Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Por qué Francia está mejor que nosotros?

22 marzo 2010 - 7:00 - Autor:

No me parece tarde comentar una entrevista realizada por el diario El País a la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde. Se publicó hace una semana, y trae muchas claves que nos permiten entender dos cosas: por qué la crisis económica no ha golpeado tan duramente a nuestros vecinos; y por qué nos ha golpeado a nosotros tan profundamente.

Al grano.

Cuando se desató la crisis a escala mundial, en septiembre de 2008 con la caída de la casa Lehman, los franceses se dieron cuenta de que no era una crisis americana sino mundial. Con toda rapidez, en cuestión de dias, los grupos políticos se reunieron y aprobaron un plan de choque económico.

Toda la operación que se puso en marcha para refinanciar la economía y salir en ayuda de los bancos franceses fue concebida, dirigida, consultada y votada por las dos Cámaras del Parlamento en una semana. Esto era algo que nunca había pasado en la República Francesa. Todos los participantes tomaron conciencia del problema y eso aceleró el proceso, todos los procesos. Así, el Plan de Reactivación Económica se proyectó en 2008, y en enero de 2009 ya estaba funcionando”, afirma Christine Lagarde.

En enero de 2009 se puso en marcha: consistió en dar mil euros por cada coche viejo achatarrado y la compra de uno nuevo. Además, el Estado aceleró la devolución del IVA a las empresas. Más aún: las empresas que en lugar de quedar paralizadas, realizasen inversiones, serían exoneradas de pagar la Tasa Profesional, una tasa que cobran los ayuntamientos a las empresas por el simple hecho de querer invertir. Bajaron los impuestos.

El resultado fue que el consumo nunca cayó. Nunca tuvo tasas negativas. Y eso se debió a que los franceses tenían confianza en ellos mismos, en sus ahorros y en su gobierno. No tenían miedo a la crisis. Y encima, se siguieron creando empresas hasta el punto de que las ferias empresariales bullían de proyectos y de ganas.

Y ahora, veamos el caso español: no existe nada relativo al IVA salvo una enmienda legal que nadie sabe cuándo se pondrá en marcha, y que significa que en lugar de adelantar ese pago al Estado, los empresarios pagarán ese impuesto cuando les abinen sus facturas. Llevamos dos años de crisis y todavía siguen adelantando el IVA por unas facturas que a lo mejor no cobrarán en un año.

Las ayudas a los coches se pusieron en marcha seis meses después de Francia. No ha habido pacto de fuerzas políticas todavía, nada decisivo, de modo que el país está esperando un gran anuncio, o un gran plan, que aquí no llega ni por tierra, ni por mar, ni por aire.

Como resultado de todo ello, el consumo de ha hundido. Al hundirse el consumo, las piezas de la economía caen como fichas de dominó: los empresarios cierran o despiden porque no venden, los obreros y trabajadores van al paro y no consumen; el estado destina más dinero a mantener ociosos a sus trabajadores y quiere subir los impuestos para sacar dinero… en fin.

Por esa razón, Francia ha aguantado la crisis y nosotros estamos en medio de la olla. Cociéndonos como langostinos.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas