Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘La Embajada’ triunfa y se impone al estreno de Bertín Osborne en Telecinco

26 abril 2016 - 8:51 - Autor:

Había expectación. Y ya hay ganador (y perdedor) de la nueva batalla de las audiencias de la noche de los lunes: La embajada ha arrancado como el estreno más visto de la temporada con 4.034.000 espectadores y 22,5 por ciento de share.

La serie de Belén Rueda ha liderado con fuerza y ha adelantado en audiencias a la llegada de Bertín Osborne en Telecinco, que se ha quedado en un 15,6 por ciento de share y 2.814.000 seguidores. A pesar de que la cadena de Mediaset ha vendido la entrevista con el morbo añadido de que era una edición del programa censurada de ‘En la tuya o en la mía’ en TVE, los personajes Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J Ramírez no son tan atractivos para las grandes audiencias como otros de Osborne. Menos aún para el público habitual de Telecinco, más interesados en folclores que en desfiles y periodismos.

Mientras que La Embajada contaba con los resortes del culebrón clásico como aliados para el triunfo y ha llegado a una franja donde se dan bien este tipo de series a Atresmedia, en el lunes ya triunfó El Tiempo entre Costuras o Mar de Plástico. Además, Antena 3 ha protegido el capítulo de publicidad para evitar las fugas de audiencia. Con esta estrategia, que ya es habitual en los estrenos, sólo se corta para publicidad en los minutos del final-desenlace del episodio, cuando el público ya está muy enganchado.

Ahora habrá que ver si la audiencia sigue enganchada la próxima semana a la ficción, tras la curiosidad inicial (inevitablemente perderá seguimiento la semana que viene). El próximo objetivo de La Embajada es atrapar un público fiel. Promete ser difícil, pero no imposible.  Los que sí cuentan con una legión de fieles son los de El Ministerio del Tiempo.

No obstante, la serie de La 1 sufre en estas contiendas, más aún por su parón en emisión y la expectación de anoche de descubrir lo nuevo de Antena 3. Como consecuencia, ha bajado en su retorno a un 9,9 por ciento de share, aunque manteniendo a 1.911.000 leales espectadores. Gajes de los audímetros, pues el éxito ministérico hay que medirlo en otras variables: como serie no comercial, que se puede ver después a la carta y que, sobre todo, no compite desde una cadena privada.

CRÍTICA > La Embajada: lo mejor y lo peor de un pastiche con más culebrón que realismo

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las razones del éxito inesperado de Bertín Osborne

Los 8 aciertos que han convertido a Antena 3 en un referente en series de calidad

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

La Embajada: lo mejor y lo peor de un pastiche con más culebrón que realismo

0:08 - Autor:

Se prometía una serie sobre conceptos tan vigentes como la corrupción y la moral, pero La Embajada se ha quedado en un culebrón un tanto prototípico y poco especial, comandado por una Belén Rueda siempre con cara de susto y haciendo cosas inverosímiles. A tono con la serie, porque el principal problema de La Embajada es que es una ficción inverosímil.

Está claro que las licencias dramáticas son obligadas en cualquier serie. Sin trucos de guion no habría ficciones. Pero La Embajada ha pecado de un primer capítulo en el que casi todo sucede de forma tan exageradamente forzada, que parece un folletín poco coherente. Un exceso de casualidades que puede incluso desenganchar al espectador. Sin retorno.

Antena 3 no ha seguido esta vez los derroteros de sus reputadas ficciones Vis a Vis o Bajo Sospecha, con guiones modélicos. En este caso, parece que la cadena principal de Atresmedia y Bambú Producciones ha apostado por un pastiche poco original con aquellos ingredientes que saben que han funcionado en otras series. Un poco de Crematorio, algo de House of cards, tremendismo tipo Scandal, tensiones sexuales prohibidas, hijas pijas encarceladas…

Pero esas piezas de un puzle de manual para el éxito no se han ordenado bien en La Embajada, pues están hiladas con el peor de los calzadores. Difícil de creer que el personaje de Belén Rueda (atención, vienen spoilers) en pleno ataque de celos, por una trampa en la fiesta de su esposo el embajador, huya por un peligroso Bangkok para irse directa al peor callejón. Allí, corre hacia la oscuridad (claro) perseguida por unos chulos pero, por suerte, es salvada por un joven guapo (Chino Darín, hijo de Ricardo Darín) como el que se va tan a gusto a la cama un rato después. Por supuesto, ella no sabe que el guapo es el novio de su hija, que aún ni siquiera ha llegado a Tailandia.

La telenovela de toda la vida, ahora desde una exótica embajada de anuncio. El melón que nos faltaba por abrir. Pero no acaban ahí las coincidencias. La hija del embajador acaba después en la cárcel porque decide irse a una discoteca con un desconocido (interpretado por Maxi Iglesias). En la discoteca ella abandona su bolso (lo normal en un país desconocido) para que le metan sustancias ilegales con toda tranquilidad y poder acabar esa misma noche detenida. Más casualidades del destino.

Lo mejor de La Embajada (y esto sí es marca de la casa de Bambú) son las interpretaciones de muchos de sus actores, con unos estupendos Abel Folk, Raúl Arévalo o David Verdaguer. El resto es un batiburrillo de tópicos, paisajes digitales poco creíbles (los chromas son pan de cada día en cualquier serie de hoy, pero aquí cantan y distraen demasiado), ambientación que tampoco acompaña (las calles de Bangkok recreadas en Alcobendas de aquella manera) y las imprescindibles dosis de carne y erotismo light.

Porque La Embajada, más que una radiografía de las corrupción de nuestro tiempo, como se había vendido, en realidad sólo pretende enganchar desde las premisas del culebrón clásico, con el glamouroso enclave de las ricachonas y pomposas fiestas del embajador. En el primer capítulo, solo faltó el mayordomo de Isabel Preysler con una bandeja de bombones colocados escrupulosamente haciendo una pirámide perfecta. Y ahí estará la clave del éxito o fracaso de la serie. Triunfará si cuaja el gancho del culebrón: infidelidades, malos y secretos, pero nada de embajadas realistas. Porque no son buenos tiempos para las series realistas en España.

El irreversible precedente que sienta ‘Vis a vis’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 8 aciertos que han convertido a Antena 3 en un referente en series de calidad

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Estas son las 6 canciones más horteras de Eurovisión 2016 (VÍDEOS)

25 abril 2016 - 9:33 - Autor:

La recta final ha comenzado. El próximo 14 de mayo se celebra Eurovisión 2016, el festival que se ha convertido en el gran acontecimiento televisivo de Europa, por su capacidad de movilizar a la audiencia, innovar en la tecnología escenográfica y traspasar fronteras a través de actuaciones que fascinan. Para bien o para mal. Como las siguientes, que ya se han ganado título de las más horteras de este año

  • San Marino

Serhat está dispuesto a triunfar en Eurovisión con su I Didn’t Know. Pero tal vez se confunde de época. Su propuesta era más lenta, aunque tras el aluvión de críticas, decidió dar un vuelco al tema hasta transformarlo en una disco inferno de los años de Tony Manero. En todo: tono, luz y coreografía. Serhat se ha confundido de formato catódico, el suyo es Qué tiempo tan feliz.

  • Bosnia y Herzegovina

Ljubav Je es el tema con el Bosnia y Herzawgovina pretende conquistar el eurofestival. Aunque han estado apunto de retirarse por una pelea, con agresiones físicas incluidas entre los integrantes del grupo. Un grupo que es una especie de consorcio de artistas (Dalal & Deen feat. Ana Rucner and Jala), con un poquito de rap y derroche de instrumento de viento, que eso saben que siempre da points en Eurovisión. Aunque el protagonismo recae en uno de los intérpretes que parece estar mandando mensajes telepáticos al espectador con su mirada profunda y sobreactuada. Cuidado con gesticular intensamente a cámara.

  • Macedonia

Si fuera un concurso de acariciar paredes, ganaba Kaliopi con su Dona. Lo malo. es Eurovisión. Y eso que la Cher de Macedonia ya participó hace cuatro años. Es repetidora en el eurofestival, pero se ve que no aprendió nada en su primera vez.

  • Austria

Zoë con su Loin dínci es la candidata de Austria. Una especie de Fresita de Gran Hermano metida a cantante. Mucha flor, mucho humo y mucho rosa para el relanzamiento de una tribu urbana: los hippijos, mitad hippies mitad pijos.

  • Dinamarca

A las boy band nunca les va demasiado bien en Eurovisión. Y Dinamarca ha mandado a tres chicos muy simpáticos. Son los Lighthouse X, que salen a escena con unos pies de micro luminosos. En eso se resume la puesta en escena de su tema Soldiers of love. Llegan tarde, para eso nos quedamos con los Soldados del Amor de Marta Sánchez en los noventa. Con fragata y soldados incluidos.

  • Rusia

El pasado año ganó Måns Zelmerlöw con una puesta en escena con proyecciones en mapping, la última moda televisiva. Y Rusia se ha subido al carro. Y como son rusos se han venido arriba. No saben que una cosa es impresionar con una historia definida y otra es aturullar con sobredosis de elementos inconexos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los tentáculos de Eurovisión en las redes sociales: una táctica calculada

> 7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

El error de la gala de elección de representante de Eurovisión

Chikilicuatre: los motivos que demuestran que ha sido la mejor propuesta de España en Eurovisión

 

‘Vis a Vis’ cambia de día: la estrategia de Antena 3 para salvar un éxito que se ha derrumbado

0:00 - Autor:

Más cambios in extremis de programación televisiva. Después del vuelco en la parrilla de la noche de este lunes, Antena 3 mueve Vis a Vis al miércoles.

La serie revelación de la temporada pasada, avalada por crítica y público, competirá con el desenlace de Got Talent, uno de los éxitos del curso. Este movimiento se debe a los inesperados malos datos de la ficción de presidiarias en su actual día de emisión.

Con su lanzamiento en jueves, Antena 3 no calculó bien determinadas variables que afectan al rendimiento de audiencias: como que ahora las tramas de Vis a Vis se estaban enfrentando a una ya consolidada temporada de Cuéntame cómo pasó y, no menos importante, lidiaban con la recta final de un reality de la talla de Gran Hermano VIP. No es lo mismo competir con un formato de tele-realidad de estas características en sus primeras galas, que en las últimas con todos los conflictos en plena efervescencia.

Cuatro episodios después, Antena 3 mueve ficha justo este miércoles, cuando Telecinco celebra la final de Got Talent. El cazatalentos ha funcionado bien en sábado, pero también ha disminuido su audiencia y se calcula que será menos fuerte entre semana. Sobre todo porque no cuenta con grandes y sorprendentes artistas como finalistas.

Got Talent España no ha encontrado una Susan Boyle. Aunque Telecinco evidencia una fuerte base de público fiel, que verá el desenlace del concurso. Eso sí, lo hará más por el jurado compuesto por Jesús Vázquez, Edurne, Eva Hache y Jorge Javier Vázquez (que, por cierto, estará en tres prime time consecutivos esta semana –Got Talent, Supervivientes y Sálvame-) que por los talentos.

Tampoco MasterChef se lo pondrá fácil a Vis a Vis. El gastro-talent conecta con un perfil de público más parecido al de la ficción que a Got Talent, un target que probablemente ni se enteró del regreso de la historia protagonizada por el personaje de Macarena.

Con este panorama, Vis a Vis lo tiene complicado. Más aún porque ha evidenciado una clara tendencia de audiencias decrecientes desde su estreno. La final de Gran Hermano y el estreno de Supervivientes (segundo mejor estreno del formato en share) han hecho mella. Y es una producción que si te desenganchas tres episodios pierdes el hilo. Ahí está el problema de fondo.

No obstante, el cambio de día es necesario. Con todos los prime time (horarios de máxima audiencia) repletos de productos muy asentados, el miércoles es, de todo lo malo, lo menos malo y ahí la temporada de Vis a Vis puede tomar algo de aire. Aunque la decisión quizá llega demasiado tarde.

+ estrategia de programación

> claves de la táctica de los movimientos de parrilla en el lunes

@borjateran

Y ADEMÁS…

El irreversible precedente que sienta ‘Vis a vis’

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

‘Top Dance’ suspende en directo: problemas y motivos de un caos en plató

Las 7 razones del inesperado éxito de Bertín Osborne 

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Más de 40.000 firmas contra el incesto de ‘Cámbiame’ en Telecinco

24 abril 2016 - 11:15 - Autor:

Cámbiame  está en el punto de mira de la organización de peticiones online ‘Hazte Oír’. La conservadora plataforma está promoviendo la retirada de sus anuncios a las empresas que invierten en publicidad en el formato de cambios de look de Telecinco. El motivo del enfado, según ellos, es que se promovió en horario protegido  “la relación incestuosa de dos hermanos carnales entre aplausos y un alegato final de la presentadora en favor del amor y la libertad, como si esta práctica tuviera algo que ver con esos conceptos (…) ¿Qué ejemplo se está dando a la juventud de nuestro país desde la TV con un tipo de contenidos que normaliza el incesto?” afirman desde la organización.

Dani y Ana, hermanos de sangre por parte de padre, eligieron la sabiduría del coach Pelayo para cambiar su vestimenta y, de paso, anunciar su noviazgo a la familia, que no tenían ni idea de la situación. Ya se sabe: en la tele es donde mejor se cuentan estas cosas…

La petición, en sólo cinco días, ya supera las 40.000 firmas. Incluso el creador de esta campaña viral contra el programa afirma que “los adolescentes españoles están siendo programados en un mercadeo carnal que no conoce límites ni mesura desde la cadena de Mediaset”.

¿Deben retirar las marcas sus anuncios? El Pozo y Burger King se han marchado de la franja. Aunque la mayoría de los anunciantes seguirán, pues no aceptan la presión. Porque tampoco hay que olvidar que Cámbiame es solamente un programa de entretenimiento televisivo y la televisión es mostrar también la pluralidad de realidades, sin tutelar al público y creyendo en la inteligencia libre del espectador. Porque el incesto no va a crecer ni decrecer por una aparición estelar de dos hermanos ennoviados en un show de Telecinco a la hora de comer.

Objetivo cumplido de Cámbiame. Un formato, ideado por la productora española La Fábrica de la tele, que ha sabido fusionar el programa de testimonios de toda la vida con el show de cambios de look de toda la vida. Lo hace diario, realizando un increíble trabajo de casting para descolocar al espectador con historias que van más allá. Lo importante es no causar indiferencia a la audiencia española. Esta vez, sin duda, lo ha conseguido.

@borjateran

Y ADEMÁS…

 5 armas de Cámbiame para triunfar

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Guerra en el lunes: Antena 3 estrena ‘La Embajada’ contra Bertín Osborne y desplaza ‘Top Dance’

23 abril 2016 - 0:00 - Autor:

Pesadilla en la parrilla. La guerra entre las televisiones está causando estragos esta primavera, época clave para lanzar programas o series competitivas. Tan importante como la calidad del producto en cuestión es el horario en el que se coloca para que brille. Así que Antena 3 ha decidido mover ficha y lanzar este lunes, por sorpresa, una de sus grandes apuestas en ficción para este curso: La Embajada, que competirá totalmente con la llegada de Bertín Osborne a Telecinco (anunciada también hace solo unas horas) con una entrevista con Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez.

La serie, protagonizada por Belén Rueda, desplaza así el talent show Top Dance, que muestra claros síntomas de debilidad desde su estreno hace tres semanas y tenía toda las papeletas para derrumbarse más aún frente al fenómeno Osborne. Cada nuevo programa ha perdido seguidores y su contenido no ha destacado ni promete especialmente de cara al futuro.

De esta forma, Antena 3 pretende proteger el estreno de La Embajada en un horario en el que ha consolidado grandes éxitos en ficción, como El Tiempo entre costuras o Mar de plástico, con un target de público muy parecido a esta nueva producción de Bambú que, visto el primer capítulo en el Festival de TV de Albacete, es una especie de culebrón romanticón con sus corruptelas, amores prohibidos, tensiones sexuales, mucho malo perverso… y fiestas en la casa del embajador, claro.

En principio, La Embajada apunta a un público distinto del que puede interesarse por el programa de Bertín que, además, comienza su andadura en Mediaset con unos personajes no especialmente llamativos para el público fiel de la cadena.

Mientras, Top Dance salta al viernes, donde Antena 3 ha triunfado con otro formato de entretenimiento, Tu cara me suena. Lo malo, la competición entre bailarines no es comparable con el show de imitadores. No hay grandes números de espectáculo y los clichés entre los concursantes recuerdan a un concepto de reality ya caduco. Tampoco ayudará en el porvenir de este talent su cambio de emisión, ya que habrán pasado casi dos semanas desde el anterior directo. Mala cosa: la audiencia se desfidelizará más.

Así es la batalla de las audiencias. Como un imprevisible juego de ajedrez. Pinta a que no será el único movimiento que nos espera en los próximos días. Las cadenas se juegan una primavera jugosa para camelar al espectador y conquistar a los anunciantes. Y, de momento, hay pocos éxitos rotundos más allá de lo de siempre: Supervivientes y La que se avecina.

Por suerte, en este vaivén, los incondicionales ministéricos pueden estar tranquilos: vuelve El Ministerio del Tiempo al lunes. Esta vez, con atino, nadie les toca lo suyo. Porque son un público totalmente complementario al de las privadas. Porque TVE debe medir sus éxitos con la perspectiva suficiente y entender que juega en otra liga bien diferente a la de las audiencias comerciales: la liga de la calidad que siembra, arriesga en contenidos y marca la diferencia en las ideas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

‘Top Dance’ suspende en directo: problemas y motivos de un caos en plató

Las 7 razones del inesperado éxito de Bertín Osborne 

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

5 lecciones (televisivas) que ha dado el estreno de ‘Supervivientes 2016’

22 abril 2016 - 1:44 - Autor:

  • ‘Supervivientes’ ha sido lo más visto del jueves con 29% de share, mejor estreno de los últimos 8 años. Analizamos sus claves del éxito:

En Telecinco saben que no hay tiempo que perder. Ha terminado Gran Hermano y ya está aquí Supervivientes. El programa de náufragos ya no va tanto de aventureros, ahora se prioriza la presencia de seudofamosos con ganas de dar qué hablar al público más fiel de la cadena. Los vips reales prefieren no correr el riesgo de abrir la puerta al universo friki, así que el casting se realiza, básicamente, en los pasillos de Mediaset. Que si una madre de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, que si Yola Berrocal, que si un ex concursante de GH con un bañador poligonero, que si el Dioni, que si Tamara-Yurena, que si Mila Ximénez… Y todos a lanzarse del helicóptero. Momento de impacto con esa maldad natural de ver sufrir un ratito al prójimo. Pero, por lo de más, nada nuevo más allá del casting previsible. Eso sí, el formato sigue funcionando como un reloj porque demuestra cinco virtudes cruciales para el triunfo en televisión.

1. La cadena por encima del formato

Mediaset tiene muy bien engrasada la máquina de su tele-realidad. Son reconocibles para el público, no dan tregua e incluso se interconectan entre sí. Si Gran Hermano contó con Carlos Lozano, ahora la novia de Carlos Lozano participa en Supervivientes y Lozano la defiende en plató. La retroalimentación de la cadena no sólo radica en los conflictos que salpican casi todos los programas de entretenimiento, también en el intercambio de rostros. Ya sean ex tronistas de Mujeres y hombres y viceversa o colaboradores estrellas de Sálvame. Y todo con una línea visual muy parecida, con presentadores que son fichajes de larga duración y que el espectador identifica cual sinónimo de Telecinco. La cadena y su universo están por encima de cualquiera de sus programas, y eso da un apoyo de interés extra a cada estreno.

2. Culebrón con música de fondo

Supervivientes es un culebrón. Una especie de Yo soy Bea con niñera incluida. Porque aquí no falta ni la niñera. En concreto, la niñera de Chabelita, Dulce, toda una folclórica revelación (algo se le habrá pegado de Isabel Pantoja). Tampoco falta la que podría ser la prota de una telenovela latinoamericana sobreactuada, la novia de Carlos Lozano, Miriam Saavedra. Y ahí están los dos tortolitos (Miriam-Carlos), vía satélite, diciéndose melosamente lo mucho que se echan de menos y lo que se quieren. La ñoñería se recalca con música de fondo en un programa que no olvida dibujar los conflictos incluso antes de que realmente se produzcan. Ya se lo ha dicho Jorge Javier Vázquez a Carlos Lozano: “sabes que ya están todos en contra de tu chica”. Empezamos bien.

3. Guion bien estructurado que parece pura improvisación

La mejor improvisación es la que está ensayada. Y Supervivientes lo evidencia. Es un formato perfectamente estructurado. Y lo dicho, hasta los conflictos parecen bien definidos de antemano. Después ya surgirán otros, pero, como en una serie, es importante apuntar las posibles tramas incipientes (este va a estar enemistado con esta, estos dos se gustan…) desde el primer episodio. Para tener al público ojo avizor desde el estreno.

4. Tomarse muy poco en serio

El programa no tiene miedo al gag. Tampoco a bordear los límites de lo políticamente incorrecto. Y lo hace desde el buen rollo, no desde la intensidad impostada. Aunque se pongan intensos, existe una cierta ironía en cada momento, que relativiza todo, se ríe y es travieso. El humor es una de las claves del éxito actual de Supervivientes.

5. La importancia de un presentador que escucha y juega

En todas las anteriores características, la figura del presentador es esencial. Supervivientes tiene al que probablemente es uno de los mejores de nuestra televisión actual: Jorge Javier Vázquez. Porque escucha, va por delante del guion y está atento a lo que sucede: engrandece el formato con cada comentario, con cada movimiento, con cada salida de tono. Porque es la antítesis del presentador perfecto: es corrosivo, socarrón, algo irreverente y muy inteligente. Juega con cada participante, lanza pullas que conectan con la complicidad del público y saca una rapidez de reflejos que enriquece cualquier programa que presenta. Vázquez es el pilar de Supervivientes y un ingrediente trascendental para el show. Sin él, el formato sería otro. Jorge Javier representa la televisión de autor, que deja huella.

Las armas de Telecinco para liderar las audiencias

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

‘El Príncipe’ dice adiós con un capítulo de infarto y un final no apto para todos los gustos

21 abril 2016 - 0:55 - Autor:

Los creadores de El Príncipe no mentían cuando anunciaron en Lainformaciom.com que el último capítulo dejaría pegados a los espectadores de principio a fin. El desenlace de la serie de Telecinco ha sido intenso, dramático y trágico. Atrevidos los guionistas, que se han decantado por un final nada feliz ni complaciente.

El cierre de El Príncipe, repleto de acción de infarto, ha sido coherente con la serie. Una serie que ha osado abordar un tema peliagudo y de candente actualidad, el yihadismo, en un conflictivo barrio de Ceuta llamado El Príncipe. Y sus guionistas han sido valientes hasta las últimas consecuencias, haciendo disfrutar y vibrar al espectador con un argumento truculento que es reflejo de una indudable realidad pero, esta vez, desde la tranquilidad de saber que es sólo ficción.

Y, entre tanta truculencia, quizás un final feliz habría resultado especialmente postizo. Pero a la audiencia no le gustan los finales tristes, y encendidas están siendo las reacciones en Twitter. Más o menos lo que ocurrió cuando acabó “Sin tetas no hay paraíso“.

Pero así son los finales. Y este es el de El príncipe, una serie que pasará a la historia de Telecinco como uno de sus grandes éxitos de ficción. Un acierto con el que han dado en la diana a la hora de una coctelera perfecta para el público de Mediaset, con su toque de realidad, su historia de amor, sus dosis de acción y sus secuencias de sexo y actores cachas descamisados.

Y todo condensado en dos únicas temporadas que han evitado la tentación de alargar y desvirtuar la historia. Nos quedamos, pues, con la profética frase que abrió El Príncipe y que también la ha cerrado: “En El Príncipe todo acaba en agua salada, en lagrimas o en el fondo del mar“.

> ‘El Príncipe’: la fórmula de un éxito de audiencias hasta el último minuto

@borjateran

Y ADEMÁS…

‘El Ministerio del Tiempo’: por qué debes vivir la experiencia del episodio en Realidad Virtual

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Así fue la primera vez de Espinete en televisión (y así nos emocionó)

20 abril 2016 - 10:18 - Autor:

Tras el fracaso de la Gallina Caponata en las predecesora versión española de Barrio Sésamo, TVE solicitó, al prestigioso diseñador de teleñecos Kermit Love, la creación de una animal más a acorde con nuestra ‘patria’. Una águila fue el bicho elegido. Pero, por suerte, Kermit estaba hasta arriba de trabajo y, en vez de realizar un rapaz nacional, convenció a la dirección de la cadena pública con un gigante rosa que había imaginado, en realidad, para el Barrio Sésamo de Israel.

Esta semana, el archivo de RTVE, que está realizando un excelente trabajo de divulgación de la historia y valor de la televisión pública, ha recuperado la primera vez de Espinete en la televisión de España. Ver el primer capítulo en el que apareció el puercoespín es toda una experiencia. Porque aquella televisión infantil era una experiencia.

¿Por qué experiencia? El primer episodio va intercalando la aparición de Espi con vídeos costumbristas de esta España nuestra, que entraban a capón, entre secuencia y secuencia de la trama de la calle del Barrio Sésamo, y que no contaban con ninguna explicación. Ni voz en off, ni rótulo alguno. Sólo las imágenes, su sonido ambiente y alguna que otra canción popular.

Carnavales tradicionales, deportistas de trainera entrenando, haciendo pesas y cambiándose de ropa; la vida de los niños en la montaña dando de comer a sus vacas y otros retratos de la diversidad de nuestro país se iban introduciéndose en la trama del programa. Sólo bastaba la fuerza de la imagen para dar en la diana de la curiosidad del niño (y del mayor).

“¿Cómo entendían esto los niños?”, se preguntarán los gurús de la televisión de hoy al observar esta edición del programa. Ahora son tiempos en los que se prima dar al espectador todo excesivamente masticado. Se cree que no tiene paciencia y necesita un aluvión de impactos visuales para entender y no irse. Aunque una planificación de contenidos como esta de Barrio Sésamo seguiría despertando una fascinación lógica en la audiencia de hoy. Porque la televisión también es descubrir en la máxima expresión del término descubrir. Incluso descolocando.

Y en 2016 observar el primer episodio de Espinete en Barrio Sésamo descoloca. Allí estaba Chema, el panadero, el entrañable abuelo quiosquero, Ana (con una interpretación muy loca) y, por supuesto, los niños (con una Ruth Gabriel flipando con la trastienda técnica de la tele y se notaba, pues no dejaba de mirar a los cámaras de reojo).

Era un capítulo para presentar personajes. Sin más. Pero lo hizo con atino: nos mostró a un Espinete con una reconocible y abrazable timidez infantil. De hecho, estuvo la mayor parte del episodio sin hablar. Así los guionistas dibujaron una personalidad tremendamente identificable para los propios niños de aquella generación EGB:  tímidos pero con ganas de imaginar aventuras.

La voz y expresividad de Chelo Vivares, la actriz que estaba dentro de Espinete, pusieron el resto. Su interpretación hizo al muñeco emocionantemente querible. Se había aprendido de los errores de Caponata y la nueva etapa de Barrio Sésamo entendió mejor la función de un programa infantil desde la televisión pública: retratar y aprender de las peculiaridades de la idiosincrasia de un país que había pasado la edad del pavo de la democracia (justo lo que falta ahora a TVE). Por eso recordamos tanto a Espinete, porque es uno más de nosotros mismos. Y porque su Barrio Sésamo corrió riesgos inconscientes de narrativa audiovisual, como en aquel primer episodio, que desde el primer minuto creyó en la inteligencia de la curiosidad de su pequeño espectador.



> Puedes ver el programa a pantalla completa en rtve.es, pinchando aquí

@borjateran

Y ADEMÁS…

> La preocupante desaparición de los programas infantiles

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

La gran mentira de TVE

‘Barrio Sésamo’, ‘Dabadabadá’, ‘El Kiosco’… los programas infantiles de los ochenta a análisis

30 años del estreno de ‘La Bola de Cristal’, el programa que rompió esquemas

> La televisión que creyó en los niños

>  La televisión pública que nos merecemos

Seis programas que hoy no emitiría TVE

‘El Príncipe’: la fórmula de un éxito de audiencias hasta el último minuto

1:16 - Autor:

Llegó el día del final. Llegó el desenlace de El Príncipe, una de las ficciones más vistas de los últimos tiempos. Telecinco ya ha puesto un reloj, con una cuenta atrás, para que nadie se olvide que esta noche termina su serie estrella.

Y el gran éxito de la producción tiene mucho que ver con que su final sea este mismo miércoles, pues la cadena no ha estirado la duración estipulada, a pesar de los excelentes rendimientos de audiencia. Un gran acierto: así el guion ha definido el arco de las vidas de los personajes en su tiempo exacto. Sin desvirtuar la historia. Sin necesidad de tramas infladas.

Han sido dos temporadas, la segunda dividida en dos partes, que han logrado conjugar el retrato del CNI con el lado más emocional del amor, que engancha al público masivo.

En ese equilibrio, entre la tensión del romance apasionado y la acción policíaca, han estado las bases del furor televisivo de una serie que ha contado con un arma fundamental: no se relaja. Nunca. Al contrario, sus capítulos son trepidantes y suelen acabar en alto, dejando pegada a la audiencia a la pantalla a través de unas tramas frenéticas que, además, entran por los ojos.

Porque El Príncipe es bonita de ver. Es luminosa, desprende color y cuenta con un casting de actores atractivo en toda la magnitud de la palabra: Hiba Abouk (Fátima), Rubén Cortada (Faruq), Álex González (Morey) o José Coronado (Fran Peyón) transmiten una luz aspiracional en el espectador: enamoran, aunque te caigan mejor o peor las vidas de sus personajes.

Y, sobre todo, El Príncipe llama a las cosas por su nombre. En unos años en los que las ficciones nacionales se sumergían en épocas pasadas o universos imaginativos, con un cierto miedo a tratar temas actuales, esta producción ha hablado de yihadismo y ha puesto en el mapa a un barrio, El Príncipe, en Ceuta, deslocalizando las tramas de Madrid.

El final gustará más o menos, emocionará o decepcionará, pero El Príncipe ha alcanzado su objetivo: emocionar audiencias millonarias gracias a un trabajo bien hecho. Sus creadores han tenido muy clara la historia que querían contar y como la querían contar. De principio a fin. O eso parece. Y han conseguido dosificar los giros de guion con una inteligencia emocional apabullante para evitar que el espectador perdiera el hilo y se fuera olvidando paulatinamente de la serie, el gran problema que sufren gran parte de las ficciones españolas actuales.  El Príncipe ha corrido mejor suerte en contenido y, no menos importante, en horario de programación. Telecinco ha confiado en ella. La audiencia, también.

> 6 razones por las que ‘El Caso’ es una serie de calidad (y una debilidad a mejorar)

@borjateran

Y ADEMÁS…

‘El Ministerio del Tiempo’: por qué debes vivir la experiencia del episodio en Realidad Virtual

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter