Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El verdadero plan de jubilación consiste en estar en forma: mira estos ejemplos

12 agosto 2015 - 10:15 - Autor:

Me ha encantado la noticia que he leído en lainformacion.com sobre Federico Fischer, un brasileño de 98 años que compite en el Mundial de Atletismo para Veteranos en Lyon, Francia.

En las clasificaciones previas a ese Mundial participaron seis deportistas que tienen más de 90 años. El hombre más veterano en correr una carrera de 100 metros planos es un japonés con 104 años: Hidekichi Miyazaki.

Para mí tienen más valor estos atletas porque demuestran que el mejor plan de jubilación de una persona es conservarse en buena salud. Es más importante que el dinero. ¿Para qué queremos ahorrar si al final de nuestra vida estamos agotados o hechos polvo?

Es entonces cuando nos damos cuenta, quizá un poco tarde, que hemos entregado demasiado tiempo al trabajo y poco tiempo a nuestra salud.

Cuando ingresamos en el mundo laboral, pensamos que nuestra empresa es una pista de atletismo, y que hay que competir con los demás para sobresalir. Y así poco a poco nos vamos desgastando.

Especialmente en la vida de oficina, que es sedentaria y antinatural. Antinatural porque biológicamente no estamos hechos para permanecer sentados todo el día, sino para salir a caminar y a correr. Se supone que nuestra especie no evolucionó en una cueva con escritorio y ordenador, sino en valles o montañas, saliendo a buscar sustento, cazando o cuidando la prole en el territorio contra las alimañas.

Por eso recomiendo un libro escrito hace unos años por Chris McDougall titulado Nacidos para correr. El título en español revela esa verdad. McDougall dedica un amplio capítulo a explicar la morfología del cuerpo, el músculo y los huesos, y demuestra que somos seres que pueden recorrer distancias más largas que los animales.

La vida de oficina produce un montón de dolencias: de espalda, musculares y muchas más. El cuerpo humano se atrofia. Esa es la razón por la que muchas empresas montan gimnasios o, como Intel, ofrecen a sus empleados máquinas de caminar con ordenadores. Saben si mantienen a sus empleados saludables, tendrán menos absentismo. Quizá sea una actitud egoísta pero en este caso, viva el egoísmo.

El mayor peligro de sufrir enfermedades se centra en los ejecutivos de los niveles más altos. Tienen cada vez menos tiempo para el deporte (y para la familia) y no se dan cuenta de que, aunque están mejor pagados, al final de su vida van a estar peor que aquellos que sacrificaron el alto salario por calidad de vida.

Conozco en cambio a cada vez más hombres y mujeres que apartan sus compromisos laborales para estar en forma. No solo estás en mejor forma para trabajar, sino que tienes más fuerza para aguantar la presión y para educar a tus hijos. Y para ser felices.

Por eso, los récords de estos ‘veteranos’ me sorprenden y me dan muchas esperanzas.

Hace poco leí la historia de Harriette Thompson (foto de abajo). Ha sido la mujer de más edad (que se tenga constancia) en superar la prueba del maratón. Fueron 42 kilómetros en más de siete horas. Eso sucedió en junio de este año en San Diego, en EEUU. Su marido acababa de morir meses antes.

No sé si lo hizo como una forma de terapia pero en mi caso, cuando me siento mal física o espiritualmente salgo a correr. Se me quitan todos los males o por lo menos se me alivian.

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas