Saltar al contenido

« ver todos los blogs

2015, el año de la ‘eficacia probada’: las televisiones van a lo seguro

5 enero 2015 - 2:33 - Autor:

La ‘eficacia probada’ es la tendencia de las cadenas de televisión en el arranque de 2015. Como decían los anuncios de detergente de los noventa, ¡eficacia probada!, supone que la programación seguirá siendo continuísta. Más formatos con niños prodigio, más programas entre fogones, más polígrafos con Conchita, más talents shows con los mismos éxitos musicales de siempre y, sobre todo, más series de época.

Aunque, en realidad, las fórmulas de éxito contrastado también se desgastan. Al mismo tiempo que las nuevas generaciones abandonan una televisión en la que no se sienten representadas y el espectador tradicional se convierte en un sujeto inmune, que no espera sorpresa en la programación, porque las cadenas, excepto sabias excepciones, arriesgan siempre por el lado más obvio de cada programa.

Lo mismo sucede con las series. Llevamos unos años obsesionados con ficciones basadas en otros tiempos. Un filón, porque traslada al espectador a un mundo que la nostalgia convierte en más romántico. En puesta en escena, en historia, en luchas de clases, en vestuario, en amores imposibles.

Sin embargo, nos estamos perdiendo producciones que exploren nuestro tiempo. Las cadenas parecen no querer mirar a la realidad de hoy de frente, sin edulcorantes. Creando series urbanas, que cuenten historias a través de las gente que está en la calle. No hablamos de regodearse en la crisis. Al contrario, hoy existe una sociedad por explorar, donde también se producen amores, desamores, con grupos de amigos cómplices, núcleos familiares en constante evolución…. Una sociedad que avanza creyendo en ilusiones, donde crecen las pasiones, los problemas, las frustraciones, los sueños cumplidos. En nuestro propio tiempo, un mundo de magnéticas tramas se abren en las ciudades de hoy, en los trabajos de hoy, en las redes sociales de hoy.

Pero las cadenas no se atreven a producir ficciones que conecten directamente, de tú a tú, con las personalidades de las generaciones de la actualidad. Nadie se atreve a realizar una radiografía real de nuestro tiempo. Prefieren mirar al surrealismo de la comedia impostada, al misterio de fábula, a las profesiones efectistas, a la barriada de cartónpiedra o a la ensoñación en otras épocas pasadas. No al tiempo que verdaderamente mueve las calles.

En ese sentido, da mucha envidia observar un capítulo de Las Chicas de Hoy en Día, que produjo TVE para La 2 y que inmortalizó la vida de dos jóvenes aspirantes actrices en la gran capital a principio de los noventa. TVE ya no va a la vanguardia de producciones de estas características, que deberían ser su razón de ser. Pero sí lo hizo. Ver, en la actualidad, esta genuina ficción, con tramas que, en cierto sentido, aún en 2015 están de actualidad, denota la mejor España: aquella que aprende de sí misma y se ríe de si misma. Con ilusión.

Y ADEMÁS…

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie española

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no se aprovechan

El obstáculo de las series españolas

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Lo que envidian los norteamericanos de nuestras series (y lo que no)

La TV políticamente correcta: un modelo condenado al olvido

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter