Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Nueva ortografía: el mánayer bebe wiski

10 enero 2011 - 7:00 - Autor:

Uno de los regalos de Navidad que recibí fue la nueva “Ortografía de la lengua española” que han elaborado las academias de las lenguas de España y América.

Muchos piensan que es como un diccionario. No lo es. Es como un libro de texto, un libro de reglas que abarca casi 750 páginas.

No me lo he leído entero pero, por lo menos, he podido detenerme en algunas cosas que pueden ser útiles a los que manejan cifras, términos económicos y geográficos. Por ejemplo:

Los números. Cuando hay que escribir un número con más de tres cifras, no se debería usar el punto ni la coma, sino espacios separadores. Por ejemplo: 3 675 825. En el caso de los decimales, se debe usar la coma o el punto 3,56 o 3.56. Si el número es largo y tiene decimales, entonces el punto o la coma sólo se usan en los decimales: 3 675 825,67 (consultar la pág. 664).

Los números de teléfono se deben agrupar de tres en tres (si son móviles), o con separadores, si son más largos. Por ejemplo: 628 056 213. O bien. 00 502 2 663 85 94. Se hace de esta forma porque se ha descubierto que el ser humano tiene dificultades en leer números agrupados (pág 665).

En el caso de los que manejen documentos que citan lugares geográficos, se han aclarado ciertas cosas:

Algunas ciudades se escriben como siempre se han escrito: Pekín, por ejemplo. Es decir, la tendencia de la última década de escribir Beijing (como hacen algunos anglosajones) queda descartada.

En cambio, no deberíamos escribir con k o kh lo que debería hacerse con j.  Dicen las academias “cuando el grupo kh represente el fonema velar fricativo sordo ‘j’, debe escribirse j en español: Batjín (y no Bakhtin), Jartum (y no Khartum), sij, (y no sikh).”

Otra cosa: Gengis Kan debe ser Gengis Jan. La “jota” se adapta mejor a la pronunciación original. Entiendo que esto ha sucedido porque en los países anglosajones y en Francia se usa la kh como j, y en España se había imitado esa grafía. (págs 622 y 648)

En el caso de manager, las academias proponen lo siguiente: se puede escribir como en el original, pero adaptándolo a nuestro sistema gráfico-fonológico. Entonces, escribiríamos mánager, y lo pronunciaríamos como tal. O bien, escribimos mánayer, con lo cual se pronuncia más parecido al inglés, aunque su escritura sea un poco chocante. (página 617).

Los extranjerismos crudos deben escribirse en cursiva: establishment, flash, show… Supongo que eso afecta a todo el lenguaje económico tan habitual en la prensa especializada, desde cash flow a steering comittee. De todos modos, las academias insisten en usar las palabras españolas o, si existe la adaptación española, es mejor usarla así: espagueti por spagghetti; y estándar por standard.

¿Y qué hacemos con whisky? Algunos medios ya habían sustituido esa palabra por güisqui, pero no acababa de calar. Pues bien, las academias han aceptado que se escriba wiski, porque su grafía y su pronunciación se acercan más a la original (pág. 614)

Para los que tengan dudas, lo mejor es dirigirse al capítulo sexto (La ortografía de las expresiones procedentes de otras lenguas). Página 595.

En veinte años España no será superpotencia

7 enero 2011 - 7:00 - Autor:

La revista alemana Der Spiegel publica en el número de esta semana unos cuadros económicos preocupantes. Es a propósito del reportaje de portada titulado. “El mundo de China: ¿qué quiere la nueva superpotencia?”.

Es la lista de los quince países más poderosos del mundo tomando en cuenta su Producto Interior Bruto. El PIB se mide internacionalmente el dólares.

Según esteos cuadros, en el 2000, EEUU era el país con el PIB más elevado con casi 10 billones de dólares (éstos sí son con ‘b’).

Le seguían Japón, Alemania, Gran Bretaña… España estaba en el puesto número 11 con 582.ooo millones de dólares. Era una superpotencia, si se tiene en cuenta que estaba ya en la lista de los quince principales.

Este año, las cosas han cambiado: EEUU sigue estando en primer lugar con un PIB de 14,6 billones de dólares. Le siguen ya China, con 5,7 billones, Japón, Alemania… España ha pasado al puesto 12, a pesar de su 1,3 billones de dólares. Sigue siendo una superpotencia.

¿Y qué pasará en el año 2030?

Pues que la primera potencia en función del PIB será China, con 31,731 billones de dólares. Le seguirá EEUU 22,9 billones. En la lista habrá novedades: India 7,9 billones; Brasil, 5,8 billones; Japón, 5,8 billones; y Rusia con 4,7 billones.

¿Y España? No estará en la lista de los 15 más poderosos. Estarán Turquía e Indonesia, pero España ya no será una superpotencia. Quizá una de tamaño medio.

Una de las tendencias más claras de este reportaje es que la demografía tiene una relación directa con el cambio en en la lista del PIB: China, Indonesia, Brasil, Turquía…

Por su escasa demografía, España irá perdiendo puestos, a pesar de que aumente la productividad.

España forma parte de la OCDE, la organización de países más ricos del mundo. Pero todo lo que se ha logrado en los últimos años, puede desvanecerse. O España pone las bases de su crecimiento para los próximos veinte años, o saldrá de la lista de los más fuertes y no podrá decidir entre los fuertes.

Carta internacional a los Reyes Magos

5 enero 2011 - 8:00 - Autor:

Estos son mis diez deseos económicos internacionales que transmitiría por carta a los Reyes Magos.

  1. Que funcione en Cuba la ley que permite a los ciudadanos montar y abrir empresas. Que el régimen se dé cuenta de que la economía de mercado, con sus virtudes y defectos, es mejor que no tener economía.
  2. Que Chávez siga el ejemplo de Cuba y en lugar de nacionalizar, ayude a los agricultores, a los empresarios a sacar al país de la miseria económica.
  3. Que Bernard Madoff sea juzgado por fin y pague por haber esfumado 50.000 millones de dólares.
  4. Que le den el Premio Nobel de economía a alguien que haya estudiado a fondo el impacto de internet en la bajada de los precios y en la rapidez de las transacciones mundiales.
  5. Que salgan tabletas electrónicas de 7 pulgadas que valgan menos de 200 euros.
  6. Que la inflación en Alemania no suba porque inmediatamente el Banco Central Europeo nos subirá el tipo de interés y el euríbor le seguirá.
  7. Que el precio del barril de crudo se mantenga por debajo de los 75 dólares.
  8. Que aumente la publicidad en medios digitales.
  9. Que la UE no tenga que salir en rescate de ningún país con problemas financieros.
  10. Que China revalúe el yuan.

Un libro titulado “¡Indígnese!” arrasa en Francia

4 enero 2011 - 10:21 - Autor:

Los libreros no se lo creen. En octubre, se puso a la venta un librito titulado “¡Indígnese!” (Indignez-vous), y parece que ha calado hondo: 450.000 ejemplares vendidos en esos meses.

“Es la locura”, decúa un libretro al diario Le Monde. “El 24 de diciembre algunos clientes entraron y compraron cinco o diez para repartirlos; yo pensaba que se iba a calmar después de Navidad, pero no; luego he vendido más de 400″, dice este hombre que regenta una librería en Montpelier (París).

No solo es un éxito de ventas, sino que está muy por delante de autores archifamosos y superventas como Michel Houllebeq, que acaba de sacar “La carte et le territoire” (El mapa y el territorio) de la editorial Flammarion.

El libro que arrasa en Francia en realidad es casi un panfleto. Tiene 32 páginas, cuesta 3 euros, y está escrito por Stéphane Hessel (la editorial Indígène).

Fundada por una ex corresponsal de Le Monde y un militante de la izquierda francesa, la editorial Indigene tiene la meta de despertar las conciencias y favorecer el diálogo. Lo segundo no se sabe si lo ha logrado pero lo primero sí: ha despertado una oleada de interés en Francia.

Gracias a la colección titulada “Los que marchan contra el viento” (creada en 2009) los textos militantes para revolucionar las conciencias han encontrado su sitio. El séptimo título de la colección, según informa Le Monde, era “Indígnese”. Tuvo una salida de 8.000 ejemplares que se quedaron cortos. “Ya estamos en 650.000 ejemplares”, dice al periódico su ex corresponsal y editora, Sylvie Crossman. Ya le han pedido los derechos en Inglaterra, EEUU, Polonia y Grecia.

El texto se lee en quince minutos y se resumen en lo siguiente: en este mundo hay muchas cosas insoportables. Hessel lo único que hace es levantar el puño en indignarse por escrito contra todo lo que no funciona, no encaja, o es injusto: “la sociedad de los sin papeles, las expulsiones de inmigrantes, la sospecha de que todo einmigrante es un delincuente, las pensiones bajas, la sumisión de los medios de comunicación, la diferencia entre pobres y ricos…

Como explica Le Monde, el programa del librito se basa en las medidas adoptadas por La Resistencia francesa durante la invasión alemana, una de las cuales era “la instauración de una verdadera democracia económica y social”. A ello se añade la Declaración de los Derechos del Hombre de la ONU, en la cual participó el propio autor en 1948 cuando era jefe de gabinete de un secretario general adjunto de la ONU.

Lo que el libro no promueve es la indiferencia. Hay que indignarse, levantarse, enfadarse contra lo que creemos que no funciona o es injusto.

El autor, nacido en Alemania en 1917, se trasladó a Francia en 1924 y se le define como “la encarnación perfecta del hombre europeo”. Apoyó a De Gaulle, fue encarcelado en el campo de concentración de Dora y luego en Buchenwald, “admira a los héroes y simpatiza con las víctimas“, dice Le Monde.

El cierre del canal CNN+ me recuerda la película “Los lunes al sol”

3 enero 2011 - 9:00 - Autor:

A finales de 2010, estuvimos viendo en directo los últimos días del canal de televisión CNN+. Aclaremos algo: la mayoría de este país no sabía que se trataba de un canal de noticias y reportajes, de entrevistas y análisis, de periodismo 24 horas. CNN+ sólo tenía el 0,5% de la audiencia. Y de esos miles de televidentes, muchos éramos periodistas.

Que haya cerrado un canal de noticias y de periodismo no significa que el periodismo y el análisis no interese en este país. Significa que ese modelo no interesa.

Cuando en 1999 abrió en España CNN+ (50% Prisa, 50% CNN) se pensaba que el modelo de Ted Turner basado en dar noticias 24 horas iba a triunfar. El canal norteamericano CNN se había convertido en la televisión del planeta Tierra cuando cubrió la Primera Guerra del Golfo y mantuvo allí a un corresponsal bajito y con mala leche llamado Peter Arnet. Este hombre estuvo transmitiendo el bombardeo de Bagdad sin dejar que Alfonso Rojo (de El Mundo) usase su antena para transmitir. El resto de los periodistas había huido.

CNN se hizo famosa en esa guerra y todo el mundo quería imitarla.

Pero el modelo de CNN en España no ha triunfado. Quizá este país concibe la tele como una diversión. O en este país no hay masa crítica para que sobreviva ese invento de noticias 24 horas.

Desconozco las pérdidas de CNN+. Pero temo que perdía mucho dinero porque un canal de TV es algo muy caro.

Lo que me ha sorprendido de los periodistas de CNN+ es que hayan televisado su propio epitafio con una exagerada dosis derrotista de poesía y hiel. En el día de cierre, muchos de ellos aparecieron al lado del locutor, el cual creo que dijo algo así como  “lo cierto es que una decisión empresarial que no entiende ni de sueños ni de ilusiones, sino de cifras puras y duras, pone fin a nuestra andadura”. Antes de decir eso, habló de que “probablemente todos pagamos los errores de otros”.

¿Que un empresario no entiende de sueños? Temo que muchos periodistas de CNN se saltaron las clases de economía en la Facultad de periodismo. Olvidaron algo que se llama “cuenta de resultados”. Consiste en lo siguiente: si tienes una empresa y los gastos superan a los ingresos, echan a la plantilla, echan al director o echan a todos y se cierra en chiringo. Son cifras “puras y duras”, pero elocuentes. Yo lo he vivido varias veces.

¿Es que los empresarios ponen el dinero para ver cómo se divierten los periodistas con sus cámaras y sus ordenadores? No. Lo hacen para ganar dinero.

En algunos países, a la vista de que el modelo de “prensa como negocio” tiene muchos vicios, se están creando fundaciones que apadrinan  a periodistas investigadores. Uno de esos ejemplos es Propublica. Otro podría ser WikiLeaks. Ambas tienen un dominio ‘org’, como Wikipedia.

Pero quitando esos ejemplos, en España el modelo imperante es el de “si las cuentas me salen, podrás cobrar a fin de mes, chaval”. Incluso los modelos idealistas como Propublica funcionan mientras haya un millonario soñador que pone la pasta. WikiLeaks estuvo a punto de cerrar hace un año. Y Wikipedia, aunque no es un medio, se pasa el año pidiendo donaciones. O sea, si no hay dinero, el chiringuito de “sueños e ilusiones” se cierra.

Si yo hubiera estado en CNN+ no habría perdido el tiempo haciendo videos de “oh, qué lástima, nos cierran”, sino que habría mostrado los currículos, los nombres, los correos electrónicos, teléfonos de contacto, los perfiles en LinkedIn de esos profesionales, y habría colgado en YouTube una presentación de cada uno de medio minuto. Porque seguro que hay cadenas o incluso portales (ahora las noticias son cada vez más audiovisuales) que podrían estar interesadas en esos profesionales que saben hacer periodismo audivisual. Y desde luego, muy bien.

De eso podemos dar prueba el resto de los periodistas que teníamos conectado en las redacciones y en nuestras casas este canal de televisión que muchas veces nos daba la noticia en directo antes que nadie, y nos permitía reaccionar a tiempo.

Mi consejo que si cierran tu canal, tu medio o tu periódico, tu empresa, no llores: sonríe y sal con tu mejor cara a buscar empleo.

Siempre que veo dramas parecidos, se me vienen a la cabeza dos películas. Una es ‘Los lunes al sol’, en la cual un parado (Bardem) se pasa el día en un bar despotricando contra ‘el sistema’, el capitalismo, o lo que sea; y la otra es ‘En busca de la felicidad’, en la cual el parado (Will Smith) se queda sin casa, sin mujer (le echa de casa), sin trabajo y con un montón de deudas. Además, tiene que llevarse a su hijo a cuestas, duerme en un albergue de pobres o en el Metro de Nueva York pero mientras tanto estudia un curso de finanzas para salir de su pobreza. Hoy día, este parado es dueño de una empresa de asesoría de inversión y tiene mucho dinero. Se llama Chris Gardner.

Uno de los mejores momentos de esta película, es cuando el protagonista recuerda que cuando era pequeño, su madre le decía. “Hijo mío, la caballería no va a venir a salvarte”.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas