Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cuando los hombres se fueron a la construcción y las mujeres a la universidad

26 julio 2014 - 6:00 - Autor:

Durante los años de las vacas gordas, muchos jóvenes varones abandonaron los estudios y se metieron a trabajar. Ganaban más dinero en la construcción que con un título de FP o universitario.

Mientras tanto, las mujeres siguieron su camino: la universidad o cualquier estudio como idiomas.

¿Qué ha pasado desde 2007?

Pues que los hombres poco a poco se fueron al paro, y las mujeres fueron encontrando colocación.

Eso se ve por la tasa de actividad. Este índice quiere representar cuántas personas de cada cien tienen empleo o lo están buscando activamente.

Desde 2007 hasta 2014, los varones entre 16 y 19 años pasaron de una tasa de actividad del 32 % al 17%. Casi la mitad. De los 20 a los 24 años, la tasa de actividad cayó del 71% al 60%. Y de los 25 a los 29 años, del 90% al 88%.

En el mismo periodo, desde 2007, también cayó la tasa de actividad femenina de 16 a 19 años, así como de 20 a 24. Pero mucho menos que los hombres: del 22% al 14%; y del 60% al 55%.

Lo llamativo es que la tasa de actividad de las mujeres entre 25 a los 29 años (años en que se ha terminado la universidad), la tasa de actividad femenina ha subido: del 81% al 84%. Eso significa que se acercan a la de los varones. Es decir, de cada 100 mujeres, hay 84 que tienen empleo o lo están buscando (y compitiendo con los hombres).

En pocas palabras, a pesar de la crisis, las mujeres han aumentado su tasa de actividad.

¿A qué se ha debido? “Las mujeres están mucho mejor preparadas”, afirmaba Luis Garrido Marina, catedrático de Sociología de la Uned en una entrevista a La Nueva España publicada el 6 de julio pasado. Es decir, se ha perdido empleo descualificado, que era principalmente masculino, y se ha ganado empleo cualificado, sobre todo femenino.

“Los varones dejaron de estudiar porque lograban más rendimiento trabajando, en general, y en la construcción, en particular”, decía Garrido Marina. “Ahora, los que no estudiaron, no solo no ganan, sino que no ganan nada”.

Y resumía: “Las mujeres se han incorporado en gran medida al trabajo y con niveles de estudios mucho más altos que los de los hombres”.

La presencia de las mujeres en las universidades es cada vez mayor, y en algunas carreras, es apabullante. Además, a la hora de preparar oposiciones, las mujeres son más constantes y pacientes, como afirmaba Martín Hernández Palacios, director de la escuela de negocios Aliter. Los hombres tiran la toalla antes.

El siglo XXI podrá ser muchas cosas, pero desde luego, será un siglo femenino.

Las cifras de las tasas de actividad se pueden consultar aquí en el INE.

(Foto cortesía de freedigitalphotos.net)

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas