Saltar al contenido

« ver todos los blogs

“El oro no bajará de mil dólares”

26 noviembre 2009 - 7:00 - Autor:

Mineral precioso. Brillante. Ideal para momentos de crisis. En la tabla periódica recibe las siglas Au. En la calle se llama oro.

¡Oro! Eso es. El precio de la onza de oro está disparado. Más de 1.175 dólares, según las cotización oficial de la Bolsa de Londres. Una persona que hubiera comprado una tonelada de oro hace diez años habría invertido 10,5 millones de dólares y hoy habría ganado casi tres veces más: 28,8 millones de dólares, pues lo habría vendido en 39,375 millones de dólares. Una onza de oro equivale a28 gramos.

¿Y subirá o bajará? Según el especialista Marc Faber, “la onza de oro no bajará de mil dólares”, dijo a la publicación suiza Cash. La verdad es que Faber viene diciendo desde hace años que “el oro es una de las mejores inversiones”, y a pesar de eso le califican Doctor Catástrofe porque ve el futuro más negro que nadie.

En septiembre de este año, la onza alcanzó ese precio histórico y ha seguido subiendo. Hay varias razones: ante las oscilaciones y la crisis, ante la inseguridad de invertir en dólares, mucha gente está comprando oro. Es un metal precioso que siempre ha servido de refugio.

También es verdad que muchos bancos centrales están diversificando su riesgo y están comprando oro, según informaba la web oroyfinanzas.com

El oro también tiene sus riesgos: en los años noventa, el precio de la onza se disparó con la Primera Guerra del Golfo pero luego cayó a los 300 dólares y no pasó de 500 dólares durante muchos años. La ventaja es que, como cualquier inversión a largo plazo, siempre existe una alta posibilidad de que se revalorice con una crisis. Esto prueba dos cosas: que estamos en una crisis, y que el oro no falla.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas