Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Por favor, no lea esto: “En la Guerra Civil teníamos más hijos que ahora”

20 noviembre 2014 - 8:24 - Autor:

La polución del planeta, el efecto invernadero, el acceso al agua, los desechos, el consumo de energía, el fin del petróleo, el abismo tecnológico… Si muy bien. Hay que ocuparse de eso.

Pero hay algo que es mucho más preocupante y que usted no va a querer leer porque le molesta. Sí, le molesta. No le gusta que le recuerden que tiene pocos hijos y que por su culpa las siguientes generaciones van a sufrir bla, bla, bla…

La baja natalidad.

Por casualidad, conocí a una persona de la que he hablado mucho en este blog. Se llama ALeandro Macarrón. Hace tiempo escribió un articulo y preparó una presentacion en Power Point con un nombre telúrico: ‘El suicidio demográfico de España’.

Nos austó tanto que poco después se convirtió en libro.

En días pasados coincidí con él en un programa de televisión realizado en streaming por Javier Esparza. Y Macarrón repitió esa frase que nos sobrecogió: “En la Guerra Civil teníamos más hijos que ahora”. (A partir del minuto 13).

 

Un momento. ¿Y por qué no tenemos hijos? ¿Hay algo peor que una Guerra Civil? ¿La actual crisis es peor que aquella guerra asoladora? No lo creo. ¿Entonces?

Pues porque, según él, somos una sociedad satisfecha y a la que le gusta pasarlo bien.

Estas fueron algunas de las frases que pillé al vuelo.

-La demografía se ha convertido en una tormenta perfecta.

-El año que viene morirá más gente de la que nace en España.

-Los marroquíes tienen más hijos que los españoles autóctonos.

Para colmo, justo ese día se publicó una información deprimente: España es el país del mundo con menos población joven. Está por debajo de Alemania y de Japón.  Es un informe de Naciones Unidas. Pero mejor no lo leemos.

Así seremos más felices, ¿no?

//

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas