Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Si piensas que España está fatal es porque no conoces Brasil

8 mayo 2016 - 16:11 - Autor:

Más de cien días sin gobierno, partidos que se pelean y no se ponen de acuerdo, déficit creciendo, corrupción, nuevas elecciones, inestabilidad económica, paralización de inversiones…

Esa es la radiografía de España desde el 20 de diciembre. Decepcionante, ¿verdad?

Ahora imaginen el siguiente escenario. Ojo, es solo una simulación:

Una comisión del Senado abre un juicio contra el presidente de Gobierno por supuestamente haber usado fondos de bancos públicos para cuadrar los gastos del gobierno. Si prospera, es posible que el presidente tenga que dejar su cargo.

Al mismo tiempo, un montón de ejecutivo de la mayor empresa de petróleos están en la cárcel acusados de desviar dinero de la empresa y de pagar mordidas a políticos, entre ellos del partido de Gobierno.

En medio de eso, imaginen que España tuviera que organizar los Juegos Olímpicos este verano, lo cual supone un gasto voluminoso de dinero.

Para colmo, un país en emergencia por epidemias de zyka. Hay equipos olímpicos que se plantean no ir a los Juegos.

Y encima, imaginen que la economía española, en vez de crecer más del 3% en los últimos años, se hubiera contraído y ahora estuviera dando marcha atrás hasta el punto que el FMI prevé que este año decrezca un 3,6%.

Además, tiene el mayor déficit público de los últimos 15 años y sigue creciendo: 6,05% sobre el PIB. El país se está quedando sin dinero.

Piensen encima que un antiguo presidente del país haya sido detenido porque su partido está relacionado con una red de corrupción y blanqueo de capitales relacionada con la empresa petrolera.

Pues bien: eso es lo que está pasando ahora en Brasil. Si piensan que en España las cosas estaban mal, es que no se han dado una vuelta por Brasil.

De samba, nada. Más bien desastre.

El sentimiento del fracaso permanente de España y de los españoles

26 abril 2016 - 12:01 - Autor:

A finales del año pasado estuve contemplando las imágenes del aterrizaje del cohete Falcón 9. Había sido lanzado por una empresa norteamericana llamada SpaceX, cuyo propietario es famoso por promover las energías renovables solares, los coches eléctricos, aparte de idear un tren hiperveloz y viajes a Marte. Elon Musk.

En aquella ocasión, después de varios intentos fallidos, un cohete de SpaceX hizo un vuelo orbital y se posó mansamente sobre una plataforma. Cientos de personas congregadas en un centro espacial estalarpn en aplausos y gritos de alegría. Era la primera vez en la historia que se lograba.

Sentí envidia por esa hazaña. Sentí envidia por ese grupo de estadounidense que gritaban U-S-A, U-S-A, U-S-A.

Pensé en los triunfos de EEUU en el ámbito económico, que son indiscutibles. Sus triunfos educativos, pues tienen las mejores universidades y escuelas de negocios del mundo.

Al final, la historia de un país está llena de éxitos y de fracasos. Pero si hay más éxitos que fracasos cómo llegar a la Luna, inventar el iPhone o crear medicinas milagrosas, el pueblo que viva en ese país se siente más o de pertenecer a él. Incluso los inmigrantes se sienten orgullosos de vivir en ese país.

¿Y España? ¿Nuestra historia reciente está llena de éxitos o de fracasos? ¿Han servido los éxitos para unir a los  españoles?

Los éxitos deportivos sí, desde luego. Eso fue lo que pasó en 2008 y en 2010 cuando la seleccion de fútbol consiguió por primera vez la Eurocopa y los mundiales. Este país parecía otro. Y todos los triunfos que nos han traído los deportistas en tantas disciplinas, desde el tenis a la natación.

Hemos tenido éxitos económicos con nuestras empresas como Zara, que se estudia en las escuelas de negocios de todo el mundo. Por cierto, tres escuelas de negocios españolas están entre las 10 mejores del mundo. Y muchas empresas españolas ahora son multinacionales respetadas en todo el planeta.

Podría seguir hablando de éxitos pero esa no es la percepción del español: tiene la idea de un fracaso permanente.

No solo la crisis ha golpeado muy profundamente la psiquis del español medio desde 2008, sino que la corrupción de los políticos y las alternativas que se van viendo, les hunden más en la depresión. ¿Qué hace Otegi en el Parlamento Europeo? ¿Qué hace allí una persona vinculada con el terrorismo?

¿Cómo es posible que algunos catalanes aborrezcan España? ¿Cómo es posible que haya ahora secesionistas en Valencia y en Galicia? ¿Cómo es posible que vayan a la cárcel vicepresidentes de comunidades autónomas, concejales, alcaldes…? ¿Cómo es posible que la hija del rey haya estado presuntamente en un entramado de empresas para defraudar?

La cosa va más lejos aún con la entrada en prisión del secretario general de Manos Limpias. Resulta que la única organización que quedaba velando por los intereses populares, se desvanece relacionada con un presunto delincuente llamado Luis Pineda, representante de la conocida Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios.

Ni siquiera pudimos confiar en UPyD, el partido más activo en denunciar casos de corrupción, y que ha desaparecido prácticamente.

En el ámbito económico hemos visto a presidente de Cajas pasando por los tribunales, a ex ministros de Economía, y a directivos de empresas importantes incurrir en la bancarrota.

A escala política, económica y social hay una profunda sensación de que no se puede confiar en nada ni en nadie, que estamos viviendo en un fracaso general en esas áreas porque ni los políticos se ponen de acuerdo para crear un gobierno estable, ni los empresarios son modélicos, ni los sindicalistas, ni la sociedad civil.

Tardaremos mucho en reconstruir estos castillos. Por ahora, nos conformaremos con los éxitos deportivos o artísticos porque los otros tardarán mucho en reaparecer.

 

Los extraños horarios españoles se han convertido en un atractivo turístico

26 marzo 2016 - 15:00 - Autor:

Me gusta contar esta historia.

Estaba yo en Silicon Valley visitando unos laboratorios de IBM cuando a la hora de la cena, me senté junto a un ejecutivo de la compañía.
Me preguntó de dónde venía y cuando le dije que de España soltó una carcajada y me contó el día en que conoció nuestro país.

Era verano. Su avión aterrizó un poco tarde en Madrid y al llegar al hotel, el ejecutivo norteamericano tiró las maletas en la habitación y salió a cenar. Le gustaba cenar fuera. Eran las diez de la noche más o menos.

Entró en un restaurante vacío y preguntó si podía cenar. Por supuesto. Pidió la carta y ordenó sus platos a toda prisa. Apurado por la situación, cenó lo más rápido que pudo pues se daba cuenta de que estaban teniendo un detalle con él.

Pidió la cuenta, pagó y aún con la comida a medio digerir, salió pitando. Cuando estaba abandonando el lugar, vio que entraba un enorme grupo de personas, diez o doce.

Entonces se volvió al camarero y le preguntó: “Pero, un momento, ¿no era yo el último?”. Y le respondió: “No señor, usted era el primero”.

El norteamericano, sorprendido por los extraños horarios de España, se puso a caminar por el centro de Madrid a esa hora. Estuvo caminando hasta bien entrada la noche. Me contó que veía familias enteras paseando hasta las dos de la madrugada por la Gran Vía o la Castellana, comiendo helados, con niños pequeños y carritos de bebé. Las calles estaban llenas de coches. Había atascos. ¿Era normal?

Yo le dije que era normal y encima era verano. Para aquel ejecutivo norteamericano era una de las cosas curiosas que le encantaba relatar de nuestro país. Los horarios.

Me acordé de que en mi infancia, en verano, en la playa de San Juan de Alicante, vivía en un edificio con muchos pisos. Y que a uno de mis amigos le llamaban a cenar encendiendo una luz roja en el balcón y que eso sucedía a las doce de la noche. En verano, en la costa, es normal ver gente desayunando a la una de la tarde, comiendo a las seis y cenando cuando salen los murciélagos.
¿ Y en invierno?

Todavía me quedo mirando a esas personas que desayunan a las doce del mediodía. Incluso he visto personas que se toman barritas con tomate y café con leche a la una de la tarde. Ejecutivos, directivas, funcionarios, empleadas. Da igual.

Por eso me pregunto: ¿no sería mejor cambiar las costumbres que las horas? Todos los años cambiamos las horas para aprovechar la luz. Pero creo que hay que cambiar las costumbres. Bastaría con decirle a la gente que adelantase todo dos horas.

Cuando doy clases de comunicación, suelo preguntar a mis alumnos extranjeros, sobre todo latinoamericanos, qué es lo que más les llama la atención de España. Y entre otras cosas mencionan los horarios: de desayunar, de comer y de cenar. Pero también de los bancos, que no abren por la tarde (no lo entienden), los comercios que abren a las diez, cierran a las dos y luego abren de nuevo a las cinco (¿es por la siesta?, preguntan), y sobre todo, los horarios nocturnos. Cuando llega el fin de semana y los españoles salen de parranda a las once o las doce de la noche, los extranjeros se echan las manos a la cabeza. A esa hora, ellos en sus países casi están volviendo de la fiesta.

Y cuando los mismos extranjeros ven el telediario a las nueve de la noche, que acaba a las diez, para dar comienzo a las series más vistas, ya les descoloca del todo,. ¿Es que los niños no duermen?

Creo que hay que cambiar los horarios. Adelantar todo unas dos horas. ¿Que no se puede? Pues lo han hecho con los partidos de fútbol más importantes.

Al final, tenemos el consuelo que esos extraños horarios se han convertido en uno de los mayores atractivos turísticos de España. Los turistas vuelven a sus países comentando anécdotas de esas cosas locas que hacen los españoles con sus horarios. Y la gente que los escucha se troncha de risa.

 

Argentina y España: una comparación económica con datos sorprendentes

23 noviembre 2015 - 9:12 - Autor:

Argentina tendrá un nuevo presidente: Mauricio Macri, candidato del centro derecha (Cambiemos).

Argentina es un país que ha atravesado por crisis periódicas más profundas que España en las últimas décadas. La peor fue la de 2001, cuando se desató un caos financiero que dio lugar a una palabra que hoy asusta: corralito.

El corralito fue una medida desesperada del gobierno argentino para evitar la fuga de capitales. Decretó un control de depósitos bancarios y de cambios de pesos a dólares. Como la situación se agravó, el gobierno suspendió pagos de su deuda externa sumiendo al país en el caos.

¿Y cómo está la situación económica argentina? Ha mejorado mucho desde aquellos años, pero sigue manteniendo algunos índices económicos terriblemente malos. Para explicarlo, voy a comparar su economía con la española.

Los argentinos están menos endeudados que los españoles. Su deuda sobre PIB es del 45% y la nuestra del 99%. Sin embargo, su deuda externa tiene una malísima calificación porque aún arrastra el mal recuerdo del corralito y la suspensión de pagos de 2001. Las agencias de calificación otorgan a España un BBB+ (más o menos un aprobado), y a Argentina la mantienen en bono basura: Caa.

Tampoco tienen un déficit público tan grande como España pues el de ellos es de 2,95% y el de España un 5,8%. En teoría han administrado mejor sus cuentas que nosotros.

Es un país con menos desempleo que España: a pesar de la crisis, ellos tienen solo un 6,6% mientras que nosotros sufrimos aun un 21,6%. Es la gran lacra que España no ha sabido resolver.

En lo que Argentina falla estrepitosamente es el control de la inflación: llega a un 14% anual, mientras que en España está al 0%, e incluso negativa. Argentina lleva casi una década con una inflación de dos dígitos. Macri propone bajarla a un dígito. Pero para eso tiene que hacer sacrificios económicos. ¿Lo hará?

La inflación es el gran enemigo de un país porque desestabiliza los demás componentes económicos: se deprecia la moneda, obliga a hacer aumentos salariales permanentes, destruye los ahorros (no tiene sentido ahorrar)…

Teniendo esa inflación tan alta, los tipos de interés en Argentina son demenciales: un 20%. En España (como en la zona euro), son de 0,05%.

La economía argentina apenas crece: solo un 0,5% el año pasado. En cambio España le ha dado vuelta a la crisis y ahora crece por encima del 3%. Hay que recordar que España tiene una de las economías más grandes del mundo; ocupa el puesto número 13 según el ranking del FMI, mientras que Argentina ocupa el 26. Es el país latinoamericano con mayor PIB después de Brasil y México.

El mayor problema económico argentino es la pobreza: su tasa de pobreza afecta al 28% de la población, según un informe de la Universidad Católica publicado por La Nación. El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha dicho que no es fácil medir la pobreza, y se ha escudado en ese argumento para no difundir los datos oficiales desde 2013. Un miembro de su partido dijo que “el estado no está para contar pobres” y el ministro de Economía, Axel Kicillof, añadió que no daba las cifras “para no estigmatizar a los pobres”.

La verdadera razón parece haber sido la vergüenza: un gobierno supuestamente más cercano a los pobres no ha sabido combatir la pobreza.

Ahora, el desafío del nuevo presidente (hijo de empresarios) es eliminar la pobreza en un país con 41 millones de habitantes y 11 millones de pobres.

(Datos económicos extraídos de datosmacro)

 

Las clases de historia de España que se saltaron Ada Colau y Willy Toledo

13 octubre 2015 - 6:29 - Autor:

Ada Colau y Willy Toledo levantaron una enorme polvareda por meterse con el Día de la Hispanidad, día que para ellos no representa la conquista de América sino el genocidio de las culturas indias.

“Vergüenza de Estado aquel que celebra un genocidio”, dijo en Twitter Ada Colau. “Me cago en el Descubrimiento, me defeco en los conquistadores codiciosos y asesinos”, dijo Willy Toledo.

Seguramente hay más personas que piensan así.

La conquista de América es un capítulo de la historia de España. Pero hay más. Si echamos para atrás, nos encontramos con otros capítulos como fueron:

En el Pleistoceno inferior, el homo antecessor, el homo heildelbergensis y el homo sapiens no convivieron muy pacificamente en España, porque los restos de piedras de silex encontrados en Arapuerca demuestran que hubo algunos homicidios. El final de ese capítulo, como todo el mundo sabe, es que ganó el homo sapiens, antecesor de Ada y de Willy (presumiblemente).

Durante el Neolítico y la Edad de los Metales, España fue tierra de invasión de colonizadores que se sintieron atraídos por la riqueza minera, las comunicaciones y la agricultura. Conocemos a algunas de esas tribus: tartessos, íberos, celtas, y no hace falta ser antropólogo para saber que entre ellos hubo desplazamientos e invasiones, algunas no muy pacíficas.

Los fenicios llegaron al sur de España para expandir sus centros industriales, concretamente a Cádiz  a Málaga. Y los griegos por el este, a Ampurias. Luego, vino algo que no hubieran aprobado Colau y Toledo: los cartagineses invadieron el país y desplazaron a los fenicios, matando y sometiendo a las tribus locales.

Más tarde, en el siglo III antes de Cristo, los romanos entraron en guerra con los cartaginenses en dos conflictos, conocidos como Guerras Púnicas, en los que acabaron con los norteafricanos, pero también combatieron a las tribus de tartessos, de íberos, y de celtas, suprimiendo a bastantes de sus miembros. Lo del derecho romano vino después.

Los romanos permanecieron algunos siglos en Hispania, hasta que en el V después de Cristo comenzaron las invasiones bárbaras. Los germanos, que dieron lugar al imperio visigodo, arrasaron el país de arriba abajo, entre ellos a los vascones. Tenían fama de ser bastante belicosos.

Tres siglos después en el VIII, se inició la invasión árabe: los musulmanes acabaron a sangre y cuchillo con los anteriores, sometiendo a casi todos los pobladores de Hispania, e imponiendo una nueva religión con otro Dios. En Zaragoza, por ejemplo, mataron a los niños, crucificaron a los hombres y esclavizaron a las mujeres (¿les suena eso a algo más contemporáneo?).

La reconquista empezó poco después. Los reinos cristianos del norte se unieron para recuperar terreno y así, poco a poco y durante ocho siglos, en terribles batallas que no tenían que ver con los videojuegos, combatieron a los musulmanes hasta que los expulsaron del país en 1492.

Fue ese mismo año en que Colón con un grupo de locos marineros, se adentró en aguas del Atlántico para descubrir un nuevo continente. No sabían que era nuevo. No sabían que estaba habitado. Pero el día en que los españoles, abuelitos de Ada y de Willy, pusieron pie en América, continuaron lo que otros habitantes de Spania habían hecho en el último millón de años. Invadir y conquistar.

¿Qué estaban haciendo Ada y Willy durante esas clases de Historia?

Si fueran consecuentes, también deberían condenar la invasión musulmana y las anteriores, ¿no?

-Esta foto demuestra por qué nos estamos cargando nuestras ciudades 

-Willy Toledo, el hombre que dice más tonterías por minuto

-La increíble epopeya del español que devoró perros y protegió a los indios

 

Hace 30 años Grecia bloqueó la entrada de España en la UE

20 agosto 2015 - 11:54 - Autor:

Hace un par de días, el Congreso epañol aprobó conceder una ayuda de 10.000 millones de euros a Grecia. Forma parte del tercer paquete de ayudas a ese país que ha estado al borde de la quiebra. En suma, la UE prestará a Grecia unos 82.000 millones de euros.España ya había prestado 26.000 millones de euros a los griegos en otras ocasiones.

Esa es la solidaridad europea. Cuando España entró en el Mercado Común hace casi 30 años, recibió millones de los fondos de ayudas para que el país igualara su renta y sus infraestructuras con el resto de la UE.

La UE es una cooperativa. No son un grupo de banqueros ricos exprimiendo a los pobres. Algunos intelectuales y partidos han tratado de mostrar que España y Alemania han exprimido a los griegos aprovechándose de su mala situación económica. Casi culpándonos de falta de solidaridad.

Esos mismos intelectuales y partidos deberían saber que hace más de 30 años, cuando España y Portugal negociaban su entrada en el Mercado Común, hubo un país en concreto que se opuso: Grecia.

Los griegos habían entrado en la UE en 1981 y temían que la economía española se convirtiera en su gran competidor en todos los sentidos. Como informaba El País entonces, “el primer ministro griego, Andreas Papandreu, abandonó la reunión para protestar contra la negativa de los otros participantes a adoptar un plan de ayuda a Grecia, Italia y Francia que permita ajustar sus economías a la integración de España y Portugal”.

El País tituló: “Grecia bloquea la entrada de España”.

Papandreu era el fundador del Partido Socialista de Grecia. Es el de la foto de arriba.

 

 

Por favor, no piensen que somos iguales: Grecia y España ante la crisis

29 junio 2015 - 8:28 - Autor:

Ha llegado la odiosa hora de las comparaciones.

continuar leyendo

España vista (ahora) por jóvenes españoles que fueron a trabajar a Latinoamérica

2 abril 2015 - 16:57 - Autor:

 

Cientos de miles de jóvenes han tenido que salir de España para ganarse la vida, una ocupación. No se recordaba una ola migratoria de este calibre desde hace muchas décadas.

He hablado con bastantes de esos jóvenes: todos miran a España de otro modo ahora que están afuera. Cuentan más o menos las mismas cosas:

continuar leyendo

¿Puede España convertirse en la próxima Alemania?

16 agosto 2014 - 9:29 - Autor:

La economía alemana se contrajo en el segundo trimestre un 0,2%. La francesa, se ha estancado en el 0%. La italiana ha dado un retroceso del 0,2%, y como ya van dos trimestres así, ha entrado de nuevo en recesión.

En cambio, la economía española creció un 0,6% en ese trimestre. Y no estamos hablando de un país pequeño, sino de la cuarta potencia de Europa, con un PIB de casi 1,4 billones de dólares.

continuar leyendo

Si comparamos Turquía y España, ¿quién gana?

11 agosto 2014 - 10:02 - Autor:

Turquía está en las portadas de todo el mundo porque ha elegido presidente a Recep Tayip Erdogan (derecha en la foto) para los próximos cinco años. ¿Cómo es Turquía? ¿Cuál es su potencia económica? ¿Qué pasa si lo comparamos con España?

He tratado de comparar fechas similares. Turquía nos supera en deuda y déficit (tiene menos que en España), así como en población, territorio y hasta en crecimiento económico. Tiene menos paro que en España. Pero España está mejor en inflación, ofrece dinero más barato, es una nación más rica, más turística y con mejor calidad de vida.

continuar leyendo

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas