Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Leticia Sabater: las contraindicaciones de la fama a cualquier precio

14 junio 2016 - 12:50 - Autor:

Leticia Sabater es parte de la historia de la televisión en España. Empezó como figurante del Un, dos, tres… más tarde debutó como seria presentadora de continuidad de La 2 y finalmente fue chica Hermida. En el magazine del prestigioso periodista se convirtió en la favorita de los niños, así los mandamases de la televisión decidieron que diera el salto a programas para niños. No te lo pierdas, junto a Enrique Simón, o Con mucha marcha son dos de los formatos más recordados de Leticia Sabater.

Varias generaciones de españoles crecieron con sus espacios infantiles, sus clases matinales de gimnasia en La 2 y su Leti-Rap. Su fama marcó a niños (y mayores). Para bien o para mal. De hecho, hasta se hizo fuente constante de chascarrillos y bromas durante años, mucho antes de que existieran los memes en las redes sociales.

Pero, hace unos años, dejaron de contar con ella para proyectos serios y, ávida de mantenerse en el candelero, Leticia ha coqueteado con una trayectoria paralela, en la que ha hecho casi todo: aparecer con noticias de dudosa veracidad, buscar novio mediante una convocatoria online o confesar haberse operado para volver a ser virgen. Todo con tal de ser trending topic o conseguir un bolo en Sálvame. Todo con tal de que los medios se hicieran eco.

También, claro, ha querido mantener su vertiente musical. Lo ha hecho con canciones como “Yo quiero fiesta” o “Mr. Policeman“, acompañadas por sus respectivos vídeo clips de estética poco refinada. Este verano Leticia ha querido obsequiarnos con otro de sus “temazos”. Se titula “La salchipapa” y ayer estrenó su vídeo oficial, con el que la presentadora y cantante ha tocado la cima de la cutrez más desconcertante. Ni siquiera funciona como guilty pleasure. Nada de placer culpable, el vídeo es, simplemente, una tortura visual y auditiva. Pero he aquí el resultado: ha sido trending topic y muchos medios han hablado de “La salchipapa”, superando los 800.000 visionados en solo unas horas. ¿Misión cumplida pues?

Nunca sabremos que podría haber dado de sí Leticia Sabater si las cadenas hubieran seguido apostando por su trabajo en la primera o segunda línea de la pequeña pantalla. Porque Sabater demostró contar con instinto televisivo para destacar en programas de entretenimiento distendido e incluso participar en formatos de tele-realidad o talent show. Sin embargo, sus bandazos y montajes para aferrarse a la fama sólo han servido para avanzar hacia rumbos que rozan lo sórdido, como este videoclip amateur y desagradable de ver, y que le han alejado de la posibilidad de regresar a la televisión generalista y ser tomada medianamente en serio. La fama a cualquier precio es mala aliada a largo plazo.

Leticia nos da juego y comidillas, sí, escuchar “La Salchipapa” (sin ver el desagradable vídeoclip) era hasta un chascarrillo gracioso, pero la presentadora ha optado por un camino de ‘frikización’ personal complicado.  También imprevisible, porque a ver con qué nos sorprende después de esta “La salchipapa“. Difícil lo tiene para superarse. Quizá debería regresar a su origen, esa Leticia currante, familiar y que podría ser un reclamo de la televisión de hoy como icono nostálgico de los noventa.

Las presentadoras de programas infantiles que nos educaron

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

 ‘Barrio Sésamo’, ‘Dabadabadá’, ‘El Kiosco’… los programas infantiles de los ochenta a análisis

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter