Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los patinazos de Podemos analizando la actual política económica española

29 Julio 2017 - 0:06 - Autor:

Con el título de ‘Mitología de la recuperación‘, Podemos ha analizado en su web por qué el gobierno nos está mintiendo respecto de la recuperación pues emplea “un relato interesado que tergiversa la realidad·”.

En primer lugar, Podemos intenta demostrar que los recortes del pasado no fueron beneficiosos “sino que prolongaron innecesariamente la crisis al reforzar sus efectos depresivos”. Nadie dijo que los recortes fueran beneficiosos. Por eso se les llama recortes. No hay muchas fórmulas para salir de la crisis y una de ellas son los recortes. De hecho, Grecia, incluso gobernada por la izquierda de Syriza, ha hecho unos recortes más brutales para salir de la crisis, como bajar las pensiones, cosa que no se ha hecho en España. La subida del paro y la caída del PIB en España tras los recortes de 2012 eran previsibles. Habría sido una hecatombe si se hubieran prolongado, pero a partir de 2014 la economía empezó a estabilizarse. Eso no lo admite Podemos.

En segundo lugar, Podemos dice que esa recuperación del 3%, se debe, según dijo el Banco de España, a “la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y a la fuerte reducción de los precios del petróleo”. Como las familias españolas están muy endeudadas y como este país depende más del petróleo que otros, entonces al suavizarse los tipos y el barril, hemos salido mejor. Bien: de la misma manera se podría haber dicho que la política económica que nos llevó a la crisis no fue culpa del gobierno sino de los tipos de interés y del petróleo, que eran más altos que ahora. Podemos lo ignora.

Una de las cosas que critica Podemos es que “de los 990.000 empleos netos que se han creado en el bienio 2015-2016, apenas 315.000 eran empleos indefinidos. Los otros 676.000 (casi el 70%) eran empleos temporales”. Eso es verdad: se crea empleo temporal. Pero no es un fenómeno español sino mundial. El modelo productivo laboral ha cambiado. La vieja siderúrgica que daba trabajo a 30.000 personas con generaciones de padres, hijos y nietos, ahora es una empresa de 2.000 empleados de alta formación tecnológica, muchas máquinas y muchos proveedores. Los economistas de Podemos se enfrentan, como todos los economistas, con el desafío de la revolución tecnológica y digital. Sin embargo, los últimos datos del empleo echan por tierra los mitos de Podemos: se crea más empleo que nunca, y se firman cada vez más contratos fijos.

Por último, Podemos exige “una política fiscal que abandone definitivamente la austeridad, revierta los recortes de esta funesta década en los servicios públicos fundamentales y acometa las inversiones necesarias para propiciar el cambio productivo y la disminución de las desigualdades”. Pues es justo lo que está empezando a hacer el gobierno: ahora que empieza a tener dinero, anuncia planes de gasto público. A principios de este mes anunció una oferta de 20.000 empleos públicos. También ha anunciado 5.000 millones en carreteras.

Es decir, a medida que pase el tiempo, Podemos se va quedando sin argumentos. Hay todavía muchos desperfectos en la economía. Pero todo lo que critica Podemos al gobierno, es justo lo que ha hecho su amigo Tsipras en Grecia, y ha tenido menos resultados que en España.

Podemos le hace un ‘Luis Bárcenas’ a sus ediles en Ahora Madrid: “Sed fuertes”

21 Junio 2017 - 22:07 - Autor:

La política tiene tres fases: la primera es la romántica, donde uno puede despotricar contra el sistema, la casta, la establishment y cualquier cosa. Todo se le perdona porque el alma está limpia.

La segunda es la profesional, donde uno ya forma parte del sistema: concejales, diputados, alcaldes… Entonces uno puede gobernar.

Y la tercera es la de los tribunales, pues siempre hay cosas feas, manipulaciones, corrupciones y esas cosas.

Podemos ha saltado las tres etapas en tres años. Desde que empezó a dar la lata en la calle, hasta que ha formado parte del sistema y se ha pringado, han pasado unos tres años. Poco más.

Y ya tiene casos de supuesta corrupción. El último de ellos es que dos concejales de Ahora Madrid, la coalición que gobierna la alcaldía más importante de la capital, están siendo investigados por malversación. Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, ambos concejales, encargaron un informe sobre la gestión del Open de Tenis de Madrid.

Hasta ahí todo bien: el problema es que pagaron 100.000 euros de las arcas públicas. Luego, lo presentaron a la Fiscalía Anticorrupción, pero no lo comunicaron a la alcaldesa y lo asignaron a dedo, sin concurso público.

Peor aún: estos concejales querían pillar a los organizadores del evento, donde estaban los antiguos ediles del PP, para denunciarles. No tomaron en cuenta que ya se habían realizado varios informes y que en ninguno se reveló nada raro.

O sea, 100.000 euros tirados a la basura.

Según el código ético de Podemos, cuando un político de este grupo esté imputado, debe presentar su dimisión. Pues nada. Lo más hilarante ha sido la reacción de los políticos de Podemos y de Izquierda Unida. Defienden el “ejemplar comportamiento” de los ediles.

Eso nos recuerda el comportamiento de Rajoy con Luis Bárcenas, ex tesorero del PP acusado de corrupción. El presidente del PP le envió un mensaje por sms diciéndole: “Luis, sé fuerte”.

Podemos e IU le ha hecho un Bárcenas a los suyos: “Chicos sed fuertes”.

Todo lo cual demuestra que los representantes de Podemos han llegado a la tercera fase de la dialéctica revolución-poder popular. La cuarta es la cárcel. Continuará.

Para Podemos, la noticia latinoamericana más alarmante viene de… ¡Paraguay!

3 Mayo 2017 - 20:29 - Autor:

 

Todas las semanas, hago el ejercicio de echar un vistazo al portal del partido político Podemos, para conocer su interés por Venezuela. Pablo Iglesias y los suyos condenan las ‘gravísimas persecuciones’ que sufre el colectivo LGTBI en Chechenia, condenan la represión a los saharauis, y condenan la opresión a los palestinos.

¿Y en el caso del continente latinoamericano?

Comentan las elecciones en Ecuador de hace 15 días, así como las revueltas en Paraguay de hace un mes. Nada para angustiarse comparado con Venezuela.

¿Es que en la web de Podemos no hay nada sobre los dos intentos de golpe de estado de Maduro? No. ¿Algún comentario sobre las enormes manifestaciones y los 26 muertos en Venezuela? Nada. ¿Una nota crítica sobre la idea de Maduro de lanzar una nueva Constitución sin contar con el voto universal? Cero.

Si estuviéramos en un periodo electoral español, la excusa de Pablo Iglesias y de Podemos sería algo así como: “ya está la prensa utilizando temas de Venezuela para enfangar la imagen de Podemos”. O bien, dirían que los medios de comunicación solo hablan de Venezuela cuando hay elecciones en España.

Pues no: no hay elecciones en España a la vista. Y, sí, los medios están dando –como siempre– noticias sobre Venezuela. Los medios ofrecen noticias sobre Venezuela porque lo que está pasando allí es muy grave. El país se ha convertido en una dictadura. Su presidente se niega a convocar elecciones, y se le acusa de financiarse con la droga, reprimir a la oposición, perseguir a los periodistas, comprar a los militares, ignorar las leyes, atacar a las empresas y no ser capaz de detener los 30.000 asesinatos que se producen cada año en el país.

La Asamblea Nacional, elegida por el pueblo libremente, ha sido neutralizada por el Tribunal Supremo, controlado por Maduro.

Venezuela pasa hambre. Venezuela sufre la mayor inflación del planeta. Venezuela atraviesa la mayor caída del producto interior bruto del continente. Venezuela es el país con más reservas de petróleo del mundo, pero las gasolineras periódicamente se quedan sin combustible porque las refinerías están cayéndose a pedazos. En Venezuela hay ahora más de 1.800 presos políticos.

Venezuela, en suma, es el caso más doloroso del mundo de cómo un país rico puede ser arruinado por una cuerda de delincuentes.

Pero en la web de Podemos, ni un simple gesto para acordarse de los venezolanos.

¿Será porque se enorgullecen de haber asesorado al gobierno chavista? ¿Es que no sienten ningún remordimiento de haber colaborado en el colapso de un país entero con 30 millones de habitantes?

No. En Podemos no piden perdón. Nada de nada.

En la web de Podemos, Venezuela es un país inexistente. Y eso demuestra la categoría moral de Podemos: prefieren callar, que lanzar un manifiesto en apoyo al pueblo venezolano.

Pero los venezolanos no lo olvidarán nunca.

 

Imaginen que Rajoy suprime el Congreso y que Pablo Iglesias pide dialogar

5 Abril 2017 - 23:42 - Autor:

A veces, para valorar la postura de un político o de un partido, no hay nada mejor que hacer cambio de roles.

Imaginen que Rajoy quiere aprobar una ley para vender empresas públicas a multinacionales extranjeras. Pero para hacer eso, tiene que conseguir el apoyo mayoritario del Congreso, pues se trata de empresas públicas españolas.

Ahora imaginen que el Congreso le dice que no. Entonces, Rajoy presiona al Tribunal Constitucional, para que suspenda al Congreso, le arrebate el poder, y se lo conceda todo a Rajoy. Entonces, Rajoy ya podría vender empresas públicas a multinacionales.

Ahora imaginen que el Congreso español se rebela. Se convocan manifestaciones en toda España en apoyo de nuestros diputados y hasta se organiza una marcha hacia el Congreso. Y entonces, Rajoy envía a la policía antidisturbios, que disuelven las manifestaciones con bombas lacrimógenas, golpes, gases pimienta y violencia. Dan palos hasta a los diputados.

Y ahora viene lo mejor.

Imaginen que los diputados de Podemos y Esquerra Republicana de Cataluña, en lugar de salir a la calle a protestar, piden diálogo con Rajoy. Piden que se mantengan las líneas de diálogo abiertas, y que no se presione al gobierno.

¿A que no cuela?

Pues tiene que colar porque es lo que ha pasado.

Ha pasado en Venezuela. La sala constitucional del Tribunal Supremo de Venezuela arrebató los poderes a  la Asamblea nacional, y le dio todo el poder a Maduro para que pudiera vender empresas públicas a capital extranjero (a rusos o chinos).

La revuelta popular tomó las calles. Maduro envió a los antidisturbios, que se enfrentaron a lo manifestantes, pegaron los diputados y encarcelaron a varias personas. Ante esos hechos tan terribles, varios partidos en el Congreso español, siguiendo la estela internacional de condenas, habían preparado una declaración institucional sobre la “grave situación política” en Venezuela.

El texto había sido propuesto por el PSOE y estaba apoyado por el PP. Allí se exigía la liberación de todos los presos políticos. Además, se demandaba  a las autoridades venezolanas a respetar el calendario electoral y celebrar elecciones transparentes.

Todo iba bien hasta que se tropezó con Podemos y con ERC. Estos dos partidos no apoyaron la declaración institucional, y por lo tanto, no se ha podido hacer pues al ser institucional, se requiere que todos los partidos se unan. No habrá declaración del Congreso español sobre Venezuela. Insólito.

En su lugar, Podemos y ERC, piden “diálogo con Venezuela y con Maduro”. Y ahora vuelvan a la primera parte de este artículo para intentar encontrar el sentido.

(Por cierto, en la web de Podemos hay una declaración sobre la victoria del izquierdista Lenin Moreno en las elecciones de Ecuador, pero nada sobre Venezuela, donde están pasando cosas muy graves. Eso lo dice todo).

 

Los chavistas han dado tres golpes de estado pero Podemos no los ha visto

3 Abril 2017 - 20:51 - Autor:

En febrero de 1992, Hugo Chávez intentó dar un golpe de estado en Venezuela. Se levantó en armas y sacó los carros de combate cuando era comandante. Fracasó y fue a la cárcel. Algunas fuentes calcularon que hubo más de 100 muertos.

En noviembre de aquel año, varios militares ligados a movimientos de izquierda, intentaron dar otro golpe de estado para liberar a Hugo Chávez. Fracasaron. Fueron apresados. Hubo 171 muertos.

El miércoles 29 de marzo pasado el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela –controlado por chavistas– dictó una resolución por la cual arrebataba el poder a la Asamblea nacional y se lo atribuía a sí mismo. Fue un golpe de estado. Al final rectificó y devolvió sus atribuciones a la asamblea.

Es decir, los chavistas han intentado dar tres golpes de estado. Ha habido muertos. Pero en el partido político español Podemos no se han enterado. Pablo Iglesias nunca ha hablado de golpes. Y Juan Carlos Monedero, en sus muchos artículos desde 2004, nunca ha denunciado el golpismo los chavistas desde 1992.

Si todo eso no han sido golpes, ¿qué pasó en Venezuela?

 

Pablo Iglesias piensa que los periodistas conspiran contra él: ¡al revés!

7 Marzo 2017 - 0:09 - Autor:

 

Un día después de que Pablo Iglesias denunciara en el programa de Jordi Evole que los periodistas acosan a Podemos, la Asociación de la Prensa de Madrid denunció lo contrario: que los periodistas están siendo asediados por Podemos.

Lo que denuncia Pablo Iglesias es lo mismo que denuncian casi todos los políticos: los periodistas conspiran contra mí. Lo que no han llegado a entender Pablo Iglesias y muchos políticos es que la prensa no está para hacerles la pelota sino para preguntar, analizar, y perseguir… la verdad. Unas veces lo hacemos mejor que otras, pero nuestro deber ese: no dejarnos convencer por ellos.

Lo que olvida Iglesias es que la prensa le sacó del anonimato. Podemos fue lo novedoso en la política desde 2014 y los periodistas buscan lo novedoso. Debería recordar Iglesias que uno de los primeros medios en darle cancha fue uno conservador: Intereconomía. Pablo era uno de los tertulianos.

El diario elconfidencialdigital.com lo resumía así. “En su primera intervención, la noche del 28 de abril [de 2014], el líder de Podemos –hasta entonces un mero profesor de Ciencias Políticas- se presentó de una forma cuanto menos curiosa: “Lo primero, daros las gracias por la invitación, es un gusto cruzar las líneas enemigos y charlar en territorio comanche”.

Ahí fue cuando nació el fenómeno. Hasta entonces, Pablo Iglesias solo podía ser visto en La Tuerka, un programa de TeleK, la televisión de Vallecas.

Cuando su partido logró 5 diputados en las elecciones europeas de aquel año, la explosión del fenómeno Iglesias ya fue imparable.

Por eso, hay gente del PP que dice que la prensa suele tratar bien a Podemos, que le ha dado cancha mucha en los medios, y que Podemos ha sabido aprovecharse.

Pero no: Iglesias piensa que le perseguimos sin razón. Lo que pasa, como explicó una de sus militantes en Salvados el domingo pasado, es que Iglesias tiene mucho ego. Y supongo que como cualquier persona que tiene el ego subido, no soporta las críticas.

Una de las bazas más poderosas de Podemos son las redes sociales. Son lo que Iglesias denomina Brigadas Moradas. Basta que un periodista escriba un comentario crítico sobre Podemos o sobre Iglesias, para que se movilicen miles de trolls en las redes para acosarles. El País y el confidencial.com dedicaron amplios reportajes a explicar su método.

Lo he sufrido varias veces, pero lo sigo viendo como parte del juego. Las redes son sobre todo estados de opinión. Son muros para desfogarse escribiendo lo que a uno le gusta y lo que le cabrea. Pero la prensa no va a dejar de hacer su papel crítico por muchos trolls que haya, o porque haya políticos como Pablo Iglesias a los que les molestan los periodistas.

Para eso estamos.

(La imagen es de Atresmedia).

Cuando la ideología te ciega: las últimas tonterías de IU y de Podemos

23 Febrero 2017 - 23:11 - Autor:

El coordinador de Izquierda Unida dijo hace poco que el preso político Leopoldo López, encarcelado desde hace tres años en Venezuela, está allí por golpista. Para él, no es un preso político.

¿Golpista? Esto es lo que pasó de verdad.

A principios de 2014, estallaron una serie de rebeliones populares en las principales ciudades de Venezuela. El motivo se lo imaginan: no hay alimentos, no hay medicinas, no hay seguridad, y el gobierno no hace nada. Leopoldo López, líder de un partido socialdemócrata llamado Voluntad Popular, encabezó muchas de las marchas contra el gobierno. Resultaron muertas más de 40 personas por la represión de la policía.

Dado que el gobierno de Maduro jamás ha reconocido haberse equivocado (su ideología se lo impide), acusaron a López de ser el instigador, lo encarcelaron y abrieron un juicio. Se le condenó a 13 años de prisión.

Sin embargo, en meses posteriores se supieron cosas sobre ese juicio. Uno de los fiscales, Franklin Nieves, afirmó que le habían obligado a presentar acusaciones falsas, so pena de destituirle. “Leopoldo López es inocente”, dijo a The Wall Street Journal. “Fue un juicio netamente político y debe ser un juicio nulo… Se violaron todos sus derechos humanos al negarle sus testigos y todas las pruebas que solicitó”. El fiscal tuvo que huir a EEUU con su familia. ¿Y por qué tiene tanto miedo? “Los fiscales y los jueces temen que si alguien disiente con la ejecución de una orden puedan ser detenidos o se invente contra ellos un caso criminal y se les envíe a prisión”. Eso dijo en octubre de 2015.

Un mes después, Rosa Amelia Azuaje, una perito lingüista venezolana que analizó por petición de los jueces las declaraciones de López en la asonada, dijo que el tribunal tergiversó sus palabras. Jamás dijo que de las declaraciones de López se pudiera razonar algún tipo de llamado a la violencia. Hoy la lingüista sufre persecuciones y amenazas.

En resumen, fue un juicio amañado. Leopoldo López está en la cárcel como preso político. No es un criminal.

Pero Alberto Garzón ni se entera. Bueno sí. Lee los periódicos, pero le pasa como a esas personas que no quieren que sus prejuicios se derrumben. Su mundo, es tan bonito…

Si Leopoldo López se hubiera levantado contra un gobierno conservador, seguro que Garzón habría dicho que en Venezuela hay presos políticos, habría encabezado manifestaciones y se habría encadenado ante la embajada de Venezuela. También habría dicho que la violencia de estudiantes era el resultado de la “dialéctica histórica de los débiles contra los fuertes”. De modo que no es una cuestión de principios sino de ideología: yo, con los míos a muerte, hagan lo que hagan.

Lo mismo pasa con Podemos. Estoy esperando que en la web de Podemos se mencione algún día la crisis de Venezuela. Tienen palabras para cualquier opresión en el mundo, pero nada para Venezuela. Han criticado la reciente visita de Macri, el presidente de Argentina, diciendo que “en un año de gobierno ha aplicado un tarifazo de gas, agua y electricidad, tiene en un año de gobierno un saldo de 200.000 despidos al mismo tiempo que salen los Papeles de Panamá”.

También defienden a Milagro Sala, una dirigente sindical que está detenida por manifestarse como lo hizo Leopoldo López, y acusada de extorsión, intento de asesinato y fraude. Para ellos no es una criminal, sino una presa política.

En cambio, en Podemos nunca han dicho nada de lo que pasa en Venezuela, donde hay cientos de presos políticos y cada día el pueblo es más pobre. Sufren recortes de agua, de energía eléctrica y con los bajos salarios no pueden afrontar la inflación. En Venezuela se asesinan 30.000 personas al año, la mayor parte pobres.

Una de dos: o se defiende a los dos presos (López y Sala), o se acusa a los dos. Pero a uno sí, y a otro no, es un contrasentido.

Lo que pasa es que esos partidos están cegados por su ideología. Para cualquier ser humano razonable, las opiniones de Podemos e IU no deberían ser tomadas en cuenta, ya sea que opinen de los nuevos planetas descubiertos por la NASA hasta el Día Internacional del Gato. Siempre se dejarán llevar por la ideología,

 

Podemos vota convertirse en un partido radical cuando la economía va mejor

13 Febrero 2017 - 8:15 - Autor:

La estrategia que han votado los militantes de Podemos en el congreso de Vistalegre ha sido muy clara: queremos ser más radicales y de izquierdas.

Eso significa movilizaciones callejeras en los desahucios, protestas por la pobreza energética, por los ERE’s de empresa, y por los salarios bajos. Salir a la calle significa salir en televisión.

Pero hay un pequeño problema. Por ejemplo, en cuanto a los desahucios, las cifras indican que cada vez hay menos, y que la mayoría son alquileres, no hipotecas. Y encima, el gobierno ha prorrogado la suspensión de los desahucios a familias vulnerables. Fue una medida que se aprobó hace 4 años y que vencía en mayo. Pasó sin pena ni gloria en medio de la crisis, pero 24.000 familias se salvaron de ser echadas a la calle.

No hay que olvidar que las personas que sufrieron de hipotecas con cláusula suelo, están recuperando sus fondos, gracias a los tribunales españoles y de la UE. Y que Bankia, por ejemplo, ya ha dicho que devolverá inmediatamente todas las cantidades.

También han disminuido el número de empresas con problemas. Se sabe que en 2016, el número de empresas en concurso de acreedores cayó un 20%. Ya son tres años de caídas.

La pobreza energética fue una de las primeras medidas del gobierno. El gobierno con el apoyo del PSOE aprobó prohibir los cortes de luz, en familias con problemas económicos. Esto fue en diciembre pasado.

La cosa sigue con la diminución del paro, que cae año tras año. Ahora equivale al 18% de la población activa y a fines de 2018 puede bajar al 15%. El gobierno espera dejarlo en el 13% en 2019, un año antes de las elecciones.

El salario mínimo, otro de los caballos de batalla de Podemos, ha subido de 655 a 706 gracias al Gobierno y al apoyo del PSOE. Ha sido la mayor subida en 30 años.

Y sobre el fracaso escolar, el gobierno ha ofrecido a todos los partidos suprimir la LOMCE  y lanzar una nueva ley educativa.

De modo que Podemos elige alzar los puños y las banderas en un momento en que la gente tiene menos motivos para salir a la calle a protestar, pues afuera hace sol, hay más dinero en el bolsillo y se está mejor en un chiringuito.

 

 

El plan de Podemos ahora no es arreglar este país sino arreglarse a sí mismos

21 Enero 2017 - 21:11 - Autor:

Desde hace muchas semanas, estoy contemplando las portadas de los periódicos de papel y digitales. Cada vez que hablan de Podemos no es para informar de cuál es su plan para resolver el problema de las pensiones, cómo recuperar la Sanidad, qué hacer con los parados y cuál es su plan para Cataluña.

No.

Ahora los medios solo hablan de cómo en Podemos están tratando de arreglarse a sí mismos.

Primero, la batalla entre errejonistas y pablistas. No sé cuánto de marketing hay en esto, pero desde luego parece serio: Errejón y los suyos promueven una vía más suave en Podemos, mientras que Pablo Iglesias y los suyos quieren volver a las tácticas de la conquista del poder asumiendo las tesis más radicales: aliándose con la extrema izquierda y volviendo a las barricadas (si es que las hay).

Lo penúltimo ha sido que Luis Alegre, uno de los fundadores del partido, se pasa a las filas de Errejón. Y lo último, que Iglesias ha movilizado a sus huestes internautas para dar la batalla a Errejón en las redes sociales. Lo llama las ‘brigadas moradas’.

En los medios se sigue esta pelea interna como si fuera un pugilato: en esta esquina, Pablo, y en la otra…

Pero si uno se para a reflexionar un poco, se pregunta: un momento, ¿de qué estamos hablando? ¿De propuestas políticas o de sus problemas?

España está en unos momentos difíciles por varios motivos: el parlamento y el gobierno catalanes plantean un referéndum en septiembre; cientos de miles de personas tratan de recuperar el dinero invertido en sus hipotecas que tenían cláusulas suelo; el frío está castigando en estas fechas a familias que no tienen dinero para pagar la luz, que encima está subiendo; hay que hacer algo con las pensiones porque se nos acaban los fondos; el modelo turístico español es insuficiente para construir un país más sólido…

Pero en Podemos están más enfrascados en resolver sus problemas que los problemas del país.

Siendo sinceros, ya poco pueden hacer. Al quedar como tercer partido en las elecciones, hemos vuelto al bipartidismo de modo que en los próximos años, y hasta las nuevas elecciones, veremos que quien corta el bacalao es el PP y el PSOE.

Y mientras tanto, el Podemos seguirán con su storytelling en la prensa y en las redes: que si hay que unirse, que si es bueno discutir, que si la democracia interna, que si la asamblea de Vistalegre, que si esos periodistas que nos atacan…

 

Pablo Iglesias hace un escrache a Gas Natural, pero no al ayuntamiento de Reus

20 Noviembre 2016 - 11:53 - Autor:

Pablo Iglesias y miembros de Podemos se han plantado en la sede de Gas Natural en Madrid con un altavoz y la han acusado de ser una empresa asesina. Le han hecho un escrache junto con Alberto Garzón,

Hace unos días, una anciana murió asfixiada porque la vela que usaba para alumbrarse incendió la casa. Gas Natural le había cortado la luz por impago dos meses antes.

En 2015 el parlamento catalán aprobó una ley por la cual las empresas de suministro deben avisar  de impago antes de cortar la luz. El artículo 6 punto 2, dice claramente:

“Debe establecerse, como principio de precaución, un protocolo obligado de comunicación a los servicios sociales y de intervención de estos servicios previamente a la concesión de las ayudas necesarias para evitar los cortes de suministro, en los casos de impago por falta de recursos económicos de las familias afectadas”. (Lo pueden ver pinchando el BOE aquí y yendo a la página 79292).

Al parecer, Gas Natural cortó la luz sin avisar a nadie. Hasta aquí parece que la responsabilidad cae sobre Gas Natural, aunque la empresa se excusa diciendo que el reglamento de esa ley no se ha desarrollado.

Pero como suele suceder en la vida real, las cosas son más complicadas.

En primer lugar, los servicios sociales del ayuntamiento de Reus sí sabían lo que estaba pasando en casa de Rosa Pitarch, pues una asistente social la visitaba con frecuencia. Es más, la atendían desde hace tres años, y el ayuntamiento le pagaba el agua porque Rosa vivía en extrema pobreza. El dueño del piso la quería desahuciar.

En segundo lugar, los familiares de la anciana no culpan a Gas Natural sino al ayuntamiento. Están muy enfadados porque el alcalde ha filtrado algunos datos sobre las relaciones que la familia Pitarch tenía entre sí. Insinuó que eran una familia “desestructurada”. Dijo que la nieta y la bisnieta de la anciana no se llevaban muy bien.

Las cosas se complican aún más porque hace 10 días, la nieta de la anciana fallecida, echó de la casa a los asistentes sociales, según el alcalde de Reus Carles Pellicer (CiU).

¿Por qué la nieta echa a los servicios sociales? No está muy claro.

Lo que se sabe es que, según la declaración de la nieta, el día de la muerte la visitó y le encendió una vela de seguridad. Ha sido esa declaración lo que ha  servido para que la acusen de que ella puede ser culpable de homicidio imprudente. ¿Quién la acusa? Nada menos que otro miembro de la familia: su propia hija a través de una abogado.

Es decir, la nieta y la bisnieta de la señora Rosa (del hijo no se sabe nada), han empezado una batalla entre ellas mismas. No fue la nieta –que la visitaba y le encendió la vela–, la que pagó el entierro sino la bisnieta.

Y es esta bisnieta a través de una abogada llamada Angels Alegre, quien está echando la culpa al ayuntamiento, y a su vez a su madre.

En cualquier caso, Gas Natural tiene que aquí una responsabilidad muy clara porque la ley así lo indica. Pero de igual manera es responsabilidad de los servicios sociales del ayuntamiento que conocían lo que pasaba en casa de Rosa desde hace mucho tiempo. Bastaba con que le hubieran comunicado todo a Gas Natural, compañía que ya tiene a más de 9.211 familias vulnerables bajo su paraguas.

Supongo que a Podemos no le interesa culpar al ayuntamiento de Reus. Es de la casta de los políticos. Pero como se ha visto, el ayuntamiento tiene una responsabilidad enorme en la muerte de la anciana. Los contadores de luz no tienen ojos ni corazón. Solo marcan watios y precios. En cambio, los servicios sociales son los que tienen que dar aviso de la pobreza de las familias y evitar que esto vuelva a pasar.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas