Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La lenta demolición del empresario en los libros de texto de los colegios

20 junio 2017 - 7:08 - Autor:

Hace unas semanas, el Círculo de Economía presentó un trabajo detallado sobre la imagen del empresario en los libros de texto de España. Empresarios y bachilleres. La imagen del empresario en los libros de texto. ¿Y?

El resultado es que el empresario ‘no aparece’ en los libros de texto. Es como si tuviéramos productos y servicios por obra y gracia de la madre naturaleza. Los jóvenes estudiantes de bachillerato deben pensar que una especie de cornucopia nos trae lo que necesitamos, desde pantalones de Zara hasta los teléfonos móviles de Apple.

Los profesores José Luis García Delgado, Juan Carlos Jiménez y Manuel Martin Rodríguez partían de un trabajo realizado en 2003 donde se comprobó que en los libros de texto del bachillerato de hace 15 años se maltrataba al empresario. Ahora ya no se la maltratan, dicen los profesores después de analizar muchos libros de texto. Ahora se le desdeña o se le ignora.

O sea, no hemos avanzado mucho. La prueba es que cuando Amancio Ortega donó 320 millones de euros para comprar equipos de detección de cáncer, un sector de empleados públicos representados por líderes de izquierda se opusieron. Y se opusieron solo porque era un empresario. Para ellos, las máquinas las debe comprar el estado. Estoy de acuerdo, pero cuando el estado no tiene dinero, lo mejor es aceptar donaciones. Desdeñaron sus donaciones, al igual que en los libros de texto se desdeñan a los empresarios. ¿Quién va a querer ser empresario?

En determinado sector de la enseñanza sigue calando esa actitud. Tienen alergia a los empresarios, lo cual parece que se transmite a través de los libros de texto escritos por profesores. ¿Están resentidos contra quién? ¿De dónde proceden sus coches, sus teléfonos, sus cocinas? ¿Qué hacen los fines de semana cuando van a los centros comerciales?

Hace tiempo escribí que el modelo español no es el del empresario. Históricamente había sido el santo, y ahora es el voluntario de una ONG. Es decir, alguien que no tiene un céntimo, vive como un pobre y se sacrifica por la sociedad.

No critico ese modelo. Pero me parece mal desdeñar al otro. Solo el Inditex de Amancio Ortega ha creado decenas de miles de puestos de trabajo. Lo mismo que Mercadona. ¿Para quién debemos trabajar? ¿Para el estado? ¿Todos?

Todavía sigo escuchando las tesis de muchos politólogos de Podemos donde afirman que los empresarios explotan a los trabajadores y se quedan la plusvalía. Los empresarios montan sus empresas para ganar dinero, pero los trabajadores ¿para qué van al curro? Para ganar dinero. Ninguno de los dos colectivos hace su trabajo ‘para perder dinero’.

También escucho a ciertos economistas de facultad decir que las grandes innovaciones tecnológicas como internet vienen del sector público, como ha pasado en EEUU. Se refieren a que los enormes gastos en tecnología de defensa de EEUU, al final derivaron en la invención de internet y muchas cosas más que aprovecharon empresarios privados. Es verdad. Pero en las economías de mercado, eso al final beneficia al pueblo. ¿Alguien recuerda algún producto de masas como el CD o el móvil que haya sido inventado en la Unión Soviética?

Y desde luego, basta ser una multinacional, para ser el malo de la película. Pienso que si las multinacionales ganan mucho dinero es porque hay cierta relación entre buen producto fabricado o servicio ofrecido, y éxito en los negocios en el mundo. Ramón Espinar, de Podemos, bebe Coca Cola en el Congreso porque le gusta el producto más que otros. Por cierto, las multinacionales están sometidas a unas normas de control económico y social que solo ellas pueden resistir por su tamaño. Una pyme no sobreviviría.

La otra crítica es que los empresarios viven de las ayudas, y apenas pagan impuestos. Que yo sepa, los empresarios tratan de aprovechar las ayudas como cualquier persona, y pagar el menor número de impuestos como cualquier persona. Y los que incurren en acciones ilegales, hacen lo mismo que muchos ciudadanos normales y corrientes, que reciben el paro y hacen trabajos en negro. No lo justifico, pero ni a uno ni a otro.

Visto el trabajo de los profesores presentado en el Círculo de Economía, muchas cosas que pensábamos superadas, han vuelto al contraataque, animadas por los ayuntamientos del cambio, los profesores de facultad que están en el Congreso y otros acontecimientos.

Lo que más me preocupa es que tienen una visión del siglo XIX, y que siguen pensando que los empresarios son como aquellos que tenían las fábricas de betún que explotaron a Charles Dickens. El siglo XXI sojuzgado por ideas del siglo XIX.

-El modelo español del héroe popular: pobre, austero, sufridor, solidario.. 

Cuatro libros escritos por periodistas en 2105 que hay que comprar ya

27 diciembre 2015 - 11:34 - Autor:

Esta es mi selección de libros escritos por periodistas que vale la pena leer y regalar.

-Eso lo será tu madre. (Espasa). Lo llaman la Biblia del insulto. De cornudo a cojonudo. La periodista María Irazusta ya había escrito un superventas titulado Las 101 cagadas del español (que aún sigue en las listas top de amazon), y ahora trae este original libro que no solo sirve para rearmarse de insultos, sino para decir al insultado de dónde procede esa palabra. Insultar con erudición. Por ejemplo, petimetre viene del francés petit maître, o pequeño maestro, una persona que vive pendiente de su compostura y de las modas. Más que un libro de insultos, es un libro de la etimología de los insultos.

-Luis de Oteyza y el oficio de investigar. (libros.com).  Luis de Oteyza fue uno de los pioneros del periodismo de investigación en España, como documenta muy bien Antonio Rubio, también uno de los mejores periodistas de investigación actuales. Entre ambos hay casi cien años pues Luis de Oteyza fue director de La Libertad en 1922: ese año cruzó las lineas del frente africano para entrevistar al mayor enemigo del país, el jefe de la cabila Abd-el-Krim. Había levantado en armas a los marroquíes del Protectorado contra España y había matado a 8.000 soldados españoles en una batalla que quedó como el gran fracaso del Ejército español: Annual. Luego, Oteyza fue embajador de la Segunda República en Venezuela, y tras la Guerra Civil y dar vueltas por América, volvió a Venezuela y murió allí en 1961.

-Sin salida. (LID). La periodista Salud Hernández-Mora es quizá la periodista española más influyente en un país extranjero. Llegó a Colombia en 1999 y poco después comenzó a colaborar con El Mundo. Hoy, además de escribir para El Mundo, publica columnas en el diario El Tiempo, y asusta a los políticos corruptos en las tertulias en televisión. Los colombianos admiran su valentía y su amor por la verdad. Este libro es la historia real de la mujer más perseguida por las terroríficas FARC. Fruto de cientos de horas de conversación, la periodista reconstruye el drama real de una mujer (Isabel, en la ficción), que es testigo del asesinato de su esposo. Casi diez años después secuestraron a su hijo y le pidieron un rescate millonario. Sin apoyo del gobierno, el libro narra la negociación de esa mujer con las FARC para recuperar a su hijo.

-La imparable conquista china. (Crítica). Imaginen a dos periodistas españoles que viven en China y que para hablar de ese país se recorren medio mundo. ¿Tiene sentido? Sí, porque pretendían escribir una crónica documentada de cómo los chinos están conquistando el mundo: desde la pacífica Islandia hasta  España, no hay país ni ciudad fuera de esta invasión silenciosa. Usan el ciberespionaje para romper las murallas digitales, atacan a Google, compran empresas, mueven ingentes cantidades de dinero y doblegan voluntades. Juan Pablo Cardenal y Heriberto Araújo son dos periodistas analistas que están detrás de este apreciable trabajo de documentación. Este libro debería estar en todas las facultades de política del mundo.

 

 

Conversación con un modesto librero que descubrió las ventajas de internet

15 agosto 2015 - 9:43 - Autor:

Hace poco localicé un libro en internet que me interesaba y, en lugar de adquirirlo por esa vía, me fui a comprarlo directamente a la librería.

Le pregunté al librero qué tal le iba vendiendo libros por internet y se le encendió la cara. Estaba muy contento.

Había abierto la librería en septiembre del año pasado y era nuevo en esto porque se ganaba la vida como profesor. Se dio de alta en cadenas de ventas de libros por internet como Iberlibro y Unilibro, y ahora estaba tratando con Amazon a ver cómo se le daba.

Le pregunté cuántos libros vendía al mes por internet y me dijo que unos 300. Poniendo un precio medio de 5 euros, eso hacían unos 1.500 euros de ingresos. Luego, había que añadir las ventas directas en la tienda.

La calle donde está ubicada la tienda no es muy céntrica. Es un barrio de tiendas pequeñas sin mucho glamour. Pero a internet eso le da igual porque tu escaparate da al planeta.

El librero me dijo que cuantos más libros tuviera almacenados, registrados y expuestos en internet, más vendía. Que era progresivo e imparable. Al principio empezó con pocos libros, pero tras comprar bibliotecas de personas que deseaban desprenderse de libros, ya poseía un stock de unos 9.000.

Eso quería decir que dentro de un año, si duplica su almacén, podría estar vendiendo entre 2.000 y 3.000 euros al mes. “Internet es una maravilla”, dijo feliz.

El librero vendía a todas partes del mundo. Mucho a Latinoamérica y a Europa. Y hasta creo que me dijo a la India. En España vendía sobre todo a Cataluña. “Son las ventajas de tener el tercer idioma más hablado del planeta”, le dije. “Si vendieras libros en serbo-croata tendrías un mercado muy pequeñito”.

Los libros más vendidos por internet no son novelas sino libros más especializados: ensayos, filosofía, historia, ciencia… Los precios que yo vi eran bastante buenos. Eran libros de segunda mano, algunos subrayados procedentes de estudiantes que terminan sus cursos universitarios, y estaban en buen estado.

Hace años, alguien que viviera en un pueblo y quisiera un libro, tenía que irse a una ciudad a comprarlo. Ahora lo puede hacer desde cualquier parte del mundo con internet, me dijo.

El librero había llegado a un acuerdo con Correos de modo que cada envío a España solo añadía 1,5 euros al coste final. Esta librería, pequeñita, está en Madrid y muchos clientes madrileños, con esos precios de envío, preferían encargar el libro y recibirlo por correo porque ya un viaje en Metro de ida y vuelta les cuesta más.

La moraleja de todo esto es que internet es una ventana fascinante para alguien que profese amor a los libros. Para las pequeñas librerías se puede convertir en una fuente notable de ingresos. Lo único fastidioso es etiquetar cada libro que llega, y subirlo a la base de datos de las grandes operadoras de libros como Iberlibro.

Pero resulta que este librero ya iba a contratar una persona joven para que le ayudara a etiquetar los libros, con lo cual, está creando un puesto de trabajo adicional. Lo mejor de todo es que antes, cuando llegaba agosto, las librerías cerraban, no obtenían ingresos pero seguían pagando los gastos corrientes. Ahora, la librería puede seguir funcionando en agosto “y hasta en los fines de semana”.

Sabemos que internet ha supuesto una conmoción: el pirateo ha causado un enorme daño a las editoriales y a los autores. Pero también muestra el camino de salida a los pequeños libreros.

 

 

Libros de papel y libros electrónicos: ¿podemos decir ya quién ganará la batalla?

23 abril 2015 - 10:01 - Autor:

En marzo de 2009 me regalaron un lector electrónicos de libros. Tenía en su memoria más de 500 obras clásicas que ‘había que leer antes de morir’: La Iliada, David Copperfield, Colmillo Blanco, El mundo es ansí...

continuar leyendo

Piratas de libros: no hemos cambiado en siglos

15 junio 2014 - 9:52 - Autor:

Horas después de que Mario Vargas Llosa lanzara en 2010 su novela El sueño del celta ya estaban las copias pirata en los mercadillos de Lima y a un tercio del precio de cubierta de la edición legal.

La piratería de libros es una de las mayores preocupaciones de la industria editorial y de los autores. Surgen copias digitales de libros minutos después de que estos libros hayan sido lanzados por sus editoriales a los mercados. Algunos piratas se jactan incluso de su rapidez.

continuar leyendo

Estos libros de economía te servirán para hacer feliz a ocho amigos

24 diciembre 2013 - 15:01 - Autor:

Esta es mi selección de libros de economía para regalar en estas fiestas. He escogido ocho que proceden de diferentes áreas. Así harás feliz a ocho clases de amigos.

1. Para el que busca conspiraciones internacionales. El imperio invisible. Juan Pablo Cardenal y Heriberto Araujo. Editorial Crítica. ¿Cómo actúan las mafias chinas en Europa? ¿Cómo lavan dinero? ¿Cómo lo transportan? ¿Cómo abusan de las leyes occidentales? Estos dos periodistas españoles afincados en China han hecho decenas de entrevistas para producir este libro imprescindible. Los documentos abruman. Cardenal y Araujo ya me impresionaron con ‘La silenciosa conquista china’. Ambos libros de investigación deberían estar en la mesilla de noche de todo el que quiere saber qué va a pasar en las próximas décadas. Les hice una entrevista a propósito del nuevo libro que publicaré pronto. Ejemplo de periodismo de investigación… y de paciencia.

continuar leyendo

Jonathan Ive, el otro genio de Apple

26 octubre 2011 - 23:19 - Autor:

En estos días se han puesto a la venta dos biografías de Steve Jobs, la de Walter Isaacson (Debate, titulada Steve Jobs) y la de Daniel Ichbiah (Lid, titulada Las Cuatro Vidas de Steve Jobs).

Hay en ambas mucho que aprender y los periodistas las están desgranando poco a poco para mostrar la vida del fundador de Apple. Un genio, sin duda, pero en ambas biografías hay una parte dedicada a otro genio de la empresa de la manzana, el diseñador Jony (Jonathan) Ive (ver foto).

Este diseñador británico llevaba trabajando en Apple desde 1992, cuando Jobs no estaba en la compañía. “Ive se aburría tremendamente en Apple”, cuenta Ichbiah, “y estaba a punto de presentar su dimisión

Recordemos. Jobs, creador de Apple, había sido expulsado de la empresa en los ochenta. Luego volvió a dirigirla, justo cuando la empresa estaba cayendo en el abismo. ¿Por qué? Porque los ingenieros habían tomado el lugar de los diseñadores.

Jobs  volvió a la compañía en 1996, y dio al año siguiente dio un discurso que resultó para Ive una revelación. “Anunció que nuestra meta no era simplemente ganar dinero sino también crear grandes productos”. O sea, Jobs proponía hacer justamente lo contrario de lo que Apple estaba haciendo en los últimos años.

En la mayoría de las empresas, cuenta Walter Isaacson, biógrafo de Jobs, la ingeniería determina el diseño. Los ingenieros plantean sus requisitos y los diseñadores crean cubiertas y tapas que puedan acomodarlos. “Para Jobs, el proceso tendía a funcionar en sentido contrario”.

Eso fue lo que gustó a Ive.

El iMac, un ordenador que parecía un caramelo

Un día Jobs vio uno de los diseños de Ive. Se trataba de un ordenador de color y de plexiglás. La empresa lo había rechazado pero Jobs lo vio y dijo “lo quiero”. El problema era presentar este modelo traslúcido al consejo de administración de Apple, “aquella cohorte de seres racionales en busca de rentabilidad garantizada”.

Jobs y su diseñador se encerraron con un pequeño equipo y trabajaron en absoluto secreto tras un cartel, copiado de la Segunda Guerra Mundial, que decía “Las lenguas largas pueden hundir el barco”. Estaba naciendo el iMac, ese ordenador en forma de fruta y de colores ácidos, que entre otras cosas se había basado en la forma en que se presentan los caramelos.

El 6 de mayo de 1998 el iMac se presentó en público. “Se convirtió en el ordenador más vendido del momento en todas las categorías”, dice uno de los biógrafos. Desde entonces, ambos trabajaron haciendo algo que consistía en buscar la sencillez en la complejidad. Fueron sacando productos sorprendentes, que parecían salidos del taller de un orfebre medieval: el iMac, un ordenador de color y en forma de huevo. El iPod, el iPhone, el iPad…

¿Y qué hacía a Ive tan brillante? Que era un artesano. Un artesano moderno.

El orfebre medieval

Su padre era un orfebre que además daba clases en la universidad local de Chingford. Enseñó a su hijo el placer de hacer cosas con las manos. “Llegué a darme cuenta de que lo realmente importante era el cuidado que se ponía en ellos [productos hechos a mano]“. 

Ive consiguió muchos premios de diseño y en 1992, cuando entró en Apple, la empresa estaba dirigida por Gil Amelio, quien no tenía mucho aprecio por el diseño. “No había un ambiente de atención a los productos”, afirma Ive en una de las biografías,” porque estábamos tratando de rentabilizar al máximo los beneficios que obteníamos”.

Cuando Jobs volvió, Ive vio de nuevo la luz.

¿Podía haber surgido esa gama de productos sin la unión de un orfebre y un visionario? Es dudoso. Ive afirma en una de las biografías que cuando Jobs presentaba esos diseños como si hubiesen salido de su propia cabeza, se sentía como si le hubieran robado un bebé. Pero también reconoce que sin la visión y la apuesta de Jobs, habría sido imposible que esos bebés vieran la luz.

Fue la idea de dar valor a la artesanía lo que hace que ahora Apple sea una de las empresas más valiosas del mundo. Parece una contradicción. En la era de la superproducción en serie, de las commodities, del usar y tirar, ha triunfado una empresa que trabaja conceptos medievales: el fruto de las manos. A eso se le llamaba entonces artesanía.

Una de las lecciones que se aprende de ambas biografías es que los departamentos de diseño de las grandes compañías son en parte herederos de ese espíritu artesanal… siempre que por encima no tengan a los ingenieros. En la construcción de las catedrales, se unificó el trabajo de cientos de artesanos para producir vitrales o arcos, gárgolas y hornacinas, y todo ello  bajo la supervisión de un gran arquitecto que tenía una visión.

Y Jony Ive es ese artesano medieval transplantado al siglo XX y descubierto por un cazador de talentos que convertía la técnica en arte: Steve Jobs.

(Mi Twitter para los artesanos incomprendidos:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas