Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Si no estás en el CLI no eres nadie

19 enero 2010 - 7:00 - Autor:

Su nombre completo es Climate Leadership Index y no es un concurso de belleza. Es al ranking de las compañías del mundo más preocupadas por el medio ambiente. ¿Y por qué hay que estar allí? Porque demostrará que su empresa está trabajando para que el  planeta esté menos sucio.

No vayamos tan rápido.

Todo empezó con el Protocolo de Kyoto en 1997. En esta ciudad nipona muchos países firmaron un acuerdo por el cual se comprometían a contaminar menos el planeta reduciendo los gases que producen el efecto invernadero, el famoso CO2.

El problema es que no hay cosa tan bonita y tan inútil como un acuerdo para ser buenos. Dado que no había una forman clara de animar a los países a que redujeran sus gases contaminantes, en 2000 se creó una organización sin fines de lucro llamada Carbon Disclosure Project. Eso fue en Gran Bretaña y el objetivo era dar credibilidad a aquellas empresas que hicieran esfuerzos por ser más limpias. Esa credibilidad se materializa en el llamado Climate Leadership Index (CLI), una lista que era como el Miss Universo de las empresas verdes.

La lista va teniendo cada vez más importancia y ahora a las grandes multinacionales se les cae la baba cuando pueden decir que están en el CLI. No hay cóctel donde no muestren sus medallas.

Lo bueno del caso es que hay grandes multinacionales españolas en el CLI, como por ejemplo Iberdrola y Repsol. Estar allí es como ser miembro de la Academia de la Lengua, pero en este caso del Clima. Es importante porque así las empresas pueden demostrar su compromiso con el medio ambiente. ¿Y por qué tanta preocupación? Porque la sociedad ya no admite simplemente que una empresa fabrique algo y gane dinero. La sociedad quiere ver empresas limpias, o que investiguen productos más limpios, que cuiden el planeta, y que sean sostenibles.

Es un club elitista porque está un poco mediatizado por el volumen de las compañías. Pero de eso se trata: que los grandes se sientan presionados a invertir grandes sumas de dinero en eficiencia pues su impacto en la sociedad es aun mayor. Ya hay 2.500 organizaciones en 60 países y se pretende que su número siga creciendo.

Por eso el Carbon Disclosure Project creó un índice para estimular a las empresas a estar en los mejores puestos. Es el Carbon Disclosure Leadership Index o Climate leadership Index. Tiene un método de evaluación que se elabora con la consultora PriceWaterhose, y cada cierto tiempo publica su lista de “los chicos que se han portado bien”.

A su vez, si una empresa está en este índice, puede incluirlo en su Memoria de Sostenibilidad o de Responsabilidad Social, ese cuaderno que ahora se adjunta en las memorias y donde las empresas tratan de demostrar que buscan la eficiencia energética y, de paso, conservar el planeta Tierra. Y si gusta a accionistas, inversores, ONG y demás conseguirá que el valor de su acción suba y suba sin parar.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas