Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Por qué el BCE inyecta tanto dinero?

23 enero 2015 - 8:18 - Autor:

Los caminos de Dios son inescrutables, pero los mecanismos del BCE son explicables.

La noticia de que el Banco Central Europeo va a inyectar 60.000 millones de euros al mes (1,1 billones hasta septiembre de 2016) ha clavado en el salón de su casa a muchos europeos que se han estremecido con la cifra ¿Por qué hace eso?

Porque las principales economías europeas están débiles. No crecen o crecen muy poco. En 2015 se espera que Alemania solo crezca un 1,3%, Francia, un 0,9%, e Italia un 0,4%. El conjunto de la zona euro, crecerá  un 1,2% en 2015, según el FMI. (Gran Bretaña no está en el euro). España es una excepción porque puede crecer mas de un 2%.

¿Por qué no crece Europa? Hay muchas razones, y una de ellas es que los consumidores no están muy animados a comprar debido al pesimismo y al desempleo (el paro ha aumentado en Francia e Italia). Eso repercute en los comercios, que tienen que bajar sus precios para atraer clientes. Pero como los clientes siguen sin entrar, entonces, los comerciantes disminuyen los pedidos a las empresas, las cuales, ante la falta de ventas, tienen que despedir trabajadores.

Lo cual genera más incertidumbre pues un desempleado no tiene muchas ganas de entrar en una tienda a comprarse una camisa. Las tiendas bajan más los precios. Los consumidores esperan a ver si los bajan aún más. Si seguimos así, los precios continuarán bajando hasta que las economías se paralicen (si nos ponemos dramáticos). La prueba de que vamos por mal camino es que el IPC europeo cerró en negativo en 2014 por primera vez en muchos años: -0,2%. Deflación.

Para reanimar los espíritus, no hay nada mejor que una paga extra. Aquí es donde entra el Banco Central Europeo. Inyectando dinero en la economía. Eso se hace comprando bonos o letras del tesoro a los estados. Como hace cualquier inversor. Pero en este caso, a lo grande.

Y esto es lo que puede pasar.

1. Cuando se inyectan 60.000 millones de euros al mes durante un año y medio, hay exceso de euros. Cuando hay exceso de algo, baja el precio de ese producto. En este caso, el euro.

2. A bajar el precio del euro frente al dólar, los productos europeos son más baratos a escala internacional.

3. Al ser más baratos, los chinos, argentinos, norteamericanos y sudafricanos querrán comprar más productos europeos como coches alemanes o vino español.

4. Si las empresas europeas venden más, pueden crear puestos de trabajo.

5. Al crearse puestos de trabajo, habrá más dinero para gastar en comercios y se reanimará el consumo.

4. Pero también surge el efecto contrario: las importaciones de productos de fuera de Europa (vinos chilenos o fresas marroquíes) serán más caras.

5. Al ser más caros los productos importados, presionarán sobre los precios en general y se creará inflación.

6. La inflación es lo que necesitamos para salir de la temida deflación.

¿Saldrá Europa de sus crisis gracias a eso? En Estados Unidos, les funcionó bien. La Reserva Federal inyectó 80.000 millones durante muchos meses y ahora la economía crece y crea empleo. Se llamó quantitavive easing (facilidades monetarias). Pero en Japón llevan años haciéndolo y no ha tenido efectos.

Así que solo queda ver y esperar. Por lo pronto, gracias a ese “monetary dominance” (dominio monetario) propuesto por Draghi (el gobernador del BCE, en la foto), el euro se ha debilitado, las bolsas han subido y hay un clima de optimismo razonable.Les cito para dentro de un año.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas