Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cuando la revista Capital destapó el desagradable fraude de los paralímpicos

4 septiembre 2012 - 2:24 - Autor:

A finales de 2000, un redactor de la revista Capital entró en mi despacho y me hizo una confesión: había sido seleccionado para jugar en la selección española de baloncesto del equipo paralímpico. Eran jugadores con discapacidad psíquica.  

Pasaron unos segundos porque no me atreví a hacerle la pregunta:

-¿Pero tú eres…?

-No.

Me contó que la Federación Española de Discapacitados Intelectuales le había visto jugar baloncesto en unas competiciones municipales y le había pedido que formase parte del equipo que iría a Sidney.

continuar leyendo

¿Nos hace Google más tontos?

4 agosto 2011 - 6:00 - Autor:

Es una portada tan escandalosa como si hubieran sacado a Mike Jagger en pelotas porque nadie había osado preguntarse si internet y todo lo que había allí dentro, nos está haciendo más tontos. ¡Al contrario! Somos más listos con Wikipedia, ¿no? 

Estos periodistas…

Pero una vez leído el artículo que lleva a portada la revista Capital este agosto, las cosas cambian: “¿Te has preguntado alguna vez si internet con tanta lectura rápida, videos, fotos… nos está haciendo menos reflexivos y más superficiales?”, dice la revista para provocarnos.

Pues ahora que lo pienso sí. Eso me vengo preguntando en los últimos meses. Porque el reportaje de la revista no se refiere a si Wikipedia es buena o mala, o si tener millones de webs disponibles gracias a Google es perjudicial.

Se refiere a otra cosa. Y cuando leí lo que afirma Nicholas Carr a Capital, me di cuenta de que es lo mismo que me está pasando.

 

continuar leyendo

Diez años de la revista Capital: reflexiones de un ex director

5 octubre 2010 - 7:54 - Autor:

Hace 10 años se puso en marcha la revista Capital. Éramos unos 25 profesionales, entre redactores, diseñadores, documentalistas…

Dirigí la revista durante cinco años, y todavía hoy me sigo haciendo las mismas preguntas. ¿Qué quiere el lector? ¿Por qué lo quiere? ¿Qué le molesta?

Meses antes de que el primer número saliera a la calle, el grupo GYJ, editor de Capital, organizó unos focus group para afinar los contenidos de la revista. Consistió en escoger un grupo de gente (lectores en potencia), encerrarlos en una habitación, dejarles la revista y luego preguntarles la opinión.

Mientras sucedía esto, los editores y yo nos encontrábamos detrás de una pared acristalada (un falso espejo) desde donde íbamos viendo el comportamiento de la gente como si fuera un zoo humano. Los participantes del focus group eran avisados de que les estábamos observando pero pasados unos minutos, nos ignoraban.

Me sorprendió lo siguiente: la mayor parte de los lectores (ejecutivos, pequeños empresarios, directivas), se pasaron un buen rato leyendo un artículo sobre los quehaceres de los hijos de las gente rica de España. Era un artículo muy entretenido y con mucha información y muchas fotos. Era como un Hola! de los vástagos de las grandes fortunas. El artículo era largo, pero había muchos artículos más en la revista, y a mi gusto, más atractivos.

Terminada la hora de lectura, una monitora entró en la sala y preguntó qué artículos les habían gustado más y cuáles menos. Sorpresa: el que menos les había gustado era el de los vástagos de los ricos. Lo tacharon de frívolo y superficial. ¡Pero si era el único que leyeron todos!, pensé yo confundido. Lo había visto con mis propios ojos. ¿Por qué mentían?

También dijeron que les molestaban un poco las ilustraciones y los dibujos, y que a veces la revista no parecía seria.

Los artículos de fondo habían sido trabajados durante mucho tiempo, y el estilo se había corregido varias veces para hacerlos completamente claros. Pero el diseño, ciertamente, era llamativo. ¿Qué quería decir eso? Que los lectores deseaban una revista económica más seria, al menos en apariencia.

Ese es el paradigma de las revistas económicas en España. Los lectores suelen confundir dibujitos con superficialidad. Claro, excepto si esos dibujitos o esos reportajes vienen en The Economist porque entonces hablan de “la prestigiosa revista británica” (la cual no entienden porque el inglés del lector español es medio-medio). The Economist ha llevado a portada caricaturas de Bush, de payasos, hasta carteles  de cine. Business Week usa titulares extravagantes, y Fortune es la maestra de los reportajes de gente rica y jóvenes promesas. Y los lectores se lo han agradecido porque eso no conmociona las bases de unas marcas con mucha solera. Muchas veces, las portadas de esas tres revistas parecen carteles de circo. Para mí, eso es importante, lo cual no afecta a su contenido.

A veces, cuando imparto alguna clase de periodismo en alguna facultad, anuncio que voy a mostrar la portada de una revista seria de economía y entonces enseño una portada con la cabecera de El Jueves. La gente se ríe porque piensa que es una broma, pero la broma viene después porque descubro que la portada era de The Economist, una portada simpática, rompedora o irreverente como la que muestro aquí al lado. Entonces, la audiencia se queda patitiesa. Sí, en efecto, se puede ser serio y divertir.

Creo que la revista Capital ha tenido que pasar por muchas metamorfosis para llegar a ese punto en que el lector español agradece los contenidos y elogia el diseño. El número que está ahora en los quioscos es el ejemplo. Un amplio reportaje sobre cómo arreglar el caos del país, acudiendo a lo que mejor hacen otros países. Una entrevista a Juan Luis Cebrián, consejero delegado de Prisa, y otra a Luis del Rivero, presidente de Sacyr. Reportaje sobre ciudades españolas en la Champions League, y las Zara que vienen. Otro de cómo la revistas de calidad no paran de crecer…

El equipo de profesionales dirigido por Consuelo Calle ha hecho un producto redondo. Ahora ya no hay excusa: la economía presentada con elegancia, profundidad y amenidad. Por eso celebro estos diez años como si los hubiera cumplido yo mismo.

PD: el acto de celebración tuvo lugar ayer en el hotel Palace de Madrid, al cual asistió como conferenciante Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. Una brillante conferencia. Hoy en lainformación.com podrán leer la entrevista.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube