Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Compare y elija: Venezuela, con la gasolina más barata, o Noruega, con la más cara

17 noviembre 2014 - 9:44 - Autor:

Venezuela es el país con más reservas de petróleo del mundo (298.000 millones de barriles) y uno de los mayores productores de crudo del planeta. Según BP Statistical Review, Venezuela producía 2,6 millones de barriles al día en 2013.

Noruega también tiene petróleo. Extrae 1,6 millones de barriles al día, el famoso barril Brent del Mar del Norte.

Son dos países ricos En petróleo, la materia prima más importante de nuestra era.

Sin embargo, cada país está en el extremo opuesto en cuanto a precios. Venezuela tiene la gasolina más barata del mundo: 0,015 dólares por cada litro. Es decir, se puede llenar un tanque de 60 litros por algo menos de 1 dólar, o sea, 0,7 euros.

En cambio Noruega tiene la gasolina más cara del mundo: 2,23 dólares por litro (1,78 euros).

La diferencia entre ambos se debe a que Noruega, a pesar de tener mucho petróleo, grava cada litro de gasolina con una marea de impuestos. ¿Qué logra con eso? Mantener el estado de Bienestar, uno de los más altos del mundo.

Noruega suele estar en los primeros puestos en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU. También en PIB per capita y hasta en las pruebas PISA de educación.

En resumidas cuentas, el estado noruego lo hace para repartir la riqueza, progresar y para que sus súbditos no gasten tanto petróleo. Es uno de los países con mayor penetración del coche eléctrico.

El estado noruego invirte o gasta los impuestos del petróleo en un extenso sistema del Bienestar: educación gratuita, sanidad (el sistema es público y privado) y beneficios sociales. Además, ese estado se esfuerza en disminuir las diferencias sociales, compensando a los que menos tienen.

En cambio, el sistema venezolano tiene otra forma de distribuir la riqueza. El estado mete mano directamente en la petrolera PDVSA, la cual utiliza para financiar su política: casas regaladas, nuevos ministerios (ya van por 31), más funcionarios, los gastos del  Partido y hasta regala la gasolina al pueblo o a otros países.

No ha subido el precio de la gasolina en más de dos décadas (por temor a levantamientos)  y apenas la grava con impuestos. El resultado es que cada año desde que el chavismo llegó al poder, el país ha ido dependiendo más del petróleo, sin ser capaz de promover otros sectores. Ha sido una máquina de gastar dinero.

Ese precio tan bajo ha creado una marea de especuladores que transfieren la gasolina a coches preparados con tanques ocultos, y la pasan a Colombia, donde la venden muchas veces más cara.

Lo peor es que en Venezuela, esta política de bienestar basada en subvencionar la gasolina, no ha logrado disminuir las diferencias entre los ricos y los pobres. Es un país plagado de chabolas.

En ambos paises el PIB por persona era similar a principios de los años 70. Hoy, en Noruega, el PIB per capita, que mide la riqueza teórica por persona, es de 55.000 dólares. En Venezuela se ha estancado en 13.000 dólares, con la diferencia de que los más pobres tienen una renta desproporcionadamente baja.

Y ahora comparen y elijan: ¿en qué país les gustaría vivir? ¿En el que tiene la gasolina más cara o la más barata?

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas