golpe serio a las exportaciones españoles y a la imagen del país.

Lo sorprendente es que  cualquier especialista en el mundo agrícola, cualquier laboratorio, ante casos de infecciones similares, pone en marcha una cadena de pensamientos que conducen a posturas sensatas, o por lo menos, a una cautela que no tuvieron las autoridades alemanas.

Para probarlo, he escogido una web denominada agronoticias, que produce información en español y alemán, y que está destinada a mayoristas de hortalizas y frutas de ambos países.

Dos colaboradores de esa web viajaron a Alemania en días pasados, invitados por una revista llamada Fruchthandel Magazin, y visitaron multitud de supermercados. Al mismo tiempo, conectaron la radio y la TV para estar informados de lo que sucedía. Con todo ello, afirmaron (antes de que se supiera que los pepinos españoles no eran culpables): “Pruebas claras sobre la procedencia de la bacteria todavía hoy no están claras. La culpa se la echan a una empresa de Málaga y otra de Almería, pero no se ha demostrado nada”.

Lo mejor de todo es que esta web hizo un trabajo profesional dirigiéndose a laboratorios para preguntar por el crimen y el supuesto criminal. Y estas fueron las siete conclusiones (perdonen las largas citas que tomo prestadas pero es crucial; los puntos importantes son el 5 y el 7. Como es textual, algunas construcciones no son ortodoxamente castellanas):

  1. - El elevado número de infecciones en el norte de Alemania indica una clara contaminación de uno o varios alimentos con la bacteria EHEC. Esta bacteria se encuentra en el intestino y en las heces de rumiantes infectados, sin que estos presenten síntomas de la enfermedad.
  2. - Por las preguntas realizadas a los enfermos, investigaciones en sus frigoríficos y comparaciones con un grupo de personas sanas, las autoridades han identificado a las hortalizas frescas (lechugas, tomates y pepinos) como posible fuente de la infección.
  3. - Así se llegó a una recomendación general en el norte de Alemania de no consumir lechugas, tomates ni pepinos, ya que en esta zona es donde más casos hay.
  4. - En las siguientes muestras e investigaciones de la bacteria EHEC esta se encontró en 4 muestras de pepino del mercado de Hamburgo. 3 pepinos de origen español y otra de origen desconocido. Un pepino era de procedencia ecológica.
  5. - Los diferentes orígenes y diferentes empresas productoras, diferentes tipos de riego, diferentes almacenes de envasado, diferentes transportes de España hacen una contaminación conjunta de la mercancía con esta rara bacteria improbable. O bien hay una fuente común de la mercancía o la contaminación se ha dado en un lugar donde la mercancía ha estado almacenada, transportada o re-empaquetada de forma conjunta. Hasta la fecha no hay información exacta sobre estos vínculos.
  6. - En bacterias EHEC existen diferentes cepas (las bacterias se diferencian genéticamente unas de otras y producen tóxinas diferentes). La cepa de los que han enfermado se ha identificado. Pero hasta la fecha no se ha dado a conocer si la encontrada en los pepinos es idéntica a esta bacteria concreta. (Nota mía: las últimas noticias es que no son las mismas)
  7. - Hasta el momento no hay infecciones EHEC en España (Nota mía: el caso ingresado en San Sebastián es de un español procedente de Alemania). En una contaminación clara de pepinos en la producción sería muy probable que las personas del entorno (agricultores, cosecheros, personal de almacén, controladores de calidad…) también enfermasen de EHEC. Sobre esto no hay datos.

Es decir, que si las autoridades alemanas hubieran seguido estas deducciones, no se habrían aventurado a echar la culpa a los pepinos españoles. Eso debería tener un castigo: de hecho, agronoticias afirma que por primera vez, una empresa española ha contratado a un bufete de abogados en Alemania y que no es de extrañar que pida “indemnizaciones por daños y perjuicios“.

Alemania debe responder.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube