Saltar al contenido

« ver todos los blogs

En la tragedia de Murdoch, solo falta sexo

19 julio 2011 - 14:35 - Autor:

Cuando Wikileaks comenzó a extenderse por las portadas del mundo entero, los periodistas nos dimos cuenta de que tenía casi todos los elementos de una película de intriga y aventuras: un video sobre un ametrallamiento cruel de periodistas en Bagdad, un país en medio de una guerra, un pequeño grupo de periodistas y hackers unidos por una causa informativa, una persecución contra ellos de la CIA y el Pentágono, y un tipo medio gurú medio visionario que estaba en medio de esta balacera, Julian Assange.

Solo faltaba sexo, dijimos.

Y llegó.

Se le acusó de haber forzado sexualmente a dos mujeres en Suecia. Por esa razón está confinado en Gran Bretaña, a la espera de su extradición.

No es de extrañar que ya haya por lo menos tres libros sobre este enredo colosal, y este hombre enigmáticamente influyente.

Lo que está sucediendo en el grupo News International está tomando el mismo rumbo.

Hasta hace unas horas, tenía muchos ingredientes: unos periodistas pillos que pinchan teléfonos para obtener exclusivas, unos policías de Scotland Yard que se dejan sobornar, el mayor magnate de medios de comunicación, el cierre del mayor periódico del Reino Unido, una mujer que escala de secretaria a directora de ese medio…

Pero hasta ahora, la noticia en España no lograba atraer tanta atención como la que le daban los medios, pues se trataba de un asunto anglosajón medio desconocido para la mayoría (News of the World, ¿qué es eso?), y un hombre de negocios que tampoco es muy habitual en nuestras portadas, Rupert Murdoch.

El domingo por la noche, la cosa comenzó a cambiar cuando se supo que dimitía el jefe de Scotland Yard. ¿Scotland Yard? ¿La célebre, eficaz y siempre recta policía británica? ¿La que ayudaba a Bond y a Sherlock Holmes? Eso era otra cosa.

Pero no solo dimitía el jefe, sino el segundo jefe.

Y el lunes por la noche, se supo que el periodista que denunció las prácticas de News of the World apareció muerto en su domicilio. ¿Muerto? ¿Ha habido alguna conspiración?

Tiemblan las bases del mayor grupo de comunicación del planeta, News International, con 51.000 empleados y unos ingresos de 32.000 millones de dólares.

Dirigido por un ciudadan Kane australiano, posee la cadena de TV más rentable de EEUU, la Fox (gana 800 millones de dólares), el periódico económico más poderoso del globo, The Wall Street Journal, la agencia de noticias financieras más asentada en EEUU, Dow Jones, la cadena de periódicos más vendidos en Reino Unido (News of the World, Sun, The Times…), y parte de un canal de TV muy poderoso en Reino Unido, BskyB. La imagen de los Murdoch ha pasado de los cielos a los suelos en pocas semanas.

Y en su caída ha golpeado dos de las grandes instituciones inglesas: la eficiente e insobornable policía de Scotland Yard, y la profunda y creíble prensa británica. Periodistas y policías salpicados por la corrupción. Su RSC, la responsabilidad social corporativa, está destruida.

Para muchos empresarios, lo que está sucediendo a News International es la prueba de que tu imperio puede pasar de la gloria al infierno en cuestión de días. La acción de News International cae sin freno en Wall Street (un 17% desde el 1 de julio), los políticos le retiran la mano, otros medios les muerden sin piedad…

Y eso que en esta telenovela, solo falta algo para convertirla en un drama digno de los mejores libros de James Bond: sexo.

Y al paso como van las cosas, no tardará en caer.

.

 

¿Prestigiosa prensa británica?

8 julio 2011 - 7:00 - Autor:

A finales de 2007, el diario Metro consiguió una entrevista con Francisco Marcos, el detective español que se había hecho cargo del caso Maddie. El periodista preguntó al detective si pensaba que la pequeña desaparecida en Portugal estaría de vuelta en casa en Navidad. Y Marcos respondió: “Ojalá“.

Al día siguiente, los tabloides ingleses dijeron en sus portadas y en sus páginas interiores lo siguiente: “I’ll get Maddie back in Christmas”“Lograré que Maddy vuelva en Navidad, dice el detective español”. Inmediatamente, las agencias de noticias españolas así como sus corresponsales en Gran Bretaña, devolvieron la noticia a España diciendo que el detective prometía que iba a traer a Maddy a casa, y entonces varios medios españoles así como canales de televisión repitieron el desatino aquí en casita. (si quieren comprobarlo entren en Google y pongan. “Maddie’s detective back christmas”).

Paco Marcos me llamó confundido, pues yo era director de Metro y amigo, y le dije que hablaría con los medios británicos. Salvo una periodista, el resto no me hizo mucho caso. El error de bulto estaba en que en las portadas de esos medios, habían traducido ‘ojalá’ por “I’ll get Maddy back by Christmas”. Una diferencia notable. Y por eso salió el despiadado titular en miles de medios del mundo, incluso en Mumbai y Australia.

Así es la prensa británica sensacionalista.

Esto me llama mucho la atención porque el mismo país serio y orgulloso de producir un periodismo inteligente y analítico es el que acoge a esa prensa capaz de pinchar teléfonos, pagar testaferros y publicar fotos o textos sin comprobar. Por ello, no se puede hablar en general de “prestigiosa prensa británica” porque no lo es.

Recuerden lo que pasó hace años con el Mirror. Alguien depositó en la recepción del diario unas fotos de unos soldados británicos haciendo pis y humillando a iraquíes. Dado que estaba de moda publicar fotos de humillaciones  a iraquíes, a los jefes del Mirror ni se les ocurrió comprobarlo. Lo llevaron a portada. Eran fotos falsas. Un montaje. Días después el director fue despedido.

Pasado mañana cerrará el News of the World, uno de los diarios sensacionalistas británicos. Han tenido exclusivas muy elogiables, pero entre ellas se han colado prácticas que no dejan muy bien a la profesión como pinchar teléfonos, pagar testaferros, falsear pruebas, mentir…

Ahora bien, el lamento y la petición de perdón de los Murdoch me han parecido una puesta en escena. No me lo creo.

Los Murdoch han promovido siempre un producto que rozaba las fronteras de lo ilícito. Por eso me ha parecido muy falso el comunicado donde echan la culpa de todo a los “wrongdoers“, es decir, a los malos profesionales, que según esta familia, han convertido una buena redacción en una mala. ¿Y los jefes de esos malos profesionales que les azuzaban? ¿Y los empresarios que se frotaban las manos cuando aumentaban las ventas con esas historias de dudosa procedencia?

Cuando hablé con una periodista de un diario sensacionalista que había publicado la información equivocada de Maddie me dijo: “Mira, yo puse lo correcto pero allí en Londres hacen lo que les da la gana”.

(Mi Twitter @ojomagico)

.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube