Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Velvet’ cierra segunda temporada con máximo de audiencia: el triunfo del folletín de lujo

24 febrero 2015 - 12:07 - Autor:

Las Galerías Velvet cerraron anoche su temporada sin rebajas. Máximo histórico para la serie de Antena 3 y Bambú Producciones con un 24,7 por ciento de share y 4.607.000 espectadores.

La ficción de más éxito de Atresmedia cierra etapa demostrando que ha sabido dar en la diana con una producción que crece en los parámetros clásicos de las eficaces novelas de Corín Tellado. Una narrativa que, bien consumada, nunca falla y que otorga un plus de romanticismo si se recrea en otra época. En este caso, mediados del siglo XX, un tiempo que Madrid era más triste, más gris y, sin embargo, la ficción nos lo convierte en más glamouroso, más romántico, más espectacular. Gracias a la fotografía, la banda sonora, el vestuario, la puesta en escena y la luminosidad de cuento con cierto grado aspiracional.

Porque Velvet es un Amar en tiempos revueltos de lujo. Y eso no es malo, al contrario. El guion ha estado perfectamente engrasado para conquistar las grandes audiencias. Con un amor imposible principal (gracias a una pareja, Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre, que interpreta el romance frustrado central y, al mismo tiempo, vende publicidad), y con un nutrido grupo de grandes secundarios que brillan especialmente (en esto son especialistas en la productora Bambú), incluso haciendo sombra a los dos protagonistas. Sin olvidar la eficaz lucha de clases, los malos de culebrón, las conspiraciones económicas y la felicidad en forma de esa boda que todas las espectadoras de la serie querrían vivir. 

Y es que, de nuevo, Velvet cerró etapa en boda. Terminaron en alto con el sí quiero entre Pedro y Rita (y alguna otra cosa más donde no haremos spoiler). El objetivo conseguido. Triunfó la historia, el trabajo de guion, dirección, realización y actores. Una factura impecable, donde destacó esa emoción más ñoña que es hábil entremezclándose con el luminoso humor que otorgan personajes como el de Cecilia Freire. También Adrián Lastra. Triunfó el amor, aunque sólo fuera un ratito.

Y ADEMÁS…

El obstáculo de las series españolas

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie española

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

El fin del prime time: la tele que emite sólo para noctámbulos

‘Alaska y Segura’, la explosión de la televisión ‘trending’

4:49 - Autor:

Los Estudios Buñuel iluminados. Un gran photocall en su entrada. El periodista Carlos del Amor cubriendo la alfombra roja del hall de uno de los complejos más míticos de nuestra historia del cine y la televisión… Parecía una imagen de otra época, pero no, sucedió anoche mismo. La 1 de TVE estrenaba Alaska y Segura, formato heredero de Torres y Reyes y Alaska y Coronas.

Tras las buenas críticas de sus anteriores ediciones en La 2, el espacio ha dado el salto a La 1 manteniendo su esencia original. Un cabaret en vivo y en directo con un plató de televisión como protagonista en su máxima expresión. Sin prácticamente decorados, con las paredes de ladrillo al desnudo, Alaska y Segura supone un oasis en una primera cadena que ahora mismo ha dado un vuelco hacia un universo monocolor, espantando al público, justo lo contrario de lo que debe ser una televisión pública. En sistemas en los que parece complicado salirse del guion, este programa dirigido por Santiago Tabernero, ejemplifica la televisión que no es obvia, que apuesta por la conversación, el espectáculo y las ideas. La televisión en la que todo puede pasar.

No es un formato transgresor. No es un formato independiente. No es un formato de varietés. Es un programa trending, nuevo término que define la televisión que explosiona en la experiencia colectiva del acontecimiento que “está sucediendo, lo estás disfrutando”, lo veas en directo o en rigurosa ’emisión a la carta’, lo comentes en Twitter o lo inmortalices en Instagram. Y ese es un camino ilusionante para TVE. Un camino ilusionante pero no del todo nuevo.

Porque esa televisión trending es trending al aprender de su historia. De hecho, mitifica e idolatra su propio pasado aunque, al mismo tiempo, con la vista puesta en el futuro. Cuidando las formas y el fondo. Experimentando con los lenguajes de la vida moderna, observando la creativa trastienda de la sociedad y dándole voz en la televisión pública que también debe ser eso: un laboratorio para la innovación, la vanguardia, el riesgo y la divulgación del hoy. Como se consiguió antaño en aquellos programas que nos hicieron querer como queremos a la televisión: Directísimo de José María Íñigo, La edad de oro de Paloma Chamorro, Ahí te quiero ver de Rosa María Sardá, Cajón desastre de Miriam Díaz Aroca, Viva el espectáculo con Concha Velasco o Esta Noche de García Tola y presentado por Carmen Maura. Alaska y Segura bebe de este espontáneo ADN televisivo. Incluso arrancó con la propia Carmen Maura, que entró en el estudio en un descapotable con el glamour que merecia la ocasión. La actriz regaló una entrevista hipnótica y un inmejorable arranque.

Fue lo mejor de una emisión en la que brillaron la iluminación, la escenografía y la realización. Apostando, además, por narrativas rompedoras. Sin necesidad de presentaciones encorsetadas entre las diferentes actuaciones, como el performance que se marcaron La Joven Compañía o el cierre musical de Najwa Nimri al piano con Carlos Jean. Ahora el programa necesita el lógico rodaje. La apoteosis del final fue descafeinada y, a diferencia de las etapas anteriores, la pareja de Santiago Segura y Olvido Gara comparten, en todas las secciones, un mismo protagonismo que aún está por graduar en este particular show en el que es un valor añadido ser rabiosamente subjetivo pero, a la vez, es peligroso parecer excesivamente endogámico.

En una TVE sin publicidad y, por consiguiente, donde no debe ser prioritaria la batalla de las audiencias (ayer el programa alcanzó un 6% de cuota y 512.000 espectadores), Alaska y Segura es una esperanzadora alternativa en el camino hacia una TVE que sí resulte competitiva en contenidos con personalidad propia y abiertos al espectáculo de la curiosidad. Alaska y Segura es una televisión que desafía la inteligencia del espectador. Te puede gustar más o menos, pero el programa es una búsqueda constante de ideas y cuando menos te lo esperas puede aparecer algo que incluso encante a sus detractores.

Y ADEMÁS…

Torres y Reyes, ¿programa de culto?

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

El fin de los Estudios Buñuel: repasamos parte de su historia

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

febrero 2015
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

TeleDiaria en Twitter