Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Alucino: una diputada de CiU ataca a Freixenet porque no le gusta su anuncio

26 noviembre 2014 - 22:51 - Autor:

Estoy alucinando.

Una diputada de CiU llamada Elena Ribera ha dicho en Twitter (@elenaribera) que los catalanes independentistas no deberían ser clientes de Freixenet. La razón: no le ha gustado el spot de Navidad en el que sale David Bisbal y María Valverde, chocando las copas de cava, para celebrar los 100 años de la compañía. Porque al final dicen: “Por los próximos cien años juntos”.

¿Juntos? ¿Juntos con el resto de España?

 

Eso es lo que parece que ha interpretado la diputada. Y ha dicho en Twitter. “Freixenet buscant no perdre quota de mercat brinda per 100 anys junts. Acaba de perdre dos milions de consumidors catalans…potencials”.

 

No me importa si Elena Ribera es soberanista, independentista o lo que sea. En este país hay libertad de expresión.

Pero no entiendo que una representante del pueblo que está en el Parlamento catalán ponga en peligro el pan de los trabajadores de Freixenet. Decir que dos millones de personas van a dar la espalda a los productos de Freixenet (los dos millones de independentistas, se supone), es un acto desalmado. Es amenazar los ingresos de miles de familias trabajadoras.

Y no solo de los trabajadores de Freixenet. Es toda la cadena de suministro en Cataluña, justamente los ciudadanos que representa Ribera. Los repartidores, los reponedores en los supermercados, los proveedores de Freixenet: miles de autónomos y de pymes en Cataluña.

Porque esas declaraciones no afectan a Freixenet fuera de Cataluña, sino dentro de Cataluña. Peor aún. No van a arruinar al presidente de Freixenet. Una hipotética caída de las ventas no afectaría al presidente ni a su salario. Afectaría a los trabajadores en Cataluña. A la gente más débil.

El tuit de Elena Ribera ha levantado una oleada tan potente de críticas, que la mujer ha reaccionado como suelen reaccionar los que meten la pata y no lo quieren reconocer: No si yo no dije eso.

“En cap moment he tingut intenció de demanar el boicot a ningú. Si he donat peu a aquesta interpretació ho retiro i demano disculpes”.

Perdona, pero sí lo has dicho. Aquí no hay sutilezas. Lee el tuit: dice que por hacer ese anuncio, Freixenet ya ha perdido “2 millones de consumidores catalanes”. Eso lo que tú deseas, ¿no? Y no eres una militante de un grupo autónomo independentista de un barrio de Pals. Eres nada menos que una diputada del partido que gobierna Cataluña. CiU.

¿Se atreverá a decir lo mismo de Seat o de Casa Tarradellas cuando no le gusten los anuncios de navidad? ¿Se lo dirá en la cara a los miles de trabajadores de esas empresas?

Esto pasa porque la comedura de coco de CiU a sus propios militantes ha llegado al nivel de convertirlos en comisarios políticos, guardianes de la moral soberanista y policías del pensamiento.

Repito: comisarios políticos sin alma.

 

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas