Saltar al contenido

« ver todos los blogs

No me regalen calcetines en Navidad

22 diciembre 2009 - 7:00 - Autor:

Por favor, no intenten regalarme estos productos. Les diré por qué:

Teléfonos móviles. Tengo varios. Tengo un caja llena de motorolas, nokias, samsungs, sonys, ericssons… Tengo aquellos que se llamaban “cabinas telefónicas portátiles”. Tengo puntos para sacar gratis otro más, a pesar de que el último tiene pocos meses. Me basta con llamar por teléfono, y enviar y recibir mensajes. No quiero nada más porque todo eso, las conexiones a Internet o recibir videos o imágenes, me hace gastar más dinero.

“El secreto”, de Rhonda Byrne. Veo este libro por todos sitios y todo el mundo quiere regalarlo. Yo no lo quiero. Pero no se confundan: no deseo decir que sea un mal libro. Es un problema de envidia porque no lo escribí yo, y me he perdido la oportunidad de hacerme millonario. Me da mucha envidia.

Gol TV. No soy futbolero, de modo que me da igual quien gane la liga. No me regalen abonos de un año a ninguna cadena de televisión de pago. Además, pagar por ver un deporte es algo que no puedo asimilar. Yo practico deporte.

Colonias. Tengo las del cumpleaños, las del santo, las del aniversario, las de “fíjate qué baratas”… Y hasta las de Mercadona con olor a Té Verde. Tengo las del año pasado y antepasado. ¿Es que no las uso? Claro que sí, pero es que no me ducho con colonia. Apenas me rocío.

Bufandas. Por favor, basta. Tengo bufandas para todas las temporadas y de todos los colores. Azules, marrones, blancas, negras, con motas, de seda, de cachemir… Parezco un San Bernardo.

Guantes. Negros, marrones, forrados, con Gotetex. Tengo hasta guantes para hacer submarinismo. Cada vez que hago una visita, algún familiar me pregunta: “¿Por qué no llevas los guantes que te regalé?”. ¿Qué hago? ¿Me los pongo en los pies?

Corbatas. ¿Es que queda alguna camisa sin su corbata preferida? Rayas, cuadros escoceses, puntos, pintas, elefantes, conejitos y todo el zoológico. Muy monas, pero ¡prou!

Calcetines. Siempre que me los regalan, pienso en mi padre y en la cara que ponía cuando recibía los calcetines de siempre en la fecha de siempre. ¿He llegado yo a eso?

Cinturones. Tengo más cinturones que pantalones. Estoy pensando seriamente en usar alguno para colgarme del cuello porque se ve que son muy resistentes.

Kit de viaje. Sí, esos estuchitos que contienen todo “para la manicura del hombre”. Pero bueno: ¡Es que no se enteran que soy de la generación del pelo largo! De Led Zeppelin y del “Get Ready” de Rare Earth. Un respeto, por favor. Cuando viajo, me basta con mi cepillo de dientes y mi afeitadora. El resto, para la generación XYZ.

En lugar de todo eso, prefiero sentarme a cenar con todas esas personas que me quieren hacer regalos y disfrutar de una buena conversación con un buen vino y unos buenos langostinos. Gracias .

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas