Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los 20 meses cruciales en que el PSOE tiene que demostrar que empeoramos

7 febrero 2014 - 11:09 - Autor:

Tras ganar la alcaldía de Madrid en 2003, Alberto Ruiz-Gallardón inició una serie de obras públicas que hicieron que Madrid pareciese Sarajevo en la guerra de los Balcanes.

Decenas de grúas, acumulación de maquinaria pesada, agujeros inmensos, excavadoras, camiones, vallas, depósitos de materiales… El PSOE denunció el inmenso “caos circulatorio” y todo el mundo asintió. Los madrileños despotricaban contra el alcalde con rabia. No le iban a votar más nunca.

Poco antes de las elecciones municipales de 2007, aquellas obras estuvieron terminadas en su mayor parte. Costaron un dineral, pero el alcalde volvió a ganar las elecciones. Mayoría absoluta.

Demos un salto.

Cuando el PP ganó las elecciones generales en 2011 hizo lo mismo.  Recortes en Sanidad, en infraestructuras, subida de los impuestos y reforma laboral…  Los españoles estaban tan cabreados como cuando el alcalde de Madrid acometió sus obras.

El PSOE hizo lo mismo: denunciar los recortes, los despidos y el impacto brutal en las familias. En algunos meses, las encuestas le han puesto por encima de los populares. Según la última encuesta del CIS de esta semana, el PP está por encima del PSOE solo en cinco puntos. En 2011 eran casi 20 puntos.

¿Cuál va a ser el escenario de los próximos 20 meses?

Ya hay leves signos de que la economía de empieza a recuperar: crece el PIB, baja el paro, aunque lentamente, aumentan las exportaciones, se sanean los bancos, ha vuelto la confianza internacional en nuestro crédito…

Pero la recuperación del empleo es el último eslabón que se mueve en la cadena económica. Hasta el PP reconoce que será difícil bajar del 20% de desempleo en 2015. Según la encuesta del CIS, los españoles ven su futuro aún muy negro.

Además, de aquí a finales de 2015 pueden surgir muchos ‘cisnes negros’ (acontecimientos inesperados) contra el PP.

-Un nuevo descubrimiento en el caso Gürtel.

-Papeles comprometedores de Luis Bárcenas contra el PP.

-Revelaciones del caso Blesa con privilegios del PP.

-Referéndum independentista en Cataluña.

-Impacto en España de la crisis de los países emergentes (Argentina, Venezuela, Brasil).

-Apoyo a los partidos nuevos que disputan el electorado del PP como Vox.

-Lentitud en salir de la crisis que beneficiará a IU y UPyD.

-Un nuevo líder del PSOE que sustituya a Rubalcaba, y que se gane el afecto de los electores.

-Ralentización económica mundial.

Al PSOE le quedan 20 meses para demostrar que el país estará peor que cuando el PP llegó al poder en 2011. Pero le va a ser difícil.

Los socialistas se han dado cuenta de que la economía está mejorando, y por eso su discurso ha pasado de “esto es un desastre” a “la economía tiene que crecer más”. Aún más, se entiende. Para finales de 2015, no les quedarán muchos argumentos salvo aferrarse al índice de desempleo que seguirá siendo alto.

¿Y qué prepara el PP para ese año electoral? Bajadas de impuestos, devolución de la paga extra de 2012 a los funcionarios, más inversión pública, hablar de la recuperación día y noche…

Si el PSOE no logra sus objetivos en 2015, solo le queda la posibilidad de que el PP no obtenga una mayoría contundente. Eso permitirá al PSOE aliarse con otras fuerzas que están ahora subiendo a un ritmo notable.  Si no es así, en las elecciones de 2019 lo tendrá aún más difícil porque gran parte de los fantasmas económicos de hoy habrán desaparecido. Previsiblemente, claro.

Por eso, está ante sus 20 meses más cruciales.

 

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas