Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La televisión pública que quiero

19 marzo 2010 - 7:00 - Autor:

Cuando se anunció que TVE dejaba de emitir anuncios comerciales, me pareció una buena noticia. No me importa que se destine una parte de mis impuestos a sufragar una televisión pública porque creo que debe tener su hueco. Me preocupa un poco más que cada comunidad autónoma quiera tener su televisión porque eso significa multiplicar los gastos del estado por 17.

Pero no quiero dedicar este post a ese comentario.

Lo que creo que le falta ahora a TVE es emplear bien el tiempo que antes dedicaba a los spots comerciales. ¿Por qué no emplear ese tiempo en hacer anuncios de prevención médica? ¿Por qué no informar sobre cómo evitar accidentes caseros, especialmente en los niños, y en programas de horario infantil?

Creo que la televisión pública debería servir para servir. Es decir, que es el medio de comunicación más masivo e inmediato, más influyente y educativo que existe, y por esa razón echo de menos anuncios con una finalidad formativa, educativa, preventiva.… Prefiero eso a que me anuncien los próximos capítulos de Aguila Roja.

Por ahora, creo que se ha dado un gran paso. Recuerden que la televisión pública alemana o la británica, que gozan de un prestigio enorme, no se pagan con los impuestos, sino con una tasa sobre los televisores.

No me importaría pagar esa tasa en España, pues la pago por usar las autopistas. El año pasado, RTVE necesitó 1.200 millones de euros de presupuesto. La mitad los obtuvo por la publicidad, que este año ha desaparecido. Si son capaces de convencernos, creo que muchos no tendríamos inconveniente en pagar para sufragar esa diferencia. Es lo que cuesta tener una televisión pública.

Pero quiero que esa televisión pública tenga más presente la idea de servicio público.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas