Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Tu te lo guisas, tú te lo comes’: la torpeza financiera del gobierno catalán

7 abril 2016 - 12:11 - Autor:

El BCE ha excluido a la comunidad más rica de España de su programa de ayudas debido a que no se fía. ¿Cómo es posible? ¿No se fía de Cataluña?

El BCE se fiaría si no fuera porque desde hace unos meses, la obsesión soberanista se ha acelerado. Economía y soberanismo no pegan. Y eso al final está castigando a los catalanes, cosa que no quieren reconocer los políticos.

Esto es lo que ha pasado.

Las comunidades autónomas, como los estados, se financian por varias vía: por impuestos, transferencias del estado y por unos papelitos llamados bonos que luego se venden a inversores.

Para saber si estos papelitos son de fiar, los inversores piden la opinión de las agencias de calificación cuyos nombres son Standard & Poors, Fitch y Moody’s.

Esas agencias, al ver quién estaba el el gobierno en Cataluña y al comprobar que querían separar Cataluña del resto de España, han ido emitiendo informes cada vez más pesimistas: el camino a la independencia no es bueno, eso va a suponer un coste económico, y es un riesgo para cualquier inversor poner su pasta en la comunidad más rica de España.

En el útimo informe, las agencias ponían a Cataluña al mismo nivel de credibilidad financiera que Kenia o Nigeria. Es decir, dudaban de su solvencia.  Parece un sketch del grupo humorista catalán Tricicle.

¿Qué consecuencias tiene esto?

Una de las más amargas es que el Banco Central Europeo te saca de la lista de organismos o empresas a los que compra sus bonos. El BCE compra bonos para ayudar a financiarse a las comunidades. Ahora el BCE no se fía de el gobierno catalán.

Si el gobierno catalán quiere seguir atrayendo inversores, tiene que ofrecer más intereses. La Generalitat catalana ha ido subiendo los intereses de su deuda, que ahora es mucho más cara que la del Reino de España.

Es decir, las torpezas se pagan. Las generaciones de futuros catalanes van a pagar esos intereses. Es como pedir un crédito rápido a esas empresas que te lo ofrecen “sin trámites”, pero que te ahogan.

Para salir de su ahogo, el gobierno catalán ha tenido que pedir dinero a quien más odia. Al gobierno central. Es como si el Barcelona pidiera dinero al Real Madrid para arreglar las gradas de su estadio.

Pero como dice el dicho famoso: “Tú te lo guisas, tú te lo comes”.

El gobierno catalán sabía de antemano que esto iba a suceder pero se ha metido en una obsesión soberanista que ni tiene sentido, ni es buena para los catalanas. Al final, van a pagar los pobres ciudadanos.

Supongamos que los políticos catalanes pudieran organizar un referéndum

29 diciembre 2015 - 8:42 - Autor:

Hace unos días, hablando con un amigo, reflexionamos sobre qué sucedería si dejáramos que Cataluña realizase un referéndum sobre la independencia. Posiblemente, ganaría el No.

Posiblemente. ¿Y eso es el fin de la historia?

Ni mucho menos. Imaginemos que se pone en marcha ese referéndum (que Podemos también propone). Pasarían varias cosas: el gobierno catalán –que controla con sus comisarios ideológicos los medios de comunicación públicos–, iniciaría una estrategia de comunicación para insuflar independentismo hasta en los anuncios de Cola Cao. Quizá perdiera el primer referéndum. Pero exigirían un segundo referéndum, un tercero, un cuarto… Hasta que lo ganara.

Pero imaginemos que se celebra el referéndum en una Diada, o aprovechando una ‘happy hour’ catalana, en la que las emociones corren por las calles y los políticos enamoran al pueblo. Es posible que ganara el Sí.

Gane el sí o el no, esa convocatoria daría paso a consultas por todo el país. Nadie querrá ser menos. “Si pierden o ganan el derecho a decidir sería una constante serie de consultas en el País Vasco, Navarra, Canarias, Galicia, y por último Cartagena. Sería más sensato y más barato disolver la Nación y que cada uno se fuera con su horda o tribu a una sociedad preestatal, predemocrática”, escribe hoy Raúl del Pozo en El Mundo.

Al final, este país dejaría de existir. Seríamos una plurinación, como dice Pablo Iglesias. ¿Y eso es bueno o malo? ¿Acaso no lo elegiría el pueblo? ¿Es la democracia?

Resulta que varios países europeos llevan décadas tratando de formar una entidad mayor llamada Unión Europea para competir con China y EEUU, y al mismo tiempo aquí algunos quieren ir en dirección contraria. Muy sensato, sí.

Que los pueblos voten algo no significa que no se equivoquen. Ahí tienen a Venezuela eligiendo al chavismo durante 17 años hasta que el país se arruinó.

-La democracia de risa de la CUP: pucherazo y rueda de prensa sin preguntas

-¿Por qué Manuela Carmena sigue permitiendo la estatua de un golpista en Madrid?

 

El día en que se proclamó el Estado Catalán en 1934: parecidos y diferencias

12 noviembre 2015 - 9:53 - Autor:

Debido a que el ambiente en Cataluña se está caldeando, muchos echan manos de la historia para saber si hubo algo parecido. Lo más parecido fue la declaración del Estat Catalá en octubre de 1934. Pero hay muchas diferencias. Hoy se limita a una lucha legal y pacífica. Entonces, fue todo lo contrario.

¿Qué pasó en 1934?

En octubre de aquel año, un partido conservador llamado CEDA exigió al gobierno centrista que les dieran tres ministerios para seguir obteniendo su apoyo.

El PSOE, UGT, las Juventudes Socialistas, el PCE y los partidos de izquierdas se negaron a este pacto. Como respuesta, declararon la huelga general revolucionaria y promovieron un golpe de estado contra el gobierno de la república. Repartieron armas y trataron de asaltar los edificios públicos.

En Cataluña, el presidente de la Generalitat, Lluis Companys, que era de Esquerra Republicana de Catañuña, también promovió la rebelión. El 6 de octubre declaró el Estado Catalá dentro de la República Federal Española.

El diario El Sol informó así sobre aquellas jornadas del 6 y 7 de octubre (se puede consultar en la Hemeroteca Digital):

-Por la mañana el consejero de Gobierno de Cataluña (Josep Dencás, de ERC), dice por radio que “el Gobierno de Cataluña tomaba militarmente la región”.

-”A las dos de la tarde, los elementos de Estat Catala (un partido independentista) tomaron militarmente la ciudad”.

-Miembros del Somatén (fuerzas parapoliciales), “recorrieron fábricas, talleres y estaciones ferroviarias para que los obreros abandonaran el trabajo”.

-En varios puntos de Barcelona, “los miembros del Estat Catalá montaron ametralladoras y levantaron barricadas”.

-”A las ocho y media, tuvo lugar la proclamación de la República Catalana”.

-A las ocho y media de la noche, “se declaró el estado de guerra”.

-En ese momento, “salió del cuartel general una compañía de infantería”.

-”Al llegar la tropa a la plaza de la República, frente al palacio de la Generalidad, se encontró con que el paso se hallaba obstruido”.

-Entre los mozos de escuadra y los soldados “se entabló un violento tiroteo”. El tiroteo se suspendió y se reanudó.

-La tropa hizo “varios disparos de cañón contra el edificio. Dentro de este reinaba enorme pánico”.

-”Se transmitió orden a la aviación para que coperase con el bombardeo”.

-”El asedio contra la Generalidad duró hasta las seis y media de la mañana”.

-Companys y los consejeros “se rindieron sin condiciones y fueron trasladados en calidad de detenidos, a bordo del vapor Uruguay, anclado en el puerto”.

-Dencás, el consejero que había proclamado el estado de guerra por la mañana, “consiguió escapar por una galería subterránea”.

El día 7, “podía darse como totalmente fracasado el intento de proclamar el Estat Catalá”.

-”Por la mañana desembarcó una bandera del Tercio que recorrió las Ramblas y prestó servicio de guardia en el palacio de la Generalidad”.

 

 

Disfraces de Halloween en Cataluña: de la familia Monster a la motosierra independentista

30 octubre 2015 - 10:19 - Autor:

Cataluña está viviendo su particular fiesta de Halloween. Tiene un montón de personajes de los cuales se pueden hacer disfraces para irnos de fiesta por estas fechas. Para mí, los más populares son estos:

-La familia Monster. Son los Pujol. Todos. Padre, madre e hijos. Durante años, la familia Pujol Ferrusola ha estado aprovechándose del puesto de president de Jordi Pujol para crear una red de comisiones a escala industrial. Es un horror. Las empresas conseguían contratos jugosos y a cambio pactaban unas comisiones. Este dinero se llevaba a Andorra y de ahí a otros paraísos fiscales.

-Leatherface con Motosierra. Es uno de los personajes de la saga de La matanza de Texas. La encanta usar la motosierra. Es lo que pretenden hacer Junts Pel Sí y CUP con Cataluña. Apartarla del resto del país a pesar de que, según las últimas elecciones, y según las encuestas más recientes, la mayoría de los catalanes no apoya la independencia.

Butch Cassidy and Sundance Kid. Célebres por perpetrar robos en bancos, esta pareja tiene su equivalente en todos los ejecutivos de Catalunya Caixa que metieron la mano para robar. Ha sido en proporción el mayor rescate bancario desde la crisis de 2008. Nos ha costado más de 13.000 millones de euros que nunca vamos a recuperar.

Joe ‘Diamante’ Quimby. Por si no lo recuerdan, es el alcalde de Springfield, la ciudad de Homer Simpson. Quimby tiene un lema “Corruptus in extremis” y es la quintaesencia de la corrupción. Cobra sobornos del señor Burns, entre otros. ¿Les recuerda a un político catalán en activo? A Arthur Mas. Alrededor de él y de su partido se ha tejido una red de corrupción famosa por cobrar un 3% por adjudicar contratos. Mas además ha empleado a los medios públicos para los intereses de su partido.

 

El Barça con el Villanovense muestra lo que sería una Cataluña independiente

29 octubre 2015 - 9:28 - Autor:

Villanueva de la Serena es un municipio de Badajoz con 26.000 habitantes. Tiene un equipo de fútbol en Segunda B y le tocó jugar en la Copa del Rey contra el Barça, uno de los mejores equipos del mundo pues es Campeón de Liga y Campeón de la Champions.

El estadio sufrió ampliaciones para que en lugar de 3.000 pudiera acoger a 11.000 personas.

Lo que sucedió ayer es una alegoría de lo que podría suceder en Cataluña si los independentistas lograsen sus objetivos. En una Cataluña independiente, el Barça tendría que jugar la Lliga Catalana. Como en primera división solo está el Español,  habría que admitir en la Lliga Catalana a equipos de segunda como el Nastic, el Llagostera y el Girona. Emocionante.

Luego estaría la Copa del President que sería como la Copa del Rey: todos contra todos. Para eso habría que dar entrada a equipos más amateurs. Apasionante.

Como eso en derechos de imagen eso no daría mucho dinero, tampoco habría fondos para pagar las costosas fichas de los grandes jugadores. Poco a poco, los más internacionales se irían yendo a equipos del resto de Europa. Y los españoles seguramente lo mismo.  ¿Seguiría Iniesta en el Barça?

Tampoco sería posible que los excelentes futbolistas del Barça jugaran en la selección nacional. Sólo los que mantuvieran el pasaporte español. ¿Querrá Piqué continuar?

La ventaja que tendría la nueva situación es que Messi y Neymar se librarían de ser perseguidos por la Hacienda española, pero entonces serán perseguidos por la Hacienda catalana. Cataluña tiene ahora los tipos impositivos más altos de España. ¿Les interesará?

Los jugadores catalanes tendrán que mostrar su pasaporte para entrar en cualquier país de la Unión Europea. Eso no es problema: podrían jugar en los grandes competiciones porque son tan europeos como los rusos, pero si el equipo no logra retener a sus estrellas, es difícil que repitan las victorias del pasado. A lo mejor ni se clasifican.

Esta historia ¿es solo ficción? No lo creo. Es una simulación bastante razonada de lo que le pasaría a un gran equipo con la pretendida independencia. Pero también lo que le pasaría a Cataluña. La desconexión les apagará muchas cosas: ingresos, riqueza, posición internacional, talento…

PD: empataron en la primera vuelta.

 

La aparente normalidad de un país que ha entrado en alerta naranja

28 octubre 2015 - 10:09 - Autor:

Un español que no hubiera tenido tiempo de leer las noticias el martes, se habría encontrado con una sorpresa por la noche: el Parlamento catalán aprobó empezar el proceso de independencia para crear una república catalana, un nuevo país.

Dentro de 30 días comenzarán a descolgarse de la Seguridad Social y de Hacienda. Luego derogarán en algún momento la Ley de Educación, el Código Penal y lo que venga. Y en meses, ya estarían desconectados.

El gobierno respondió ayer que actuará con la ley en la mano, lo cual puede significar suspender la autonomía catalana, algo que no ha sucedido en los 40 años de democracia.

Después de leer todo eso, cualquier español aseguraría que hemos entrado en ‘alerta naranja’.

Pero no: las cosas eran como un día normal. Apple obtuvo los mayores beneficios de su historia, el PSOE propuso una renta mínima vital, Mortadelo y Filemón crearon su propio partido político en un cómic, el supermercado más barato de España está en Galicia, se acaba el roaming telefónico…

Daba la impresión de ser un día cualquiera.

Pero no es así.

Lo que vamos a presenciar a partir de ahora es una escalada de desafíos jurídicos: leyes contra leyes.

El nuevo parlamento catalán no va a detenerse pues los partidos independentistas creen que están legitimados por los votos. El gobierno de España les intentará detener, porque también tiene la mayoría legítima.

Pero llegará un momento en que esa pelea de leyes obligue a pasar a la acción: a ejecutar. Una de las dos partes dará el paso. Por ejemplo, romper con la Hacienda estatal supone dejar de pagar impuestos. Rebelión fiscal. Y la otra parte tendrá que responder. Primero con declaraciones. Luego con jueces. Y por último con fuerzas de seguridad.

¿Se imaginan a la policía deteniendo al consejero de Hacienda? ¿Al president? Esas imágenes darán la vuelta a España, a Europa y al mundo. A los secesionistas les encantarán porque pasarán a ser víctimas. No hay gancho político tan seductor como ser una víctima ya que pueden arrastrar a las masas con más fervor.

Yo lo veo como algo muy grave. Ya he escrito en este blog varias veces de los problemas que lloverán sobre los catalanes y sobre el resto de España desde el punto de vista económico, social y político. El secesionismo no tiene sentido. No hay por donde agarrarlo. Es puramente emocional. Es demagógico.

Es tan grave y serio que el resto de las noticias del día me parecen frívolas. Un comentarista decía que muchos españoles están tranquilos porque esperan que todo se resuelva por la vía de las leyes. Por eso se respira esa aparente normalidad.

Pero la situación no es para estar tranquilos. No sé cómo se puede parar este proceso con leyes. Llegará un momento en que habrá que pasar a la acción.

En ese momento estaremos en lo que los norteamericanos llaman DEFCON1: alerta roja.

¿Dónde está el tsunami independentista que todos temíamos?

29 septiembre 2015 - 7:59 - Autor:

¿Se acuerdan del ambiente que había antes de las elecciones?

Habíamos visto en la manifestación de la Diada a cientos de miles de personas que clamaban en Barcelona por una Cataluña independiente. Las banderas con la estelada ondeaban por todos los lados. En los mítines, los más entusiasmados eran Artur Mas y Raül Romeva. Estaban felices. Exultantes. Ya saboreaban la victoria.

Salvo Inés Arrimadas, la candidata de Ciudadanos, el resto de los candidatos o eran muy tristes como el del Partido Socialista o el del PP; o sufrían gastritis como el de Catalunya Sí que es Pot (el cabreo parece que es una marca de Pablo Iglesias).

Muchos españoles daban Cataluña por perdida. Estos van a arrasar. Las encuestas les dan mayoría. Tendrán mucho más: un 80%. Están exultantes. Pep Guardiola les apoya. Esa región está llena de esteladas. Odian a España.

No fue así.

Tomado voto a voto, la mayoría de los catalanes votó por partidos que no son independentistas. Y resulta los partidos independentistas han obtenido menos escaños que hace tres años. ¡Sorpresa!

Sorpresa tomando en cuenta que buena parte de la prensa catalana se ha arrodillado ante su poder central soberanista; la televisión pública TV3 se ha convertido en una palanca de marketing político de los independentistas; las escuelas catalanas son agencias de adoctrinamiento del ultracatalanismo; y existe un ambiente manifiesto en calles, barrios, empresas, sindicatos, clubes y asociaciones por la independencia.

Después de todo eso, los resultados me parecen heroicos.

Por eso me han sorprendido los análisis que dicen: “Miren señores, vamos a tener que admitir que el 50% de los catalanes son independentistas así que tendremos que pactar: Cataluña es una nación diferente”.

Yo pienso lo contrario: es casi milagroso lo que ha sucedido porque, a pesar de toda la maquinaria independentista, la mayoría de los catalanes no piensa así. De modo que vamos a tener que reconstruir los lazos con Cataluña apoyándonos en ese 50%.

¿50%? Pienso que si no fue a votar más de la cuarta parte de los catalanes, significa que hay muchos más que no cree en la independencia.

Insisto, yo pensaba que esto era imparable. Que iba a ser una ola. Un tsunami. Que nos íbamos a levantar como si estuviéramos en otro país. Que ahora estaríamos viendo caras de placer gritando. “Adeu Espanya”.

Pues no.

¿Lo sabremos aprovechar?

 

El votante ‘last minute’ puede dar algunas sorpresas en las elecciones catalanas

26 septiembre 2015 - 14:27 - Autor:

¿Saben cuál es la gran diferencia entre estas elecciones catalanas y las anteriores?

Que hasta ahora lo que habían votado no cambiaba su moneda, sus ahorros, su pensión, su empleo, su territorio ni su estatus. Seguían siendo españoles, seguían usando el euro, seguían cobrando sus pensiones y seguían manteniendo su puesto de trabajo.

Esto es otra cosa.

Su voto puede poner en peligro todo eso. No sé hasta que punto pero desde luego, en las elecciones anteriores no se hablaba de que Cataluña podía salir de la UE. En estas sí.

Para aquellos votantes que apoyan la independencia de Cataluña no habrá temblor ante la urna: votarán por alguno de los partidos independentistas.

Pero habrá otros que sufrirán el síndrome del ‘last minute‘, como los viajeros que aprovechan las ofertas ‘last minute‘ de las aerolíneas. Y cambien el voto en el último minuto.

Los más conservadores podrían inclinarse por Ciutadans o UDC. Si son de izquierdas, podrían hacerlo a Catalunya si que es Pot, el de Pablo Iglesias.

Estos votantes last minute se han retratado en las encuestas como favorables a la independencia. Han ido a la Diada. Pero mañana podrían cambiar su voto del corazón a la cabeza.

Por qué el Quijote se le atraganta a algunos catetos en Cataluña

25 septiembre 2015 - 20:20 - Autor:

El 21 de abril de 1998 se presentó en Barcelona una de las mejores ediciones del Quijote que se hayan hecho jamás: se trataba de la versión dirigida por el académico Francisco Rico, labrada por un montón de investigadores y patrocinada por el Instituto Cervantes.

¿Saben quién estaba en el acto? Jordi Pujol. El president dio un discurso y dijo que Cervantes era patrimonio de todas las culturas como Goethe y Dante pero…

Pero ¿qué?

Pues que la Divina Comedia de Dante era “definidora de la lengua”. Dio a entender que Don Quijote definía otra lengua, pero no la catalana.

La gente se revolvió en sus asientos. ¿Hasta ahí podía llevar el catalanismo rampante?

Pues sí: a don Jordi le repateaba que el Quijote no estuviera en catalán, y que Cervantes no lo fuera. Ya en una ocasión dijo: “Nosotros no podemos ir por el mundo con el nombre de Cervantes, por muy admirable y fundamental que sea; hemos de representarnos con nuestra propia identidad”.

Esa burda opinión revela lo que ha pasado en Cataluña en los últimos años. Ha sido un proceso lento de separación cultural, maquinado por un grupo de catetos que han ido tomando poco a poco el control de la cultura hasta convertir esa región en una Ínsula Barataria. Cualquier cervantista se quedaría perplejo de cómo se ha manipulado desde la historia hasta la literatura.

Supongo que a estos catetos, como a Pujol, les molesta que Barcelona sea una de las toponimias de la segunda parte del Quijote. En su recorrido no pasa por Murcia, ni Asturias, ni Galicia. Don Quijote recorre La Mancha, toca Andalucía, sube hasta Aragón y llega a Cataluña.

Cervantes, además, fue apresado por los piratas berberiscos cuando estaba a punto de tocar con su flotilla las costas catalanas, por Cadaqués. Cervantes combatió en la batalla de Lepanto, en la misma en que la nao capitana comandada por Juan de Austria, había sido fabricada en Barcelona con madera catalana. Hoy una réplica de La Real se conserva en el Museo Naval de Barcelona.

La primera edición conjunta en español de las dos partes del Quijote se imprimió en Barcelona en 1618. La gran falsificación de la segunda parte de Don Quijote se imprimió en Barcelona, y gracias a ella, Cervantes se tuvo que apurar en sacar la verdadera segunda parte. Muchos dicen que la falsa es muy buena también.

Una de las mejores ediciones del mundo en español, la de Rico, se imprimió en Barcelona, en la Editorial Crítica.

Cervantes y el Quijote representan lo español, tal como se entendía hace 400 años y como se debería de entender ahora, si no fuera por los catetos que intentan crear de repente un territorio con sus “singularidades y diferencias” tan “singulares y diferentes” como puede serlo Galicia, Asturias o La Rioja con el resto de España.

Si le hubieran dicho a Cervantes que cuatro siglos después, unos catetos iban a fomentar la independencia de Cataluña basada en “singularidades históricas”, habría pensado que le tomaban el pelo.

Para cualquier catalán, Don Quijote es tan suyo como Tirant lo Blanch o Amadís de Gaula.

 

Los banqueros están metiendo miedo a Artur Mas porque ha mentido

22 septiembre 2015 - 12:46 - Autor:

En mis 30 años de profesión periodística escribiendo de economía nunca había visto lo que ha pasado en los últimos días: los bancos lanzando alertas de peligro.

La semana pasada fue la Asociación Española de Banca la que dijo que si se seguían dando pasos hacia la independencia de Cataluña, los bancos se irían.

Artur Mas pensó que era una amenaza burda ‘de los poderes financieros’.

Y ayer, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, dio un paso más y dijo que podría estallar un ‘corralito’, esto es, que los bancos catalanes se quedaran sin dinero debido a la salida de capitales. De ahí a la quiebra solo hay un paso.

Jamás, repito, jamás he visto a los banqueros hacer declaraciones tan temerarias.

Desde que estoy en el periodismo económico, si había algo difícil de sacar era una declaración de cierto calado a los banqueros. Siempre respondían con evasivas: todo va bien, no hay que preocuparse, todo está bajo control… Son maestros de la cautela porque saben que no se puede jugar con el dinero.

Incluso en los peores tiempos, hace cinco años, decían que las cosas estaban controladas.

Entonces, ¿cómo hay que interpretar las declaraciones de estos días? Como una verdadera ‘alerta roja’. Es para asustarse. Lo dicen en serio.
Si lo han dicho ha sido porque los depósitos de millones de catalanes están en peligro.

Quien lo ponga en duda que mire lo que ha pasado en Grecia. La simple amenaza de que podían salir expulsados del euro, provocó la huida de los capitales. Los mismos griegos sacaban euros de los bancos y se los llevaban a su casa o afuera.

Artur Mas no va a dar marcha atrás, pero por primera vez le he visto asustado. Cuando ayer daba un discurso diciendo que les quieren meter miedo con lo del corralito, como si se tratara de gallinas, lo vi crispado y con cara de terror.

Me puse en la piel de alguno de los catalanes que estuviera escuchándole y me dio aún más terror.

Todo lo que están diciendo los bancos, el Banco de España, las empresas, las patronales y los sindicatos es cierto: el proceso independentista puede golpear los depósitos, el sistema financiero y a las empresas, dejando a la gente sin trabajo, y a los ahorradores sin dinero.

Si por lo menos, Artur Mas hubiera dicho a los catalanes algo así como: “Mirad, si estáis de acuerdo conmigo en la independencia, sabed que podemos salir del euro y de la UE”.

Por lo menos habría sido honesto.

Pero no lo ha dicho. Ha ocultado esa información a los catalanes. Ha dicho lo contrario. Ha mentido.

Y ha hecho entrar al país entero en alerta roja.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas