Saltar al contenido

« ver todos los blogs

3 vídeos imprescindibles para entender la importancia para la TV de Ignacio Salas

13 enero 2016 - 12:58 - Autor:

Comenzó en televisión como redactor de informativos. Pero fue con su inseparable Guillermo Summers con quien alcanzó la popularidad en ‘Y sin embargo te quiero’.

La trayectoria de Ignacio Salas siempre fue unida a la divulgación de la historia de la mejor televisión pública a través de unas presentaciones ágiles, imaginativas y también críticas con la propia cadena (y la política) que eran un torbellino de adictiva dialéctica.

Summers y Salas jugaban con las palabras, trasteaban con la complicidad del espectador con un ingenio espectacular. Y sus programas son pura documentación para entender mejor la televisión de los ochenta y noventa. Ácidos y cargados de un humor inteligente con una predisposición siempre crítica y creativa con la propia tele.

“Si tendría que aparecer mi nombre en algún top ten de la tele tendría que aparecer entre los que mejor se lo han pasado y los que más la han exprimido el jugo”, sentenciaba Salas hace sólo unos años. Y es verdad, la exprimió jugo e incluso la hizo mejor. Porque Salas, que nos ha dejado hoy, ennobleció el valor de la esencia de TVE, frivolizando lo serio y dignificando lo frívolo.

“Nos reíamos de nosotros mismos”

“Vamos a intentar resumir para ustedes el nacimiento, evolución y suerte del socialismo en la televisión”

“Las cosas son como son y no lo que parecen”, en La Bola de Cristal

18 años del estreno de ‘Periodistas’, un decisivo paso adelante para la ficción española

11:00 - Autor:

Tras el éxito de Médico de Familia, Globomedia daba un paso más allá y apostaba por una serie profesional. La redacción de un periódico, el Crónica Universal, como epicentro de las tramas.

José Coronado, en formato gafapasta, era el cabeza de cartel de una producción que también contó con Belén Rueda, como un personaje que ya se había introducido en la trama de Médico de Familia. Una estrategia para arrastrar públicos y asegurarse un colchón de espectadores.

El experimento salió bien. Muy bien. Y se llenaron las facultades de periodismo. España quería ser periodista. Porque la serie de Telecinco logró contagiar la pasión de una profesión a través de un atractivo abanico de personajes emocionalmente empáticos.

Amparo Larrañaga, Alicia Borrachero, Álex Angulo, Pepón Nieto, María Pujalte o Jesús Bonilla son algunos de los actores que brillaron esta producción en la que el creador, Daniel Écija, volvía a demostrar su capacidad de atraer a las grandes audiencias gracias a historias pensadas para reunir a toda la familia frente al televisor, pues abarcaban distintos targets de público.

La redacción era como una gran reconocible y plural familia que, además de líos amorosos y metepatas, era el contexto perfecto para generar conflictos a través de la rabiosa actualidad que debían cubrir los trabajadores del periódico. Una fórmula que siempre seguirá vigente y que Globomedia ha intentado reproducir, con menos éxito, con la ya cancelada revista B&b, también en Telecinco.

La redacción del Crónica Universal cerró con una media de 3 milllones y medio de espectadores y una cuota de pantalla que tocó el 21 por ciento. Fue un paso adelante en la industria de ficción de nuestra televisión (en guion, producción y realización) y también plataforma que impulso la carrera de grandes actores de nuestra televisión.

¿Funcionaría hoy Periodistas? La factura visual de las series ha crecido, la madurez del espectador también. Pero el periodismo como premisa aún está por explorar en la ficción nacional. En breve, TVE estrenará El Caso, sobre la redacción del mítico periódico de sucesos (el más vendido de los años sesenta), pero quizá también puede ser un buen momento para crear una serie sobre la agitada actualidad política que ya triunfa en audiencia en programas, ¿se atreverá alguna cadena con una ficción sobre el periodismo político? Tiempo al tiempo.

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

‘Bajo Sospecha’: una segunda temporada menos intrigante y más convencional

1:29 - Autor:

Ha vuelto Bajo sospecha. Cambiando la ruralidad de la primera temporada por un urbano hospital privado. Y con un nuevo caso: una mujer desaparecida (interpretada por Leticia Dolera) y una muerta (Ingrid Rubio), ambas trabajadoras del hospital.

Una vez más, investigan el comisario Casas (Lluís Homar), Víctor (Yon González) y el inspector Vidal (Vicente Romero). Pero ni rastro de Laura, el personaje de Blanca Romero, cuya interpretación fue de lo poco que se cuestionaba en la primera y excelente tanda de capítulos. “¿Y Laura?”, preguntó Víctor. “Esta vez Laura no te acompañará”, respondió Casas, tajante. Y no se hable más. Aunque lo que de verdad habría tenido gracia es que esta temporada hubiera girado en torno a la desaparición del personaje de Romero…

Sin dilación, con un arranque frenético, Bajo sospecha ha vuelto a poner sus cartas sobre la mesa. El culpable está dentro del hospital y todos sus empleados son sospechosos. Y comienza el vaivén de rarezas, conversaciones a medias, frases con dobles sentidos… Todo muy misterioso, como tiene que ser.

Lo mejor de la primera temporada de Bajo sospecha fue, sin duda, el retrato de esa familia Vega tan fascinante, turbia y repleta de recovecos. En esta segunda temporada, también hay excelentes actores para dar vida a los sospechosos: Unax Ugalde, Olivia Molina, Luisa Martín, Jose Luis García Pérez, Gonzalo de Castro, Marta Belenguer… Ah, y Concha Velasco, siempre imponente, encarnando a la directora del hospital. Los repartos cuidadísimos son marca de la casa de Bambú, que es la productora que más deja brillar a los intérpretes en España, a un nivel más cinematográfico de lo que nos tenía acostumbrados la televisión de los últimos tiempos.

Sin embargo, y aunque aún es pronto para valorar, en este primer capítulo se han echado en falta personajes tan poderosos como lo fue el de Alicia Borrachero en la entrega anterior. Borrachero estaba de Goya, directamente. Y en este hospital todo es intrigante pero menos perturbador que lo que ocurría en el pueblo Cienfuegos. Se ven más las costuras de la de las artimañas catódicas a la hora de engatusar el share. Y las comparaciones, siempre, son odiosas. Más en una serie que juega a seguir igual pero siendo diferente.

Thrillers televisivos hay y ha habido muchos, con muertos y desaparecidos en los primeros minutos, y muchos sospechosos después. En este contexto de producciones similares, la primera temporada de Bajo sospecha consiguió destacar en forma y fondo. Enganchaba de manera casi enfermiza, consiguiendo que quien viera una de sus secuencias necesitara saber con urgencia el desenlace del misterio. En esta nueva Bajo sospecha entre pasillos de hospital, el ritmo es más ágil, obsesivamente ágil, y los giros se suceden, pero el enganche, a priori, es menos inmediato. Quizá porque la sensación de déjà vu es mayor. Pero habrá que ver cómo crece la trama e ir conociendo mejor a los personajes. Eso sí, esperemos que los guionistas nos tengan preparado un final menos decepcionante (y verosímil) que el del caso en Cienfuegos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter