Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cómo explicar la tasa Google usando una heladería

15 febrero 2014 - 15:58 - Autor:

Imaginen la siguiente escena: 

Ustedes tienen una heladería. Llega una persona y les dice: “Mira, tengo una revista. Te dejo aparecer gratis en ella para que la gente sepa que aquí hay una heladería. ¿Te gusta?”.

Usted dice que sí, pero se pregunta de qué vivirá la revista:

“De un montón de anunciantes que pagarán páginas de publicidad por salir en la revista”.

continuar leyendo

La verdadera cena de los idiotas: cuando se perdió la oportunidad de comprar Google

30 junio 2013 - 15:10 - Autor:

El próximo lunes 8 de julio cerrará Altavista, el buscador de internet más popular del planeta… hasta que llegó Google.

Fue lanzado en 1995 y se comió casi todo el mercado de inmediato. Era un ejemplo de ‘historia de éxito’. Nadie le podía desafiar porque en aquellos años el planeta entero usaba Altavista para encontrar información.  Hoy nadie se acuerda. Sobre todo los que hayan nacido en la década de los noventa.

Los ejecutivos de Altavista deben estar comiéndose los dedos de pura rabia. Porque ahora podrían ser los puñeteros amos de internet. En 1998 les pasó ‘la oportunidad de su historia’ por delante de las narices. Pero la desecharon.

continuar leyendo

Minority Report ya no es una película de ciencia ficción sino de terror

9 junio 2013 - 23:39 - Autor:

Gracias a un inteligente programa tratamiento de datos, en 2008 Nate Silver predijo en su blog FiveThirtyEight qué candidato ganaría las presidenciales de EEUU. Y acertó en 49 de 50 estados. En las elecciones de 2012 acertó en los 50 estados.

Era la prueba de que el tratamiento de datos funcionaba: cargar pacientemente un ordenador con millones de datos, apretar un botón y sacar listas de resultados.

Pero ahora se ha dado un paso más. Imaginen que en lugar de pasarse semanas enteras buscando bancos de datos y cargando nuestros archivos, nos limitamos a crear un programa que busca los datos, los junta, los filtra y nos da resultados.

Pero imaginen que esos datos no son de hace un año o de hace un mes. Son los de ahora mismo. Inmediatos. Lo que la gente está escribiendo en estos momentos en sus pantallas.

continuar leyendo

Diez razones por las que Google nunca pudo nacer en España

11 abril 2013 - 19:54 - Autor:

Le he dado tantas  vueltas…  ¿Por qué Google no nació en España? ¿Es un problema de creatividad? ¿De ideas? ¿De empeño?


Estudié con detenimiento la forma en que nacen y prosperan los emprendedores en EEUU. Hablé con algunos expertos. Leí historias divertidas.

Y esto es lo que puedo resumir:

1. En Estados Unidos se enseña a emprender a los niños desde pequeñitos. Es normal que una niña monte un puesto de venta de limonada en el jardín de su casa. En España eso es imposible porque: a) las pocas casas con jardín tienen un muro y nadie habría visto a la niña. b) Casi nadie vive en casas con jardín sino en pisos. c) el policía municipal habría pedido a la niña licencia para vender limonada y le habría puesto una multa.

2. En Estados Unidos, los profesores enseñan a admirar y respetar a los emprendedores: desde Edison a Jobs, los modelos de emprendedores están en la base de la educación, de su historia. En España, los profesores no enseñan a respetar y admirar a los empresarios. Como dice Mónica Oriol, del Círculo de Empresarios, “en nuestras escuelas se enseña que el empresario es un explotador de trabajadores”, y es lo que aparece también en los libros de texto.

3. En Estados Unidos es muy fácil montar una empresa. Uno es responsable de saber si está violando alguna ley o norma.   Y si es así, el estado le castigará a posteriori. En España, antes de abrir una empresa hay que demostrar que no se va a violar ninguna ley y por eso se retrasa tanto la apertura.

4. En Estados Unidos los emprendedores que fracasan gozan de respeto social. En España, no se les quema de milagro. Son unos apestados, marginados y se hace mofa de ellos.

5. En Estados Unidos se puede hacer negocio en todo el país desde el primer día. En España hay que obtener los permisos de cada comunidad autónoma: horarios comerciales, ubicaciones, instalaciones… cada detalle es diferente. Como dice Catalina Hoffman, que fundó Vitalia con 24 años (y tiene 500 empleados ya), “cuando explico en EEUU todas las trabas que hay en España me preguntan: ¿por qué el estado odia a los emprendedores?”.

6. En Estados Unidos muchas empresas comenzaron en un garaje. Apple, Microsoft, Google, HP… son un ejemplo. En España, según la normativa de las fincas urbanas, los garajes son para los coches.

7. En Estados Unidos, los emprendedores consiguen financiación de venture capitalist, de bancos, de vecinos, amigos, fundaciones y hasta de amas de casa. Google despegó cuando un inversor arriesgado les dio 100.000 dólares ‘por la cara’ tras visitarles en su garaje. En España, para que un banco te preste dinero tienes que venderle el alma. Y ahora, te presta menos que nunca.

8. En Estados Unidos, emprender es una aventura admirada por la sociedad. En España, el que se va de su empresa o abandona su puesto fijo, y se lanza a una aventura empresarial está enajenado. El pobre…

9. En Estados Unidos, salen miles de libros cada año sobre cómo emprender, cómo evitar errores, cómo tomar decisiones,  cómo organizar una forma de trabajo eficaz, cómo hacer planes de negocio, como maximizar esfuerzos, cómo estimular equipos… En España, más del 50% de las nuevas empresas fracasan antes del primer año porque el emprendedor creía que bastaba con ‘la idea del billón de dólares’. Sólo leía a Ken Follet y cómo construir catedrales.

10. En Estados Unidos, salir de casa a ganarse la vida a los 18 años y resolverse sus problemas es normal. En España, muchos jóvenes esperan en el sofá a que el sistema les resuelva la vida;  llámese sistema: a) oposiciones del estado. b) enchufes de papi. c) La Caixa.

@ojomagico

Los irrisorios comienzos de Google: ¿y para qué sirve ese buscador?

13 abril 2012 - 9:13 - Autor:

Cada vez que veo los impresionantes resultados financieros de Google me acuerdo de aquella historia que leí: cuando los fundadores de Google presentaron su buscador a varios inversores, éstos preguntaron: “¿Y para qué sirve?”.

Entonces, Larry Page y Serguey Brin se encogieron de hombros porque tampoco lo tenían claro.  Solo servía para buscar información. Pero no sabían si ganaría dinero.

Lo cuentan David Vise y Mark Malseed en “Google, la historia”, un libro que se editó en 2006 pero sigue igual de interesante.

Larry y Serguey se conocieron en la universidad de Stanford en 1995. Y les pasó eso que sucede casi por milagro entre dos personas: conectaron. Se enfrascaron en profundas discusiones matemáticas y de informática.

continuar leyendo

Google ya tiene el arma total

16 agosto 2011 - 10:36 - Autor:

Cuando leí el blog de Google donde el consejero delegado Larry Page explicaba por qué compraba Motorola Mobility por 12.500 millones de dólares me pareció muy romántico. “Me han encantado mis Motorolas desde el StarTAC de la vieja época hasta los Droids actuales”.

Era una forma de defenderse de Microsoft y de Apple, con quienes tiene una guerra de patentes. Las patentes, claro. Eso es lo que tiene Motorola: unas 17.000 patentes, y a Google le interesan las patentes de los móviles de Motorola para integrarlas con ese sistema operativo abierto que está arrasando en EEUU: el Android.

Larry Page y Sergey Brin no se cansan de decir que los móviles serán el dispositivo del futuro inmediato.

Pero ¿estaban diciendo toda la verdad?

continuar leyendo

¿Nos hace Google más tontos?

4 agosto 2011 - 6:00 - Autor:

Es una portada tan escandalosa como si hubieran sacado a Mike Jagger en pelotas porque nadie había osado preguntarse si internet y todo lo que había allí dentro, nos está haciendo más tontos. ¡Al contrario! Somos más listos con Wikipedia, ¿no? 

Estos periodistas…

Pero una vez leído el artículo que lleva a portada la revista Capital este agosto, las cosas cambian: “¿Te has preguntado alguna vez si internet con tanta lectura rápida, videos, fotos… nos está haciendo menos reflexivos y más superficiales?”, dice la revista para provocarnos.

Pues ahora que lo pienso sí. Eso me vengo preguntando en los últimos meses. Porque el reportaje de la revista no se refiere a si Wikipedia es buena o mala, o si tener millones de webs disponibles gracias a Google es perjudicial.

Se refiere a otra cosa. Y cuando leí lo que afirma Nicholas Carr a Capital, me di cuenta de que es lo mismo que me está pasando.

 

continuar leyendo

Las manías de Google desveladas en un libro

18 julio 2011 - 21:14 - Autor:

¿Te gustaría saber cuál es la pregunta trampa que hace Sergey Brin (fundador de Google) en las entrevistas de trabajo? ¿Qué significa pensar al estilo de Google? ¿Comete errores la compañía californiana?

Un ex directivo llamado Douglas Edwards acaba de escribir el libro “I’m feeling lucky” . En español, se traduciría como “Voy a tener suerte”, y es la frase con la que nos recibe cada día el buscador más poderoso del mundo.  En ese libro, extractado por The Wall Street Journal, se destapan algunos trucos y manías que explican la forma de ser de sus fundadores, pero también la personalidad de la compañía. Estos son algunos detalles.

(Video de Edwards)

Entrevistas para aprender no para seleccionar

En noviembre de 1999, Douglas Edwards (entonces con 41 años) fue a un encuentro con uno de los fundadores de Google. Sergey Brin (entonces con 26 años) se presentó sobre unos patines en línea, se sentó, le hizo unas cuantas preguntas y al final le dejó este desafío: “Me voy a ausentar 5 minutos y a mi regreso quiero que me digas algo complicado que creas que yo no sé todavía”.

Era una pregunta desconcertante. Afortunadamente, una de las ayudantes de Brin estaba allí para darle algunas pistas. Brin es muy curioso, le dijo, “puedes hablar de lo que quieras, un hobby, algo técnico… Solo que tienes que estar seguro de que es algo que conoces muy bien”.

Edwards encontró un papel arrugado y se puso a verter sus pensamientos, todos ellos relacionados con la marca, pues deseaba el puesto de jefe de producto. Más tarde, cuando fue contratado, se dio cuenta de una cosa: a Brin no le preocupaban tanto las respuestas en general sino aquella respuesta. ¿Por qué? Porque “no quería desperdiciar una hora con un candidato poco cualificado sin por lo menos obtener algo interesante que él no sabía”.

Esta forma de aprender algo cada día, de aprovechar el conocimiento de otros, forma parte de la filosofía básica de Google. Ser prácticos, ser eficientes, ahorrar tiempo. Y sobre todo, absorber sabiduría. ¿No es Google una empresa basada en el conocimiento?

Obsesión con la competencia y la calidad

Edwards trabajó en Google como online brand manager, jefe de producto digital. Un día, reunió a sus jefes y les explicó el grave riesgo en el que estaba cayendo Google. “Nuestros competidores están empezando a acercarse al nivel de calidad de Google”, dijo, ” y en un mundo donde los motores de búsqueda tienden a ser iguales, solo nos queda la diferenciación de la marca”.

Se hizo un enorme silencio en la sala. Larry Page, el cofundador, abrió entonces la boca. “Si no podemos vencer basándonos en la calidad” dijo tomando aire, “entonces no deberíamos vencer”.

Prepotencia

¿Es que Google no cometía errores? Según Edwards, el mayor error era ir tan rápido que se despreciaba a los que no seguían su ritmo. “Ahí radica el mayor defecto de la compañía: la impaciencia con aquellos que no son suficientemente rápidos como para captar la verdad obvia de la visión de Google”. Esa verdad se resume en una frase que solía decir Page: “¿Es que nos equivocamos muy a menudo?”

Para Edwards, la respuesta era: “No muy a menudo”. Sin embargo, “no muy a menudo” no quiere decir nunca, dice Edwards. Y esa falta de percepción hacía a la compañía muy vulnerable.

Una forma de pensar Google

Uno de los pasajes más meridianos del libro es cuando Edwards explica cómo pensaba uno cuando dejaba Google. “Después de estar en Google, no tengo paciencia para soportar cómo funciona el mundo. ¿Por qué es tan difícil  programar una grabación en mi reproductor? ¿Por qué no están todos los semáforos sincronizados para que el tráfico  fluya a una velocidad óptima?”.

Es decir, Google creaba en todos los empleados la sensación de que había que buscar por la vía del razonamiento la eficacia y la vía más corta para solucionar los problemas cotidianos o complejos. Puede sonar a una aberración del pensamiento de los ingenieros, pero es lo que ha hecho grande a la compañía.

Y sobre todo, creaba en sus empleados la idea de que todos los problemas tienen solución. Las personas inteligentes, motivadas para hacer las cosas mejor, pueden hacer casi cualquier cosa”.

(El libro ha sido editado en inglés por Houghton Mifflin Harcourt Publishing Co. Se titula “I’m Feeling Lucky: The Confessions of Google Employee Number 59″, por  Douglas Edwards).

Puedes seguirnos en Mi Twitter

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion

.


Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android