Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Así es un día cualquiera en Venezuela bajo la batuta del chavismo

18 agosto 2015 - 14:04 - Autor:

 

De aquí a finales de año, la situación politica, económica y social en Venezuela va a pasar de catastrófica a hundimiento total.

Les crónicas que llegan de ese país son dramáticas. Algunos, cegados por la ideología, aun no se lo creen. A lo mejor piensan que todo es producto de una campaña de la “derecha maltrecha” para acorralar al gobierno.

Para que vean el día a día de Venezuela, he hecho una selección de noticias que salieron la semana pasada en el diario El Nacional con pocas horas de diferencia. Este diario es el único que no está sometido a control del gobierno.

-Grupo armado atraca un autobús escolar lleno de niños.

-La Guardia Nacional desaloja a huéspedes de hoteles expropiados.

-Pacientes de un hospital salen a protestar a la calle por falta de materiales y medicamentos.

-El precio de un cartón de huevos equivale al 10% del salario mínimo.

-Los productos agrícolas importados solo abastecen el 50% de las necesidades.

-Graban a policías ajusticiando a un delincuente a pleno día.

-El tribunal supremo niega una petición para que el Banco central publique la inflación.

-Padres que asistían a una reunión fueron víctimas de un robo masivo de las baterías de sus coches.

-Los productos básicos se comprarán en las tiendas otra vez por número de DNI.

-Encarcelan a hombres que abusaron y descuartizaron a una mujer.

Si, a pesar de estas evidencias, alguien tiene dudas, que se lea los comentarios que aparecen debajo de las noticias. Son elocuentes.

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas