Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Imaginen que Rajoy suprime el Congreso y que Pablo Iglesias pide dialogar

5 abril 2017 - 23:42 - Autor:

A veces, para valorar la postura de un político o de un partido, no hay nada mejor que hacer cambio de roles.

Imaginen que Rajoy quiere aprobar una ley para vender empresas públicas a multinacionales extranjeras. Pero para hacer eso, tiene que conseguir el apoyo mayoritario del Congreso, pues se trata de empresas públicas españolas.

Ahora imaginen que el Congreso le dice que no. Entonces, Rajoy presiona al Tribunal Constitucional, para que suspenda al Congreso, le arrebate el poder, y se lo conceda todo a Rajoy. Entonces, Rajoy ya podría vender empresas públicas a multinacionales.

Ahora imaginen que el Congreso español se rebela. Se convocan manifestaciones en toda España en apoyo de nuestros diputados y hasta se organiza una marcha hacia el Congreso. Y entonces, Rajoy envía a la policía antidisturbios, que disuelven las manifestaciones con bombas lacrimógenas, golpes, gases pimienta y violencia. Dan palos hasta a los diputados.

Y ahora viene lo mejor.

Imaginen que los diputados de Podemos y Esquerra Republicana de Cataluña, en lugar de salir a la calle a protestar, piden diálogo con Rajoy. Piden que se mantengan las líneas de diálogo abiertas, y que no se presione al gobierno.

¿A que no cuela?

Pues tiene que colar porque es lo que ha pasado.

Ha pasado en Venezuela. La sala constitucional del Tribunal Supremo de Venezuela arrebató los poderes a  la Asamblea nacional, y le dio todo el poder a Maduro para que pudiera vender empresas públicas a capital extranjero (a rusos o chinos).

La revuelta popular tomó las calles. Maduro envió a los antidisturbios, que se enfrentaron a lo manifestantes, pegaron los diputados y encarcelaron a varias personas. Ante esos hechos tan terribles, varios partidos en el Congreso español, siguiendo la estela internacional de condenas, habían preparado una declaración institucional sobre la “grave situación política” en Venezuela.

El texto había sido propuesto por el PSOE y estaba apoyado por el PP. Allí se exigía la liberación de todos los presos políticos. Además, se demandaba  a las autoridades venezolanas a respetar el calendario electoral y celebrar elecciones transparentes.

Todo iba bien hasta que se tropezó con Podemos y con ERC. Estos dos partidos no apoyaron la declaración institucional, y por lo tanto, no se ha podido hacer pues al ser institucional, se requiere que todos los partidos se unan. No habrá declaración del Congreso español sobre Venezuela. Insólito.

En su lugar, Podemos y ERC, piden “diálogo con Venezuela y con Maduro”. Y ahora vuelvan a la primera parte de este artículo para intentar encontrar el sentido.

(Por cierto, en la web de Podemos hay una declaración sobre la victoria del izquierdista Lenin Moreno en las elecciones de Ecuador, pero nada sobre Venezuela, donde están pasando cosas muy graves. Eso lo dice todo).

 

Los chavistas han dado tres golpes de estado pero Podemos no los ha visto

3 abril 2017 - 20:51 - Autor:

En febrero de 1992, Hugo Chávez intentó dar un golpe de estado en Venezuela. Se levantó en armas y sacó los carros de combate cuando era comandante. Fracasó y fue a la cárcel. Algunas fuentes calcularon que hubo más de 100 muertos.

En noviembre de aquel año, varios militares ligados a movimientos de izquierda, intentaron dar otro golpe de estado para liberar a Hugo Chávez. Fracasaron. Fueron apresados. Hubo 171 muertos.

El miércoles 29 de marzo pasado el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela –controlado por chavistas– dictó una resolución por la cual arrebataba el poder a la Asamblea nacional y se lo atribuía a sí mismo. Fue un golpe de estado. Al final rectificó y devolvió sus atribuciones a la asamblea.

Es decir, los chavistas han intentado dar tres golpes de estado. Ha habido muertos. Pero en el partido político español Podemos no se han enterado. Pablo Iglesias nunca ha hablado de golpes. Y Juan Carlos Monedero, en sus muchos artículos desde 2004, nunca ha denunciado el golpismo los chavistas desde 1992.

Si todo eso no han sido golpes, ¿qué pasó en Venezuela?

 

Pablo Iglesias piensa que los periodistas conspiran contra él: ¡al revés!

7 marzo 2017 - 0:09 - Autor:

 

Un día después de que Pablo Iglesias denunciara en el programa de Jordi Evole que los periodistas acosan a Podemos, la Asociación de la Prensa de Madrid denunció lo contrario: que los periodistas están siendo asediados por Podemos.

Lo que denuncia Pablo Iglesias es lo mismo que denuncian casi todos los políticos: los periodistas conspiran contra mí. Lo que no han llegado a entender Pablo Iglesias y muchos políticos es que la prensa no está para hacerles la pelota sino para preguntar, analizar, y perseguir… la verdad. Unas veces lo hacemos mejor que otras, pero nuestro deber ese: no dejarnos convencer por ellos.

Lo que olvida Iglesias es que la prensa le sacó del anonimato. Podemos fue lo novedoso en la política desde 2014 y los periodistas buscan lo novedoso. Debería recordar Iglesias que uno de los primeros medios en darle cancha fue uno conservador: Intereconomía. Pablo era uno de los tertulianos.

El diario elconfidencialdigital.com lo resumía así. “En su primera intervención, la noche del 28 de abril [de 2014], el líder de Podemos –hasta entonces un mero profesor de Ciencias Políticas- se presentó de una forma cuanto menos curiosa: “Lo primero, daros las gracias por la invitación, es un gusto cruzar las líneas enemigos y charlar en territorio comanche”.

Ahí fue cuando nació el fenómeno. Hasta entonces, Pablo Iglesias solo podía ser visto en La Tuerka, un programa de TeleK, la televisión de Vallecas.

Cuando su partido logró 5 diputados en las elecciones europeas de aquel año, la explosión del fenómeno Iglesias ya fue imparable.

Por eso, hay gente del PP que dice que la prensa suele tratar bien a Podemos, que le ha dado cancha mucha en los medios, y que Podemos ha sabido aprovecharse.

Pero no: Iglesias piensa que le perseguimos sin razón. Lo que pasa, como explicó una de sus militantes en Salvados el domingo pasado, es que Iglesias tiene mucho ego. Y supongo que como cualquier persona que tiene el ego subido, no soporta las críticas.

Una de las bazas más poderosas de Podemos son las redes sociales. Son lo que Iglesias denomina Brigadas Moradas. Basta que un periodista escriba un comentario crítico sobre Podemos o sobre Iglesias, para que se movilicen miles de trolls en las redes para acosarles. El País y el confidencial.com dedicaron amplios reportajes a explicar su método.

Lo he sufrido varias veces, pero lo sigo viendo como parte del juego. Las redes son sobre todo estados de opinión. Son muros para desfogarse escribiendo lo que a uno le gusta y lo que le cabrea. Pero la prensa no va a dejar de hacer su papel crítico por muchos trolls que haya, o porque haya políticos como Pablo Iglesias a los que les molestan los periodistas.

Para eso estamos.

(La imagen es de Atresmedia).

Cuando la ideología te ciega: las últimas tonterías de IU y de Podemos

23 febrero 2017 - 23:11 - Autor:

El coordinador de Izquierda Unida dijo hace poco que el preso político Leopoldo López, encarcelado desde hace tres años en Venezuela, está allí por golpista. Para él, no es un preso político.

¿Golpista? Esto es lo que pasó de verdad.

A principios de 2014, estallaron una serie de rebeliones populares en las principales ciudades de Venezuela. El motivo se lo imaginan: no hay alimentos, no hay medicinas, no hay seguridad, y el gobierno no hace nada. Leopoldo López, líder de un partido socialdemócrata llamado Voluntad Popular, encabezó muchas de las marchas contra el gobierno. Resultaron muertas más de 40 personas por la represión de la policía.

Dado que el gobierno de Maduro jamás ha reconocido haberse equivocado (su ideología se lo impide), acusaron a López de ser el instigador, lo encarcelaron y abrieron un juicio. Se le condenó a 13 años de prisión.

Sin embargo, en meses posteriores se supieron cosas sobre ese juicio. Uno de los fiscales, Franklin Nieves, afirmó que le habían obligado a presentar acusaciones falsas, so pena de destituirle. “Leopoldo López es inocente”, dijo a The Wall Street Journal. “Fue un juicio netamente político y debe ser un juicio nulo… Se violaron todos sus derechos humanos al negarle sus testigos y todas las pruebas que solicitó”. El fiscal tuvo que huir a EEUU con su familia. ¿Y por qué tiene tanto miedo? “Los fiscales y los jueces temen que si alguien disiente con la ejecución de una orden puedan ser detenidos o se invente contra ellos un caso criminal y se les envíe a prisión”. Eso dijo en octubre de 2015.

Un mes después, Rosa Amelia Azuaje, una perito lingüista venezolana que analizó por petición de los jueces las declaraciones de López en la asonada, dijo que el tribunal tergiversó sus palabras. Jamás dijo que de las declaraciones de López se pudiera razonar algún tipo de llamado a la violencia. Hoy la lingüista sufre persecuciones y amenazas.

En resumen, fue un juicio amañado. Leopoldo López está en la cárcel como preso político. No es un criminal.

Pero Alberto Garzón ni se entera. Bueno sí. Lee los periódicos, pero le pasa como a esas personas que no quieren que sus prejuicios se derrumben. Su mundo, es tan bonito…

Si Leopoldo López se hubiera levantado contra un gobierno conservador, seguro que Garzón habría dicho que en Venezuela hay presos políticos, habría encabezado manifestaciones y se habría encadenado ante la embajada de Venezuela. También habría dicho que la violencia de estudiantes era el resultado de la “dialéctica histórica de los débiles contra los fuertes”. De modo que no es una cuestión de principios sino de ideología: yo, con los míos a muerte, hagan lo que hagan.

Lo mismo pasa con Podemos. Estoy esperando que en la web de Podemos se mencione algún día la crisis de Venezuela. Tienen palabras para cualquier opresión en el mundo, pero nada para Venezuela. Han criticado la reciente visita de Macri, el presidente de Argentina, diciendo que “en un año de gobierno ha aplicado un tarifazo de gas, agua y electricidad, tiene en un año de gobierno un saldo de 200.000 despidos al mismo tiempo que salen los Papeles de Panamá”.

También defienden a Milagro Sala, una dirigente sindical que está detenida por manifestarse como lo hizo Leopoldo López, y acusada de extorsión, intento de asesinato y fraude. Para ellos no es una criminal, sino una presa política.

En cambio, en Podemos nunca han dicho nada de lo que pasa en Venezuela, donde hay cientos de presos políticos y cada día el pueblo es más pobre. Sufren recortes de agua, de energía eléctrica y con los bajos salarios no pueden afrontar la inflación. En Venezuela se asesinan 30.000 personas al año, la mayor parte pobres.

Una de dos: o se defiende a los dos presos (López y Sala), o se acusa a los dos. Pero a uno sí, y a otro no, es un contrasentido.

Lo que pasa es que esos partidos están cegados por su ideología. Para cualquier ser humano razonable, las opiniones de Podemos e IU no deberían ser tomadas en cuenta, ya sea que opinen de los nuevos planetas descubiertos por la NASA hasta el Día Internacional del Gato. Siempre se dejarán llevar por la ideología,

 

Podemos vota convertirse en un partido radical cuando la economía va mejor

13 febrero 2017 - 8:15 - Autor:

La estrategia que han votado los militantes de Podemos en el congreso de Vistalegre ha sido muy clara: queremos ser más radicales y de izquierdas.

Eso significa movilizaciones callejeras en los desahucios, protestas por la pobreza energética, por los ERE’s de empresa, y por los salarios bajos. Salir a la calle significa salir en televisión.

Pero hay un pequeño problema. Por ejemplo, en cuanto a los desahucios, las cifras indican que cada vez hay menos, y que la mayoría son alquileres, no hipotecas. Y encima, el gobierno ha prorrogado la suspensión de los desahucios a familias vulnerables. Fue una medida que se aprobó hace 4 años y que vencía en mayo. Pasó sin pena ni gloria en medio de la crisis, pero 24.000 familias se salvaron de ser echadas a la calle.

No hay que olvidar que las personas que sufrieron de hipotecas con cláusula suelo, están recuperando sus fondos, gracias a los tribunales españoles y de la UE. Y que Bankia, por ejemplo, ya ha dicho que devolverá inmediatamente todas las cantidades.

También han disminuido el número de empresas con problemas. Se sabe que en 2016, el número de empresas en concurso de acreedores cayó un 20%. Ya son tres años de caídas.

La pobreza energética fue una de las primeras medidas del gobierno. El gobierno con el apoyo del PSOE aprobó prohibir los cortes de luz, en familias con problemas económicos. Esto fue en diciembre pasado.

La cosa sigue con la diminución del paro, que cae año tras año. Ahora equivale al 18% de la población activa y a fines de 2018 puede bajar al 15%. El gobierno espera dejarlo en el 13% en 2019, un año antes de las elecciones.

El salario mínimo, otro de los caballos de batalla de Podemos, ha subido de 655 a 706 gracias al Gobierno y al apoyo del PSOE. Ha sido la mayor subida en 30 años.

Y sobre el fracaso escolar, el gobierno ha ofrecido a todos los partidos suprimir la LOMCE  y lanzar una nueva ley educativa.

De modo que Podemos elige alzar los puños y las banderas en un momento en que la gente tiene menos motivos para salir a la calle a protestar, pues afuera hace sol, hay más dinero en el bolsillo y se está mejor en un chiringuito.

 

 

El plan de Podemos ahora no es arreglar este país sino arreglarse a sí mismos

21 enero 2017 - 21:11 - Autor:

Desde hace muchas semanas, estoy contemplando las portadas de los periódicos de papel y digitales. Cada vez que hablan de Podemos no es para informar de cuál es su plan para resolver el problema de las pensiones, cómo recuperar la Sanidad, qué hacer con los parados y cuál es su plan para Cataluña.

No.

Ahora los medios solo hablan de cómo en Podemos están tratando de arreglarse a sí mismos.

Primero, la batalla entre errejonistas y pablistas. No sé cuánto de marketing hay en esto, pero desde luego parece serio: Errejón y los suyos promueven una vía más suave en Podemos, mientras que Pablo Iglesias y los suyos quieren volver a las tácticas de la conquista del poder asumiendo las tesis más radicales: aliándose con la extrema izquierda y volviendo a las barricadas (si es que las hay).

Lo penúltimo ha sido que Luis Alegre, uno de los fundadores del partido, se pasa a las filas de Errejón. Y lo último, que Iglesias ha movilizado a sus huestes internautas para dar la batalla a Errejón en las redes sociales. Lo llama las ‘brigadas moradas’.

En los medios se sigue esta pelea interna como si fuera un pugilato: en esta esquina, Pablo, y en la otra…

Pero si uno se para a reflexionar un poco, se pregunta: un momento, ¿de qué estamos hablando? ¿De propuestas políticas o de sus problemas?

España está en unos momentos difíciles por varios motivos: el parlamento y el gobierno catalanes plantean un referéndum en septiembre; cientos de miles de personas tratan de recuperar el dinero invertido en sus hipotecas que tenían cláusulas suelo; el frío está castigando en estas fechas a familias que no tienen dinero para pagar la luz, que encima está subiendo; hay que hacer algo con las pensiones porque se nos acaban los fondos; el modelo turístico español es insuficiente para construir un país más sólido…

Pero en Podemos están más enfrascados en resolver sus problemas que los problemas del país.

Siendo sinceros, ya poco pueden hacer. Al quedar como tercer partido en las elecciones, hemos vuelto al bipartidismo de modo que en los próximos años, y hasta las nuevas elecciones, veremos que quien corta el bacalao es el PP y el PSOE.

Y mientras tanto, el Podemos seguirán con su storytelling en la prensa y en las redes: que si hay que unirse, que si es bueno discutir, que si la democracia interna, que si la asamblea de Vistalegre, que si esos periodistas que nos atacan…

 

Pablo Iglesias hace un escrache a Gas Natural, pero no al ayuntamiento de Reus

20 noviembre 2016 - 11:53 - Autor:

Pablo Iglesias y miembros de Podemos se han plantado en la sede de Gas Natural en Madrid con un altavoz y la han acusado de ser una empresa asesina. Le han hecho un escrache junto con Alberto Garzón,

Hace unos días, una anciana murió asfixiada porque la vela que usaba para alumbrarse incendió la casa. Gas Natural le había cortado la luz por impago dos meses antes.

En 2015 el parlamento catalán aprobó una ley por la cual las empresas de suministro deben avisar  de impago antes de cortar la luz. El artículo 6 punto 2, dice claramente:

“Debe establecerse, como principio de precaución, un protocolo obligado de comunicación a los servicios sociales y de intervención de estos servicios previamente a la concesión de las ayudas necesarias para evitar los cortes de suministro, en los casos de impago por falta de recursos económicos de las familias afectadas”. (Lo pueden ver pinchando el BOE aquí y yendo a la página 79292).

Al parecer, Gas Natural cortó la luz sin avisar a nadie. Hasta aquí parece que la responsabilidad cae sobre Gas Natural, aunque la empresa se excusa diciendo que el reglamento de esa ley no se ha desarrollado.

Pero como suele suceder en la vida real, las cosas son más complicadas.

En primer lugar, los servicios sociales del ayuntamiento de Reus sí sabían lo que estaba pasando en casa de Rosa Pitarch, pues una asistente social la visitaba con frecuencia. Es más, la atendían desde hace tres años, y el ayuntamiento le pagaba el agua porque Rosa vivía en extrema pobreza. El dueño del piso la quería desahuciar.

En segundo lugar, los familiares de la anciana no culpan a Gas Natural sino al ayuntamiento. Están muy enfadados porque el alcalde ha filtrado algunos datos sobre las relaciones que la familia Pitarch tenía entre sí. Insinuó que eran una familia “desestructurada”. Dijo que la nieta y la bisnieta de la anciana no se llevaban muy bien.

Las cosas se complican aún más porque hace 10 días, la nieta de la anciana fallecida, echó de la casa a los asistentes sociales, según el alcalde de Reus Carles Pellicer (CiU).

¿Por qué la nieta echa a los servicios sociales? No está muy claro.

Lo que se sabe es que, según la declaración de la nieta, el día de la muerte la visitó y le encendió una vela de seguridad. Ha sido esa declaración lo que ha  servido para que la acusen de que ella puede ser culpable de homicidio imprudente. ¿Quién la acusa? Nada menos que otro miembro de la familia: su propia hija a través de una abogado.

Es decir, la nieta y la bisnieta de la señora Rosa (del hijo no se sabe nada), han empezado una batalla entre ellas mismas. No fue la nieta –que la visitaba y le encendió la vela–, la que pagó el entierro sino la bisnieta.

Y es esta bisnieta a través de una abogada llamada Angels Alegre, quien está echando la culpa al ayuntamiento, y a su vez a su madre.

En cualquier caso, Gas Natural tiene que aquí una responsabilidad muy clara porque la ley así lo indica. Pero de igual manera es responsabilidad de los servicios sociales del ayuntamiento que conocían lo que pasaba en casa de Rosa desde hace mucho tiempo. Bastaba con que le hubieran comunicado todo a Gas Natural, compañía que ya tiene a más de 9.211 familias vulnerables bajo su paraguas.

Supongo que a Podemos no le interesa culpar al ayuntamiento de Reus. Es de la casta de los políticos. Pero como se ha visto, el ayuntamiento tiene una responsabilidad enorme en la muerte de la anciana. Los contadores de luz no tienen ojos ni corazón. Solo marcan watios y precios. En cambio, los servicios sociales son los que tienen que dar aviso de la pobreza de las familias y evitar que esto vuelva a pasar.

Podemos tiene una empanada mental con Trump: ¿es de los nuestros?

13 noviembre 2016 - 10:36 - Autor:

 

Si hay un partido que no ha entendido nada de lo que ha pasado en EEUU ese ha sido Podemos. Ha calificado a Trump de fascista, de neoliberal y un montón de cosas.

Lo dicen porque Trump se opone a la entrada de más inmigrantes, critica a los musulmanes, es machista, y encima, es un empresario. ¿Es Trump solo eso?

Bueno, no sabemos bien lo que Trump es. Pero sabemos quién le vota. Y ese votante tiene muchas cosas coincidentes con las tesis de Podemos.

Por ejemplo:

-Tratado de Libre Comercio. No le gusta nada el tratado de libre comercio que se va a firmar ahora con la UE y que se llama TTIP. Se trata de eliminar barreras arancelarias e impedimentos, y abrir más los intercambios entre esos dos territorios. Podemos también lo ha denunciado. Trump también, porque ha supuesto la pérdida de puestos de trabajo en los cinturones industriales de EEUU, el Rusty Belt.

-La casta. Trump ha arremetido varias veces contra el poder político de Washington. No la llama ‘la casta’ pero los electores ven a Trump como alguien que no ha crecido y vivido en la política, no es un insider de Washington, sino como un outsider, alguien que no está en esos manejos. Pablo Iglesias ha despreciado al poder político y al parlamento como la casta. Ha sido un outsider hasta que entró en el Congreso.

-La prensa falsa o ‘máquina de fango’ . Trump no solo se reía de las encuestas publicadas y pagadas por la prensa llamándolas phony polls (encuestas falsas), sino que echaba a los periodistas de sus ruedas de prensa y negó la acreditación a The Washington Post, el medio del poder político de Washington. Ahora acusa a la prensa de instigar las revueltas callejeras contra su victoria. Pablo Iglesias tampoco siente mucha simpatía por la prensa. En una ocasión criticó a un periodista de El Mundo en una riera de prensa. Habla siempre de una conspiración de ciertos medios, y califica a El País de ‘máquina de fango’. Piensa que está manejada por empresas privadas o partidos políticos y que debe ser regulada.

-Los más desfavorecidos. Entre los votantes de Trump hay ahora una inmensa cantidad de familias empobrecidas. Empobrecidas por la crisis de 2008, por los acuerdos de libre comercio y por el olvido de los políticos de Washington. Para ellos, estas elecciones han sido lo que el 15M para Podemos, una especie de acto fundacional. Podemos reivindica a esos estratos de la población castigados por los productos bancarios de destrucción masiva, las preferentes, los desahucios o sencillamente por los recortes.

De modo que cuando Podemos y Pablo Iglesias critican a Trump, ¿es que critican lo mismo que ellos defienden aquí? Eso se llama tener una empanada mental.

 

 

La Gran Fractura generacional explica el éxito de Podemos entre los jóvenes

8 noviembre 2016 - 7:44 - Autor:

El CIS ha publicado sus últimas encuestas. Podemos pasaría al PSOE y se convertiría en la segunda fuerza política del país si hubiera elecciones.

¿Cómo es posible?

Muy sencillo: todo se originó en la Gran Fractura. Estoy hablando del movimiento telúrico producido por la crisis de 2008. Estamos viviendo su onda de choque. No solo nosotros sino el resto de Europa y Estados Unidos.

Pero hay diferencias. En Estados Unidos, la crisis ha provocado que los varones blancos de más de 50 años vuelquen su rabia votando a Donald Trump.

En Gran Bretaña, quienes han votado la salida de la UE han sido los mayores de 50 años. Estaban hartos de Bruselas y de la inmigración.

¿Y en España? Todo lo contrario. La ruptura provocada por la crisis de 2008 ha movilizado a la gente joven. No tienen empleo, de nada sirven los títulos, no pueden independizarse ni formar una familia, les ofrecen trabajos precarios, saben que no cobrarán una buena pensión… Tienen todos sus sueños rotos. Y encima, ven que los adultos tienen trabajo o seguro de desempleo o pensiones, y ven que los viejos partidos no les representan: son gente mayor, con grandes casos de corrupción.

Por eso han roto con la generación de la Transisión. Han roto con la ideología de sus padres. La inmensa mayoría de los jóvenes entre 18 y 35 años muestra su simpatía por Podemos.

Hace unas semanas, Debate21 que es una publicación digital que reúne a jóvenes politólogos, hizo un amplio análisis de las encuestas de opinión del CIS entre la gente joven de toda clase de condición social, regional y educacional.

Y el resultado fue este:

-Podemos es la fuerza más votada entre los jóvenes entre 18 y 34 años, sean varones o mujeres.

-El PSOE es la fuerza más votada entre jóvenes de 18 a 34 años con estudios de Primaria.

-Podemos es la fuerza más votada entre los jóvenes de 18 a 34 años con estudios de Secundaria.

-Podemos es la fuerza más votada entre los jóvenes de 18 a 34 años con Formación Profesional.

-Podemos es la fuerza más votada entre los jóvenes hasta 34 años con estudios superiores.

-El PP es la fuerza más votada en jóvenes de 18 a 24 años de poblaciones de menos de 2.000 habitantes.

-Podemos es la más votada entre los jóvenes de 25 a 34  años de poblaciones de menos de 2.000 habitantes.

-Podemos es la fuerza más votada entre los jóvenes de 18 a 34 años de poblaciones de 2.001 a 50.000 habitantes, de 50.000 a 100.000; de 100.001 a 400.000 y de 400.001 a más de 1 millón.

-Ciudadanos es la fuerza más votada entre jóvenes de 18 a 24 años de municipios de más de 1 millón de habitantes.

-Podemos es la fuerza más votada entre los jóvenes de 25 a 34 años en los municipios de más de 1 millón de habitantes.

En resumen, en España hay una fractura generacional profunda. Los jóvenes ya no creen en el discurso de las generaciones pasadas. Las razones son muchas: no encuentran trabajo, de nada les valen sus títulos, están hartos de la corrupción y son capaces de votar a un nuevo partido que promete resolver todas esas deficiencias.

En mi opinión, los jóvenes votan a Podemos porque es nuevo y porque no tiene una trazabilidad histórica notable. Su historia es corta y todavía están en la etapa de generar ilusión. Son buenos comunicadores, son originales y sobre todo, son jóvenes. Es tanta la fuerza, que las críticas se estrellan contra ese muro de ilusión.

Ya lo he dicho muchas veces: sus dirigentes vienen de la extrema izquierda, no condenan a los partidos proetarras sino que los apoyan, no critican a los regímenes dictatoriales, piensan que España es una nación de naciones, hacen promesas económicas sin tener ni idea… Me cuesta mucho creer que la mayoría de los jóvenes licenciados españoles esté de acuerdo con eso. Me cuesta creer que jóvenes con Secundaria o FP piense así. Les gusta Podemos porque partido lleno de jóvenes como ellos.

Pero creo que no votan a Podemos, sino contra los viejos partidos. Votan con rabia.

Como en Estados Unidos.

(Las encuestas interpretadas y filtradas están en debate21, y se pueden leer pinchando aquí).

El curioso caso de Ramón Espinar y su piso: la trama se complica más y más

4 noviembre 2016 - 23:48 - Autor:

Los guionistas de Hollywood suelen usar la expresión “la trama se complica” (the plot thickens), cuando la situación del protagonista da un giro a peor.

Eso es lo que los periodistas pensamos apenas estalló el caso de Espinar y su pisito. “Esto va a ir a peor”.

Lo decimos porque cuando surge un caso así, de un personaje público que intenta defender su honestidad, la trama suele complicarse ya que se abre la veda de la investigación. Los periodistas empiezan a meter la nariz en archivos o se ponen a preguntar. Da igual si el protagonista se llama Espinar o Rita Barberá.

Y el resultado es que salen nuevas revelaciones que ponen al protagonista de esta trama, al senador Ramón Espinar, en un atolladero.

La noticia que dio pie a todo es que Espinar compró y vendió una vivienda pública y sacó un beneficio de casi 20.000 euros. No es ilegal pero sonaba raro en un político que denunciaba la especulación inmobiliaria.

Comprar y vender pisos, y sacar una plusvalía es normal. Pero hacerlo en breve espacio de tiempo sin  habitar la vivienda es especular. Insisto, es legal, pero viniendo de Espinar, había una contradicción moral.

Y entonces se complicó la trama. Espinar pudo venderlo a precio de coste, con lo cual habría salido indemne de este follón. Pero lo vendió con plusvalía: 20.000 euros.

Seguimos: Espinar pudo haber renunciado al piso, al saber que no lo podía pagar. Según ha revelado el presidente de la cooperativa, si renunciaba, habría corrido la lista de modo que el siguiente en la lista de apuntados, habría obtenido el piso, tras pagar lo que ya había pagado Espinar.

Peor aún: los periodistas han averiguado que hay un eslabón entre la construcción de esos pisos y un crédito de Caja Madrid a la cooperativa que los construyó. El eslabón es que el padre de Espinar era consejero de Cajamadrid en esas fechas.

Más coincidencias: el padre de Espinar es uno de los acusados por haberse beneficiado de las tarjetas opacas de Cajamadrid (Bankia), las famosas black. Hay una coincidencia temporal entre los años en que sacó dinero en efectivo con esa tarjeta, unos 178.000 euros, y el dinero que le prestó a su hijo para comprar el piso.

Muchas cosas hay que probarlas. Es decir, probar que hay causa-efecto, y no una pura coincidencia temporal. En lógica se llama post hoc ergo propter hoc, que viene a decir que la sucesión temporal de hechos no significa que estén conectados. Si los perros ladran y luego llueve, no significa que los perros provoquen la lluvia.

Y siguen las coincidencias: el padre de Espinar conocía al alcalde de Alcobendas, que facilitó el suelo donde se desarrolló la promoción. Ambos eran miembros del consejo de Cajamadrid.

Luego, cuando nos ponemos a examinar al detalle su rueda de prensa, descubrimos cosas alarmantes. Espinar dijo que se metió en este piso de 146.000 euros con 21 años siendo estudiante, porque esperaba encontrar trabajo en el futuro y pagarlo. Eso es normal en EEUU, donde los estudiantes se endeudan con la carrera y luego la pagan. Pero aquí en España es muy raro el caso de un estudiante que se endeude por esa cifra tan elevada, y que confíe en su futuro. O es muy optimista o es muy temerario.

Creo que no hace falta ir tan lejos. El problema de Espinar es que dijo una cosa, pero hizo otra. Eso en política es muy feo.

Es más, entre él y su familia pusieron 52.000 euros en efecto, para la entrada del piso. El BBVA, puso el resto. Al deshacerse la operación, supongo que traspasaría el crédito o lo liquidaría con el banco. De modo que con 52.000 euros en efectivo de su patrimonio, ganó 20.000. Un beneficio del 38%. Vamos, ni los especuladores en Bolsa ganan tanto en tan poco tiempo haciendo lo mismo con los bancos y las acciones.

Hasta el antiguo coordinador de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha dicho lo siguiente: “Especular es especular. Y hacerlo con una vivienda protegida es especular, lo diga Agamenón o su porquero”.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas