Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Qué hacía Strauss-Kahn para ganar medio millón de dólares?

17 mayo 2011 - 8:46 - Autor:

En noviembre de 2007, cuando Dominique Strauss-Kahn tenía 58 años, y acababa de ser elegido director del Fondo Monetario Internacional, la prensa supo cuánto iba a ganar: 496.280 dólares al año,  (más o menos 350.000 euros). Era la primera vez que se comunicaba en público el salario del presidente del FMI.

Eso son más de 15 veces el salario de un mileurista y casi cuatro veces lo que gana el presidente de España. Es el salario de un alto ejecutivo de una multinacional.

Además, tiene derecho a viajar en primera clase, teléfono, tarjeta visa, casa, gastos de representación como comidas y se aloja en los mejores hoteles del mundo.

Y todo eso, ¿por qué?

Porque es la persona que vigila la economía mundial, reprime a los que se endeudan, decide prestar dinero a los que necesitan, y emite, como un profesor, sus notas periódicamente. Un cargo de prestigio, sin duda.

El FMI, como las grandes instituciones humanas, nació después de un cataclismo. Este cataclismo fue la Segunda Guerra Mundial. Los aliados se reunieron en Bretton Woods, (New Hampshire, EEUU), para diseñar el sistema económico mundial una vez que los alemanes y los japoneses fueran aplastados. El panorama era doloroso: casi toda Europa estaba en ruinas con sus fábricas destrozadas, sus ciudades ardiendo y sin recursos. Necesitaría ayuda para recuperarse, lo mismo que Irlanda, Grecia y Portugal han necesitado ayuda para salir de la crisis.

Para ello habría que crear un fondo de dinero que se repartiera a escala planertaria y de este modo nació el Fondo Monetario Internacional. ¿El mayor donante? EEUU, por supuesto. Sus industrias estaban relucientes sin haber sufrido ni un arañazo. Tenía mucho dinero.

Antes de prestar un sólo dólar, el FMI exigiría a cada país que controlase sus gastos. ¿Por qué? Porque si un país caía en el desequilibrio fiscal (más gastos que ingresos) perdería la confianza internacional y al final su moneda se debilitaría. Había que evitar que las divisas oscilasen para que el intercambio comercial mundial fluyese sin tropiezos.

Además, el FMI vigilaría las economía y emitiría informes periódicamente para conocer la inflación, el crecimiento, el déficit, etc. Estos informes servirían para que esos países que necesitaban ayudas económicas las recibieran a tiempo. Préstamos. Una lluvia de millones.

Gracias a esa aportación de dinero, las economías europeas pudieron salir de su profunda devastación. Ellas ganaron. Pero quien ganó de verdad fue EEUU que, no solo era el mayor donante de fondos al FMI sino que su moneda, el dólar, se convirtió en la moneda de la galaxia. La más poderosa.

El FMI ha tenido también críticas en su historia de 66 años. Se le ha criticado por exigir demasiados recortes a países pobres, o de querer aplicar la teoría del mercado a países que no tienen mercado. También se le criticó duramente por no haber previsto esta crisis financiera de 2008.

Cuando Rato era director gerente, en 2007, llegó a decir que la crisis era “manejable” a pesar de que en EEUU ya había estallado la bomba de las hipotecas basura. Strauss-Kahn le sucedió en plena crisis y una de sus primeras declaraciones fue que “no hay una profunda crisis de los mercados”, razón por la cual muchos le llamaron Dr. Feelgood. (Dr. Bienestar o Dr. Optimista).

Un año después, en una rueda de prensa, reconoció: “La economía camina a una recesión global”. Ese día, los mercados se estaban recuperando… pero inmediatamente se desplomaron. Era 9 de octubre de 2008.  Poco después, el antiguo gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, dijo sorprendido en una entrevista: “Cuando ese están hundiendo los bancos, el FMI no puede entrar en el escenario y decir que la situación es terrible, que los bancos se van a hundir. No me fastidie, ¿usted qué ha hecho?“.

Esto demuestra que el cargo de director gerente del FMI es uno de los más poderosos del planeta pues sus palabras tienen efectos contudentes. Pero, si el director no fue capaz de prever la crisis, y si encima no mantiene la imagen de la institución, desde luego, no se merece ese medio millón de dólares que le pagan.

Durante los próximos meses la imagen de esta institución se va a ver muy castigada porque su director gerente, ese salvador de naciones en peligro, está en la cárcel. A partir de ahora se cuestionará todo al FMI. Pero especialmente saldrán a relucir el tren de vida, las extrañas costumbres y, desde luego, el salario de su mayor representante.

(mi Twitter @ojomagico)

.

¿Hay un complot contra Strauss-Kahn?

16 mayo 2011 - 10:37 - Autor:

¿Ha sido el arresto de Strauss-Kahn el sábado pasado un montaje? Esa idea comenzó a circular por la redes (sobre todo francesas) a primera hora de aquel sábado. ¿La prueba? Sonaba sospechoso que una de las primeras personas en tuitear este extraño asunto fuera Jonathan Pinet, un joven militante de UMP, un reciente partido de tendencia conservadora para apoyar a Jacques Chirac.

En teoría, este joven habría difundido por Twitter el arresto de Strauss-Kahn incluso antes de que los medios norteamericanos se enterasen del bombazo del domingo.

El texto de Pinet decía: “Un colega de EEUU me acaba de decir que DSK ha sido arrestado por la policía en un hotel de NYC hace una hora”. El mensaje en Twitter ya iba con hashtag (#), como sospechando que DSK (iniciales del director del FMI) se iban a convertir en un asunto del día (Trending Topic). Acertó.

La tesis de que había trampa fue defendida incluso por políticos de la derecha francesa que respetan a Strauss-Kahn. “Creo que probablemente se tendió una trampa a Dominique Strauss-Kahn, y él picó“, dijo la ex ministra Christine Boutin, presidenta del Partido Demócrata Cristiano, según recogía el diario Liberation. En los medios franceses se empezó a hablar de que alguien le había puesto una “piel de plátano”, y hasta el ministro de Cooperación, Henry Raincourt, hablaba de “trampa”.

Yendo más lejos, Michèle Sabban, Vice-Presidenta del Consejo Regional de Ile-de-France, habló de “conspiración internacional”. Según recogía el diario Liberation, Sabban afirmó: “El FMI nos quería decapitar, pero no porque fuera un candidato socialista sino porque era más poderoso que Obama”.

Pero, claro, esas trampas siempre aprovechan una debilidad, y una de las debilidades de Strauss-Kahn son las mujeres.

El rumor de que a  Strauss-Kahn le obsesionan las mujeres es muy antiguo. El mismo DSK sacaba el tema y decía: “Durante mucho tiempo se ha hablado de que circulan fotos espectaculares de grandes orgías, pero nunca han salido al público. Que las muestren”. Incluso, no se negaba a comentar su gusto por las mujeres. “Sí, me gustan las mujeres, ¿y qué?“, solía responder cuando le pinchaban.

Strauss-Kahn llegó a comentar una vez que no le extrañaría que un día sería víctima de un invento: como por ejemplo, que una mujer confesaría haber sido violada en un aparcamiento y que recibiría por ello 500.000 euros o un millón.

Lo que ya no era un invento eran sus escarceos sexuales. En 2007, Tristane Banon dijo que había sido víctima de un intento de violación. La periodista y escritora no presentó cargos contra Strauss-Kahn. Al año siguiente se abrió una investigación a DSK por sus relaciones con una empleada del Fondo Monetario, a la que acabó despidiendo. Asimismo tuvo un affair con una economista del FMI, Piroska Nagy, razón por la cual “Le Journal du Dimanche” le denominó “el gran seductor”.

Hace tiempo, cuando le preguntaron a Strauss-Kahn qué dificultades afrontaría si se presentara como candidato del Partido Socialista Francés, definió tres : “El dinero, las mujeres y mi judaísmo”.

El director gerente del Fondo Monetario Internacional tendrá que añadir una cuarta dificultad que deberá vencer si quiere ser candidato: quitarse las esposas y no ser acusado de intento de violación.

.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube