Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘La noche de José Mota’ no regresará a Telecinco

25 abril 2014 - 13:06 - Autor:


La Noche de José Mota no regresará a Telecinco. Así lo ha confirmado el cómico y actor a Vanitatis. “Cuando entré en Telecinco siempre se abordó de mutuo acuerdo con la cadena que se elaboraría una única temporada de La noche de José Mota y dejar tiempo para hacer otro tipo de proyectos”, ha explicado Mota.

No obstante, no hay segunda temporada porque no funcionó la nueva versión de su show. Pero, ¿por qué no triunfó?

El humor de Mota siempre fue infalible. Nadie consiguió derribar su éxito en TVE. Tras la separación de Cruz y Raya y desde 2007, Mota realizaba en solitario La Hora de José Mota en La 1. Con esta serie de sketches alcanzó el verdadero éxito de audiencia de los viernes: ni el corazón de Sálvame, ni el desaparecido ¿Dónde estás corazón?, ni los concursos de Antena 3 lograron alcanzar la fidelidad semanal del cómico, de casi cuatro millones de incondicionales. Esa gran audiencia, de hecho, ha desaparecido del prime time de los viernes.

Con los recortes en TVE, José Mota aceptó una suculenta e irresistible oferta de Telecinco, pues le ofrecían un interesante contrato que, además de su show de humor habitual, incluye proyectos de cine, una tira diaria previa al prime time (al estilo de Camera Café) y una serie propia.

Y Telecinco lanzó su nuevo programa por todo lo alto: La noche de José Mota, una continuación de su espacio de gags de TVE. Eso sí, con nuevo horario: el prime time de los jueves. Y este fue el primer error.

Mota reconoció que no le gustaba la ubicación en la parrilla, aunque la cadena madre de Mediaset apostaba por ese día de la semana con contundentes argumentos. Así intentaban potenciar los jueves, uno de los prime times menos competitivos de Telecinco, con este producto de humor que, además, cuenta con un contenido, a base de gags, complementario al resto de ofertas de entretenimiento en esa misma franja horaria. De esta forma, también se podía minimizar la sólida fortaleza de Cuéntame.

Y la jugada salió bien el primer día. Mota consiguió reunir en el jueves de estreno un 17.4 por ciento de share y 3.627.000 espectadores, pisando los talones a Cuéntame cómo pasó. Su viejo público de los viernes en La 1 parecía que se había ido en bloque a Telecinco. Pero sólo fue el primer día.

Con el paso de las semanas, el poder de convocatoria del cómico fue disminuyendo. Y empezaba a repetirse el caso de Los Morancos cuando se fueron de TVE a Telecinco. En el nuevo canal no lograron fidelizar al mismo público. Tampoco Mota, que además perdía a su devoto público infantil al no estar programado en la más permisiva noche de los viernes.

Al final, la abuela Herminia de Cuéntame y la vieja del visillo de Mota no son tan diferentes, se centran en el mismo retrato de las entrañas de la sociedad española. Y ganó Herminia, mientras que el humor de Mota no encontró su lugar en Telecinco con un formato que contaba con menos presupuesto.

Y ADEMÁS…

Ellen DeGeneres se cuela en ‘Juego de Tronos’ (y hace un monólogo)

0:59 - Autor:

Antes y después de triunfar como la gran showoman de la televisión norteamericana, Ellen DeGeneres fue una de las mejores monologuistas de Estados Unidos. Aún lo es. Así que no ha podido reprimirse y se ha colado en las entrañas de Juego de Tronos. Y lo ha hecho vestida para la ocasión, claro.

Ellen, por un momento, ha convertido la icónica Game of Thrones en una versión retro de El Club de la Comedia. No faltaron ni las risas enlatadas.

Y ADEMÁS…

Las claves del éxito del Show de Ellen DeGeneres

Oscar 2014: los trucos televisivos de la noche de Ellen DeGeneres

Adiós, corazones: TVE cancela su informativo ‘rosa’ de la tarde

24 abril 2014 - 21:57 - Autor:

Después de dos décadas con información rosa en esa franja, la crónica de corazón dejará de ser telonera del Telediario 2. TVE toma esta decisión tras los malos datos de audiencia de la segunda edición del programa de cotilleo estandarte de la cadena Corazón y tras la cancelación el año pasado de +Gente, que tampoco logró los resultados de público esperados.

En su lugar, se anuncia un formato más original y de corte divulgativo. La segunda edición de Corazón desaparecerá este próximo mes de mayo, como ha avanzado Vanitati, aunque no ha pillado por sorpresa por los pasillos de Prado del Rey: el programa presentado por Elena S. Sánchez no gustaba a la dirección de informativos ya que dejaba al TD de Ana Blanco mala herencia de share.

No obstante, hace dos años, cuando Pepa Bueno aún estaba al frente del TD2, tampoco se contaba con un espacio predecesor con buenos datos de audiencia (Gente, también con crónica rosa) y, en cambio, sí se lograba el liderazgo absoluto del informativo. TVE era un referente en credibilidad.

¿El futuro del resto de programas rosas de TVE?

Desaparece el Corazón de la tarde de La 1. Ahora falta ver cuál será el porvenir en el resto de la parrilla de este tipo de información del cuore que en TVE se ha quedado estancada en una sucesión de vídeos que parecen de épocas ya superadas: cargados de tópicos, cliclés de género, donde el famoso es adulado incluso cuando ha realizado actos reprobables.

Y es que, hasta en los comienzos de los ochenta, TVE hacía programas de corazón más modernos, más irónicos y más críticos. Como debe ser siempre la información rosa: desde la distancia de la inteligencia.

Y ADEMÁS…

¿Cuál fue el primer programa de corazón de nuestra tele?

3 graves errores y 3 grandes aciertos de la actual TVE

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Cosas que debe saber un abogado del Estado para presidir RTVE

3 graves errores y 3 grandes aciertos de la actual TVE

7:55 - Autor:

El pasado 21 de abril se han cumplido dos años desde que el Boletín Oficial del Estado publicara el Real Decreto-ley que modificaba el modelo creado, en 2006, para garantizar una televisión pública independiente del partido político que se encontrara en el poder. El gobierno suprimía, así, el avance que obligaba a que el presidente de RTVE fuera elegido por el consenso de dos tercios de la Cortes.

De nuevo, TVE sufría el vaivén de los cambios políticos que parecen olvidar el valor y la esencia de la televisión pública de largo recorrido. Y, desde entonces, los responsables de la cadena han visto como su audiencia se ha ido desplomando, al mismo ritmo que la credibilidad de sus informativos, cuyo número de espectadores se ha hundido en tiempo récord.

Pero la historia nos ha demostrado que Televisión Española sabe aprender de sus errores y nunca cesa de sembrar aciertos. Hoy, TVE se muestra algo pérdida, bloqueada, quizá incluso como nosotros mismos, ante un futuro inestable, con unos responsables que parece que no saben, a diferencia de antaño, cómo se hace una televisión que esté en la calle, que conecte con la empatía del público. Porque es el público para quien se hace esta caja tonta que en tiempos pasados demostró ser muy lista: como propulsora de la cultura, de la información, de la formación y, por supuesto, del entretenimiento.

Ante este panorama, TVE debe aprender de sí misma, de tres graves errores y también de otros tres grandes aciertos.

ERRORES

1. EL GASTO EN FÚTBOL

Sin publicidad, no tiene demasiado sentido que TVE se hipoteque en grandes competiciones deportivas que sí están dispuestas a emitir las grandes cadenas privadas. Porque estas retransmisiones suelen ser muy costosas y, además, no fidelizan espectadores. En cambio, ahorrarse su elevada inversión podría servir para potenciar la producción de series, documentales, telefilmes y cine. TVE debe ser un motor que sirva para impulsar el talento de un país. Entreteniendo, arriesgando con proyectos con los que no se atreverían las compañías privadas y, de esta manera, creando una industria más sólida y diversa, que fomente un mercado de trabajo más estable y fuerte en el ámbito audiovisual.

2. FIN DE LA PRODUCCIÓN PROPIA INFANTIL

TVE, durante casi toda su historia, ha sido una gran factoría de programas creados para los más pequeños de la casa. Pero, en los últimos años, ya no se realizan este tipo de espacios. La cadena se centra en comprar series extranjeras para llenar su canal Clan. Y poco más. Incluso El Pizzicato, sobre música clásica y artes escénicas, desapareció. Es lo contrario de lo que ocurre en Inglaterra, donde la BBC, en su sólido modelo de televisión pública como dinamizadora social, sigue apostando por programas infantiles propios para la educación y divulgación. Este tipo de shows, como el mítico Blue Peter, son lo más visto y siguen produciéndose sin cesar. Los ingleses saben de la importancia de este género infantil como servicio público que siembra para el futuro. Y es que los grandes espacios para niños no eran sólo un mero entretenimiento: eran un ilusionante trampolín hacia un país más inquieto, más comprometido y más imaginativo. Y TVE era un referente en crear formatos de estas características: El kiosco, La Cometa Blanca, La bola de Cristal, Cajón desastre, Pic-Nic, Los Lunnis, El Conciertazo…

3. DESCONEXIÓN CIUDADANA

Los informativos de TVE ahora son más institucionales que sociales. Ya no son la referencia de antaño, han sufrido una metamorfosis retro a la hora de organizar los contenidos. De poco sirve una gran pantalla presidiendo el plató si se pierde la confianza de una importante parte de los espectadores: la audiencia ya cuenta con herramientas complementarias para detectar fácilmente si se está intentando teledirigir su opinión propia. Al mismo tiempo, el resto de la programación de la cadena ha dado un giro hacia espacios de poco calado social que van a rebufo de las emisoras privadas y que no logran superar la barrera del diez por ciento de share. La mañana de La 1, Corazón, Entre todos y España directo definen una forma de entender la televisión que no apuesta por las ideas y vive encorsetada en un tipo de contenidos propios sin perspectiva catódica. La televisión pública debe volver a estar en la calle, de verdad. Con formatos que desprendan cercanía y conecten con la curiosidad que no se queda en el tópico.

ACIERTOS

1. RTVE.ES

Paradojas: al contrario que en la emisión tradicional, TVE va por delante en las nuevas tecnologías. Su portal, rtve.es, es uno de los punteros en el sector. Es más, está a la altura de la BBC. La web, dirigida por Ricardo Villa, no se ha quedado en adaptar fórmulas analógicas en Internet y está innovando en la forma de interactuar con la propia televisión.

El público ha dejado de ser un sujeto pasivo, se siente con poder de decisión y rtve.es le abre un gran abanico de posibilidades en constante crecimiento. La oferta ‘a la carta’ es la más amplia de nuestro país. Se puede encontrar online toda la producción de la emisora de los últimos años. También se ha sumado la videoteca del NO-DO y, además, se van rescatando añojos programas y series del valioso archivo de la historia de RTVE. Uno de los grandes patrimonios del viejo ENTE.

Además, el equipo de rtve.es se esfuerza en crear contenidos ‘extras’, producir ‘especiales’ monográficos de programas, realizar entrevistas propias a personajes de la actualidad, que no siempre tienen cabida en La 1 o La 2, o aportar emisiones alternativas, como promueve la aplicación +24, con conexiones a ruedas de prensa donde el Canal 24 Horas no llega.

2. VIVA LA 2

Escondidos en la segunda cadena, antigua UHF, se encuentran provechosos programas de reportajes como En Portada o de entretenimiento (“y vida moderna”) como Alaska y Coronas, que ejemplifican el significado de una televisión pública. Lo logran con un equipo que demuestra que se puede y se debe hacer una programación alternativa que rompa prejuicios y apueste en la creatividad, las ideas, la ironía, el talento, los nuevos lenguajes audiovisuales y la conversación. Este es uno de los más ricos sentidos de la existencia de una cadena pública: entretener, descubrir, reflexionar, jugar, no quedarse en lo preestablecido y generar acontecimientos únicos.

3. TALENTOS DE PRIME TIME

En el prime time de La 1 se ha intentado dar una vuelca de tuerca al género del talent show. Se ha intentado sin demasiado éxito con el género de programas sobre emprendedores, un ámbito aún por explorar. Aunque el último gran triunfo ha estado en MasterChef, un show que encaja con la historia de TVE como una cadena que cree en el poder del espectáculo para aprender de los diferentes talentos de su sociedad, ya fuera con las insólitas habilidades de las pruebas en ¿Qué apostamos?, con los trompazos de pueblos que participan en equipo en El Grand Prix o de los derroteros de nuestra gastronomía con los aprendices a chef. Los shows de entretenimientos son fundamentales en una tele pública constructiva y sana, como también sucede en la BBC. Una televisión que es un acontecimiento social, una televisión con instinto televisivo.

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Cosas que debe saber un abogado del Estado para presidir RTVE

14 años del estreno de ‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

23 abril 2014 - 17:17 - Autor:

Una noche como esta, pero de hace 14 años, Mercedes Milá arrancó un novedoso programa que incluso definió como “experimento sociológico”. Había nacido Gran Hermano, el reality que rompió con la forma de hacer y entender la televisión.

Diez participantes se introducían a una casa sin saber muy bien qué les esperaba. Eran Ismael Beiro, Iván Armesto, Ania Iglesias, Marina Díez, Vanesa Pascual, Jorge Berrocal, Nacho Rodríguez, Silvia Casado, Israel Pita y María José Galera.

Esta misma noche, la propia Mercedes Milá vio como este reto no sería un proyecto más en su carrera. Estaba cambiando, sin darse cuenta, su forma de entender la televisión desde su experiencia de prestigiosa periodista.

Y es que Milá tenía razón: estaba a los mandos de un programa que sí tenía tintes de un ‘experimento sociológico’. No sólo porque grababa cada movimiento de la convivencia de unas cobayas humanas. También por cómo vivió el público desde casa el programa: esta primera edición paralizó al país por la increíble verdad que desprendían los concursantes. Nadie sabía aún a qué se estaba enfrentando. Nadie, ni los participantes ni la propia audiencia. Todos fuimos parte de ese experimento.

Terminaba de nacer el superformato, pues incorporaba casi todos los géneros televisivos en sólo un programa: culebrón, talk show, concurso, debate, espectáculo, cotilleo, sorpresa, documental y, sobre todo, realidad. Y la realidad siempre es un valor añadido en la pequeña pantalla.

En definitiva, un cóctel explosivo capaz de romper audímetros y emociones. Un show, que como siempre dice Mercedes Milá, estaba creado a medida de la indiscreta idiosincrasia de los gustos de los espectadores españoles.

> puedes ver aquel primer programa aquí

Y ADEMÁS…

6 supersticiones de Mercedes Milá

El histórico de audiencias de las finales de ‘Gran Hermano’

Así despertaba ‘La bola de Cristal’ la inquietud por la lectura (vídeos)

12:19 - Autor:

La televisión pública siempre ha sido utilizada como un altavoz ‘teórico’ para promocionar el interés en la lectura de los más pequeños. No sólo en el Día del Libro. Cientos de programas infantiles han hablado de libros, aunque hay un espacio que supo despertar la inquietud por la literatura de una forma especial: La bola de Cristal.

El programa de Lolo Rico se atrevió a gritar desde la propia pequeña pantalla eso de ¡viaja con la imaginación, lee libros!.  Lo hizo con unas promociones que vistas treinta años después son simplemente magistrales. Feliz día del libro.

http://www.youtube.com/watch?v=Zy2E99kSLrA

http://www.youtube.com/watch?v=YrAGke4ETW4

http://www.youtube.com/watch?v=h_74bf6QZvM

Y ADEMÁS…

Los programas infantiles de los ochenta, a análisis

Cuatro programas de entrevistas para entender la tele de los ochenta


Fotos de TVE cortesía del archivo de Alejandro Macías

Caos en Telecinco: José Luis Moreno abandona, enfadado, el plató de ‘Hable con ellas’

6:31 - Autor:

José Luis Moreno fue anoche el invitado estelar de Hable con ellas, el nuevo late night de Telecinco. De hecho, el productor entró arrasando en el plató, hablando y cantando en italiano desde un balcón en el decorado, con fallo en la música incluido y vuelta a empezar mientras las presentadoras no daban crédito y, en concreto, Yolanda Ramos se partía de risa.

Fue el anticipo de lo que estaba por venir: una entrevista que comenzó distendida para aumentar en tensión a partir del momento en el que la propia Ramos recordó que hace muchos años ella bailó en un Noche de fiesta y no le pagaron las 25.000 pesetas que le habían prometido por ese trabajo.

Bajo la aparente comicidad de la anécdota, se estaba metiendo el dedo en la llaga de una de las polémicas habituales que rodean a Moreno: el impago a muchos profesionales del sector que han trabajado para él. Moreno reaccionó en principio con humor, prometiendo pagar con intereses lo que debía a Ramos para que esta lo donara a una ONG. Todo bien, con una pizca de guasa, hasta que se sacó otro espinoso tema: el asalto a su mansión, para a continuación abordar su imputación y desimputación en el caso “Palma Arena”. Y entonces el ex ventrílocuo estalló.

“Señores, no habléis con ellas”, dijo Moreno a cámara. Fue su golpe de efecto final, ya que, en ese mismo instante, se levantó y abandonó el estudio. Lo hizo tras argumentar que a él se le había prometido una entrevista amable y no una encerrona como la que le estaban haciendo, pues, según explicó, había sido invitado para salvar la audiencia tras la caída en share del segundo programa de Hable con ellas: hacerle una entrevista agresiva no era forma de pagarle tal favor. Acto seguido, se marchó, dejando a las cinco presentadoras descolocadas y perdidas. Más de lo habitual, que ya es decir. Y Natalia Millán dio en la clave en uno de sus comentarios ante tan desaguisado: “chicas, quizá nos falta estrategia”.  No obstante, a veces,  la acalorada emoción con la que se vive el programa anula la cara más periodística de las entrevistas más polémicas, lo que produce un malestar en el invitado que, al final, se puede sentir atacado.

[ > ver vídeo del momento de tensión de Moreno en Hable con ellas ]

Pero, más allá de este numerito con Moreno, Hable con ellas se ha consolidado en su tercera emisión como lo que es: un entrañable caos. Un caos que engancha y entretiene. Sus cinco presentadoras, Sandra Barneda, Natalia Millán, Beatriz Montañez, Yolanda Ramos y Alyson Rae Eckmann, tienen carisma y tablas (con mención especial para Yolanda Ramos, que es la que más a gusto parece sentirse en el plató, siempre rápida en sus reacciones fuera de guión), pero la química aún no fluye entre ellas. Necesitan tiempo.

Todavía todo es atropellado, deslavazado y algo arrítmico. Probablemente, deberán aprender de la versión original del programa en USA, The View, donde para evitar guerra de egos van turnándose, entre cada contertulia habitual, el papel de presentadora principal que organiza la escaleta del show.

Tras el vacío que dejó Moreno, leyeron tuits que escriben los espectadores y uno de ellos criticaba el hecho de que las cinco presentadoras se pisen y corten todo el rato. A esto, Beatriz Montañez, que también está sorprendiendo por su viveza fuera de guion, replicó: “Es que somos como cinco amigas charlando en su salón o en su cocina y es normal que nos cortemos“. Vale, Montañez, pero es que no sois cinco amigas en su cocina… Sois cinco presentadoras de un programa de televisión en directo.

En cualquier caso, hay algo que agradecerle a Hable con ellas: ha devuelto al late night algo que se echaba mucho de menos, el nervio de un show en directo, tan imperfecto como imprevisible, en el que todo puede pasar. Larga vida a su sofá, sus presentadoras y bienvenido sea su caos. Tiene algo que Telecinco no conseguía en su late desde hace tiempo: personalidad propia. Falta nos hacía.

Y ADEMÁS…

Ponga una gala de José Luis Moreno en sábado noche

¿Por qué España ya no tenía programas de late night?

RTVE no está en crisis a la hora de pagar por la clasificación en la Eurocopa y El Mundial

22 abril 2014 - 16:09 - Autor:

TVE, de nuevo, en el punto de mira. La corporación pública estaría dispuesta a pagar casi 38 millones de euros por los partidos de clasificación de España para la próxima Eurocopa y el Mundial. El cálculo de la cifra sale de la declaración del Presidente de RTVE, González Echenique, ante la comisión mixta de control parlamentario: “se situaría en el 1% de los gastos anuales de la corporación”. En total, la cadena cuenta con 941 millones de euros al año. El 1% son 9,41 millones de euros. Por tanto, Echenique habla de comprar 20 partidos por 37,64 millones de euros, lo que se traduce en 1,9 millones por emisión.

Esta batalla por las retransmisiones de fútbol no es nada nueva, desde Televisión Española siempre se ha pujado por los grandes (y costosos) derechos deportivos. También por los taquillazos del cine norteamericano, al mismo tiempo que no se adquieren reconocidas películas españolas por una contradictoria falta de presupuesto. Y es que TVE siempre primó la audiencia más competitiva como compañía financiada por anunciantes. Pero, desde el fin de la existencia de publicidad, ¿tiene sentido que Televisión Española realice tales desembolsos económicos ya sin la necesidad de atraer grandes audiencias para vender espacios publicitarios?

El Presidente de RTVE, González Echenique, defiende que la emisión de estos partidos está dentro del servicio público que debe ofrecer la cadena pública. En cambio, desde los dos grandes grupos privados de televisión, Mediaset y Atresmedia, se considera que TVE infla los precios al pujar por encima de la realidad del mercado.

Lo que vuelve a crear una burbuja en los costes de las retransmisiones deportivas, que ya propició que se pagaran 3 millones de euros por partidos de menor interés en otras épocas. La televisión pagó el fútbol por encima de su precio. Y las privadas quieren competir en igualdad de condiciones con la pública.

En este sentido, se abre otro debate: ¿TVE debería dedicar esa inversión en deporte masivo y cine de Hollywood a potenciar su producción propia? Las grandes competiciones deportivas siempre encontrarán hueco en las cadenas privadas. Lo mismo sucede con los grandes estrenos de cine norteamericano. Sin embargo, la televisión pública ha disminuido su inversión en ficción y el futuro de series como Los misterios de Laura aún están en el aire. No se sabe si habrá dinero para estos proyectos (más asequibles que cualquier emisión futbolística), a pesar de que la producción de ficción en España sí es una meta crucial de la televisión pública como motor creativo que, además, crea cientos de trabajos, directos e indirectos, invirtiendo en este tipo de formatos made in spain.

Pero las ficciones, el cine, los documentales y los programas hechos en España y que intentan marcar la diferencia de los productos en los que invierte habitualmente una televisión privada conllevan un lógico riesgo mayor. No se sabe cómo funcionarán en audiencias. En cambio, la Selección es infalible. TVE necesita a La Roja, los responsables políticos quieren que suba ya la maltrecha audiencia de La 1 en una época que se aproxima sensible electoralmente. 

El fútbol es el camino más fácil para alcanzar las grandes audiencias. Y esto produce contradicciones dentro del propio ente. De hecho, a principios de 2013, se dijo en TVE que pagar 35 millones anuales por ocho partidos de La Roja era un gasto “totalmente fuera de mercado”. Ahora la cadena parece que ha cambiado de idea. Aunque RTVE sigue viviendo ajustes de presupuestos y el año pasado ha sobrepasado los 100 millones de déficit.  Su futuro real no pasa por hipotecarse en las grandes competiciones deportivas que no fidelizan espectadores, el porvenir de RTVE está en una inversión sostenible en contenidos propios y próximos de largo recorrido.

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Cosas que debe saber un abogado del Estado para presidir RTVE

Miguel Abellán gana ‘¡Mira quién baila!’: aciertos y errores del programa de La 1

8:47 - Autor:

No ganó ni Adriana Abenia, ni Corina. Las dos grandes revelaciones como bailarinas de la última edición de ¡Mira quién baila! resultaron eliminadas en el último programa. Al conocer la noticia, sus rostros delataban que no se esperaban ni ellas mismas ese particular resultado del televoto. Tampoco el jurado, donde Noemí Galera y Normal Duval torcieron sus caras en extrañeza al descubrir el rumbo de las votaciones anónimas. Pero, así es la mejor televisión: imprevisible. Y, al final, se alzó con el título de mejor bailarín el torero-galán, Miguel Abellán.

Golpe de efecto para los últimos minutos de la edición de Mira quién baila, el programa que recuperó esta temporada el exitoso formato internacionl de baile, Dancing with the stars, a nuestra televisión. Aunque, quizá, en esta ocasión, el programa no llegó en el momento adecuado a la parrilla de TVE. Varia temporadas antes, probablemente hubiera sido un gran éxito de audiencias. Sin embargo, en la actualidad ha pasado desapercibido para los audímetros, a pesar de alcanzar el más difícil todavía: un casting que estaba en cada programa a favor del espectáculo. Y eso se ha notado.

Mira quién baila ha crecido, semana a semana, hacia un show divertido, cómplice y natural. A diferencia de otros espacios de baile donde se ha delatado más el artificio tópico de guion, en el programa de Cantizano sólo Cantizano denotaba la existencia de una lógica escaleta armada. El resto del elenco ha dibujado las tramas con una naturalidad apoteósica, que enganchaba desde el primer minuto. Especialmente,  Adriana Abenia, que con su habitual desparpajo no dudaba en contar hasta sus peculiares tropelías antes de salir a escena.

¿Volverá Mira quién baila? El programa ha mantenido una audiencia leal y se ha sostenido por encima de la débil media de La 1. TVE no vive su mejor momento: su programación ya no es una prioridad en el público. Con este panorama, el baile podría volver. Todo es posible, aunque debería modernizar algunos de sus elementos para crear mayor empatía con un espectro más amplio de público -más allá de las abuelas fieles a La 1, fans del coreógrafo Poty-.

La escenografía de esta edición, por su parte, fue muy elegante y sofisticada. Sin embargo, pecó de fría y le faltó una pizca de calidez. Está bien incorporar elementos que dinamicen la puesta en escena. Y está bien jugar con ases en la manga horteras. Porque Mira quién baila es un show hortera y debe jugar con esa característica clave en su existencia, ‘el horterismo’, pero eso no significa tanto como incorporar estrellitas, corazones o notas musicales de corchopan a la pista de baile, como si fuera un sarao de Galavisión.

Otro elemento con el que el programa debería contar en su posible regreso es la figura del copresentador. A Cantizano le viene muy bien un contrapunto. Así ha sucedido esta temporada cuando han aparecido invitados estelares como Àngel Llàcer o Jorge Cadaval.

Terminó ¡Mira quién baila!. Y lo hizo en buena forma, para el baile pero, sobre todo, para el espectáculo televisivo sin demasiados complejos. Porque, a pesar de la larga duración de las galas, Mira quién baila ha alcanzado la principal meta de un complicado prime time: un show entretenido de ver, un show para disfrutar en familia.

Y ADEMÁS…

¡Mira quién baila!: puntos fuertes y débiles del estreno

Michelle Obama, la primera dama que supo utilizar a su favor las trampas de la televisión

21 abril 2014 - 19:23 - Autor:

La Primera Dama de EE.UU. es una habitual de la televisión norteamericana. Y no sólo por su labor presidencial, también por su habilidad a la hora de aprovechar los programas de entretenimiento para ganarse el cariño de la audiencia y, de paso, hacer llegar su mensaje a la población.

Como si fuera una estrella de Hollywood, hemos visto a Michelle bailando en el show de Jimmy Fallon, dando sorpresas en el reality Esta casa era una ruina o hasta consumando un gag junto a las estrellas de la NBA Dwyane Wade, Lebron James y Ray Allen.

Siempre consciente del poder arrasador de la pequeña pantalla como herramienta ‘concienciadora’ y siempre derrochando un instinto del espectáculo que conquista a la audiencia. Incluso a la más crítica con los Demócratas.

Y, esta semana, el currículum televisivo de Michelle Obama aumenta, pues realizará un cameo en el doble episodio que cerrará la sexta temporada de Parks and Recreation. ¿De qué irá su aparición? Todos los instantes televisivos por Michelle Obama suelen ser para apoyar ‘Let’s Move’, una iniciativa que busca terminar con la obesidad infantil, intentar concienciar a los padres de que compartan más actividades de ocio con sus hijos y que cuiden su alimentación.

Su compromiso social es su excusa para salir en la tele, aunque su rostro no puede disimular su fascinación por este magnético medio de comunicación que tanto ella como su marido han demostrado saber explorar.

Y ADEMÁS…

¿’El tiempo entre costuras’ marca un antes y un después en la ficción televisiva española?

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter