Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los trabajadores de los informativos TVE protestan por la contratación de periodistas de Intereconomía

9 febrero 2015 - 19:19 - Autor:

Un minuto de silencio. De esta manera y con el hashtag #NoalaRedaccionParalela, los trabajadores de Televisión Española han dado la espalda a la dirección de informativos de la cadena ante la contratación de empleados externos para los informativos. Cinco de ellos procedentes de Intereconomía.

Según una extensa nota de la cadena, estas inesperadas incorporaciones se producen debido al año electoral. “Estas contrataciones se han tenido que agilizar al convocarse con escaso margen de tiempo las elecciones andaluzas. De estas 11 contrataciones puntuales, cuatro salen del banco de datos y el resto obedece al criterio de periodistas con una acreditada trayectoria profesional y con contrastada experiencia para que el resultado y la calidad de los informativos no se resientan”, sentencia un comunicado que es buen ejemplo de ese refrán en latín que dice ‘excusatio non petita, accusatio manifesta‘. Más aún, cuando la plantilla de RTVE está compuesta por más de 6000 empleados.

Todo evidencia que estas decisiones van encaminadas a crear una redacción paralela con ‘informadores’ nombrados a dedo, de confianza, como ya sucedió con Telemadrid, que pasó de ser una emisora plural a ser la voz de los intereses del gobierno de turno. Esto derrumbó las audiencias de una emisora que, durante muchos años, fue referencia para los madrileños.

Esa es la principal preocupación de los trabajadores de TVE: el hecho de que José Antonio Sánchez, presidente de la corporación y ex responsable máximo de Telemadrid, y José Antonio Gundín (en la foto), director de informativos y ex de La Razón, estén reproduciendo un modelo sobredimensionado que resulta muy peligroso para la estructura de TVE.

Son tiempos convulsos en los que ya la mayoría de los estamentos dan por hecho que Televisión Española ha dejado de ser plural. No sólo en informativos, también en gran parte de los contenidos de la programación, con programas estancados en los que se aprisiona la creatividad. TVE ha dejado de ser un referente y consuma modelos que parecen imposibles en otras grandes televisiones públicas europeas.

Los responsables políticos aún no entienden que una cadena pública será la mejor aliada si es realmente plural. Se prima la institucionalidad de intereses particulares, como hace décadas, en pos de la libertad de los intereses de todos. Estamos a tiempo de cambiar el chip y que la gente vuelva a creer en la importancia de un televisión pública como alternativa para un país mejor construido por todos.

Y ADEMÁS…

¿Cómo es la tele pública que nos merecemos?

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

6 programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

¿Cómo frenar el desprestigio del Canal 24 Horas?

‘Salvados’ lidera con el desplante de Esperanza Aguirre a Jordi Évole

9:30 - Autor:

Ni el exitoso Gran Hermano Vip (que se impuso después) ha podido con el regreso de Jordi Évole. Y es que Salvados ha vuelto con un encuentro de alto voltaje. Siete años después del estreno del programa de La Sexta, Esperanza Aguirre aceptaba por fin la invitación. Se hizo de rogar.

La líder política, y experta en el titular efectista, apareció rumbo a un bar cercano a la sede del PP en la madrileña calle Génova. Llovía y, bajo su paraguas, ella caminaba tarareando una canción, consciente de que estaban grabado su recorrido y de que, en televisión, más vale ruido que silencio. Y es que Aguirre es una de las más astutas a la hora de controlar la importancia de la puesta en escena mediática. Conoce bien lo que tiene que consumar para contentar a los suyos, a su electorado potencial, intentando sembrar al mismo tiempo el mensaje idóneo en la opinión pública. Sea o no del todo real. Da igual, siempre algo de lo dicho queda en el imaginario colectivo.

Dentro del bar, esperaba Jordi Évole. Se estaba tomando un agua. Ahí, en la barra, comenzó una charla que, en principio, se disfrazó de distendida para terminar siendo una entrevista que se torció tensa.

AlóEspe fue el irónico nombre de la edición de anoche de Salvados. Se tituló así a petición de la propia invitada, que considera que La Sexta dedica demasiado tiempo a hablar de Pablo Iglesias, a pesar de ser el canal donde al líder de Podemos se le han realizado algunas de las entrevistas más duras. Pero eso no importa en la guerra de trincheras mediática, donde lo que se pretende es simplificar perfiles tanto de los medios como de los propios periodistas para crear prejuicios en el espectador y que estos prejuicios se traduzcan en rentabilidad electoral. Si un medio no te gusta, lo mejor es desprestigiarlo acusándolo de una tendencia más extremista de la que en realidad demuestra en el día a día. Acusa, acusa, acusa. Es de lo que se trata.

21.2 por ciento de share y 4.635.000 espectadores vieron la entrevista, que de nuevo, y como es habitual en Salvados, fue más que una entrevista: una conversación retransmitida para narrar al ciudadano una historia tan sencilla como compleja, cuidando al milímetro la importancia de la clarificadora realización visual. En encuadres, en miradas, en silencios, en planos de detalles del despacho (y de la vida de las calles que lo rodean). Así, se grabó también el recorrido de Aguirre y Évole desde el bar a la sede del PP. Un transparente viaje a las entrañas mismas del Partido Popular de Madrid, en el que ella no tardó en mostrarse en estado puro. Con sus filias y fobias. Con su control de palabra y su habilidad para esquivar o dar la vuelta a las preguntas.

Pero el tiempo estipulado se acabó y las preguntas no estaban gustando precisamente a la presidenta del PP de Madrid. Lo evidenciaba su rostro y su expresividad. Esperanza acabó la entrevista de radical forma unilateral. Miró el reloj y se levantó. “Ya hemos acabado, querido Jordi”, sentenció. Ella misma se quitó el micro. Évole, por su parte, se quedó plantado en el sofá, con cara de resignación. La grabación había empezado media hora tarde, pero no hubo tiempo extra para cordialidades ni para despedidas. Ni un adiós dijo Esperanza.

A Aguirre le dio igual que todo estuviera siendo grabado. Su temperamento, carácter y personalidad primaron antes que el decoro. Y se marchó sin más. Y regaló un intenso momento a la historia de la televisión. Para sus fieles y para sus detractores. Fue, para bien o para mal, otra muestra de la forma de entender la política de Aguirre y de su relación con los medios.

Y ADEMÁS…

La rentabilidad del bipartidismo en política (y en televisión)

Jordi Évole: así revolucionó la información en el horario de máxima audiencia

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de una televisión pública

‘Operación Palace’: Jordi Évole pone a prueba a la audiencia con un falso documental sobre el 23F. Recordamos el falso informativo de Joan Ramón Mainat y ‘Operación Luna’

‘El Objetivo’ de Ana Pastor y la estela de ‘Salvados’

La política de La Sexta para ganar audiencia… y credibilidad

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Un Tiempo Nuevo’ habla de ‘GH VIP’: la traición a un formato

2:58 - Autor:

Un Tiempo Nuevo arrancó por la necesidad de analizar una época de cambios. La regeneración del escenario escenario político era clave en un formato que pretendía apostar por entrevistas plurales realizadas por periodistas de prestigio y apoyadas por el análisis de los datos de Javier Ruiz.

Sandra Barnera era la presentadora de este formato que ha intentado recuperar parte del espíritu de El Gran Debate para competir, frontalmente, con los buenos datos de La Sexta Noche. Sin suerte.

No funcionó la propuesta inicial de enfrentar a los diferentes líderes políticos en una especie de parlamento. Cada uno, desde un atril, iba soltando su discurso. La estructura era demasiado estática y muy previsible. Así que el programa empezó a probar otro tipo de contenidos y, poco a poco, ha ido desvirtuando su esencia.

La entrevista, en exclusiva, al Pequeño Nicolás disparó los datos de share. Los responsables de UTN, desde ese instante, decidieron repetir el éxito con la misma materia prima. Un error, porque ataron en demasía el programa a un personaje que se iba a terminar quemando rápido. Francisco Nicolás y sus andanzas dejaron de interesar: ni demostraba la credibilidad suficiente ni su historia daba más de sí en un plató de televisión. La audiencia se quedó inmune a Francisco Nicolás.

Desde entonces, el programa ha ido dando bandazos con los que no han logrado amplificar su público fiel. Al contrario, la continuidad del espacio ya parece sentenciada. No interesa a los espectadores y no alcanza datos de cuota de pantalla competitivos.

En esta pérdida de rumbo, y seguramente para minimizar la siempre exitosa gala de Los Goya 2015, el formato ha llegado a malograr por completo su nombre y ADN inicial este mismo sábado cuando, entre los contenidos más habituales, se introdujo en escaleta, en late night, una tertulia sobre Gran Hermano VIP. Incluso con imágenes inéditas de la Casa de Guadalix.

El programa político abrió un corrillo para debatir sobre los problemas que acusan al reality. ¿Es Belén Esteban Un tiempo Nuevo? No, Un Tiempo Nuevo se transformó en otra cosa, en otro tipo de formato, ni mejor ni peor, simplemente diferente. El problema es que traicionó su esencia, su nombre e incluso su futuro.

Tratar Gran Hermano Vip (el último gran triunfo de Telecinco) no sirvió para subir la audiencia de UTN, quedándose en un pobre 7,3 (mínimo). Al final, sólo valió para desconcertar al espectador y espantar a posibles invitados políticos. Y es que la reinvención de la fórmula, tal vez también deba pasar por un nuevo nombre.

Y ADEMÁS…

‘Un tiempo nuevo’ pincha: claves de los malos resultados de audiencia

Pequeño Nicolás, un personaje de tebeo que propulsa las audiencia

‘La Pechotes’ y otras formas de que te contraten sin demostrar tu talento

 ‘Un tiempo nuevo’: fortalezas y debilidades del regreso de Telecinco a la política en prime time

Así apagó Telecinco ‘El Gran Debate’

Cinco virtudes de Telecinco

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

El truco de Chico Ibáñez Serrador que sigue vigente en 2014

Lo que esperamos de la televisión que viene

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

febrero 2015
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

TeleDiaria en Twitter