Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Si en 2020 se alcanza la cima del petróleo, ¿para qué discutir?

18 diciembre 2009 - 7:00 - Autor:

El principio del fin del petróleo

Los expertos llaman “peak oil” al punto de no retorno en la exploración y extracción del petróleo. Hace unos años, se hablaba que 2005 sería el “peak oil”, el año a partir del cual no podríamos disponer de más producción y extracción de petróleo. Se equivocaron. Estamos en 2010 y se han encontrado nuevos campos petrolíferos.

Pero hay que ser muy ingenuo para pensar que nunca habrá un “peak oil”, un momento cumbre de este elemento, la cima a partir de la cual todo irá cuesta abajo.

Algunos expertos ya consideran que esa fecha será 2020. Eso es lo que ha dicho Fatih Birol, economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía. Así lo publicaba The Economist. “Si esto viniera de geólogos o de las empresas que sostienen que afrontaremos un recorte, bueno, pues no sería para hacerles caso, pero viniendo de la Agencia Mundial de la Energía, la institución que vigila las prospecciones mundiales, pues es algo nuevo y chocante”.

“Sorprendente”, decía la web financiera alemana www.godmode-trader.de. Sorprendente porque el último informe de la Agencia decía que no debíamos preocuparnos hasta 2030. Pero ahora resulta, decía la web que nos muestran un gráfico sobre los yacimientos actuales, los probables, los que quedan por descubrir… y al fin (ver imagen) concluyen que el punto más o menos máximo es alrededor de 2020. A partir de ahí, no es que se acabe el petróleo, sino que nuestros niveles de extracción no aumentarán. Y conseguir nuevas bolsas de petróleo, y sacarlo de allí será enormemente costoso. (Este párrafo lo corregí gracias a los consejos de expertos, recogidos en los comentarios, en los que me aclaran que peak oil no significa que se empiece a agotar, sino que la extracción llegará a su cima).

¿Malas noticias? Quizá no. Quizá era lo que necesitaban los partidarios del Cambio Climático para demostrar que debemos cambiar las energías bituminosas por otras más limpias.

Ahora bien, con estos datos está pasando algo parecido a lo que sucedió con el ClimaGate hace unos días. Pero en lugar de ser ecologistas que querían ocultar datos sobre el Cambio Climático, en este caso son expertos de la Agencia Internacional de la Energía a los que se les pide que oculten que nos vamos a quedar sin petróleo.

Hace un mes, el diario británico The Guardian publicaba que varios empleados de la Agencia Internacional de la Energía habían sido presionados por EEUU para que ocultaran de su Informe Oficial (World Energy Outlook) el dato de que en 2020 íbamos a llegar a un punto de no retorno. En teoría, el deseo de EEUU era evitar que los especuladores se lanzaran a comprar petróleo y que viviésemos otra oleada de precios altos como en julio de 2008. Si es así, al famoso Climagate (mails de ecologistas que trataban de manipular datos para favorecer la tesis del Cambio Climático), estaríamos ante un EnergyGate (porque The Guardian citaba mails de empleados de la Agencia Internacional de la Energía).

Pero eso se supo en noviembre y…. no ha pasado nada. Los especuladores no se han lanzado en tromba sobre el crudo. Es más, ha bajado de precio por debajo de 70 dólares.

Ante tal lío de informaciones, los ciudadanos no saben a quien creer. Detrás de la energía hay muchos intereses. Intereses de las compañías que quieren seguir vendiendo petróleo, como interés de las empresas que quieren vender generadores eólicos.

La única verdad es que extraer petróleo va a ser cada vez más difícil. Y que algún día habrá que tener preparadas otras fuentes de energía que seguramente serán más limpias y renovables. ¿Para qué discutir la fecha? Lo mejor sería empezar a prepararse ya.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas