Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Se creará empleo facilitando despidos?

13 febrero 2012 - 9:38 - Autor:

Es la paradoja de nuestro tiempo: para contratar, los empresarios necesitan despedir fácilmente.

¿Es la forma de crear empleo?

Pongámonos en la piel de un empresario. Uno pequeño, como lo son el 95% de los empresarios de este país. Un comercio de 5 empleados.  Imaginemos que tienen una antigüedad de 15 años. Si los ingresos de la pyme se reducen en un 30% y no hay visos de que remonten, ese empresario tendrá que despedir a dos personas.

Despedir por la vía rápida a dos personas con 15 años de antigüedad supone pagar 45 días por año trabajado.

¿Creen que ese empresario, cuando mejoren las cosas, va a firmar un contrato fijo con los empleados nuevos para estar en la misma situación en la próxima crisis?

No.

Ahora, la reforma laboral le permite hacer contratos y echar gente, pagando 20 días por año trabajado. Con un límite de 12 meses. ¿Creen ustedes que las pymes de este país se van a poner a contratar como locas?

No.

Porque falta una cosa muy esencial que esta reforma no puede ofrecer: ilusión.

En la década pasada, hasta que llegó la crisis, las empresas contrataban sin importarles si la indemnización era de 20, 33 o 45 días. Les importaba un bledo. Había negocio en todas partes. Había ilusión. Había dinero. Había consumo.

Ahora no hay nada de eso.

Según el último informe del Servicio de Estudios de BBVA, presentado por Rafael Domenech, economista jefe del banco, este año el consumo se va a contraer un 2%. Es un palo. Significa que vamos a gastar menos que el año pasado. Que no vamos a ir de tiendas. Que vivimos desilusionados.

De modo que el señor de la pyme de 5 personas, que ahora son tres, puede esperar en la puerta, porque no van a entrar clientes ni con las rebajas.

“En enero se han dado de baja más autónomos  que en todo 2011”, me comentaba Sebastián Reyna, secretario general de UPTA, una de las dos grandes asociaciones de autónomos. “Eran pequeños comercios: no han esperado ni a las rebajas”.

Las pymes y autónomos que cerraron en los primeros meses de la crisis (2008) eran del sector de la construcción. Una parte de la economía. Ahora son comercios. Es la inmensa mayoría de la economía. La gente del barrio. Nuestro libreros, cristaleros, camareros, carniceros, pescateros, drogueros… Son las grandes canteras del empleo. No hay consumo, no hay empleo.

El consumo no se reactiva por un decreto que imponga la reforma laboral. Es una cuestión de confianza e ilusión. Ir de tiendas es un acto de transfiguración. Cuando mi hija está depre le digo, ‘vamos de tiendas’, y le cambia el estado de ánimo. Nos sentimos optimistas.

Pero ahora no consumimos porque no tenemos dinero (estamos en paro), o porque, aunque lo tuviéramos,  albergamos miedo al futuro cercano. A lo mejor nos quedamos en paro, como el vecino.

¿Puede el gobierno inyectarnos ese chute de consumo?

Creo que una vía es el gasto público. Ya sé que muchos están afilando sus navajas al oír esto. Pero hay dos circunstancias positivas (algunas las contamos la semana pasada): el coste de la deuda ha bajado. Y además, España es uno de los países con la deuda pública más baja de la UE. No pasa del 70% del PIB.

Creo que el Gobierno podría jugar un poco a ser el motor de la economía. Emitiendo deuda y metiendo ese dinero en el sistema económico.

¿Se crearan empleos así? Se puede evitar la destrucción de más empleo, por lo menos.

Otra vía sería la rebaja de los impuestos. Liberar parte de la masa monetaria para que los españoles volvieran a consumir. Esto puede suponer una trampa para el Estado, pues si la gente no consume, al final el Estado recaudará menos y el problema será mayor. Lo sé.

Por eso, creo que para crear empleo en masa, necesitaríamos ilusión por el consumo. Y eso, no se crea con un decreto ley. No sé muy bien cómo se insufla eso en millones de familias. Es, como el fútbol, un estado de ánimo.

Si dentro de un año, no hay ilusión y no hay empleo, esto ya no va a ser un polvorín: va a ser Fukushima.

 

(Mi Twitter para los que saben dónde está la ilusión:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas