Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Esta foto demuestra cómo nos estamos cargando nuestras ciudades

5 agosto 2015 - 9:56 - Autor:

 

La foto apareció en la edición digital del diario alemán Die Welt y es de Reuters. Es un gigantesco crucero de vacaciones, atracando en la ciudad de Venecia. El titular dice: “Cómo los turistas nos estamos cargando nuestras ciudades más bellas”.

El periodista que escribe el artículo afirma que el turismo de masas ha devastado Venecia. La contradicción es: Venecia vive del turismo de masas.

Por eso cuando Ada Colau, la nueva alcaldesa de Barcelona, congeló las llegadas de nuevos cruceros a la ciudad, y se está replanteando el turismo de masas, me pareció que está actuando como muchos alcaldes de ciudades turísticas: evitar la devastación.

Bienvenidos a los grandes parques temáticos del siglo XXI. A medida que mejora el nivel de vida de los países, millones de personas se embarcan en aviones y cruceros para conocer las ciudades de las que todo el mundo habla. De Lisboa a San Pertersburgo, de Palma a Estocolmo, el turismo de masas invadirá calles, se tomará fotos, tocará monumentos y al final degradará la cultura.

Porque no nos engañemos: no es un turismo cultural. La mayor parte de nosotros va a las ciudades típicas a comportarse como turistas típicos haciendo las cosas típicas.

Ante decisiones como la de Ada Colau, los empresarios se opondrán, por supuesto. De eso viven y cuando se toca la comida a cualquier persona, siempre protestará. También es verdad que si se congelan los proyectos turísticos, se bloquea la creación de puestos de trabajo. Pero ¿qué deseamos? ¿Un turismo cada vez más masivo, o un turismo sostenible?

Todo tiene un límite, y la capacidad de una ciudad para albergar, sostener y mover turistas también lo tiene. El nuevo alcalde de Venecia, un empresario, ha pensado más en el negocio que en la sostenibilidad y ha dado vía libre para la concesión de más licencias.  ¿Más aún? “Venecia va a convertirse en una máquina de hacer dinero”, dice el reportaje de Die Welt.

Eso atrae a las grandes cadenas, que sirven a masas de turistas en todo el mundo. Donde haya una plaza típica de una ciudad típica habrá un Zara, un H&M, un McDonald’s y un Starbucks.

Recuerdo hace poco estar visitando con un latinoamericano la hermosa ciudad medieval de Toledo. Y cuando vio un McDonald’s cerca del Zocodover, se sobresaltó. “¿Pero qué hace aquí una hamburguesería norteamericana?”.

Ni yo mismo me di cuenta de que me había convertido en un turista típico.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas