Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Urgente: se busca solucionador de problemas

29 septiembre 2011 - 19:15 - Autor:

¿Abatimiento? ¿Pesimismo económico? ¿Amargura universal? En cada esquina solo se escuchan lamentos y quejas. Los problemas nos asaltan, el paro nos amenaza y el futuro está pintado de negro, ¿no? Por eso, más que nunca se busca urgentemente un solucionador de problemas

Requisitos:

-Mantenerse optimista ante una economía en ruinas.

-Ser capaz de transmitir ese optimismo a los demás.

-Aportar ideas prácticas sobre cómo salir de la crisis.

-Levantar el ánimo a un equipo formado por 46 millones de personas.

-Ver el vaso medio lleno.

-Edad: de 16 a 65 años, es decir, cualquier persona de la población activa y en edad de trabajar.

Persistir a pesar de que nada sale bien.

-Pensar que la vida sería muy aburrida si no hubiera problemas que solucionar.

-Creer que mientras más difíciles son los problemas, más se aprende encontrando soluciones imaginativas (y arriesgadas).

Abstenerse:

-Los que se pasan el día quejándose

-Los que siempre pones excusas para no entusiasmarse.

-Los que suelen decir: ‘No vale la pena’, ‘No funcionará’, o ‘Total, para qué…’.

-Los que sólo ven el lado oscuro de la fuerza.

-Los que en vez de solucionar problemas, dan problemas.

-Los que piensan que hay que ser muy tonto para creer que esto tiene solución.

(Mi Twitter para los pesimistas:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas