Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cómo librarse de las agencias de rating

6 diciembre 2011 - 21:19 - Autor:

Las tres mayores agencias de rating o de calificación crediticia son norteamericanas. ¿Serían igual de lenguaraces si estuvieran vigilando la economía de su país? ¿Y qué harían si vivieran en la zona euro?

Creo que hay que independizarse de las calificaciones de Fitch, S&P y Moody’s. Necesitamos agencias de calificación, pero no queremos que sean éstas en concreto porque pertenecen al mismo país.

continuar leyendo

EEUU y Europa, contra las agencias de rating

7 agosto 2011 - 10:41 - Autor:

Una de las peores noticias que le podía pasar a la credibilidad norteamericana ha llegado: la agencia de calificación financiera Standard & Poor’s quitó por primera vez en la historia la “matrícula de honor” (la AAA) a los bonos americanos. Ahora son AA+.

Eso sucedió el viernes por la noche. El sábado, el gobierno de EEUU arremetió contra la agencia por no haber razonado bien su veredicto. Gene Sperling, portavoz de la Casa Blanca, dijo que la agencia había echado mal las cuentas, y que se había pasado en dos billones de dólares cuando pronosticó el déficit público futuro.

En cualquier caso, las críticas de la administración americana coinciden ahora con las que se hacen desde Europa a estas agencias, que no vieron la crisis hace cuatro años, y que ahora ahondan las turbulencias.

Angela Merkel, la canciller alemana, ya dijo el 17 de julio pasado que hacía falta una agencia de calificación europea. El presidente de la Comisión Europea, el portugués Jose Manuel Durao Barroso, viene pidiendo esa agencia europea desde hace tiempo, pues sospecha que el castigo a la eurozona viene siempre de la misma esquina. Y hasta en Portugal se ha hecho famoso un muñeco que da un corte de mangas a una agencia americana.

Esta postura se debe a que las tres grandes agencias del mundo son norteamericanas (Fitch, S&P y Moodyt’s) y su hegemonía calificadora siempre se cebaba con la deuda soberana europea, nunca la americana.

Hasta el viernes pasado.

Ahora, Estados Unidos y Europa están unidas en un mismo punto: criticar a las agencias por sus calificaciones desmesuradas (o que tienen un impacto desmesurado).

Tan desmesurado que China, que tiene el 10% de la deuda americana en sus manos, ha dicho a EEUU que arregle sus cuentas, y hasta ha proclamado a los cuatro vientos que hay que buscar una moneda estable y global nueva que no sea el dólar. China tiene 1,4 billones de dólares en sus manos.

Pero no solo una moneda nueva, sino una nueva agencia. Ya se ha corrido la voz de que China tiene una poderosa agencia de calificación que en el futuro podría ser la gran sustituta de las agencias americanas. Su nombre: Dagong, y fue creada a mediados de los noventa. Ahora pide paso.

(Podéis seguirme en Mi Twitter

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

Los espeluznantes mails de Moody’s y S&P

14 julio 2011 - 9:15 - Autor:

Cuando el Congreso de los EEUU y la SEC comenzaron a investigar a los culpables de la crisis financiera que se desató a partir de 2007, pidieron ver los correos electrónicos de algunas agencias de calificación, las agencias de rating, y desde luego resultó ser una lectura espeluznante.

Esperemos ser ricos y retirarnos antes de que este castillo de naipes se derrumbe”, decía uno enviado por un empleado de Standard & Poor’s en 2006. (información de Bloomberg).

Otro correo intercambiado por empleados de Moody’s parecía una frase de Dante. Este empleado se había dado cuenta de que los informes no estaban reflejando el riesgo de algunos productos financieros, es decir, estaban ocultando la realidad, y que esa incompetencia era debida a que “estamos vendiendo nuestra alma al diablo de los ingresos”. (información de The New York Times)

Resultaba que las agencias estaban dando matrícula de honor (AAA) a productos que estaban envenenados o eran basura.

Una de las informaciones de The New York Times afirmaba, por ejemplo, que un día de 2005 los ejecutivos de una empresa hipotecaria llena de basura financiera,  Countrywide Financial, se reunieron muy enfadados con los representantes de Moody’s, (teóricamente la más prestigiosa de las agencias de calificación), porque les estaba calificando muy mal. Countrywide  le obligó  a reescribir otro guión. La agencia aceptó. Los calificadores mejoraron su opinión sobre los bonos.

¿Por qué lo hacían?

Porque las agencias habían cambiado de alma.

Hasta los años setenta, las agencias de rating entregaban sus informes a clientes que iban a invertir en compañías  o países. Pero desde entonces, las agencias empezaron a cambiar de clientes. Ya no eran solo inversores sino que trabajaban también para las propias compañías a las que calificaban. Era como si un juez juzgara a la persona que le paga su salario todos los meses. ¿Le iba a condenar?

Como lo importante era mantener el negocio e incrementar los beneficios, las agencias ocultaron los marrones de sus clientes, y esa fue una de las razones por las cuales la crisis se detectó muy tarde.

Stephen W. Joynt, presidente y consejero delegado de Fitch en Nueva York, dijo entonces parte de la verdad: “No vimos la magnitud o la velocidad de la caída de la vivienda en Estados Unidos, ni tampoco los dramáticos cambios en las costumbres de los que pedían préstamos […]. Tampoco supimos valorar la aparición de hipotecas de mala calidad y el fraude entre 2005 y 2007″. (Bloomberg)

¿No lo vieron o no lo quisieron ver?

¿Y son esas mismas agencias las que ahora tienen en vilo a Europa y ahora incluso a EEUU?

(Puedes seguirnos en Mi Twitter

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico)

http://twitter.com/#!/la_informacion

.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android