Saltar al contenido

« ver todos los blogs

No me disparen por no ser tan pesimista

13 febrero 2010 - 7:00 - Autor:

El lunes pasado daba varias razones por las cuales veía el vaso de la economía medio lleno, y el viernes comentaba que, si analizábamos los últimos datos de la Contabilidad Nacional, pudiera ser que la luz estuviera más cerca. Era una forma de amortiguar el descalabro que se estaba produciendo por los ataques a nuestra credibilidad financiera. Yo, desde luego, no pensaba contribuir a ese descalabro porque confío todavía en la solvencia financiera del Reino de España.

No fue una dosis de optimismo exagerado porque creo que el análisis consistía en decir: señores, este barco va mal, y se hunde, pero en lugar de hundirse  20 metros por segundo, lo hace a un metro. Ya es algo. Y desde luego, proyecté mi honda preocupación por las cifras del paro (nuestra drama nacional) y por la falta de rapidez de reflejos del gobierno. Pero eso no es para decir que somos unos morosos.

Creo que hay gente que piensa que ya me han comido el coco los socialistas pues mis palabras parecen el discurso de la ministra Salgado. Pues le debe de haber comido también el coco a los de Financial Times porque el miércoles pasado, ese diario recomendaba en un editorial al gobierno español que “no se diera prisa en inclinarse tan rápido ante los molinos de viento del déficit”. Vamos, que no se apurase en recortar el déficit pues eso no hacía falta para demostrar que España es un país serio. “La señora Salgado no debería pensar que sus planes a medio plazo, para ser creíbles, requieren acciones drásticas inmediatas. Puede acometer recortes sin sobrecargarse pues los mercados ven a España de forma confiada (credible)”.

O sea, si no entiendo mal, FT, la Biblia de los liberales británicos y de medio mundo, reconoce que somos un país serio, y sugiere al gobierno español que no se dé prisa en recortar nuestro déficit del 11,4% del PIB, pues eso podría constreñir nuestra salida de la crisis. ¿Qué medios empleó Salgado para convencer a los editorialistas de FT? ¿Qué quiere decir FT?

Más o menos entiendo que el FT le está diciendo: mire, su país como el nuestro, tenía una deuda baja y ahora está creciendo esa deuda. Por ahora no es para asustarse. Pero si quiere recortar su déficit elevado, hágalo enfrentándose al gasto de las comunidades autónomas (creo recordar que es de 114.000 millones de euros), y por favor “a ver si su gobierno tiene el estómago” de hacerlo (what matters is whether it has the stomach for an inevitable political fight).

Porque si va a cortar las inversiones por un sitio para no enfrentarse a las comunidades autónomas, entonces quien sufrirá será su economía, que ahora está en recesión. Por culpa de esa forma de pensar tardará más en salir.

Más o menos eso es lo que he entendido.

FT no se alarma de nuestro déficit. No se alarma de nuestra deuda. Se alarma de que tengamos un desempleo crónico y de que nuestro mercado de trabajo sea muy rígido. “Eso es un problema mayor que los altos déficits”.

O sea, que el FT ha sido menos alarmista que la prensa española, y que muchos analistas, los cuales en los últimos días dijeron “¡Veis como nuesto país no vale nada y vamos a entrar en bancarrota!”. Acuérdense de la que se montó en los mercados hace unos días, cuando se puso en duda nuestra solvencia porque nuestras cifras de déficit, de crecimiento, y de paro eran muy malas.

Para contrarrestar esa corriente pesimista que ya viene de los tiempos de Felipe II, traté de resaltar la visión realista pero más positiva. Yo intentaba decir: eh, que somos un país serio, que no vamos a quebrar. Nuestro problema es el paro y la indecisión del gobierno. No la falta de credibilidad.

Es que hay veces que nos echamos más piedras en el tejado de las necesarias.

Don’t shoot the pianist.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas