Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La psicología deportiva de Rafa Nadal

23 marzo 2010 - 7:00 - Autor:

Tetracampeón de Roland Garros, oro en las Olimpíadas de Pekín, campeón de Wimbledon, primer español que gana el abierto de Australia, miembro de la selección de tenis de España, es uno de los mejores jugadores de tenis del mundo, pues destronó al número 1, Roger Federer, y sigue ocupando la lista de los grandes. ¿Qué se puede aprender de un hombre así?

Se puede aprender una cosa: que solo se llega hasta ese nivel con perseverancia, tesón, constancia y reflexión.

No soy muy aficionado al tenis, pero hace mucho tiempo, me sorprendió que, al final de un partido en el que había descolocado y batido a su contrincante, Rafael Nadal dijo a los micrófonos que no estaba contento consigo mismo y que tenía que mejorar mucho. En las mismas circunstancias, cualquier otro deportista diría la sarta de lugares comunes de siempre, pero Nadal se exigía aun más. Eso sucedió cuando todavía no había conquistado tantos premios.

Ahora me explico por qué Helena López-Casares se sintiera atraída por la imbatible voluntad de este deportista para escribir “Nadal, pasión y coraje” (Lid Editorial).

La autora es conferenciante, formadora y experta en comunicación. Licenciada en Ciencias de la Información, master en Comunicación, es colaboradora de las escuelas de negocios Esade y EUDE. Como formadora de líderes ha escogido la vida de Nadal porque allí se concentra la quintaesencia de muchas cualidades, de las que pueden aprender los directivos: trabajo en equipo, modestia, fuerza de voluntad, resistencia a la adversidad, coraje y equilibrio mental.

Apoyado por los innumerables torneos en los que Nadal ha triunfado o ha fracasado, el libro enseña la cara interna de este deportista de élite: “Su espíritu ganador le hace reaccionar y renacer”, afirma López-Casares, para explicar esa fuerza interna de Nadal para superar sus peores momentos.

Quizá esa es la verdadera victoria de los jugadores, la victoria interior. Cuenta la autora que en 1974, Tim Gallwey, uno de los pioneros de la psicología deportiva escribió el libro “El juego interior del tenis”, donde enseñaba las pautas para desbloquear a los jugadores y desarrollar su potencial al máximo.

Por ejemplo, cuando uno juega al tenis, tiene un diálogo consigo mismo. “Una gran parte de ese monólogo está basada en el miedo y en la duda sobre sus capacidades, lo que genera un entorno poco propicio para el buen desempeño del jugador”, afirma López-Casares.

Gallwey denominó a la voz crítica “el yo número uno”. Era una voz crítica y autoritaria. Y a la parte encargada de golpear la pelota la llamó “yo número dos”. Gallwey constató que si el peso del yo número uno disminuía, los chicos a los que él entrenaba jugaban mejor. “El excesivo protagonismo del yo número uno anula el talento del número dos, ya que merma su confianza y su autoestima”, dice la autora.

¿Y no pasa lo mismo a los líderes que cada día deben enfrentarse al partido de los negocios? Todos hablamos con nuestro yo, y seguramente, nos debatimos en un mar poblado de miedos e inseguridades, pero también de instinto y de talento.

De este libro se puede aprender a imitar a alguien que ha sabido llegar muy alto manteniendo el equilibrio interior. Una excelente guía para managers, sobre todo en tiempos turbulentos y desequilibrados, donde es tan difícil mantenerse en pie.

Título: Nadal, pasión y coraje

Editorial: Lid

Precio: 19,90 euros

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas