Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La poderosa era visual

19 diciembre 2009 - 7:00 - Autor:

A finales de los sesenta, Estados Unidos fue sacudido por un montón de tornados sociales. Grupos de negros organizados se levantaron contra las prohibiciones racistas. El presidente Johnson envió 4.700 paracaidistas a Detroit, centro de las protestas. En los años siguientes Martin Luther King, y Bobby Kennedy fueron asesinados. La guerra de Vietnam producía huelgas y manifestaciones en las universidades. Las ciudades americanas ardían.

Las empresas norteamericanas no sabían qué hacer ni qué iba a suceder. Fue entonces cuando John Naisbitt, graduado por la Universidad de Harvard, se preguntó si habría una forma de prever esa transición, esas tendencias profundas que marcaban su país o el mundo. La clave estaba en la prensa. Bastaba con leer y analizar cada día los titulares de 160 periódicos y proyectar en el futuro esas realidades para saber hacia dónde iba el país. Tras diez años de investigaciones, publicó un libro titulado Megatrends donde recogía esas megatendencias. Vendió 14 millones de ejemplares. Hoy vive con su mujer en Ausria y sigue investigando.

El penúltimo libro de Naibsitt es de 2006 y se titulaba Mindsets, algo así como “Esquemas mentales”. Bueno, era como el Megatrends del siglo XXI, y se ocupaba de saber cómo íbamos a pensar este siglo. Pensar, sí. Cómo lo entenderíamos. Daba varios consejos o esquemas mentales para adivinar el futuro y uno de ellos era que nos estábamos sumergiendo en una cultura visual. “El comercio, la producción y los servicios van a verse afectados en un mundo en donde la comunicación visual está en ascenso”.

¿Comunicación visual? ¿Se refería a la publicidad?

No. Iba más lejos porque se refería a todo lo que llamamos comunicación visual desde el ascenso de los videos hasta la música.

Por ejemplo, en el mundo de internet, todo portal que no añada imagen es como quedarse fosilizado en la edad de piedra. YouTube se convirtió de la noche a la mañana en una historia de éxito (aunque no económico) por el simple hecho de permitir a los mortales colgar sus videos.

Otra prueba es Practicopedia, una web de conocimiento compartido donde los internautas cuelgan vídeos prácticos sobre cómo hacer algo.

La música ahora también está apadrinada por la imagen como lo hace la cadena de televisión MTV, que emite todo el tiempo videoclips. El mundo del cine ha dado un salto cualitativo en los últimos años pues ahora copia video juegos y los convierte en películas. Por no hablar del 3D, el uso de las tres dimensiones digitales que está revolucionando las bases del cine.

Los expertos en presentaciones en Power Point dicen que el mejor PPT es aquel que tiene muchas imágenes y poco texto. En el mundo editorial cada vez es más normal ver novelas gráficas, que no es otra cosa que un cómic de gran extensión.

Naisbitt afirma que la arquitectura se ha convertido en un arte visual. ¿No lo era ya? No, si se pone como ejemplo el Gugenheim de Bilbao, donde el continente es más importante que el contenido. La sociedad del espectáculo ha convertido ese arte en “arquitaintment”, mezcla de arquitectura y entretenimiento.

Y por supuesto, el mundo industrial se ha rendido a lo visual porque una novedad tiene que venir marcada por el diseño. “El diseño se ha convertido en una de las fuerzas más poderosas del mundo”, dice Naisbitt. Desde teléfonos a coches, lo funcional ha dado paso a lo atractivo.

Todo esto sucede porque estamos en la economía de la atención en la que abundan productos y servicios, pero sólo hay un segundo para decidir qué se compra. Hay que atrapar la atención. Es un segundo durante el cual no se piensa ni se razona, sino se siente.

Se compran a golpes de corazón y por eso, muchos diseñadores como el que diseñó los nuevos Fiat, afirman que los clientes se deben “enamorar de sus productos”. Es lo propio de una era donde el sentido más valorado es la vista.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas