Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Si no te bajas el sueldo, te bajarás los pantalones

25 noviembre 2009 - 7:00 - Autor:

¿Quieres salvar tu empresa? ¿Quieres salvar tu puesto de trabajo?

En medio de una crisis, lo mejor que puedes hacer es bajarte el sueldo.  La razón es muy sencilla: hace años, cuando había una crisis, el gobierno devaluaba la peseta, con lo cual hacía más baratos los productos españoles de la noche a la mañana. Entonces, los alemanes y los franceses se ponían a comprar productos españoles, y eso ayudaba a salir de la crisis y a mantener los puestos de trabajo.

Ahora no se puede hacer: estamos en el euro, la misma moneda para todos los europeos. Da igual que suba o baje frente al dólar, porque nuestros principales clientes son los franceses, los alemanes, los italianos….

Y resulta que estamos en medio de una crisis, caen los pedidos, y las empresas sienten que su plantilla está sobredimensionada. Muchos empresarios opinan que la salida es despedir. ¿Hay otra salida? Sí.

Bajarse el sueldo. En algunas empresas ya se ha hecho, como el diario La Voz de Galicia. Los trabajadores de Seat en Martorell se congelaron los salarios y renunciaron a más subidas para que el grupo Volkswagen-Audi le adjudicara la fabricación del Q3.

Los empresarios tienen que reducir costes y les da igual haciendo con despidos que bajando los salarios. ¿Querrán apoyarlos los sindicatos? Mejor aún, ¿querrán los propios trabajadores?

Porque, aunque parezca increíble, hay comités de empresa que proponen bajar los salarios para proteger los puestos de trabajo y la mayoría de los trabajadores luego responde que no, que eso de bajarse el sueldo que lo hagan otros. Resultado: gente a la calle. ¿Y no es mejor mantener los puestos de trabajo aunque sea a costa de ganar menos dinero?

Además, bajar los sueldos implica aumentar la productividad, una frase que encanta a los empresarios.

También se puede hacer de otra manera: disminuir las horas de trabajo, y por tanto, el sueldo neto. Lo hacen las fábricas de coches cuando no pueden vender todo lo que fabrican. Para evitar el excesivo almacenamiento de coches, reducen turnos y  aminoran temporalmente el personal.

Ahora bien, ¿por dónde empezar? ¿Por los que ganan menos? Sería injusto. La bajada salarial debe tener la forma de una pirámide invertida: que se bajen más el sueldo quienes ganan más, es decir, los superejecutivos. Y no tocar los salarios más bajos.

Eso creará dos efectos: el de la solidaridad dentro de la empresa (los jefazos se sacrifican así que no los criticaremos), y el de hacer a la empresa más competitiva.

Si alguien no queda convencido con esta fórmula, adelante: que siga con el sueldo de siempre, que no se baje el sueldo. Se encontrará dentro de unas semanas haciendo cola en la oficina del Inem. Será un parado más.

Y cuando vaya a las entrevistas de trabajo, verá que no puede ir con exigencias, pues tendrá que aceptar las condiciones que le ofrezcan. Tendrá que bajarse los pantalones.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas