Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El gran reto de Eva González

24 enero 2017 - 1:40 - Autor:

Podría ser un concurso de tarde. Incluso podría ser un show para las vacaciones de verano. Pero TVE ha decidido estrenar El gran reto musical en plena temporada alta. Se trata de un juego de corte clásico en el que ocho famosos intentan superar pruebas con la música como protagonista.

La disposición del decorado, con dos equipos colocados detrás de dos mesas enfrentadas, ha propiciado que este formato sufra la inevitable comparación con Furor. Aunque poco tiene que ver con el show que condujo en los noventa Alonso Caparrós en Antena 3.

Para empezar, en El Gran Reto Musical nadie canta. La historia consiste en adivinar el nombre de los intérpretes de las canciones, no en un karaoke. De hecho, las cadenas ya han aprendido que Furor hoy no tiraría tan bien como antaño, pues el paladar de la audiencia ha evolucionado. En el punto en el que se encuentra la televisión actual, el espectador demanda un mínimo de calidad vocal cuando se realiza un número musical. De ahí que los últimos intentos de resucitar la esencia de Furor (Dando la nota en Antena 3) fueran un fiasco. Tanto desafine era incómodo para los oídos.

Así que El Gran Reto Musical se centra en el juego de adivinar canciones a través de diferentes pruebas. Los famosos lo intentan, pero también el espectador participa desde casa. Y el show no se hace largo, dura el tiempo justo y crea un clima perfecto para que los invitados se suelten, sintiéndose casi en una fiesta entre amigos. Genuinas han estado en la primera emisión Anabel Alonso, Rossy de Palma o Anna Milán. También el sabelotodo Santiago Segura o un Francisco Rivera más cercano de lo que se deja ver habitualmente en los platós.

Un buen programa que quizá se hace pequeño en el horario de prime time, acostumbrado a más famfarrias y dosis de imprevisible espectáculo. El Gran Reto Musical podría lucirse más como contenido para la franja de tarde por su corte de concurso clásico de preguntas y respuestas. Con concursantes anónimos, sería una oportunidad para aupar la parrilla de tarde de TVE.

Eso sí, antes de conocer las audiencias del estreno, el formato ya cuenta con una contundente triunfadora: Eva González, con una espontaenidad que brilla y hasta deslumbra en las tareas de presentación de El Gran Reto Musical.

Tras años en los que hemos visto a una Eva más atada a las necesidades y exigencias del guion de MasterChef, por su papel de guía narrativa de las diferentes pruebas del talent gastronómico. Ahora, González recoge los frutos de una larga e intensa trayectoria profesional (ha trabajado en todas las grandes cadenas, menos Cuatro). Y lo hace logrando el más difícil todavía en la televisión de 2017: contagiar en el público la sensación de que está disfrutando de su trabajo en el programa. Eso, hoy por hoy, lo consiguen pocos comunicadores. Eva González, en cambio, transmite una reluciente naturalidad que es pegadiza y que hace mejor a la televisión que nos toca vivir.

@borjateran

Y ADEMÁS…

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Risto Mejide: lo mejor y lo peor de su regreso al ‘Chester’

23 enero 2017 - 1:21 - Autor:

  • Risto Mejide ha superado en audiencia a su rival directo, La Sexta. ‘Chester In Love’ ha conseguido un 7.3% y 1.445.000 espectadores, mientras que ‘El objetivo de Ana Pastor’ se ha quedado en un 6.1 por ciento de cuota de pantalla y 1.239.000 fieles.

Viajando con Chester es uno de los mejores formatos que ha dado nuestra televisión en los últimos años. Un programa con una fórmula contundente: un reconocible sofacito que se iba customizando a tono con cada invitado y que servía de entrevista prácticamente desnuda entre Risto Mejide y un personaje relevante. No hacía falta mucho más que la conversación entre Mejide y su convidado, aderezada con apuntes de hemeroteca.

Pero Risto se fue a la competencia y el programa continuó con la personalidad de Pepa Bueno. El Chester se convirtió en otra historia. Más informativo, menos de autor. Ahora, más de un año después, Viajando con Chester ha regresado. Sin viajes esta vez. Pero con su alma intacta: Risto Mejide.

Ya no se redecoran sofás y el equipo ya no acude a localizaciones que conecten con la vida del entrevistado. Ahora es un programa con plató, dos grandes pantallas y público. De ese tipo de público que uno no sabe muy bien qué pinta. Porque muy despierto tampoco parece…

El Chester se ha transformado en una tanda de programas temáticos para abordar los grandes temas que nos ocupan: que si el amor, que si la fama, que si Dios. Y lo hace con máximos exponentes en cada materia. Exactamente, tres por cada entrega. De Cristina Cifuentes a Belén Esteban. Además, también aparecen pequeños cameos estelares, que se suben a una especie de cajón para apuntar su experiencia y, de paso, dinamizan un pelín la entrevista del invitado protagonista de turno con una mirada diferente respecto al tema que se trata. Buena idea.

En el retorno, el Chester necesitaba una reinvención. Así no se oxida el invento como dijo Mariló Montero de Anne Igartiburu. Es cierto que la puesta en escena de esta temporada es más convencional y menos diferenciada. Y eso es lo peor del nuevo Chester. El envoltorio es más prototípico.

Pero da igual, porque lo mejor del programa, la fuerza del show, sigue estando en Risto Mejide. Y en sus invitados, claro. Pero sobre todo en la capacidad de Risto de escuchar, observar y jugar con la conversación. En eso radica su as en la manga. No va de periodista, nunca lo fue. No va de publicista, que lo es. Va de compinche del espectador.

Risto es, en muchas ocasiones, la voz de la conciencia de la audiencia. No es nada nuevo, ya lo era cuando saltó a la popularidad en OT diciendo lo que nadie se atrevía a decir a los triunfitos. Aquel personaje se desvaneció y ha dado paso a la persona. Mejide ahora es Risto.

Con Chester o sin Chester, detrás o delante de la cámara, Risto pertenece a una estirpe de profesionales que está siendo fundamental para remodernizar nuestra televisión. Una televisión que corría el peligro de morderse la lengua por el miedo a la dictadura de lo políticamente correcto y que con espacios como este Chester in love abre hueco a la conversación inteligente, traviesa e incluso, a veces, valiente. Y de eso precisamente no vamos sobrados en la televisión de hoy. Error, pues el mayor efecto especial con el que cuenta un buen programa de televisión está en el primer plano, en las miradas y expresiones de sus protagonistas, en lo que se cuenta y en lo que se calla. Y Risto consigue que se cuente mucho.

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 lecciones imprescindibles de Internet que dio el ‘youtuber’ Rubius a Risto Mejide

La fobia de las grandes audiencias a los programas enlatados

 Los 10 mandamientos del tuitero televisivo

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

La reinserción televisiva de Mejide

 

‘Tú, yo y mi avatar’, primer fracaso televisivo del año

22 enero 2017 - 11:59 - Autor:

Con sólo dos emisiones, Cuatro ha decidido paralizar la emisión de Tú, yo y mi avatar. Se trata del nuevo programa de Luján Argüelles, que da una vuelta de tuerca al concepto de buscar pareja en televisión. Ahora los aspirantes lidian con actores que interpretan lo que les pide por un ‘pinganillo’ el pretendiente en cuestión, lo que provoca que las citas sean más desinhibidas y que el participante tenga que elegir sin conocer el físico real de su posible “pareja”.

Pero el invento no ha terminado de funcionar en el prime time de los lunes, alcanzando sólo un 6,5 por ciento de cuota en su primera emisión y 4,3 por ciento en la segunda. Esta tendencia a la baja evidencia el fracaso del programa, que no ha conquistado a la audiencia fiel de Cuatro que ya cuenta con otro programa del género, First Dates, todo un éxito.

Y probablemente ese triunfo de First Dates, que se emitía justo antes de Tú, yo y mi avatar, ha empujado al mal dato del espacio de Luján. Existe cierta saturación de programas de “buscar el amor”, pero también, en este caso, el nuevo programa sale perdiendo de la comparación directa con First Dates.

Los avatares no son tan identificables y entendibles para el espectador como las citas a ciegas, en las que es fácil sentirse reconocido, empatizar u odiar a uno de los dos pretendientes. En cambio, Tú, yo y mi avatar, en sus primeras citas, era una especie de cómic que desprendía demasiado artificio. Y, en este género, la audiencia prefiere formatos que contagien verdad. El surrealismo de la vida misma.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

> Los 7 parecidos razonables entre Sálvame y un culebrón

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Los 3 peajes que deberá pasar Isabel Pantoja en ‘El Hormiguero’

21 enero 2017 - 11:53 - Autor:

Isabel Pantoja reaparecerá en El Hormiguero el próximo 30 de enero. Pablo Motos ha conseguido la exclusiva de la esperada entrevista que supone la reaparición de la tonadillera tras su salida de prisión. El programa de Antena 3 es perfecto también para la artista, como show familiar en donde saldrá ilesa por la dosis de buen rollo que sostiene a este formato. Sin embargo, Isabel Pantoja sí que deberá pasar tres peajes en su regreso a la tele.

– La mordacidad de Trancas y Barrancas

Este tipo de entrevistas en programas de entretenimiento, de índole menos periodística, se suelen pactar de antemano con ciertas líneas rojas. Si bien, el humor de Trancas y Barrancas no entiende de límites y podrá incomodar a Isabel Pantoja en determinados momentos. El espectador es lo que espera: una buena dosis de comedia inteligente que dé cordura a la intensidad folclórica. Porque la visita de Isabel Pantoja a El Hormiguero es un retorno para promocionar su nuevo trabajo y, de paso, dulcificar su deteriorada imagen.

– Pablo Motos no pasará de puntillas por el tema carcelario

Con su habitual personalidad, Pablo Motos introducirá de forma “constructiva” el paso de Pantoja por la cárcel. Ese momento será inevitable. Aunque habrá que observar hasta qué punto se realiza una pregunta previsible a la intérprete de ‘Veneno’. No obstante, Motos sabe que con cierto tono de humor sacará titulares a la artista. Porque Pablo Motos quiere titulares. Muchos.

– El numerito

Además de ser espectadora VIP del experimento de turno y participar en algún que otro juego, Isabel Pantoja habrá ya pactado una de las obsesiones de El Hormiguero: ese instante en el que la estrella invitada protagonice un momento nunca visto, que se transforma en vídeo viral que triunfa en las redes sociales. Hay dos opciones: si eres estrella de Hollywood el equipo del programa te monta un macro espectáculo para dejarte con la boca abierta, si eres celebrity más de andar por casa entonces se busca que tú mismo seas el que realice la hazaña. Y ahí Pantoja tendrá que trabajárselo para conquistar a la audiencia. Tampoco será muy difícil, pues es una folclórica y está curtida en locuras televisivas. De ahí que El Hormiguero sea el mejor espacio para su reaparición. Para locos ellos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

> Los 7 parecidos razonables entre Sálvame y un culebrón

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

La lección de los profesionales de TVE con Eurovisión

20 enero 2017 - 11:57 - Autor:

Se cumplen 7 días de la final del Eurocasting de la web de RTVE, en la que LeKlein resultó ganadora tras recibir más del 60% de los votos, reuniendo a más de 20.000 usuarios únicos en RTVE.es y convirtiéndose en el evento más comentado en redes sociales en su franja con más de 20.000 tuits.

Una emisión online en la que concursaban los tres finalistas (Fruela, Javián y LeKlein) del proceso abierto a través de rtve.es para alcanzar una plaza en el show que decidirá el nombre del representante español en Eurovisión 2017 y que ha puesto en la palestra, de nuevo, la capacidad de la televisión pública a la hora de producir e innovar en contenidos.

El Eurocasting ha sido un paso adelante que demuestra la importancia de abrir TVE a la gente, dando la posibilidad a todo tipo de artistas a concurrir con sus trabajos a una preselección de Eurovisión, pues hoy en día es fácil producirse una maqueta con la tecnología que se dispone y Televisión Española debe ser plataforma del nuevo talento existente.

Pero, además, el programa del Eurocasting -bajo la dirección creativa de César Vallejo- también ha puesto en evidencia que los profesionales de TVE, con muy pocos medios, logran abrazar un producto de calidad. Esta final tuvo poco que envidiar a una gala de prime time en iluminación (creando un lucido ambiente diferenciado para cada actuación) e instinto del espectáculo.

De hecho, este Eurocasting evidenció la importancia de tirar de profesionales de la casa incluso en labores de presentación. TVE debe seguir siendo una cantera de presentadores, fijándose en los periodistas que tiene dentro sin necesidad de acudir a la competencia. Así, Irene Mahía y Paloma G. Quirós, muy reconocibles para los eurofans -público fiel del festival de Eurovisión-, llevaron las riendas de una gala con un valor añadido crucial: no fue políticamente correcta. Incluso los concursantes tuvieron que responder tuits incómodos. Un detalle necesario que, en cambio, desde la actual TVE se evita en las tradicionales galas en horario de máxima audiencia, con demasiado peloteo previsible y escasa complicidad autocrítica con el espectador.

El Eurocasting bebió de esa TVE gamberra de los ochenta. Un concierto retransmitido a través de las nuevas plataformas, en donde el público fue protagonista, ya que se encontraba detrás del set de presentación de los artistas. Los eurofans eran el mejor decorado para contagiar el sentimiento que desprende Eurovisión. Un acierto, aunque aún falta avanzar en los lenguajes de Internet y las nuevas redes con unas narrativas audiovisuales que no son exactamente iguales a la de la televisión tradicional. Y en eso el Eurocasting pecó de ser una emisión de tele demasiado tradicional: en estructura de gala, en repetición de fragmentos de las actuaciones musicales por aquello del televoto, en localización y escenografía y en un grafismo pensado más para la tele tradicional que para los nuevas ventanas de emisión.

Pero ese es el camino. El Eurocasting, con una emisión sólo por Internet, estuvo a la altura de un show de prime time. Ahora sólo falta avanzar para impulsar el valor de Eurovisión más allá de los eurofans y seguir innovando en las nuevos lenguajes hacia los que progresa la tele. Más participativa que nunca.

> 22 vías de acción para la supervivencia del sentido y valor de TVE

@borjateran

Y ADEMÁS…

El error de la gala de elección de representante de Eurovisión

7 factores que debe tener en cuenta TVE para no hacer el ridículo en Eurovisión

Eurovisión: así han roto las semifinales con dos traumas de la TV española

Lo mejor y lo peor de Eurovisión 2016, ¿circo o canciones?

Los motivos que demuestran que Eurovisión no es una horterada

Chikilicuatre: así se convirtió en el mejor producto de España en Eurovisión

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Las Galerías Velvet existen (y son una peluquería)

8:52 - Autor:

Es un clásico. La televisión inspira. Locales comerciales se bautizan con nombres de programas populares e incluso implantan su mismo o muy parecido logotipo. ¿Homenaje de los propietarios a su serie favorita? ¿Reclamo publicitario?

Por Madrid es fácil chocarse, en el Paseo de la Reina Cristina, con una peluquería que se llama Velvet. No parece una coincidencia con la exitosa ficción de Antena 3, pues la imagen de marca es idéntica a la de las galerías de Alberto.

Así es la influencia de la televisión. También en el propio cliente, que puede encontrar parecidos razonables por las calles como si tal cosa. Por ejemplo, el local Granjero busca Campero, en la madrileña calle Barbieri, recuerda a Granjero busca Esposa de Cuatro.

En Málaga es fácil acordarse de la mítica serie de Verónica Forqué y Tito Valverde al pasar por la taberna Pepa y Pepe.

Lo que no es una coincidencia es Cheers. La reconocible enseña de la mítica ficción norteamericana también sirve como descarado reclamo para más de un restaurante…

Porque la televisión nos marca. Tanto que es una buena aliada para que el cliente identifique tu establecimiento. O eso creen muchos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

> Los 7 parecidos razonables entre Sálvame y un culebrón

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

El peculiar efecto de Cristina Pedroche: arrasa con Pablo Motos pero pincha con su propio programa

19 enero 2017 - 2:31 - Autor:

Es una realidad incontestable. Cristina Pedroche dispara las audiencias. Esta semana, su presencia en El Hormiguero ha llevado al programa de Pablo Motos a récord de cuota de pantalla y espectadores de la temporada con un 17.2 por ciento de share y 3.450.000 seguidores. Pedroche despierta interés y genera expectación, ya sea por su vestido a la hora de dar las uvas o por su personalidad cuando es entrevistada.

En cambio, en su trayectoria profesional se produce un particular efecto: ese mismo público que otorga máximo de audiencia a las apariciones de Pedroche no es absolutamente fiel con los programas que ella misma presenta. Pekín Express nació en Antena 3 y la segunda temporada terminó en La Sexta, pues los datos no eran los esperados. Y su último concurso Tú sí que sí está alcanzando unos resultados de cuota de pantalla muy bajos, que se quedan lejos de traspasar la barrera del diez por ciento de share. Este último martes TSQS congregó un 6.3 por ciento de cuota y 952.000 fieles. Diez puntos menos que la aparición de Pedroche en El Hormiguero.

Cristina Pedroche produce un cierto magnetismo cuando es la absoluta protagonista del show, en entrevistas por ejemplo, pero no eleva el share de un programa simplemente por el hecho de ser ella misma la presentadora.

El público quiere conocer más sobre Pedroche, pero a la hora de ver un programa desea un buen producto televisivo en conjunto. No sólo basta el rostro que lleve las riendas del show. De ahí el mal dato de Tú sí que sí y la buena nota de El Hormiguero: existe más interés en su faceta de celebrity que de presentadora. El público probablemente quiere verla luciendo polémicos vestidos, hablando de su enamoramiento, defendiéndose de las críticas feministas… Pedroche se ha convertido en un personaje perfecto para el comentario cotilla, ahora necesita un formato televisivo en el que brille su talento como maestra de ceremonias y borre todo lo demás.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

> Los 7 parecidos razonables entre Sálvame y un culebrón

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

‘La peste’: el valor y la debilidad de la primera gran serie de Movistar+

18 enero 2017 - 9:42 - Autor:

10 millones de euros invertirá Telefónica en La Peste, la gran apuesta de ficción de Movistar+ con la que la compañía pretende plantar cara a la implantación de Netflix, HBO y Amazon en España. Si bien, la estrategia del grupo español va más allá del catálogo de series y cine, pues cuenta con una oferta global de entretenimiento, donde también destacan programas de producción propia -a través del canal #O-, las cadenas temáticas y las retransmisiones deportivas.

La asignatura pendiente de Movistar+ estaba en la ficción de gran envergadura. Y será La Peste la punta de lanza de las series “originales” de la compañía española.  Un thriller, de seis capítulos de 50 minutos, que transcurre durante un brote de peste en la Sevilla del siglo XVI, coincidiendo con el inicio de la decadencia de una de las ciudades más importantes y ricas de la época.

Y ahí puede estar el problema a la hora de vender la producción y cazar el interés de la audiencia. De nuevo, una serie de época. Puede sonar al espectador como más de lo mismo, tras años en los que la ficción nacional -aunque sea de otras dimensiones presupuestarias- se ha centrado en una cierta obsesión por historias que versan sobre cualquier tiempo pasado y lejano.

La gran oportunidad de la televisión de pago, a la hora de seguir captando a ese jugoso público que se siente huérfano de televisión, pasa por diferenciarse con mayor riesgo en la inversión de series e incluso retratar la actualidad con valentía. Como ya sucedió en Canal Plus con Crematorio.

No obstante, La Peste es un proyecto ambicioso, con el valor añadido de que es una idea original de Alberto Rodríguez (ganador del Goya al Mejor Director por La isla mínima), con guion de Rafael Cobos (ganador del Premio Goya al Mejor Guion por La isla mínima) y también puede funcionar como una metáfora de la gran crisis política, social y económica que se vive en un momento determinado.

Pablo Molinero (co-director artístico del grupo teatral Loscorderos, con incursiones en el cine –Terrados, Exaneta entre otras-) , Paco León (Kiki, el amor se hace, Aída), Manolo Solo (La isla mínima, B, la película), Sergio Castellanos (Los protegidos, Toledo), Patricia López Arnáiz (El guardián invisible, La herida) y la debutante Lupe del Junco son los actores protagonistas de esta ficción que comienza a rodarse el 6 de febrero en 130 localizaciones de Andalucía y Extremadura.

En total, la primera temporada serán 6 capítulos que llegarán en 2018. Actualmente, además, Movistar+ también está desarrollando un nuevo episodio de ¿Qué fue de Jorge Sanz? dirigido por David Trueba (en postproducción); Vergüenza, dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Sánchez-Armero y protagonizada por Javier Gutiérrez y Malena Alterio (en postproducción); La Zona, de Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo y protagonizada por Eduard Fernández (en preproducción); Félix, de Cesc Gay (en preproducción); Gigantes dirigida por Enrique Urbizu (en preproducción); Carta al padre de Mar Coll  (en preproducción) o Dime quién soy dirigida por Fernando González-Molina, en fase de desarrollo de guion.

El plan de la plataforma española de pago, que cuenta con 3,7 millones de clientes y una cuota de mercado del 66%, es realizar 10 estrenos anuales de ficción en 2018. En el último año, la compañía ha desarrollado un interesante e inteligente proceso de poner caras a la televisión de pago a través de su canal #O, con profesionales de la talla de Buenafuente, Gabilondo, Eva Hache, Jon Sistiaga o Raquel Sánchez Silva. Esa era la asignatura pendiente de las plataformas de pago en España: acercarse a la gente con rostros identificables y contenidos propios para un espectador que sentía las plataformas de pago como un frío contenedor de cine y fútbol. Ahora el siguiente paso es desarrollar una cantera de ficción cien por cien española que retrate una idiosincrasia nacional que otros, tal vez, no conocen ni quieren conocer.

> La revolución de la TV de pago: el reto de Movistar+

> Lo que debemos a la era de Canal Plus

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> Razones por las que debes ver Web Therapy de Eva Hache

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Los 3 motivos por los que Carlota Corredera podría presentar todos los programas de Telecinco

17 enero 2017 - 0:28 - Autor:

Carlota Corredera es la nueva presentadora de Cámbiame. Directora de programas, pocos conocían a esta profesional de los medios de comunicación que, rápidamente, se ha convertido en un rostro imprescindible de Telecinco, donde ya ha presentado formatos como Sálvame o Las Campos. Y es que Carlota Corredera podría presentar todos los programas del canal principal de Mediaset por tres razones básicas en televisión:

1. Trayectoria detrás de las cámaras

Carlota es más que una presentadora. De larga trayectoria como redactora y directora de programas, su experiencia sirve para tomar el pulso a las necesidades de un espacio en directo sin necesidad de intermediarios ni ataduras al pinganillo. Una característica clave en televisión, que en los últimos años se estaba perdiendo, en parte por la proliferación de presentadores-busto, sin la valiosas tablas previas en la trastienda del show.

2. Rostro identificable

Carlota no es una presentadora al uso. La audiencia media de Telecinco se puede sentir representada en su perfil: mujer que crece profesionalmente hasta convertirse en una presentadora todoterreno. Representa a la comunicadora que evoluciona desde abajo y, además, desprende una imagen con cierto grado aspiracional para el público fiel a la emisora. Con trabajo se logran las metas.

3. Como la vida misma

Y, como buen rostro de Telecinco, Carlota Corredera también ha sido protagonista de su propia entrevista en plató. No ha tenido problema en narrar intimidades y preocupaciones de su vida.  Incluso con dieta a la vista de todos. La audiencia se siente partícipe de su vida, con sus ilusiones y frustraciones que conocen y, más importante, entienden. Así se está convirtiendo Corredera en un rostro próximo para el espectador, que desprende cercanía independientemente el programa que presente.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Los 7 parecidos razonables entre Sálvame y un culebrón

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> El problema de la emisión en diferido de los Juegos Olímpicos

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

 

CRÍTICA: ‘Sé quién eres’, la oportunidad de Telecinco

16 enero 2017 - 23:38 - Autor:

Tras el éxito de El Príncipe, Telecinco apuesta por una ficción de autor de la mano de Sé quién eres. De autor porque detrás de la producción está la mano maestra de Pau Freixas (Pulseras Rojas). Y se nota.

Una serie rodada en escenarios reales, como si de una película se tratara. Una historia que entiende el público al que va dirigida, una prime time de una cadena generalista, pero que al mismo tiempo no confunde ritmo con prisas. En este sentido, sabe tomarse su tiempo para cocinar el clima adecuado. Lo consigue gracias a un guion que evoluciona de la mano de los personajes, sin aparentemente demasiados condicionantes previos, y que sobre todo cuenta con el mejor efecto especial: el trabajo de los actores.

Los actores son el pilar de Sé quién eres. Francesc Garrido, Blanca Portillo, Carles Francino, Nancho Novo o una luminosa Aida Folch protagonizan un reparto que plantea el juego de vivir un thriller desde dentro, pues ni ellos parecen conocerse muy bien a sí mismos. Empezando por el cabeza de cartel, el señor Juan Elías, que sufre una amnesia. O tal vez simplemente interpreta su amnesia. Ni el propio Francesc Garrido parece saberlo. Y ahí está la desconcertante novedad de la premisa, que aporta la marca diferenciadora de una ficción nacional en la que ya está muy visto eso del conflicto tras la desaparición de una joven.

Serán 16 capítulos que Telecinco promete emitir del tirón, sin pausas. Mejor, pues este tipo de producciones suelen sufrir los parones entre temporadas, ya que de ser largos el impaciente público se olvida y desengancha. No obstante, el discurrir de la emisión dependerá del insaciable e imprevisible dato de las audiencias.

Lo que está claro es que Sé quién eres es una buena oportunidad para Telecinco: las enredadas vidas de su turbios y seductores personajes enganchan. Y eso ya es un paso adelante.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El problema de las series españolas: la contraindicación de la eterna duración

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter