Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Por qué en España derrotamos a ETA y en Colombia no derrotaron a las FARC

18 marzo 2017 - 23:35 - Autor:

¿Quieren saber la diferencia entre las FARC colombianas y ETA?

Que ETA fue derrotada, sus miembros enviados a la cárcel y su organización fue reducida a la mínima expresión.

En cambio en Colombia, el gobierno ha tenido que negociar con las FARC un acuerdo de paz en tierras extranjeras como La Habana (un poco vergonzoso), ha permitido a la organización terrorista mantener sus campamentos, desmilitarizarse como le ha dado la gana, perdonar sus crímenes y hasta integrarse en la política.

Se podrá decir que en Colombia hay selvas impenetrables que dificultaban la caza de la guerrilla. En España no se podía perseguir a los asesinos de ETA más allá de la frontera porque Francia era su refugio. Por lo demás, ambos grupos utilizaban la misma clase de extorsión: secuestros y asesinatos.

La clave en España fue que desde el principio hubo unas fuerzas de seguridad del Estado que combatieron a ETA con todos los instrumentos a su alcance. Desde Lobo, el famoso espía del gobierno, que se infiltró a principios de los setenta en ETA, hasta el desmantelamiento reciente de zulos y la detención de los líderes de la banda,  no se le ha dado tregua.

En su lucha contra la organización terrorista y separatista, nació uno de los mejores servicios secretos antiterroristas del mundo. Y en esa lucha los gobiernos, desde Suárez hasta Rajoy han tenido la misma consigna: ni un paso atrás.

El resultado ha sido que la banda casi se ha extinguido. El año pasado, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional dijo al presentar su informe de 2015, que ETA estaba aniquilada.

Ahora, los representantes de la banda afirman que el 8 de abril entregarán las armas. Si es verdad que entregan las armas y que no es un show, se podrá decir que el trabajo de miles de personas, (policía, guardias civiles, espías, jueces…), ha culminado en la derrota final.

Esa es la gran diferencia entre Colombia y España. Aquí se les persiguió sin cuartel. Allí, dejaron que la serpiente creciera hasta el punto de que, cuando ya no podían pisarle la cabeza, solo podían negociar con ella.

 

 

La serie de Telecinco se queda corta: los ‘años del plomo’ fueron peores

7 diciembre 2016 - 15:00 - Autor:

Como se suele decir, ayer las redes sociales ‘se incendiaron’ con la miniserie de Telecinco titulada ‘El padre de Cain’. Trata de los años del plomo, cuando ETA llegó a matar casi 100 personas al año.

La serie se centra en un protagonista recién casado, un guardia civil, que se va a vivir en solitario al cuartel de Intxaurrondo en pleno San Sebastián.

Ese cuartel era como Fort Apache. Quizá peor porque se supone que estaba en una ciudad hermosa como San Sebastián, pero los guardia civiles y sus familias vivían presionados constantemente por el terror de ETA: cuando salían de allí, los podían matar. Los niños no podían decir en qué trabajaba su padre, porque sus amigos podrían delatarlos a otros padres entre los que habría simpatizantes de ETA.

Las mujeres perdían a sus esposos o podían morir ellas también en un atentado. Todas las mañanas había que mirar los bajos del coche para comprobar que no hubiese una bomba lapa. Muchos se confiaron. Otros murieron. Hubo quienes no aguantaron.

Aquello era una guerra de baja intensidad, por ponerle un nombre eufónico.

De modo que Intxaurrondo se convirtió no solo en un cuartel sino en un centro de torturas. Cuando caían prisioneros, los etarras eran torturados.

Todo lo que se cuenta en la serie es verdad. Pero cualquier persona que haya vivido allí sabe que fue muchísimo peor. ETA había aterrorizado hasta tal punto a la sociedad vasca, que la hizo ponerse de rodillas y besar sus zapatos. La sociedad vasca trató a los guardia civiles como apestados. La mayoría de los vascos lo hizo por defender a sus propias familias, porque estaban asustados.

Otros sencillamente porque simpatizaban con ETA.

La prueba de que era una sociedad aterrorizada, es que esta película jamás se hubiera podido rodar en aquellos años. El director, los actores y todo el equipo, habrían tenido que mirar los bajos de sus coches todos los días. Hoy es posible… más o menos. Porque tuvo que se rodada en Asturias. Hay cosas que aún no se han superado.

No sé cómo acabará a serie ni lo que mostrará. Creo que se va a quedar corta porque los ‘años del plomo’ fueron mucho peor de lo que sale en la miniserie. Pero me alegro de que se haya emitido porque así sabrán los españoles menores de 30 años, cómo se vivía entonces.

Muchos de ellos están votando hoy a partidos que se han aliado con los herederos de los etarras de aquellos años, con Sortu. Hablo de Podemos. Ideológicamente son iguales: marxistas-leninistas. Una ideología que significaba la conquista del poder por cualquier medio. Por el terror.

La becaria, el empresario y ETA: una película para que no olvidemos

1 diciembre 2016 - 8:23 - Autor:

Esta semana se estrena en España la película 249: la noche en que una becaria se encontró a Emiliano Revilla. Muchos jóvenes se preguntarán quién sería ese Revilla.

Un empresario secuestrado por ETA en 1988.

Uno de muchos, quiero decir. ETA no solo secuestró, asesinó y extorsionó empresarios durante décadas, sino que secuestró a todo este país. El terrorismo de ETA era la mayor preocupación de los españoles. Hoy la banda asesina está prácticamente liquidada y como este país tiene tendencia al olvido histórico, aquí hay una película para recordar todo el mal que hizo.

La película es algo más que la narración de un secuestro.

Durante los ocho meses del cautiverio, las agencias de noticias y los periódicos apostaron periodistas a las puertas de la casa de Revilla en Madrid, esperando que apareciera algún día.

Los rumores de que su liberación sería inminente nacieron casi a las pocas semanas de ser liberado. Revilla estuvo metido en un zulo de dos metros cuadrados en un chalet en Madrid, y la policía no fue capaz de dar con él. Revilla había fundado una empresa cárnica con su nombre, y la había vendido poco antes por 8.000 millones de pesetas.

ETA le puso en el punto de mira, lo secuestró y pidió un rescate gigantesco. Durante su cautiverio, Revilla aprendió a dibujar y caminó. Caminó dando pasos hacia adelante y atrás en el zulo (si se giraba se mareaba), y así calcula que recorrió 12.000 kilómetros, la distancia de aquí a Irán.

Su familia pagó el rescate y un sábado por la noche, el 30 de octubre de 1988, le liberaron a pocos metros de su casa. Le llevaron encapuchado en coche y le amenazaron con tomar represalias si la policía se enteraba antes de dos horas. (Es la imagen de arriba en la ficción)

Aquella noche templada, todos los periodistas se fueron de copas. No había nadie haciendo guardia. María José Sáez, una estudiante de periodismo de 23 años que había trabajado en la agencia EFE de becaria en verano y que se encontraba en paro, se fue a hacer guardia por su cuenta.

Había discutido con su novio. En lugar de irse a su casa, fue a la Plaza de Cristo Rey de Madrid en su coche de segunda mano, conectó la radio y esperó.

A las dos de la mañana, apareció Emiliano Revilla. La becaria salió a su encuentro y luego, burlando a la policía, entraron por el garaje a la vivienda con Jesús Álvarez, el yerno, hoy periodista de deportes de TVE.

Luego, Sáez llamó a la agencia EFE. Fue la exclusiva del año.

El director Luis María Ferrández emprendió este proyecto cinematográfico tras haber leído un reportaje publicado por lainformacion.com en 2013. Ese reportaje estaba basado en una entrevista que le hice a María José Sáez con motivo de los 25 años de la liberación de Revilla, y de la exclusiva.  (Pinchar aquí).

Vi la película y me encantó por varias razones. Primero, porque es un homenaje a la persistencia periodística. Esa película debería exhibirse en las Facultades de Periodismo de todo el mundo. Segundo, porque es la prueba del carácter de uno de nuestros empresarios más inquebrantables. Y tercero, porque me transportó a unos años en que ETA nos tenía a todos arrinconados.

Todos los grandes empresarios de este país estaban en las listas de ETA. Los grandes, los medianos y los pequeños. A unos los secuestraba, a otros los mataba y a otros los extorsionaba pidiéndoles periódicamente el impuesto revolucionario, como su fuera una cuota. Empresarios, policías, militares, civiles, periodistas, adultos, niños, mujeres embarazadas… Asesinó a casi mil personas.

Espero que esta película anime a más directores y productores a rememorar una época que algunos quieren que olvidemos.

(La película está producida por José Alberto Sánchez. El productor ejecutivo es Miguel Ángel Poveda. Ya se puede ver en Movistar TV, y es candidata a 12 premios Goya).

Lo que debemos a las fuerzas de seguridad (y no hay que olvidar)

17 agosto 2016 - 6:47 - Autor:

Televisión Española ha entrevistado al fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, quien ha presentado la memoria de la físcalia 2015,  y ha certificado que ETA ha sido derrotada. (pinchar aquí, minuto 15.40)

No he visto la noticia destacada en más medios de comunicación quizá porque ya lo damos por hecho. Ese es el problema: lo damos por hecho. Bien. Pero por favor no lo demos por olvidado.

Durante muchos años, el terrorismo de ETA fue la mayor preocupación de los españoles. ETA ha asesinado a más de 800 personas. Y dejado heridas a muchas más.

La lucha contra ETA ha producido uno de los servicios de inteligencia contraterroristas más eficaces del mundo. Las fuerzas y los cuerpos de seguridad españoles. Han evitado muchos atentados de ETA gracias al trabajo conjunto con los jueces.

Han perseguido a los terroristas sin descanso. Y lo han hecho en todos los gobiernos, desde Suárez hasta Rajoy. Cuando digo perseguido quiero decir que se han infiltrado, los han buscado, acorralado y aplastado hasta el final.

Ha costado muchas vidas y todas y cada una de las víctimas civiles o de los cuerpos de seguridad deberían ser recordados. En algunos momentos fue una guerra sucia. No tengo duda de eso. Pero era una guerra.

Una guerra que no se libraba contra un grupo independentista. No. Era una guerra contra una banda terrorista de asesinos. Cuando Pablo Iglesias dijo que la violencia de ETA tenía explicaciones políticas, produjo una carcajada en el Ministerio del Interior. Si fuera político se habría librado en las urnas. Pero los etarras no entendían de eso. Asesinaban a quien no estaba de acuerdo con sus ideas.

Ha sido una guerra que se ha librado con constancia y con paciencia. Pero efectiva. Y esa guerra ha servido para luchar contra el nuevo terrorismo: el yihadista. Según el fiscal de la Audiencia Nacional, en 2015 se detuvieron a 94 yihadistas.

Si tienen dudas del valor de lo que han hecho nuestros cuerpos de seguridad, les invito a que estudien en Wikipedia lo que pasó con la guerra que ha librado el estado colombiano contra los grupos guerrilleros desde los años setenta. Al final han tenido que pactar. Pactar, sí.

¿Se imaginan que Otegi y un presidente del gobierno español se sentaran en Cuba para hablar de la paz? Eso ya es una derrota para el Estado.

Yo creo que el fiscal es un poco optimista pues aún quedan algunos flecos como la entrega de armas y una declaración de ETA pidiendo perdón a las víctimas, así como que los presos pidan el fin de la banda. Quedan muchos crímenes de ETA sin resolver y hay que persistir para que se resuelvan y que sus perpetradores vayan a la cárcel.

Pero al final, los buenos han ganado esta guerra y eso es algo que hay que agradecer. Y una forma de agradecer es no olvidar a todos los que han caído en el bando de los buenos.

-Breve historia de la guerrilla en Colombia 

Cuando ‘Charlie Hebdo’ se acordaba de los atentados de ETA en España

15 enero 2015 - 8:03 - Autor:

En el año de 1980, ETA asesinó a 100 personas. Guardias civiles, militares, policías y civiles entre los cuales había mujeres y niños…

Que se recuerde, no hubo una manifestación en Francia que reuniera a millones de personas en todas las ciudades para solidarizarse con los españoles. Tampoco se recuerda que los presidentes y primeros ministros de Europa encabezaran una marcha en Madrid en recuerdo de las víctimas, y para condenar el terrorismo.

continuar leyendo

ETA, las deudas se pagan

24 octubre 2011 - 9:32 - Autor:

En 15 años, desde 1993 hasta 2008, ETA ha causado a España un coste económico de 1.377 millones de euros. El desglose de esta macabra cuenta de resultados es: 17,8 millones de euros en daños personales, 67 millones en pensiones extraordinarias, 436 millones en daños materiales, y 856 millones en los costes que derivan de aumentar la seguridad y proteger a bienes y personas.

Esos han sido los costes directos.

Los indirectos son cuantiosos: ¿cuánta gente ha dejado de invertir en el País Vasco? ¿Cuánto capital ha huido? ¿Cuántos empresarios se han instalado en otras partes? ¿Cuánta producción se ha perdido? Se calcula que este coste indirecto ha sido de 150.000 millones de euros.

Estos datos aparecen en la página web de la Ertzaintza, la policía vasca, y están tomados del informe de la Cátedra de Economía del Terrorismo de la Universidad Complutense, Cátedra dirigida por Mikel Buesa.

continuar leyendo

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas