Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La verdad que hay detrás de los últimos escándalos políticos en Venezuela

1 abril 2017 - 19:38 - Autor:

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela ha dado marcha atrás. Le había arrebatado sus poderes a la Asamblea nacional (un golpe de estado judicial se le llegó a llamar), pero ante la presión nacional e internacional, ha decidido devolver a la Asamblea el poder soberano que le quitó.

Voy a intentar  explicar lo que ha pasado desde el principio.

Cuando se formó la nueva Asamblea nacional en diciembre de 2015, los chavistas perdieron el poder legislativo. Les quedaba el Ejecutivo, ya que al presidente lo elige el pueblo, no como en España, que lo elige el Congreso. Para controlar al Judicial (y tener dos de los tres poderes), Maduro adelantó un cambio de jueces a última hora y obtuvo así el control del Supremo.

La primera medida del nuevo Tribunal Supremo en diciembre de 2015 fue aceptar una queja por la cual quedaban suspendidos tres nuevos diputados. La razón, la imaginan: irregularidades en el recuento de votos, bla, bla, bla… Con ello, quitaba a la Asamblea la mayoría parlamentaria para aprobar importantes medidas.

La Asamblea se reunió y dijo que el Supremo no podía hacer nada porque a los diputados los elige el pueblo, no el Supremo. Desde entonces, el Tribunal Supremo de Venezuela, por orden de Maduro, ha ido tumbando todas las iniciativas de la Asamblea. Maduro se ha burlado de la Asamblea, ha dicho que no la reconoce, no le presenta las cuentas, la ignora, la insulta y hasta no les paga los salarios.

Pero sucedió algo recientemente. Dado que Venezuela se ha quedado sin dinero, Maduro quiere formar empresas mixtas con China y Rusia para operar el petróleo, concretamente con la rusa Rossneft.

Pero para operar empresas petrolíferas mixtas del estado, se necesita el permiso de la Asamblea . Como la Asamblea no se lo iba a permitir a Maduro, entonces el presidente presionó al Supremo para suspender a la Asamblea, y arrebatarle el poder, basándose en la idea de que estaba en desacato. Una argucia más. (vean aquí la resolución del TSJ).

Pero la furia nacional e internacional ha sido tan fuerte, que Maduro ha tenido que dar marcha atrás. Bueno, el Tribunal ha dado marcha atrás, que es lo mismo.

Pero el problema sigue ahí. Maduro no puede obtener dinero con la creación de empresas petrolíferas mixtas con Rusia o China, que también son sus principales prestamistas.

Maduro necesita dinero urgentemente. Tiene que devolver créditos en abril: 3.600 millones de dólares.

Si no los paga, el escaso crédito de Venezuela se disolverá. Su modelo se seguirá cayendo a pedazos. La situación interna empeorará. Pero él no renunciará. Sus planes de destrucción continúan porque él cree que hay que destruir a la oposición. Ha dicho varias veces que no entregará el poder.

Ahora solo falta saber qué idea infernal se le ocurre para seguir destruyendo a Venezuela.

Cuando la ideología te ciega: las últimas tonterías de IU y de Podemos

23 febrero 2017 - 23:11 - Autor:

El coordinador de Izquierda Unida dijo hace poco que el preso político Leopoldo López, encarcelado desde hace tres años en Venezuela, está allí por golpista. Para él, no es un preso político.

¿Golpista? Esto es lo que pasó de verdad.

A principios de 2014, estallaron una serie de rebeliones populares en las principales ciudades de Venezuela. El motivo se lo imaginan: no hay alimentos, no hay medicinas, no hay seguridad, y el gobierno no hace nada. Leopoldo López, líder de un partido socialdemócrata llamado Voluntad Popular, encabezó muchas de las marchas contra el gobierno. Resultaron muertas más de 40 personas por la represión de la policía.

Dado que el gobierno de Maduro jamás ha reconocido haberse equivocado (su ideología se lo impide), acusaron a López de ser el instigador, lo encarcelaron y abrieron un juicio. Se le condenó a 13 años de prisión.

Sin embargo, en meses posteriores se supieron cosas sobre ese juicio. Uno de los fiscales, Franklin Nieves, afirmó que le habían obligado a presentar acusaciones falsas, so pena de destituirle. “Leopoldo López es inocente”, dijo a The Wall Street Journal. “Fue un juicio netamente político y debe ser un juicio nulo… Se violaron todos sus derechos humanos al negarle sus testigos y todas las pruebas que solicitó”. El fiscal tuvo que huir a EEUU con su familia. ¿Y por qué tiene tanto miedo? “Los fiscales y los jueces temen que si alguien disiente con la ejecución de una orden puedan ser detenidos o se invente contra ellos un caso criminal y se les envíe a prisión”. Eso dijo en octubre de 2015.

Un mes después, Rosa Amelia Azuaje, una perito lingüista venezolana que analizó por petición de los jueces las declaraciones de López en la asonada, dijo que el tribunal tergiversó sus palabras. Jamás dijo que de las declaraciones de López se pudiera razonar algún tipo de llamado a la violencia. Hoy la lingüista sufre persecuciones y amenazas.

En resumen, fue un juicio amañado. Leopoldo López está en la cárcel como preso político. No es un criminal.

Pero Alberto Garzón ni se entera. Bueno sí. Lee los periódicos, pero le pasa como a esas personas que no quieren que sus prejuicios se derrumben. Su mundo, es tan bonito…

Si Leopoldo López se hubiera levantado contra un gobierno conservador, seguro que Garzón habría dicho que en Venezuela hay presos políticos, habría encabezado manifestaciones y se habría encadenado ante la embajada de Venezuela. También habría dicho que la violencia de estudiantes era el resultado de la “dialéctica histórica de los débiles contra los fuertes”. De modo que no es una cuestión de principios sino de ideología: yo, con los míos a muerte, hagan lo que hagan.

Lo mismo pasa con Podemos. Estoy esperando que en la web de Podemos se mencione algún día la crisis de Venezuela. Tienen palabras para cualquier opresión en el mundo, pero nada para Venezuela. Han criticado la reciente visita de Macri, el presidente de Argentina, diciendo que “en un año de gobierno ha aplicado un tarifazo de gas, agua y electricidad, tiene en un año de gobierno un saldo de 200.000 despidos al mismo tiempo que salen los Papeles de Panamá”.

También defienden a Milagro Sala, una dirigente sindical que está detenida por manifestarse como lo hizo Leopoldo López, y acusada de extorsión, intento de asesinato y fraude. Para ellos no es una criminal, sino una presa política.

En cambio, en Podemos nunca han dicho nada de lo que pasa en Venezuela, donde hay cientos de presos políticos y cada día el pueblo es más pobre. Sufren recortes de agua, de energía eléctrica y con los bajos salarios no pueden afrontar la inflación. En Venezuela se asesinan 30.000 personas al año, la mayor parte pobres.

Una de dos: o se defiende a los dos presos (López y Sala), o se acusa a los dos. Pero a uno sí, y a otro no, es un contrasentido.

Lo que pasa es que esos partidos están cegados por su ideología. Para cualquier ser humano razonable, las opiniones de Podemos e IU no deberían ser tomadas en cuenta, ya sea que opinen de los nuevos planetas descubiertos por la NASA hasta el Día Internacional del Gato. Siempre se dejarán llevar por la ideología,

 

El dilema venezolano: caer en manos de delincuentes o quedar atrapados en la dictadura

9 febrero 2017 - 21:55 - Autor:

 

Hace unos días, un grupo de delincuentes secuestró a un joven venezolano en Caracas y pidieron 20.000 dólares. La familia pagó. Ahora están haciendo sus maletas. Se largan de ese país.

Esta noticia ocuparía la portada de todos los medios españoles. Allí, ni un breve. Es tan normal que secuestren a jóvenes y pidan rescate…

El escritor gallego Juan Tallón fue invitado en octubre pasado a la Feria del Libro de la Universidad de Carabobo (FILUC). Era la primera vez que iba. Fueron ocho días en los cuales escuchó, vio y escribió. Cuando le alojaron en el Guaparo Inn y bajó a desayunar, no había ni leche ni azíucar. Y al servirse mermelada, alguien le avisó: “Cuidado, está caducada”. Lo cuenta en un reportaje para Jot Down titulado: Ocho días encerrado en Venezuela. 

Cuando hablaba con venezolanos, lo único que le contaban eran historias de la inflación, de los cortes de luz y de agua y de los secuestros. Una venezolana le confesó que deseaba irse porque le sucedió algo grave a su hijo. “Estaba acompañado por un amigo, sacando una bebida de una máquina. No era en una zona peligrosa, aunque aquí ya todas la son, y tampoco era de noche. Pero apareció un carro con tres hombres y los metieron dentro a punta de pistola. Les preguntaron dónde vivían, y qué medidas de seguridad había en su comunidad. Les pareció más fácil asaltar la casa del amigo de mi hijo, y allí se presentaron, amordazaron a su mamá y a sus hermanos, y saquearon todo lo que tenían de valor».

Cuenta este escritor gallego, que al hijo de esta mujer y a su amigo también se los llevaron, y que luego los dejaron abandonados.

Esto está afectando tan seriamente a la población, que un amigo me contó que ya ha ensayado varias veces qué hacer en caso de que alguien secuestre a sus hijos. Sabe cómo negociar.

Ese mismo amigo me envió un WhatsApp que resumía así la situación: “Nuestro dilema es caer en manos de la delincuencia, o quedar aquí atrapados por la dictadura”.

Muchos españoles han tenido que salir de España para buscarse la vida porque aquí no encuentran trabajo. Los venezolanos que salen de Venezuela tiene trabajo, tienen casa, y se quedarían allí de no ser porque pueden secuestrarles o matarles. Y si se quedan, verán que la situación económica es cada vez peor. Sin visos de cambiar.

Ese es su gran dilema.

 

 

Nunca pensé que haría esto: enviar una caja de medicinas a Venezuela

21 noviembre 2016 - 22:02 - Autor:

Acabo de enviar medicinas a Venezuela. Me las pedían para una persona sin recursos que estaba muy enferma. No eran medicinas raras o difíciles de conseguir. Era amoxicilina y vitamina B12.

Nunca pensé que haría eso: enviar medicinas a Venezuela.

Cuando yo vivía en Caracas, recuerdo que tenía uno de los sistemas de farmacias más adelantados del continente y mucho más avanzado que en España. Las farmacias estaban por todas partes y abrían 24 horas. En España, entonces, solo unas pocas estaban de guardia y había que recorrer media ciudad para encontrarlas.

El sistema de farmacias venezolano llegó a ser tan eficaz que se exportó. En las afueras de Madrid abrió hace años un hipermercado de farmacia: era más que una farmacia porque se podía encontrar toda clase de medicamentos, y además lo mismo que en los súper de las gasolineras.

Como la inmensa mayoría de las medicinas que se venden en Venezuela son importadas, y como no hay divisas para pagarlas, el país se ha quedado sin medicinas. La gente se muere de infecciones estúpidas. Por decirlo claramente, un venezolano de clase alta tiene más dificultades de acceder a medicamentos básicos que el español más humilde. Y más posibilidades de morir.

Para colmo de males, el gobierno venezolano controla estos envíos de medicinas y a veces los bloquea. Cada medicamento que entra en ese país es una prueba vergonzante de su incapacidad.

¿Saben quiénes sufren esto más que nadie? Los pobres. No tienen familias en España o en Miami que les envíen las medicinas. Solo pueden enviar un mensaje por Twitter y esperar misericordia. Su gobierno hace tempo que se ha olvidado de ellos.

(Pero los que sienten cariño por ese país no se han olvidado. El 21 de diciembre, Bertín Osborne, Carlos Baute y Franco de Vita darán un concierto en Madrid para recaudar medicamentos para Venezuela. Toda la información aquí).

 

Brasil, Palestina, Colombia: ¿por qué no sale Venezuela en la web de Podemos?

25 octubre 2016 - 20:44 - Autor:

“Comunicado de Podemos sobre la preocupante situación política en Brasil”.

“Pablo Iglesias visita Ecuador y Colombia”.

“Pablo Iglesias se reúne con el presidente Barack Obama”.

“Podemos ante el resultado del Reino Unido”.

“Podemos ante el ‘no’ en el plebiscito de Colombia”.

“Podemos ante la agresión del gobierno polaco a los derechos de las mujeres”.

“Podemos ante el abordaje del barco de ‘Mujeres Rumbo a Gaza’.

Estas son las noticias internacionales destacadas en la web de Podemos. Reflejan preocupación o puntos de vista sobre Colombia, Brasil, Reino Unido, Palestina… pero nada sobre Venezuela.

Venezuela es desde hace tiempo el país latinoamericano que está creando más preocupación a escala internacional. Inflación, escasez, amenazas de golpe, hambre, abusos, asesinatos, muertes en hospitales, confrontación entre la asamblea y el presidente Maduro…

A pesar de todo eso, resulta extraño que en la web de Podemos no se le dedique ninguna línea. Ni siquiera poniendo el nombre ‘Venezuela’ en el buscador. Sorprende que no digan nada de acontecimientos recientes muy graves sucedidos en Venezuela.

Resulta extraño que, si pretenden ser un partido con sensibilidad social por la gente, prefieran destacar en su capítulo de noticias la “visita de partidos de Corea del Sur para conocer el sistema de transparencia y finanzas de Podemos”, que opinar sobre el asalto a la Asamblea de Venezuela por chavistas hace pocos días. ¿Es más importante una visita de coreanos a la sede de Podemos que el asalto a la sede de la democracia?

Tampoco se entiende que Podemos se queje de la destitución de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil, a pesar, como dice Podemos, de “haber sido elegida democrática y legítimamente”, pero no diga nada de los insultos, bloqueos y abusos del presidente Maduro a los diputados “elegidos democrática y legítimamente” por la gente venezolana.

Y resulta incomprensible que Podemos defienda el viaje de un barco de mujeres a Gaza, pero no defienda las gigantescas manifestaciones callejeras de la gente en Caracas y venidas de todas partes de Venezuela para protestar contra el gobierno chavista.

Más raro es que Podemos tome posiciones “ante la agresión del gobierno polaco al derecho de las mujeres”, pero no diga nada sobre la agresión y humillación del gobierno de Maduro a las mujeres de los presos políticos venezolanos.

¿Por qué?

(Pueden pinchar aquí para ver la sección de noticias de Podemos)

La diferencia entre las cunas de cartón de Venezuela y Finlandia

23 septiembre 2016 - 8:37 - Autor:

Cada vez que nace un niño en Finlandia, la madre tiene derecho a un regalo del estado que consiste en una caja de cartón con ropa, sábanas, un colchón pequeño, pañales, productos de aseo y juguetes. Usan las cajas como cunas porque cuando se lanzó  la idea, antes de la Segunda Guerra Mundial, había familias pobres que no tenían ni cuna y los niños estaban obligados a dormir con las madres.

Las cunas de cartón  también se están promoviendo en Argentina. Es una forma de apoyar la natalidad.

En Venezuela, se ha filtrado una foto de un hospital en la que un grupo de neonatos están metidos en cajas de cartón. Al principio, el responsable del hospital dijo que era una noticia falsa, pero al final sus comentarios en Twitter le desmintieron. Era verdad.

Como suele pasar con las noticias que vienen de Venezuela, hay ciertas personas que salieron en defensa de las cunas de cartón pues si los finlandeses las entregan, ¿por qué no Venezuela?

Hay una gran diferencia. Las cajas de Finlandia son bastante amplias y resistentes. Están hechas para ese propósito y llevan muchas regalos.

¿Y las cunas de cartón de Venezuela? No están fabricadas para servir como cunas. Están ahí porque en ese país no hay cunas. Y a falta de cunas, usan cajas de cartón como se puede ver en alguna foto. Hasta se ve que una contenía apósitos o algo parecido. No estaba hecha para ser cuna. Hay otras fotos que muestran cajas de plástico. Y una foto bastante espantosa que salió en 2013 muestra cajas de cartón y plástico con bebés en el suelo, junto a las bacterias y a las cucarachas.  Es la foto de abajo. procede de un hospital de Maracay.

Quien esté interesado en saber la realidad de los bebés de Venezuela no lo tiene difícil. Hay muchas noticias. Cada día mueren muchos bebés en ese país por falta de cuidados. Uno de los reportajes más estremecedores lo publicó un enviado especial de The New York Times que recorrió los hospitales del país de arriba abajo.

Una médico le dijo que cuando les llegaban bebés enfermos solo podían saber que entraban vivos pero muchos salían muertos. No había medicamentos ni aparatos.

Siempre que salen noticias estremecedoras de Venezuela, hay un grupo de personas en España que hacen piruetas para defender a Maduro.  Por ejemplo, cuando ven fotos o videos de colas ante supermercados, dicen que es un montaje. Sí, claro, la CIA envía cientos de miles de espías a los supermercados de Caracas para que hagan cola y hacerse fotos.

En el caso de los bebés, algunos respondieron por Twitter que Finlandia usaba cajas para los bebés. Lo dicen porque no han visto las cajas de Finlandia, por supuesto.

Y ahora yo me pregunto: ¿qué pasaría si un gobierno español, cualquiera, se pusiera a repartir cunas de cartón en los hospitales públicos? Lo voy a decir: causaría el estupor publico, y los mismos que admiran las cajas de cartón en Venezuela, saldrían diciendo que es una vergüenza y culparían a los recortes en sanidad. El titular de la prensa sería: ‘El escándalo de las cunas de cartón”.

Vamos, que hasta podría caer el gobierno por dar cunas de cartón.

 

 

Maduro no acepta las caravanas de medicinas porque le ponen en ridículo

12 septiembre 2016 - 8:03 - Autor:

El presidente Maduro impidió hace unos días que unos envíos de medicinas para enfermos de Hepatitis puedan llegar a Venezuela. El jugador de fútbol Dani Alves era la cara amable de este envío pues es el Embajador Mundial contra la Hepatitis C. No le ha valido a Alves ser una de las estrellas mundiales del balompié.

Para Maduro, los envíos y caravanas de medicamentos que pretenden llegar a Venezuela son un insulto. Claro. Le ponen en ridículo.

Un país que jamás ha sufrido de provisiones de medicinas ahora tiene que mendigar por el planeta para mitigar sus dolores. Se han creado grupos en Facebook como “Medicinas para Venezuela”. Los venezolanos emplean Twitter y WhastApp para intercambiar y pedir medicamentos. Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, líder socialdemócrata detenido en Caracas, recogió más de cinco toneladas de medicamentos en su último viaje a España. Llevarlas a Venezuela fue una odisea.

Enviar medicinas no es como enviar leche en polvo. Algunas medicinas se estropean si no están a determinadas temperatura. Otras tienen una temprana fecha de caducidad. Hay que crear una logística enorme y diligente para hacer llegar las medicinas. Y al final, puede suceder que en los aeropuertos, los oficiales chavistas paralicen la distribución porque han recibido órdenes de sus superiores. Y entonces, se estropean la mitad de los medicamentos.

Como muchos de esos medicamentos son críticos para enfermos de cáncer, de hepatitis o de otras enfermedades graves, los bloqueos de Maduro significan empeorar su situación o dejarles morir. Desesperados por este bloqueo, algunos venezolanos asaltan farmacias. Las saquean. O viajan cientos de kilómetros para conseguirlas en Colombia.

Todos los días hay casos de personas que han fallecido por falta de medicinas. Incluyendo niños. Basta poner en Google las palabras “Venezuela, medicinas, muerto” para que vean la realidad.

lainformación.com publicó hace unas semanas la lista de las más urgentes. Pero no solo se requieren medicinas sino material de hospital como catéteres o pósitos. (Pinchar aquí para ver la lista).

Este bloqueo se unirá algún día a la lista de crímenes contra Venezuela que Maduro y sus secuaces han puesto en marcha. Son criminales. Son culpables de muertes inducidas por su irresponsabilidad, porque no saben gestionar y porque impiden el flujo de los productos y hasta medicinas.

 

Los escenarios (de mejor a peor) que pueden darse en Venezuela

5 septiembre 2016 - 22:02 - Autor:

Después de que la oposición venezolana organizara una marcha pacífica con cientos de miles de personas por varios puntos de Caracas, es fácil pensar que el gobierno escucharía la voz del pueblo. Porque dentro de unos días habrá más marchas  para presionar al Consejo Nacional Electoral para que convoque un referéndum que revoque a Maduro de su cargo.
¿Mi opinión? Que Maduro no lo va a aceptar. Ni Maduro ni los políticos chavistas. Si lo hicieran sería el principio de su fin. En el momento en que los chavistas pierdan el poder, serán juzgados por crímenes contra el pueblo, malversación, abuso de poder, prevaricación, robo, y hasta de homicidio involuntario por no ser capaz de parar los 28.000 asesinatos que se perpetran anualmente en ese país.
Pero hagamos una lista de los escenarios, de mejor a peor.
Referendum. Imaginemos que el CNE acepta convocar el referendum este año. La mayoría del pueblo votaría revocar los poderes presidenciales a Maduro. Eso implicaría celebrar nuevas elecciones presidenciales, que serían ganadas de forma aplastante por un candidato opositor. El fin del chavismo. Posibilidades de que esto suceda: menos del 5%.
Referendum tardío. Imaginemos que el CNE acepta convocar el referendum pero no este año sino el que viene. Por ley, si el presidente entra en su cuarto año de mandato, puede ser revocado pero su puesto lo ocuparía otra persona, el vicepresidente chavista, hasta que se celebren elecciones presidenciales en 2019. Serían tres años más de vida para el chavismo. Posibilidades de que esto suceda: un 80%.
Pacto de salida. Maduro acepta dejar el poder, atendiendo a la inestabilidad social y a la presión internacional. Pero sería una salida pactada en la cual él y los chavistas más destacados gozarían de inmunidad política. Posibilidad de que esto suceda: 25%.
Rebelión social y toma de poder. Imaginemos que la oposición incrementa la presión en las calles, al mismo tiempo que crece la presión internacional. Llega un momento en que estalla el caos social. Sucedería lo mismo que en 2004, cuando las masas opositoras asaltaron el palacio presidencial y tomaron el poder por unas horas. Habría muchas víctimas. Posibilidad de que esto suceda: un 40%.
Golpe de estado de oficiales. Los mandos intermedios del ejército, que no gozan de los privilegios de los altos mandos que están comprados por el chavismo, se rebelarían y tomarían las principales plazas, cuarteles y canales de televisión. Imaginemos que emiten un comunicado revocando el poder a Maduro, convocando elecciones y siendo apoyados por la mayoría de los venezolanos. Habría víctimas mortales. Posibilidades de que esto suceda: un 60%.
Magnicidio. Un ciudadano enloquecido o una operación bien organizada culmina con el asesinato del presidente de Venezuela. Hace unos días, un grupo de venezolanos acosaron e impidieron a Maduro dar un mitin en una ciudad. De ahí a un atentado hay un solo paso. Sería el peor escenario porque desataría el caos social. Posibilidades de que esto suceda: un 40% y en incremento.

WhatsApp se ha convertido en la salvación social de miles de venezolanos

23 agosto 2016 - 23:10 - Autor:

Todo lo que parecía imposible es posible si sucede en Venezuela. ¿Lo último? WhatsApp como herramienta de salvamento social.

Debido a que el estado venezolano no tiene dólares para pagar el sistema de compensación de llamadas internacionales, los venezolanos no pueden telefonear ni siquiera a Panamá. Están aislados.

Sin embargo, Whatsapp, como ustedes saben, permite realizar llamadas sin cobrar un dólar mientras uno esté conectado a una red wi fi. Pues bien: los venezolanos logran contactar con sus familiares a escala internacional gracias a Whatsapp. Mi familia me llama por ese sistema pues hace tiempo que ya no pueden telefonearme desde sus aparatos fijos o móviles.

El milagro de WhatsApp no queda ahí. Igual que nosotros creamos grupos de WhatsApp para cotillear, los venezolanos crean grupos para alimentarse o buscar medicinas. Si alguien logró comprar dos kilos de harina, puede cambiar un kilo por otro de azúcar o por lo que sea. También, se intercambian direcciones físicas adonde pueden dirigirse y adquirir productos de estraperlo.

Esta fórmula es curiosa: el producto y el precio se pacta por WhatsApp. Luego, la persona interesada se dirige en vehículo a una dirección, llama al telefonillo, alguien sale, le identifica, le da sus productos, le cobra y desaparece. El comprador no hace preguntas.

La ventaja es que WhatsApp convierte este método en muy seguro, porque quien ha abierto la cuenta solo permite el acceso a personas de confianza.

Pero no solo alimentos. También se emplean los grupos de WhatsApp para poner mensajes de SOS y conseguir medicinas para enfermos de cáncer, o antibióticos para alguien con infección, o buscapina para mitigar dolores.

Los venezolanos también usan WhatsApp como un informativo. Suben noticias que no salen en los medios venezolanos, pues estos están controlados o presionados por el gobierno de Maduro para que solo informen de los que los chavistas quieren. Yo estoy en un grupo donde me informan de noticias al día, pero también se ayudan entre ellos y se intercambian productos básicos.

Lo curioso es que como todo el mundo tiene que comprar productos de primera necesidad o medicamentos, ricos y pobres están unidos por los grupos de WhatsApp. Es decir, lo que no ha logrado ningún gobierno en la historia de Venezuela, lo está logrando WhatsApp: unir a todos los venezolanos en una inmensa red de solidaridad social.

 

Cuando dijeron que Venezuela se iba a convertir en Cuba, me reía: ahora no

1 agosto 2016 - 10:20 - Autor:

Estaba en un supermercado en Caracas y de repente un familiar vino corriendo y me pidió que fuera a un pasillo donde estaban trayendo leche en polvo. Daban un kilo por persona. Cuando llegué, otra persona gritó que en otro pasillo repartían azúcar. Salí corriendo a ese pasillo. Agarré mi kilo de azúcar.

Muerto de risa, yo dije a la gente que eso se parecía a Cuba. Una señora mayor me miró muy brava y respondió. “¡No señor! Esto ya es Cuba!”.

Era 2007 y el supermercado estaba lleno de productos. Solo empezaban a escasear azúcar, leche en polvo y huevos. Yo me reía. Ahora ya no me río.

Hace unos días, Nicolás Maduro aprobó un decreto por el cual le exige a las empresas que le cedan mano de obra para trabajar en el campo. Eso me recordó lo que me contaba un amigo cubano exiliado, recién llegado a Caracas en los años setenta. Nos contaba que el régimen castrista usaba a miles de personas para la zafra azucarera. A trabajar para el estado. Trabajos forzosos, claro.

Al decretarse lo mismo, Venezuela ya es Cuba.

Supermercados vacíos, escasez, cortes de agua y luz, falta de divisas, nacionalizaciones, persecución a empresarios, parón de la industria y de la agricultura, y ahora trabajo forzoso para el Estado.

Los cubanos castristas se han metido en Venezuela como virus. Como saben, los virus no son propiamente seres vivos como las bacterias. Son programas informáticos que infectan células. Se acercan a ellas, e inoculan otras instrucciones de modo que la bacteria empieza a enloquecer y a seguir sus instrucciones. En lugar de reproducirse ellas, las células reproducen virus. Llega un momento en que los virus destrozan la célula y así pasan a otra y a otra, hasta que causan una infección letal.

Los cubanos castristas comenzaron a entrar en Venezuela a raíz de las inundaciones que produjeron enormes corrimientos de tierra en 1999. Fueron la ayuda médica. Luego, se instalaron en los barrios más modestos y los venezolanos pobres los acogieron con enorme alegría pues ningún médico venezolano se acercaba a esos barrios, infestados de malandros y llenos de ranchitos con techo de chapa.

Más tarde vinieron los militares, los espías, los controladores, y esos han ido trabajando como los virus: extrayendo la riqueza de Venezuela. Por ejemplo, convenciendo al gobierno venezolano para que les exportase cientos de miles de barriles de petróleo diarios casi gratis. La influencia de los Castro era tan seductora que Chávez no se fiaba de los médicos venezolanos, y trató su cáncer en Cuba. Murió en Cuba.

Lo peor de todo es que Cuba está ahora casi mejor que Venezuela. Hay inversores europeos y norteamericanos yendo y viniendo a la isla, aprovechando el fin del embargo. Lo hacen porque hay más garantías en Cuba que en Venezuela.

Los cruceros siguen yendo a Cuba, mientras que a Venezuela no llegan ni chalupas. Los turistas aterrizan en la isla caribeña, y además saben que no les va a pasar nada porque el régimen tiene una vigilancia permanente.

Venezuela en cambio es uno de los países más inseguros del mundo. Caracas, ciudad del crimen. Si hubiera Juegos Olímpicos del asesinato y el robo, Caracas ganaría año tras año la medalla de oro.

De modo que desde que el chavismo está en el poder en Venezuela, los cubanos castristas han penetrado, vaciado, expoliado y empobrecido el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, con más costas turísticas que Cuba, más recursos naturales que Cuba, más selvas, frutos y agricultura que Cuba, y más población que Cuba.

Lo han reducido casi a cenizas.

Por eso, ya no me río cuando los venezolanos dicen que Venezuela es Cuba. Es peor que Cuba.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas