Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Nace la España 3.0: reivindicar “la unidad de España” sin ser de extrema derecha

8 Octubre 2017 - 14:08 - Autor:

Los últimos siete días en España han sido de vértigo.

En el domingo 1 de octubre, España parecía inevitablenmet partida, con la Policía y la Guardia Civil usando la fuerza para impedir un referéndum ilegal,

Su intervención ofreció  cientos de fotografías dieron la vuelta al mundo. Parecía un estado policíaco.

Mientras tanto los Mossos d’Escuadra, la policía local, se mantenía al margen de sus deberes (tenían la orden judicial de impedir el rerefenrum), y las fuerzas independentistas usaban las redes sociales para convencer a la prensa extranjera de que aquello era un acto de opresión.

Carles Puigdemont, presidente del gobierno catalán, anunció horas después el resultado de las elecciones. Habían ido a votar más de dos millones de personas, y más del 90% quería la independencia. 

El lunes siguiente, en muchos colegios se asediaba a los hijos de policías y guardias civiles, diciéndoles: “¿Te parece bonito lo que ha hecho tu padre?”. Bulling puro y duro, y encima, impune. Además. echaban a policías  guardias civiles de los hoteles y de los pueblos a pedradas.

Todo cambió con el discurso del rey: culpó a la Generalitat de estar violando la ley, amenazó con usar todos los recursos para detener ese proceso, y afirmó que no iba a dejar solo a los catalanes.

Puesto que Carles Puigdemont seguía con su idea de anunciar la independencia, llegó el turno de verdad: los grandes bancos y empresas catalanes dijeron ¡basta! y comenzaron a mostrar por fin sus cartas. Nos vamos de Cataluña. CaixaBank, Sabadell, Gas Natural, Aguas de Barcelona, Dogi… sin contar con un aluvión de pymes que han ido a las notarías a preguntar por su futuro.

Miles de clientes habían empezado a retirar sus depósitos de los bancos, lo cual ponía a esas instituciones contra la pared porque sin depósitos, van directamente a la quiebra, o decretan un corralito (un bloqueo indefinido de las cuentas).

A continuación, empezaron a salir en ciudades y pueblos catalanes, aquellos que no habían hablado. La Cataluña oculta que había estado aguantado durante años la opresión y los escraches de los independentistas. Homenajeaban a la Policía y a la Guardia Civil, pedían diálogo, o sacaban banderas españolas.

El efecto fue contagioso, porque se extendió en el fin de semana por las grandes ciudades de España. El sábado, con dos manifestaciones en Madrid: una sin complejos (con la bandera española), y otra con complejos (la de la bandera blanca).

Y por último, la inmensa manifestación organizada por Sociedad Civil Catalana en Barcelona, que agrupó a decenas de miles de personas. Todas las televisiones la estuvieron transmitiendo.

¿Qué viene a decir todo esto?

Da la impresión de que ha pasado algo importante. Desde 1977, las manifestaciones por “la unidad de España” eran hasta ahora la franquicia de la derecha y de la extrema derecha. Pero hora es un lema que proclaman sin complejos gente del pueblo. 

Es el nacimiento de la España 3.0.

La España 1.0 fue la de Franco: una, grande y libre, fue su lema.

La España.a 2.0, fue la de la era postfranquista, a partir de 1975, que reivindicaban la  memoria de Franco y el concepto de unidad en una España democrática con 17 autonomías. Cualquier que amase España sin ser de extrema derecha, era inevitablemente señalado como ‘facha’. Por eso les acomplejaba mostrar sus españolidad.

Esta tercera ola, la España, 3.0, es la que proclama “la unidad de España” sin complejos, sin ser de extrema derecha, sin echar de menos a Franco, gente de toda ideología o sin ideología, reivindicando los valores de la democracia moderna y arrebatando el lema de la unidad de España a la antigua derecha.

Los servicios de inteligencia están inermes ante atentados hechos con furgonetas

17 Agosto 2017 - 19:25 - Autor:

Era casi un milagro que no se registrara en España un atentado terrorista del estilo que han sufrido otras ciudades europeas en los últimos años. Ello se debía al desmantelamiento temprano de las células terroristas por parte de nuestros servicios de inteligencia y de seguridad, de lo cual los españoles se han enterado casi de oídas. 

España estaba en un nivel de alerta de cuatro sobre cinco, alto, lo cual según la web de Interior cubre lo siguiente:

  • Instalaciones, redes, sistemas y equipos físicos y de tecnología de la información sobre las que descansa el funcionamiento de los servicios esenciales.
  • Centros y organismos públicos u oficiales, así como cualesquiera otros activos, ya sean personas, bienes, servicios, tecnología de la información u otros intangibles, cuya destrucción, ataque o degradación suponga un daño importante conforme a la valoración ponderada de los siguientes criterios: daños a la vida humana, vulneración de derechos fundamentales, afectación al normal funcionamiento de las instituciones o de los sectores estratégicos, afectación al orden público o la convivencia, impacto público, social o simbólico y pérdidas económicas o patrimoniales.

Desde que se instauraron los niveles de alerta en 2005, nunca el nivel máximo había pasado de 2 hasta que en solo un año, en 2015, ante los atentados en otras partes del mundo, pasó al 3 y luego al 4 en pocos meses.

Se notaba una enorme presencia de policía en los sitios estratégicos. Pero, ahora, que ya es una realidad, hay que preguntarse hasta qué punto sirven los niveles de alerta cuando es tan fácil atentar con un cuchillo o con una furgoneta, y que cualquier presencia policial es escasa ante los terroristas. 

¿En qué van a cambiar las cosas a partir de ahora?

La primera consecuencia es el aumento de fuerzas de seguridad en las zonas más turísticas de España y en los centros de transportes. Cualquier precaución es insuficiente precisamente porque la facilidad con la que una célula terrorista puede causar estragos con muy poca inversión de medios técnicos, y sobre todo, porque están dispuestos a morir en el intento.

La segunda es que, aunque no lo notemos, los servicios de inteligencia tendrán que ser reforzados. España cuenta con uno de los mejores servicios de inteligencia antiterroristas del mundo, debido a los azotes que hemos sufrido con ETA, primero, y luego con los atentados del 11M en 2004. 

En tercer lugar, el español será consciente de que, al menos en estos momentos, tendrá que sacrificar parte de su libertad personal para velar por su propia seguridad. Eso supone más cacheos en los aeropuertos, más controles y más restricciones.

La cuarta es la reacción biológica ante lo que parezca un terrorista. Ha pasado en otros países y aquí también. Las minorías musulmanas estarán en el punto de mira de muchos, pagando justos por pecadores.

La quinta es que los españoles tendrán que acostumbrarse a una guerra larga e inesperada. No hay un frente de combate, no hay ejércitos realizando grandes movimientos. No hay armas potentes. Solo hay individuos que pueden causar una ola de pánico nacional con un movimiento relativamente pequeño.

El atentado tendrá otras consecuencias que conoceremos con el tiempo. Habrá consecuencias económicas, políticas y sociales, pero de eso es mejor no hablar porque con el atentado tan fresco, solo podemos pensar en las víctimas y en sus familiares.

(La imagen de arriba es un pantallazo de la portada de la web de Bild, el diario de mayor tirada de Alemania. Las imágenes de Barcelona dieron la vuelta al mundo y estaban en todos los medios y en los telediarios).

Pep Guardiola logró todos estos récords con el Barça bajo “un estado autoritario”

11 Junio 2017 - 18:52 - Autor:

Pep Guardiola, ex entrenador del Barcenola FC, ha dicho que el estado español puso en marcha una persecución impropia del siglo XXI. Y pidió ayuda a la comunidad internacional para detener “los abusos de un estado autoritario”.

No voy a comentar nada. Solo dejaré aquí su palmarés.

Con el Barcelona desde 2008 a 2012

2 Champions League

3 Ligas

2 Copas del Rey

2 Supercopas de Europa

3 Supercopas de España

2 Mundiales de Clubes

En su primera temporada ganó el triplete: Copa del Rey, Liga y Champions. Fue el primer club español en lograrlo. Fue el club que ha obtenido más puntos en la historia. El Barcelona era una máquina de meter goles, y le hizo un 2-6 al Madrid en el Bernabéu. Insólito. Nunca perdió en Madrid.

Pero según Guardiola, estaba viviendo en un estado autoritario, impropio del siglo XXI.

 

Los jugadores del Barça callan sobre la politización del club: a fin de mes se cobra

8 Mayo 2017 - 19:47 - Autor:

Todos sabíamos que el Barça es ‘més que un club’, como dice su eslogan, pues la directiva lo considera una de las puntas de lanza del catalanismo independentista. Una de las pruebas más evidentes es que cuando uno entra en la web, no solo se encuentra sus victorias y sus records, sino que además en algunos partidos se expresa le euforia del Camp Nou por “reclamar con más fuerza y visibilidad que nunca el Derecho a Decidir del pueblo catalán”.

Ahora, la directiva del club se ha adherido públicamente a la campaña para aprobar el proceso independentista de Cataluña.

El fútbol ya tiene bastante con estar mercantilizado, con explotar a los niños, con jugar con lo sueños de promesas africanas y dejarlos abandonados… Encima tiene ahora que aguantar que equipos como el Barça estén brutalmente politizados. La UEFA ha abierto expedientes al Barcelona por exhibir símbolos políticos como la estelada, una bandera que solo representa un delirio político, y nada más.

¿Es que los jugadores del Barça no se dan cuenta? Seguro que sí. Pero nadie va a morder la mano que le da de comer, salvo que tenga mucho coraje. Hay que cobrar a fin de mes, ¿no?

Hace un año, una filtración de Football-leaks reveló algunas condiciones del contrato de Neymar. A cambio de recibir 16 millones de euros por temporada, Neymar tenía que “realizar los máximos esfuerzos para integrarse en la sociedad catalana, respetando y asumiendo los valores culturales de la misma y comprometerse especialmente en el aprendizaje de la lengua catalana, vehículo fundamental para la mencionada integración”. Supongo que eso quería decir también ‘y callarse cuando se promueva el independentismo’.

Conociendo el radicalismo de los directivos del Barça, solo se puede relacionar esto con el lavado de cerebro, los comisarios ideológicos y la manipulación política. En secreto, muchos jugadores se habrán echado a reír, o lo habrán visto con cierta desconfianza. Pero se callan mientras cobren del club. Es el precio de su silencio. Dani Alves, que ahora juega en la Juve, afirmó have poco a ABC que él no entendía la independencia y que era un error. Claro. Lo dijo cuando ya no estaba en el Barça.

No sé qué tiene que pasar para que los jugadores del Barça se manifiesten contra la politización del club. Tendrán que hacerlo tarde o temprano, porque la situación se va complicando día a día. Tic, tac…

Lo mismo le pasó a mi paisano Gustavo Dudamel, director de orquesta, y que se negaba a condenar al régimen de Maduro. Los venezolanos no se lo explicaban. Corrían rumores de que era por todas las ayudas que recibía del gobierno. Hasta que el asesinato por la Guardia Nacional de uno de los jóvenes músicos de la red popular de orquestas venezolanas, le hizo a Dudamel salir a la palestra y condenar a Maduro. “Muy tarde”, dijeron los venezolanos. Yo entre ellos.

Espero que los jugadores del Barça no se lo piensen mucho, porque eso manchará su imagen. Tienen muchos seguidores dentro y fuera de Cataluña. Es uno de los mejores equipos del mundo y por eso deben dar ejemplo: el deporte no debe ser politizado.

La verdad sobre las manifestaciones de ‘okupas’ en Barcelona contra Ada Colau

26 Mayo 2016 - 11:09 - Autor:

El 22 de octubre de 2011 un grupo de personas ocupó local en el barrio de Gracia de Barcelona para desarrollar toda clase de actividades sociales y culturales.

El local, en una planta baja, estaba cerrado. Pertenecía a Catalunya Caixa. Y Catalunya Caixa fue intervenida por el estado, antes de que quebrase. Nacionalizada.

Para aliviar su deuda, Catalunya Caixa se puso a cerrar sucursales. La de la Travesera de Gracia era una de ellas.

Sin embargo, ese local fue ocupado como una acción simbólica para protestar por la crisis y la deuda hipotecaria. Según informaba La Vanguardia, “albergaba diferentes colectivos asamblearios vinculados al barrio, como la Assemblea de la Vila de Gràcia o el grupo Xaingra –promotor de un conocido mercado de intercambio trimestral–. Acogía numerosas charlas de temática anticapitalista y diferentes servicios autogestionados que aspiraban a atender gratuitamente las necesidades de los vecinos con menos recursos y de los que buscan formas de vida alternativas, por ejemplo un banco de alimentos, una asesoría de vivienda, una biblioteca, un ‘ropero’ y clases de idiomas, costura o tai-chi”. Lo llamaron Banc Expropiat.

En 2013, el propietario del local, el estado, lo vendió a un promotor inmobiliario que lo quiere destinar a una actividad comercial. Este promotor exigió el desalojo del local.

En 2015, cuando el propietario estaba a punto de desalojar el local, llegó el alcalde de la ciudad y le pagó el alquiler por un año: 66.500 euros. Según La Vanguardia, el alcalde, el conservador Xavier Trias, estaba “a las puertas de elecciones”. Según eldiario.es, los ocupantes no sabían que la alcaldía estaba pagando el alquiler.

Pero Trias perdió las elecciones. Cuando llegó el equipo de Ada Colau, los ocupantes se enteraron de que la alcaldía pagaba el alquiler y le dijeron a Colau que  no deseaban “paternalismos”. Colau suspendió el acuerdo con el propietario. Entonces, el propietario del local exigió que los colectivos abandonaran el sitio.

Estos colectivos entonces lanzaron una amenaza a Ada Colau y a sus concejales: nos convertiremos en vuestra “peor pesadilla”. Hace varios días, cuando la policía entró para desalojar el local, estos colectivos lanzaron anuncios incendiarios por Twitter diciendo que se concentrarían en las plazas cercanas e intentarían volver a ocuparlo. Se prendió la mecha de las protestas.

Por la noche, varios grupos intentaron volver al local. Entonces se desataron las batallas campales entre los colectivos y los Mossos d’Esquadra. La policía detuvo a un manifestantes y les abrió ficha policial.

Un concejal del ayuntamiento se comunicó con la policía para persuadirles de que no abrieran ficha a los ocupantes y manifestantes. A la policía no le gustó el gesto porque varios Mossos habían resultado heridos aparte de ser insultados.

Colau ofreció otro local a los ‘okupas’ pero los colectivos se negaron porque no querían más ‘paternalismo’. Querían ese local.

Colau les dijo que el desalojo lo promovió el propietario. De paso afirmó que el anterior alcalde pagó al alquiler para evitar “ruido”, es decir, para conservar la paz social, según informaba eldiario.es. Todo se debe a que hace años, Trias sufrió terribles manifestaciones por un desalojo parecido, el de Can Vies.

Esta de Gracia es la primera gran manifestación contra la gestión de la alcaldesa. Una gran contradicción porque la alcaldesa simpatiza con estos movimientos, pero no quiere pagar el alquiler. Prefiere cederles otros edificios públicos, según ha dicho, pero los ocupantes se niegan.

Colau, según la Vanguardia, se ha preguntado ‘quién hay detrás” de estas manifestaciones.

Entre los manifestantes contra el desalojo y contra Colau estaban un concejal de la CUP, el partido anticapitalista que apoyó a Colau en su investidura como alcaldesa de Barcelona.

 

 

 

Madrid pierde ante el Barça pero gana a Cataluña en la Liga de los Negocios

22 Noviembre 2015 - 13:47 - Autor:

Hablando con gente que entiende de fútbol me convencieron de que los catalanes tenían en ‘el clásico’ un equipo ordenado y con un buen entrenador mientras que el Madrid era lo contrario: desordenado y sin dirección.

Se me ocurrió una paradoja: las victorias admirables del Barcelona en el fútbol están coinciendo con la huida de empresas de Cataluña.

La tendencia cada vez más radical de los políticos catalanes les dan miedo a los empresarios. Piensan que en el futuro no habrá seguridad jurídica. ¿Qué es eso? La seguridad jurídica es lo que esgrimen los empresarios cuando sospechan que su negocio está amenazado. Razones: cambios en la legislación, nuevas condiciones económicas, nuevo escenario…

Es decir, esos empresarios temen que los radicales les saquen de la zona euro, hundan económicamente la región, o sencillamente aprueben leyes que afecten su negocio o su mercado.

Como dice una información de El País, en este año ya han salido 683 empresas. Y desde 2012, ya son más de 3.200 empresas. La mayor parte viene a Madrid.

La lección es paradójica: el Real Madrid, el equipo de fútbol más conocido de la capital no sabe gobernarse y pierde ante un fabuloso Barcelona. Pero como Cataluña está en medio de un proceso soberanista sin rumbo y sin razón, las empresas catalanas huyen de ese desconcierto y muchas de ellas se vienen a Madrid.

¿Pero lo hacen porque están amenazadas por una banda terrorista? ¿Porque no ganan dinero? En absoluto: lo hacen porque para ellas estar en una Cataluña independentista es como perder la Liga de los Negocios

El repugnante tráfico de niños futbolistas y por qué afecta al Barcelona

7 Abril 2014 - 21:29 - Autor:

 

En octubre de 1999 la policía italiana encontró debajo de un puente a un joven de Costa de Marfil. Estaba sin abrigo y asustado. Cuando lo identificaron resultó llamarse Dungani Fusini. Tenía 14 años y había salido de su país porque alguien le había prometido meterlo en un club europeo.

Dungani había estado entrenando en un club italiano de tercera, el Arezzo C1. No iba a la escuela, no aprendía italiano, no estaba muy bien alimentado, y dormía en un sótano en un restaurante.

continuar leyendo

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas