Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Quiero ser monja’: así aprende un docushow de la religión

10 abril 2016 - 22:41 - Autor:

La religión ha llegado al género del docushow en España con Quiero ser monja. Un programa de Cuatro, producido por los mismos responsables de Quién quiere casarse con mi hijo, Pesadilla en la cocina o Un príncipe para tres princesas. Aunque el gran acierto es que se aleja del tono surrealista de este tipo de formatos para realizar un reality desde el respeto que merece el tema.

Quiero ser monja no es un documental, pero tiene mimbres de documental. Quiero ser monja no es un reality, pero cuenta con trazos de reality. Quiero ser monja no es un programa de testimonios, pero utiliza elementos del programa de testimonios. Y ese es su acierto, pues coge lo mejor de estos géneros televisivos para crear un show de prime time que divulga la situación a la que se enfrentan varias jóvenes que se han encontrado con una vocación a contracorriente de los cánones establecidos en nuestra sociedad.

De esta forma, con una tranquilidad argumental que no acostumbran los programas de estas características, el formato de Cuatro dibuja las tramas y temperamentos de cada una de sus protagonistas. La fiestera, la chica con novio, la posible concursante de La Voz, la que le encanta abrazar árboles. Y el choque que sufren al enfrentarse a las reglas del juego. Ahí está el conflicto principal del programa, en el que no hay sorpresas. Lo típico: dolor porque se les confisca el móvil, trauma por la austeridad de las habitaciones y crisis por el despojo de sus ropas caras.

Pero, en realidad, las gran revelación del programa son las monjas, que transmiten una acogedora luz. Lo fácil del formato hubiera sido pintar histéricos conflictos desde el minuto uno, meter soniquetes para parodiar a las jóvenes del casting e introducir malos rollos más bruscos, pero la productora ha dejado a un lado la tensión de manual o el humor más básico porque ha entendido que por si misma es más poderosa la historia: ya que despierta debate, dudas y curiosidades en el público.

Por eso mismo, ha sido inteligente narrar la nueva vida a la que se enfrentan las aspirantes a monjas a través de la paz de convento, aderezada por el dinamismo televisivo que aportan un puñado de músicas de catequesis. No todas seguirán ese camino religioso, pero lo que es seguro es que todas aprenderán y hasta derribarán prejuicios. Las aspirantes a novicias, las propias monjas e incluso los espectadores de Cuatro.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

El truco televisivo de Chicho que sigue vigente hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

El derribo de los Estudios Buñuel: fotos y 22 vídeos de su historia en TVE

Así infravaloran las cadenas españolas el poder de Youtube

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter