Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Así es la versión en español (con coreografía) del ‘Say Yay’ de Barei que no te puedes perder

3 junio 2016 - 9:14 - Autor:

Tal vez tenía que haber ido él a Eurovisión. No es una desternillante imitación de Silvia Abril, pero casi. Con su coreografía, con su ballet y con una letra del Say Yay! que se entiende en España y que, por suerte, no se comprende en el extranjero. Es Carlos Sargues, un chico que ha adaptado al lenguaje de Cervantes la canción de Barei. No sólo eso, también ha aportado estilismo y coreografía propia. Muy fácil de aprender desde casa si no tienes muchos complejos. Sus pasos y los de su ballet no te dejarán indiferente. Al contrario, no te los puedes perder:

No es la primera vez que Sargues, a través de su canal de Youtube, se atreve con una versión eurovisiva. el dos de febrero ya colgó un cover de Euphoria, con el que Loreen y Suecia ganaron Eurovisión en 2012. Esta vez en inglés, aunque nuestro cantante también incorpora rítmica coreografía. Porque Internet es para los valientes. Y sin complejos.

 > Así imita Silvia Abril a Barei (y mejora la actuación original)

@borjateran

Y ADEMÁS…

La TV que construye los contenidos mirando a la red

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Los 3 errores de las cadenas en las redes sociales

El fin de la dictadura del audímetro: los espectadores ya no están solo en la emisión tradicional

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La muerte de la webserie

3:17 - Autor:

Webserie. Dícese de una ficción, generalmente de bajo presupuesto, creada por y para Internet. No es cine, no es televisión. Es una historia inventada para la red. Con cierto estigma de producto menor, como si fuera un plan B. Y, por eso mismo, es el momento de matar y rematar el término de webserie. Las webseries, como tales, son un concepto caduco.

Porque ya estamos en la era de la multipantalla, donde la tecnología no es nada si no sirve como soporte a la hora de contar buenas historias. Las compañías audiovisuales, las cadenas de televisión y, por supuesto, los creadores ya asumen que están cambiando para siempre las ventanas en las que se consume el producto, pero que sigue intacta la fuerza del contenido.

Porque sin contenido no hay historias, y sin historias, la tecnología audiovisual no sirve para absolutamente nada. Como consecuencia, las webseries han quedado obsoletas. De hecho, existen webseries que podrían emitirse en cadenas de televisión tradicionales con una factura equiparable a la de series de primera línea.

Porque ya no existen fronteras entre los diferentes canales de distribución. El espectador busca contenidos que le aporten, enriquezcan o entretengan sin mirar la pantalla. Las nuevas generaciones, la generación del clic, ya no diferencian: sólo consumen sin demasiada paciencia, pero con infinita curiosidad. Ya sea en TDT, en un cine, en la red.

¿House of Cards o la nueva temporada de Padres Forzosos son webseries? No, aunque se emiten en una plataforma online llamada Netflix. De ahí que las cadenas de televisión tradicionales tengan el deber de investigar en los nuevos modelos de consumo o se quedarán atrás y cuando lo intenten ya será demasiado tarde.

En esta línea, Atresmedia ha creado Flooxer, una plataforma de vídeos en la que el grupo propietario de Antena 3 y La Sexta invierte en contenidos específicos, prueba formatos y da la oportunidad a nuevos talentos. No se quedan sólo en colgar fragmentos de sus programas de los canales tradicionales y Flooxer cuenta con su cartera de series propias, con el valor añadido de libertad creativa y experimental que otorga el contexto de redes sin el yugo de los temores de la competencia de la televisión tradicional. No obstante, lo cierto es que muchas de estas series se podrían emitir perfectamente en la televisión tradicional.

Este jueves, se ha presentado en Madrid las nuevas producciones de Flooxer. Son El partido, Temporada baja, Entertainment (de los chicos de Malviviendo), Dos salaos en modo random (de Venga Monjas) y Paquita Salas (en la imagen de arriba), que destaca especialmente en guion, realización e interpretación.

Paquita Salas, protagonizada por Brays Efe y Belén Cuesta, está escrita y dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi (creadores del ovacionado musical La Llamada) y cuenta con un buen puñado de cameos de caras conocidas. Empezando por una Lydia San José que se ríe de sí misma e incluso del recuerdo de A las 11 en casa.

Aunque el gran valor de esta ficción, que llegará en septiembre a Flooxer, es que realiza un retrato mordaz del mundo actoral (y los particulares managers de los actores) a través de una inteligente dosis de instinto del folclore televisivo español. Justo lo que probablemente anda escasa la ficción nacional de la autodenominada televisión lineal (la tradicional, vamos).

Pero el instinto del folclore televisivo nacional siempre se abre camino, ese instinto astuto a la hora de tomar el pulso a los detalles, reconocibles aunque no evidentes, los detalles que construyen nuestra poliédrica sociedad. Porque lo relevante no es la ventana en la que se consume la ficción, lo importante es traspasar con un buen contenido, con una buena historia.

> La TV que construye los contenidos mirando a la red

@borjateran

Y ADEMÁS…

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Los 3 errores de las cadenas en las redes sociales

El fin de la dictadura del audímetro: los espectadores ya no están solo en la emisión tradicional

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Pide matrimonio a su chica por sorpresa con ayuda de Eduardo Noriega en un cine lleno (VÍDEO)

1:00 - Autor:

Javier llevaba tiempo planeando una pedida de matrimonio para su chica. Pero quería que fuera con una puesta en escena especial. Y la mente perversa de los guionistas de El Hormiguero lo han conseguido en una sala de cine llena de gente y con la ayuda de Eduardo Noriega.

La pareja de tortolitos fue a una premiere de la película Nuestros amantes. Todo parecía normal en el patio de butacas, hasta que la cortejada se percató de que la trama del filme habla de ella. Incluso Noriega sacaba su cojín favorito a relucir. Rápidamente la protagonista se percató que todo era una cámara oculta. Una cámara oculta por amor. Entonces, la proyección se paró, las luces del cine se encendieron y pasó esto:

  • ¿CÓMO SE HIZO ESTA CÁMARA OCULTA?
El equipo de El Hormiguero hizo una petición en redes sociales. Entre todos los aspirantes que se postularon para sorprender con una pedida de matrimonio “de cine”, eligieron a Javier.  Después, Edurado Noriega se prestó para rodar en un chroma, el famoso fondo verde de la tele y el cine, los diálogos adaptados del filme con las referencias a la novia. Estos se introdujeron en el montaje real de la película, como si fueran parte de la historia.
Y llegó el día de la proyección. Ningún espectador de la sala sabía que la cinta de la peli estaba amañada. Sólo el novio, claro. Para la cámara oculta se utilizaron unas cámaras de alta sensibilidad que permiten grabar en la oscuridad.
Uno de los cámaras se situó justo en el asiento de delante de los protagonistas y ocultó el objetivo apuntando a los tortolitos en el reposabrazos, debajo de una cazadora. La otra cámara pasaba desapercibida entre la oscuridad de la sala. El resto lo puso la reacción de la propia pareja que, en este caso, se quedó cortada. Así son las cámaras ocultas que son reales y no se prefabrican, esta creada por el guionista Jordi Moltó, que también está detrás de otros vídeos virales de El Hormiguero como el abuelo rapero o las apariciones del reportero alemán.

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter