Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Lo complicado de hacer buena televisión

21 octubre 2016 - 4:30 - Autor:

Telebasura. Caja tonta. Tantos canales y nada interesante que ver. Todo es mentira. Cutre. Sin ritmo. Aburrido… Son muchas las expresiones y abundantes los adjetivos para despreciar lo que emiten nuestras televisiones. Hay un tipo de espectador que siente una especie de superioridad observando y analizando la televisión. En el sofá. En Twitter. Donde sea. Porque, como sucede en el fútbol, todos creemos saber de televisión, incluso parece que todos tenemos la varita mágica para crear éxitos y todos, a la legua, somos capaces de prever los fracasos. Pero opinar de televisión es fácil, lo complicado es hacer televisión.

No existe una ciencia exacta para conseguir un éxito en la pequeña pantalla. De hecho, ese probablemente sea el problema que han interiorizado muchos directivos de la televisión de hoy: ante la falta de esa ciencia exacta, se centran demasiado en datos numéricos y con ellos se dedican a clonar fórmulas supuestamente testadas en el pasado. Olvidan que, a menudo, triunfar requiere intuición, riesgo y capacidad para contar historias con carácter propio. Pero esto también es fácil de decir y muy complicado de lograr.

Dar con la tecla mágica que genera un éxito televisivo es una tarea ardua, inhóspita, poco agradecida. Más aún cuando la televisión requiere un tiempo de cocción que pocas veces permiten las frenéticas dinámicas de la industria audiovisual actual. Hay programas que empiezan mal pero podrían llegar a funcionar si se les permitiera mejorar, crecer, evolucionar y aprender de errores iniciales. Pero esto ocurre muy pocas veces. Porque los formatos normalmente ya son sentenciados en su primera o segunda emisión. La instantánea batalla de las audiencias casi siempre impide desarrollar formatos con el recorrido que necesitan. Si no triunfa desde el minuto uno, enseguida aparece la sombra de la cancelación.

Y, mientras, todos opinamos. Desde casa o en las redes, nos preguntamos: ¿cómo pensaron que tal o cual programa tan malo podría funcionar?, ¿por qué se le dio luz verde si nosotros vemos tan claro que es un percal? Obviamente, nadie quiere fracasar. Los programas nacen porque alguien, con mayor o menor perspicacia, cree firmemente que pueden cuajar. Y sus responsables normalmente ponen su trabajo, su empeño y su talento al servicio de conseguir el mejor resultado. Es decir, nadie quiere batacazos, todo el mundo ansía hacerlo bien. Pero es que hacerlo bien es lo complicado.

Por eso, cada temporada, es mayor el número de fracasos que de éxitos. Constantemente, vemos programas que cuentan con los ingredientes aparentemente adecuados e incluso sus artífices son profesionales que han sabido hacerlo muy bien en otras ocasiones. Y sin embargo fracasan.

Porque un éxito depende de demasiados factores, muchos de ellos intangibles o impredecibles. La magia televisiva se produce cuando convergen elementos que en muchas ocasiones son imposibles de prefabricar. Es lo que quita el sueño y provoca quebraderos a mandamases de las cadenas, directores, guionistas…

Todos los programas de televisión, incluso los peores, cuentan con un trabajo detrás del que aprender y que valorar. Pero no siempre lo hacemos. Derribamos con enorme facilidad lo que no funciona o no nos gusta. En menos de 140 caracteres. Y exigimos que lo hagan mejor, que se lo curren más…

Porque así es la fiesta de la televisión: las luces de colores y las fanfarrias de los platós hacen que parezca sencillo lo que, en realidad, no lo es. La tele tiene una trastienda complicada, repleta de frustraciones, de inestabilidad laboral, de batallas derrotadas, de ideas abortadas y de aspiraciones rotas. Pocas veces hacemos el ejercicio de empatía de ponernos en la piel del que está al otro lado, del que intentó hacer un buen programa… pero, por lo que sea, no le salió bien.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> La bola de cristal: el motivo por el que sería imposible de emitir hoy

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

> El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

‘Hora punta’ de Javier Cárdenas: crónica de un fracaso deseado

4:08 - Autor:

Televisión Española necesitaba un programa que sirviera de puente entre el Telediario y su oferta de prime time. Y, entonces, llegó Hora punta.

En principio, podía sonar a buena idea la premisa de este formato: un show que calienta motores antes de la emisión estrella de la noche y que, además, sirve para retroalimentar contenidos de la corporación pública, pues TVE necesita programas atractivos donde divulgar su oferta a través del entretenimiento, no sólo de la televisión tradicional, también de la producción radiofónica y cinematográfica del sello RTVE, así como plataforma para dar visibilidad a la invisible cultura nacional.

Sin embargo, el nombre del presentador para dirigir, crear y presentar este formato desató la polémica. Javier Cárdenas era el elegido. Su trayectoria personal, con ciertas declaraciones incendiarias, le ponían en el punto de mira y muchos se alzaban ya en contra del formato deseando su fracaso. Incluso antes de emitirse. Aunque su currículum avalaba a Cárdenas para el puesto, ya que lleva años liderando uno de los matinales más escuchados de las radiofórmulas y, además, logró buenos resultados de audiencia en su paso por canales como Localia, con programas de similares características a Hora punta. Con estos antecedentes, había que dar una oportunidad al producto.

Pero la oportunidad, de momento, ha sido perdida. Porque Hora punta no termina de encajar, con su tono actual, en una cadena pública como TVE: que debe ser creativa, diferente y no evidente. En cambio, los contenidos de Hora punta son muy evidentes con viejos fragmentos de Youtube que llegan a la televisión demasiado manoseados y con vídeos locutados con entonación a lo Cazamariposas y Sálvame.  Y para eso ya están Cazamariposas y Sálvame en el contexto adecuado.

Hora punta esconde el peor problema que puede sufrir un programa de televisión: no cuenta con una personalidad definida. El espectador no entiende el show, pues Cárdenas ni presenta con claridad a sus colaboradores (¿quiénes son esas personas que aparecen en la mesa?). Tampoco ayuda que el programa desprenda cierta obsesión por un frenético ritmo que fomenta justo lo opuesto: cortes de edición que ralentizan y rompen el clímax de cualquier complicidad que exista en plató.

Lo mejor del show es la peculiar mesa, que hace un particular pliegue, y la iluminación, que juega con unos letreros luminosos detrás de la ventana -a lo Hitchcock en La Soga-. Aunque, a diferencia de la película del mítico director, aquí los “neones” no marcan la tensión en el ambiente. Ni falta que hace, ya que para tensión ya están las intimidades que, esta semana, se han insinuado de alguno de sus invitados. Así se especuló, en el programa, que Juan Camus había estado “liado” con un profesor de la Academia de OT. Un buen cebo para subir el share. Si estás en Telecinco, claro.

Porque la audiencia de hoy no espera eso de TVE. Espera golpes de guion menos obvios. Y eso no significa que no se pueda trastear desde la televisión pública con el cotilleo y lo políticamente menos correcto. Por supuesto que sí. Pero, hasta ahora, en Hora punta sólo se ha utilizado esta baza de manera simplista. Y eso no es lo que necesita TVE. De ahí que el formato bajara su cuota de pantalla, quedándose en un pobre 6,4 por ciento de share, en el día en el que se habló de esa supuesta relación de Camus. Como si a alguien le interesara eso…

La única salvación de Hora punta pasa por definir más y mejor el foco de sus contenidos. Con menos cortacos de edición (se puede grabar en falso directo real y quedará más natural), con más presencia de colaboradores y con más tiempo dedicado a dejar fluir la espontaneidad de invitados, famosos y anónimos. La virtud de Cárdenas es que suele saber reírse de sí mismo en directo. Aunque no será fácil dar con la coreografía perfecta de contenidos. Menos aún cuando la escenografía que ya de por sí está presidida por un prototípico skyline de rascacielos de una ciudad cualquiera del extranjero, imagen que no tiene nada que ver con lo que cuenta el programa ni con su audiencia potencial. Qué tiempos aquellos en los que hasta el fondo del decorado de detrás del presentador envolvía la historia, potenciando la personalidad diferenciada e imaginativa de cada formato y transmitiendo identificables sensaciones en el público.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> La bola de cristal: el motivo por el que sería imposible de emitir hoy

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

> El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

octubre 2016
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

TeleDiaria en Twitter