Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Eurovisión 2016: debilidades y fortalezas televisivas de la actuación de Barei (en el ensayo)

10 mayo 2016 - 19:38 - Autor:

La UER, la unión de las televisiones públicas europeas, ya no prima el efecto sorpresa en su festival. Eurovisión prefiere generar un apasionado debate entre los fieles seguidores de su song sontest. Lo logra mostrando los ensayos y este año, por primera vez, descubriendo en la noche de la primera semifinal los números del Big Five, los países del núcleo duro de Eurovisión que cuentan con puesto fijo en la final del sábado. Y ahí está Barei, representando con su talento a Televisión Española por España. Pero una filtración ha desvelado la actuación, grabada ayer, unas horas antes. Así que ya toca analizar la propuesta española. Al menos, durante los pases previos.

España ha optado por una actuación más tradicional (cantante y coristas) con una estructura muy parecida a la de la gala de selección previa que se celebró en Madrid. Se opta por primar el carisma de Barei, con su sello personal y característico baile de pies. Basta con una pequeña presencia de las coristas al fondo, un convencional juego de pantallas con luces y, sobre todo, el reconocible “estilo libre” de la artista, que incluso saluda al público como si estuviera en un concierto en la parte final del tema.

El clímax de la propuesta escénica es el tropezón de Barei, que cae al suelo. En ese instante, se deja al estadio en completa y silenciosa oscuridad. Su caída se trata de una metáfora de la vida misma, eso de caerse y volver a levantarse. Aunque lo que, en realidad, crea esta acción dramática es un inesperado golpe de efecto sorpresa en la audiencia para que la actuación se recuerde. Objetivo conseguido. Lo malo es que se trata solamente de un añadido dentro del tema en un festival en el que se definen muy bien las historias de cada candidatura. En este sentido, España puede pasar más desapercibida en comparación al resto, pues su propuesta parece una sucesión de ideas inconexas sueltas: haces de luz (los más desordenados de todas las propuestas vistas en la semifinal), fondos de pantallas que van y vienen, extraños planos de un coro que se enfoca pero casi no se ve (está en tiniebla), de repente una Barei duplicada porque se parte la pantalla en dos sin venir a cuento…. Ideas sueltas pero sin una línea argumental coherente.

Y eso es lo que hace que no parezca una actuación de Eurovisión y el espectador siente que algo falta. Porque en Eurovisión 2016 ya no se espera una propuesta de concierto al uso. Se espera un espectáculo televisivo global donde todas las posibilidades del escenario, la interpretación de los artistas y la realización visual están integradas y coordinadas para contar una historia, de principio a fin y con carácter propio, a través de la música… y la televisión, claro. Eso es lo complicado.

Pero Barei muestra una seguridad de matrícula de honor en el escenario, cuenta con un talento vocal excelente y la realización de la televisión sueca es buena. Sin embargo,  la versión del Say Yay! se transmite descafeinada porque faltan elementos en escena por parte de España. Al final, Eurovisión es conseguir un videoclip en directo, con un hilo argumental poderoso para que no parezca una actuación musical de un talent show al uso.

Lo bueno es que aún son ensayos y se pueden pulir detalles. Aunque ya es tarde para grandes modificaciones, porque Eurovisión permite perfilar las propuestas en los ensayos, pero no suele aceptar grandes variaciones o reinvenciones in situ a menos de una semana de la gran gala final, ya que es un espectáculo en el que todo debe estar milimétricamente medido y programado.

Por suerte, Barei tiene una buena canción, un talento indudable y demuestra una seguridad en el escenario muy a valorar. Esa es la gran fortaleza. Salvará el Say Yay! ella y su arte que está por encima del show. Aunque la gran debilidad está en que Eurovisión es un show y suele destacar aquel que sabe plasmar un concepto televisivo definido y consciente de su tiempo, donde los estilos personales de cada artista deben estar integrados de forma lógica con el conjunto de los componentes de la propuesta televisiva, como si fuera un todo unido: música, coreografía, luces, efectos especiales y realización. El sábado mejorará.

> 7 factores que debe tener en cuenta TVE para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los motivos que demuestran que Eurovisión no es una horterada

El error de la gala de elección de representante de Eurovisión

Chikilicuatre: así se convirtió en el mejor producto de España en Eurovisión

 > Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter